17Jun/1312

Las dietas ácidas, la leche y la osteoporosis

No consumo lácteos

Hace un tiempo ya, tanto la prensa como la población en general a través de las redes sociales, han estado afirmando que existe una asociación hipotética entre el consumo de productos lácteos y la acidosis metabólica, es decir la disminución del pH. Esta asociación teórica se basa en la idea de que la proteína y los fosfatos de la leche y los productos lácteos son productores de ácidos, que causan la acidificación de nuestro organismo y las llamadas enfermedades modernas.

En otro artículo comenté un poco sobre el mito de las dietas ácidas y alcalinas, y cómo en realidad lo que comes no altera el pH de tu organismo. Pero vamos a profundizar un poco más al respecto y hablar específicamente sobre los productos lácteos. Cabe aclarar que no consumo lácteos, salvo en alguna pizza. Personalmente siento agrado cuando las personas se preocupan por la salud pública y entre esas medidas se promueve mejorar la calidad de vida a través de cambios en la alimentación y la actividad física. Pero como ya hemos visto varias veces, la desinformación general y la velocidad con que la misma fluye a través de internet es impresionante.

Y no me resulta extraño, porque para poder comprender qué pasa cuando el organismo funciona mal, primero hay que comprender como el organismo funciona en situaciones de normalidad. Para esto los estudiantes de Medicina deben cursar una materia llamada Fisiología Humana, que es enorme, y a pesar de cursarse en el lapso de un año, a veces los conocimientos adquiridos no parecen suficientes.

Con esto quiero decir que debemos tener cuidado al momento de analizar textos de esta índole, ya que es muy probable que caigamos en el error de creer por falta de conocimiento. Por lo tanto, voy a tratar de explicar esto de la forma más amena posible.

Para empezar, la evidencia científica no apoya ninguna de esas ideas, ya que ni la leche ni los lácteos son productores de ácidos, ni nuestros cuerpos se acidifican por la dieta, y tampoco hay evidencia que apoye una relación de causalidad entre consumo de lácteos y las enfermedades modernas.
Dentro de estas ideas encontramos algunas como:

La leche y los productos lácteos no son saludables porque producen pérdida de calcio por la orina y acelera la decepción de calcio de los huesos. Se ha demostrado los países que consumen mayor cantidad de productos lácteos, proteína animal y calcio tienen altas tasas de osteoporosis y fractura de cadera.

Según un sistema de clasificación de los alimentos muy citado por los defensores de esta teoría, se define a la leche como un producto ligeramente ácido, basándose en que la leche contribuye con fosfatos y sulfatos iónicos, que son ácidos. Una porción de estos ácidos son excretados por orina y de esta manera parece que el consumo de leche y proteínas (dieta ácida) conduce a la excreción de ácidos causando un deterioro de la salud ósea. Este supuesto perjuicio para la salud del hueso se debería a la observación de que una mayor excreción de ácidos en la orina está asociada con una mayor concentración de calcio en la misma.

En primer lugar, la evidencia no apoya la idea de que el fosfato y el sulfato sean perjudiciales para la salud ósea, porque a pesar de que la cantidad de calcio excretado por la orina aumente cuando se incrementa la excreción neta de ácidos, es más importante que el balance del calcio no se modifique. Un equipo multidisciplinario de científicos de la Universidad de Calgary realizó una revisión sistemática y meta-análisis de los estudios que trataban sobre cómo la dieta y los suplementos podían alterar la excreción de ácidos o álcalis y cómo ésta a su vez alteraba el balance y la excreción de calcio por orina. El meta-análisis puso de manifiesto que el aumento de la excreción de ácido en dietas hiperproteicas se asoció con una mayor excreción urinaria de calcio. Sin embargo, cuando el balance de calcio (calcio corporal total) fue examinado, no se encontraron relaciones entre la excreción de ácido y el balance de calcio. Por lo tanto, la evidencia no apoya las afirmaciones de que los alimentos que producen excreción de ácidos son perjudiciales para el balance de calcio, a pesar de la mayor aparición de calcio en la orina.

colaagua

(Fig. 1) Excreción neta de ácido por orina (mEq H+) después de la ingestan de tres bebidas: agua destilada, leche o bebida de cola sin cafeína. Fuente: Heaney et al. Carbonated beverages and urinary calcium excretion. Am J Clin Nutr 74:343–347, 2001.

En segundo lugar, los productos lácteos no son productores de ácidos. Un estudio sobre la excreción neta de ