12Feb/1415

Los libertarios y la desinformación sobre el calentamiento global

Los días tórridos de un verano caluroso en Argentina quizá no sean el mejor momento para recordarles a nuestros lectores locales que la temperatura media de nuestro planeta está incrementándose, pero no está de más hacerlo cuando tantas voces se empeñan en negar o minimizar ese incremento y sus consecuencias previstas.

En nuestro país el negacionismo del cambio climático es bastante poco conocido. Tenemos otros problemas medioambientales más urgentes y además nuestra contribución a dicho cambio es minúscula comparada con la de los países desarrollados. Es en estos países, y especialmente en Estados Unidos, donde el calentamiento global se ha transformado en un tema de debate político.

(Usamos la palabra “negacionismo” en un sentido amplio, no sólo para referirnos a la negación total de la existencia de un proceso de calentamiento global sino también la negación del rol de la especie humana en el mismo y/o de la gravedad de sus efectos. El consenso científico actual es que el calentamiento existe, que es causado en buena medida por la actividad humana y que tiene y tendrá consecuencias graves si no se modera.)

En Estados Unidos el negacionismo climático es una de las banderas de los conservadores, especialmente de los fundamentalistas religiosos, de los cuales se ha visto a algunos proclamar, por ejemplo, que no hay ninguna posibilidad de que un cambio en el clima dañe gravemente el ecosistema porque según la Biblia, “Mientras la tierra permanezca, la siembra y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, el día y la noche, nunca cesarán” (Génesis 8:22), y que sería “arrogante” que nosotros, pobres mortales, supusiéramos que podemos interferir con el control climático de Dios.

Hay otro actor principal del negacionismo climático que quizá sea aún más importante, ya que cuenta con mucho dinero y con adhesiones políticas/ideológicas más presentables en sociedad: los think tanks libertarios.

En esencia, no hay ningún vínculo directo entre la ideología libertaria y el negacionismo climático, pero la necesidad de involucramiento estatal en la coordinación de las medidas destinadas a combatir el calentamiento global (regulaciones, impuestos, etc.), choca con los ideales anti-intervencionistas de los libertarios. En la práctica, el discurso libertario ha sido cooptado por lobbistas de la industria que paradójicamente se ven más aliados con los sectores políticamente conservadores (y opuestos a las libertades individuales) que con los progresistas (o “liberales” como se los llama en Estados Unidos). Estos lobbistas no tienen ningún empacho en diseminar desinformación o distorsionar estudios con el objetivo de mostrar que existen grandes dudas sobre el calentamiento global en la comunidad científica.

Koch and front groupsLos propagandistas libertarios del negacionismo son bien conocidos; entre ellos sobresalen la Heritage Foundation, el Cato Institute, el Competitive Enterprise Institute y el Heartland Institute.

¿Cuánto apoyo encuentran las ideas negacionistas entre el público? Una encuesta de marzo de 2013 muestra que dos de cada tres estadounidenses creen que el planeta se está calentando; otra, de septiembre de 2012, encuentra que sólo 12% descree de este hecho. Un 54% cree que el calentamiento es antropogénico y unos cuantos más consideran que es una amenaza a su país; sin embargo, son una minoría los que creen que el asunto es una prioridad nacional.

Las organizaciones libertarias han dividido sus esfuerzos para atacar tanto la idea del origen humano del calentamiento (calentamiento global antropogénico o CGA para abreviar) y la de la gravedad del mismo (lo llamaremos cambio climático catastrófico o CCC). Aunque ambos temas están relacionados, pertenecen a distintos órdenes. Tanto si el calentamiento es antropogénico o no, podemos intentar contrarrestarlo; pero sólo nos interesará hacerlo si la alternativa es una catástrofe ambiental, ya que implica grandes costos. Uno de los objetivos de los think tanks libertarios es mostrar que el CGA es dudoso y que el proyectado CCC no es tal, lo cual le quitaría al gobierno argumentos para imponer regulaciones ambientales a las empresas. Esta situación es políticamente nueva, como explica Dana Nucitelli en Skeptical Science:

En los años 1980, los políticamente liberales [N. del T.: progresistas] tendían a favorecer la regulación gubernamental como solución a los problemas ambientales, mientras que los conservadores de las administraciones Reagan y Bush crearon el concepto de los sistemas de tope e intercambio para utilizar el libre mercado como solución.

Un sistema de tope e intercambio (cap and trade) establece límites a las emisiones de gases de efecto invernadero por parte de las empresas, que son controlados por una autoridad nacional o internacional. Cuando una empresa llega a su tope, debe dejar de emitir o bien comprarle a otra empresa (que todavía tiene un resto) sus derechos de emisión.

Se debe reconocerles a los conservadores que los sistemas de tope e intercambio han funcionado notablemente bien (…). Ahora tope e intercambio es la solución a las emisiones de gases de invernadero preferida por los liberales en Estados Unidos, mientras que los conservadores que dieron nacimiento al concepto en general se oponen a él y eligen en cambio rechazar la ciencia del clima y negar que el problema existe.

Como los conservadores no han permitido al gobierno implementar un sistema de tope e intercambio (que deja cierta libertad a las empresas), sólo ha quedado recurrir a la regulación estatal forzada. Estas regulaciones son anatema para los libertarios. Su “solución” ha sido publicar datos distorsionados o falseados por distintos medios para quitar credibilidad a los informes oficiales sobre la gravedad del calentamiento global, y así presionar para desmantelar toda regulación.

En nuestro siguiente artículo resumiremos las principales evidencias en apoyo a la existencia del calentamiento global antropogénico que son objeto de ofuscación o negación por parte, especialmente, de los grupos de la derecha política. En la tercera y última parte, mencionaremos a algunos de los actores principales de esta farsa y las tácticas que emplean.

Comentarios (15) Trackbacks (3)
  1. Recomiendo esta entrevista (el audio completo y algunas partes transcritas) a Judith Curry

    http://www.econtalk.org/archives/2013/12/judith_curry_on.html

    Respecto a la lucha política se aplica en todos los órdenes no solo el ambiental. Por ejemplo la regulación del sistema bancario, la regulación del transporte, la regulación de la cantidad de hijos, la regulación de la educación, etc. Los libertarios se oponen a la regulación del estado, pero no están a favor de destruir el planeta ni son anti científicos.

    Aún aceptando que vamos a la autodestrucción es válido discutir qué medidas se deben tomar y a qué costo. Vale la pena abolir el automóvil en favor de la bicicleta y el transporte público para que la temperatura en lugar de subir 1 grado en 100 años suba 0,9 grados? Para vos por ahí si, para otro por ahí no, ¿quién la va a decidir? ¿Se va a votar? Y si mientras vos y yo lo cumplimos, China o Rusia no lo cumplen, ¿qué hacemos? ¿Invadirlos?

    Yo te doy una pista, ninguna medida gubernamental va a ser contraria a las empresas porque son ellas las que tienen poder de lobby. Está bien discutir los modelos climáticos, la relevancia de los datos, su variabilidad, las teorías de causa-efecto, etc. Podemos concluir que el CO2 hay que bajarlo ya, pero eso sólo va a pasar si no encontramos una forma de reemplazar ciertas fuentes de energía en forma económica. Poniendo regulaciones no se va a llegar a nada porque la gente no se va a bancar bajar su estándar de vida por decreto.

    ¿Vos aceptarías que la nafta costara $100 el litro? Habría mercado negro, corrupción, etc. La salida es mejorar las fuentes de energía, sin parar la rueda hasta lograrlo.

    Un punto aparte para evitar que confundas la derecha con las ideas libertarias. Hay libertarianismo de derecha (Heritage Foundation) y libertarianismo de izquierda (Noam Chomsky). Ya que “izquierda-derecha” es un eje y “libertad individual-coerción estatal” es otro eje.

    http://en.wikipedia.org/wiki/Right-libertarianism
    http://en.wikipedia.org/wiki/Left-libertarianism

    Saludos.

    • Respondo a dos puntos que me parecen relevantes (la cuestión de cómo se puede y debe, políticamente, luchar contra el calentamiento global, no es relevante, en este contexto).

      1. “Los libertarios se oponen a la regulación del estado, pero no están a favor de destruir el planeta ni son anti científicos.” Yo no he dicho eso. Más aún, aclaré: “En esencia, no hay ningún vínculo directo entre la ideología libertaria y el negacionismo climático.” Por otro lado, no creo que se pueda generalizar con respecto a un grupo de esta manera. Por eso en este artículo no se habla de libertarios sino de “ciertos propagandistas libertarios del negacionismo climático”.

      2. “Un punto aparte para evitar que confundas la derecha con las ideas libertarias. Hay libertarianismo de derecha (Heritage Foundation) y libertarianismo de izquierda (Noam Chomsky).” Efectivamente, y es muy interesante, pero en gran medida académico, en tanto el libertarianismo de izquierda no tiene la presencia política/mediática ni los recursos ni la influencia para propagar efectivamente ideas falsas con respecto al calentamiento global (o cualquier otra cosa). Acepto que hablar de “libertarianismo” a secas no es estrictamente correcto; es posible aclararlo en el artículo sin alargarlo demasiado, pero no deja de ser un detalle menor una vez dados los nombres.

      Saludos y gracias por comentar.

    • Esa entrevista con Curry es patética. Lo único que dice es que es todo muy complicado y hay incertidumbre sin reconocer los puntos donde sí hay bastante certeza o sin discutir la relevancia del grado de incertidumbre.
      Cuando la escuché m,e hizo acordar a esta parte de esta presentación de PZ Myers: http://www.youtube.com/watch?v=ba2h9tqNYAo#t=90

      En toda la entrevista no hay nada de substancia más allá de “incertidumbre, incertidumbre” y acusaciones veladas de conspiración entre los científicos para llegar siempre a las mismas conclusiones.

  2. El libertarismo no tiene nada que ver con un debate científico, la nota confirma eso, pero luego pareciera relacionarlos en la práctica. Hay libertarios que tienen una opinión, y otros otra. Así como hay libertarios veganos y libertarios que no, o libertarios ateos y libertarios creyentes.

    No choca la solución al calentamiento global porque hay soluciones de mercado, no toda solución a tema ambiental pasa por el Estado:
    http://es.wikipedia.org/wiki/Ecolog%C3%ADa_de_mercado

    Además se cita a la Heritage como libertaria cuando en realidad es conservadora (ellos mismos así se declaran). Me parece que a la nota le falta profundizar sobre libertarismo.

    • Drapetomano: es cierto que la Heritage se declara conservadora y no libertaria. Por otro lado, en los puntos que tienen que ver con el calentamiento global, su postura es idéntica a la de las organizaciones libertarias como el Cato Institute. En 2012 un debate entre HF y CI se centró en los puntos donde difieren sus respectivas ideologías. En el blog de HF podemos leer:

      “Both hold freedom as paramount, agreeing broadly on the importance of free markets, limited government and private property. But the debaters articulated their oft-interchangeable tenets via policy topics from current news cycles: drug legalization, defense budget, immigration and government’s role in promoting virtues.”

      (“Ambas ponen a la libertad como cuestión principal y concuerdan grosso modo en la importancia de mercados libres, gobierno limitado y propiedad privada. Pero los debatientes articularon sus posturas, con frecuencia intercambiables, a través de temas políticos tomados de noticias actuales: la legalización de las drogas, el presupuesto de defensa, las políticas inmigratorias y el rol del gobierno en la promoción de la virtud.”)

      El propósito de este artículo no es estudiar el libertarismo sino caracterizar a los actores más influyentes en el negacionismo climático estadounidense actual. Tampoco nos interesa determinar cuál es la solución al calentamiento global. Bien puede ser una solución totalmente de mercado, pero eso no es lo que se discute, sino el hecho de que ciertos grupos influyentes de ideología libertaria (o liberal/libertaria en lo económico y conservadora en lo moral) financian una gran cantidad de desinformación y de pseudociencia sobre el calentamiento global.

  3. …”ciertos grupos influyentes de ideología libertaria financian una gran cantidad de desinformación y de pseudociencia sobre el calentamiento global.”

    Que sean libertarios no tiene relevancia. Podrían ser troskistas, budistas o hinchas de racing. Además si alguien dice “la tierra no se está calentando” no lo hace desde un punto de vista libertario sino desde el punto de vista de un termómetro.
    A lo mejor querés mostrar que detrás del negacionismo defienden intereses creados, por ejemplo porque creen que se viene la ola reguladora y se van a perder libertades a mansalva o tal vez tu tesis es que detrás del negacionismo están las petroleras que ven su negocio amenazado. En cuyo caso tu argumento sería “no discutamos los hechos, sí las políticas”. Ahí estaría con vos.

    No soy experto en el tema, pero muchos grupos activistas suelen salir a engañar o a confundir para generar una opinión pública en su favor. Debe funcionar porque lo hacen muchos.

    – los anti GMO
    – los anti agricultura con agroquímicos
    – los anti torres de mas de 10 pisos
    – los anti vacunas
    – los anti antenas de celulares
    – los anti cables de alta tensión.

    • //- los anti GMO
      – los anti agricultura con agroquímicos
      – los anti torres de mas de 10 pisos
      – los anti vacunas
      – los anti antenas de celulares
      – los anti cables de alta tensión.
      //

      Una pregunta.

      Vos alimentas a tus hijos exclusivamente con productos GMO de agricultura con agroquimicos, los vacunas regularmente, dejas que usen constantemente los tablets activados con WiFi apoyandolos directamente sobre las partes genitales y vivis tambien directamente bajo un tendido de alta tension?

    • Tiene relevancia que la mayor parte del financiamiento y el apoyo político y logístico al negacionismo climático provenga de libertarios (o de medio conservadores medio libertarios). Los argumentos ofrecidos son falaces, pero además la manera empleada para hacerlos atractivos apela a ideales libertarios, no a ideales troskistas, budistas o futboleros.

      En otras ocasiones hemos escrito en el CEA sobre opositores dogmáticos y desinformadores anti-GMO, antivacunas, etc. Si no aquí, hemos difundido artículos y notas de otros en nuestra página de Facebook sobre esos temas.

  4. Si Nick Gillespie y Matt Welch de Reason dicen que “el calentamiento global está sucediendo y que la actividad humana juega un rol en él” entonces la asociación del negacionismo con el libertarianismo se diluye mucho.

    http://www.youtube.com/watch?v=ADnWQ8TPBm0

    http://en.wikipedia.org/wiki/Nick_Gillespie
    http://en.wikipedia.org/wiki/Matt_Welch
    http://en.wikipedia.org/wiki/Reason_%28magazine%29

    • Dado que en ningún momento se dijo en este artículo que hay una asociación directa e inescapable entre libertarianismo y negacionismo, la aclaración es innecesaria. No todos los libertarios son negacionistas ni todos los negacionistas son libertarios, eso está claro. Lo importante es: ¿son Gillespie y Welch recibidos habitualmente por legisladores? ¿Publican y distribuyen materiales que influencian la toma de decisiones a nivel nacional en el país más poderoso de la Tierra?

  5. Publican Reason, una revista libertaria. No creo que Obama esté suscripto.
    ¿Si te vas a centrar en Cato, Heritage y 10 organizaciones más que supuestamente tienen “poder de lobby” y según el link que pusiste están todas bancadas por ExxonMobil, por qué no titulaste “El lobby petrolero y la desinformación sobre el calentamiento global”? Ya concediste que esas organizaciones no son “todos los los libertarios” así que me parece poco rigurosa la asociación.

    • Dije algo que es obvio: las grandes organizaciones libertarias no son todos los libertarios; conocemos libertarios que no son negacionistas. No necesito “conceder” algo obvio como eso, porque en realidad no estoy argumentando contra el libertarianismo, como aparentemente creés que quiero hacer, sino contra la desinformación sobre el calentamiento global, que en Estados Unidos es propagada mayoritariamente por organizaciones libertarias. Esto es objetivamente cierto y no requiere que yo construya una “asociación”. Las petroleras aportan dinero, pero no redactan la prensa negacionista ni ponen la firma. Y el dinero que aportan va a organizaciones libertarias y conservadoras porque son esas organizaciones las que están dispuestas a organizar conferencias, publicar artículos y editar libros sobre el tema.

      Si este artículo te parece parcial o incompleto, te invito en nombre propio y del CEA a que investigues y escribas un artículo que trate de las otras usinas negacionistas no incluidas aquí. Somos pocos, no siempre tenemos tiempo y damos la bienvenida a aportes externos. Nos pasás un borrador y si está bien redactado y tiene fuentes reputadas, lo publicamos.

  6. si se usara el término “neoliberalismo” quedaria claro quienes son los que no les importa hacer mierda el planeta siempre que les de buenos dividendos.

    la asociación entre libertarianismo y negacionismo no está en el artículo, pero se entiende que los libertarios, o eso entiendo por lo que he leido acá, tienen en común la bandera del libre mercado. La cual es una reverenda mierda, basta ver las politicas de libre mercado aplicadas en todo el mundo y el costo social que han tenido.

    • Damián: no pretendemos hacer un análisis económico y no (todos) pensamos lo mismo sobre la teoría económica que hay detrás del libertarianismo, el (neo)liberalismo, etc. Nos limitamos a señalar que los libertarios y conservadores estadounidenses financian la desinformación sobre el calentamiento global. Podríamos ser libertarios radicales, pero igualmente lo que publica el Cato Institute y demás seguiría siendo mentira. Saludos.


Es recomendable (aunque no indispensable) que antes de postear un comentario te loguees o registres. De esa manera, tu comentario aparecerá con tu avatar seleccionado y será relacionado con tu usuario.

Deja un comentario


*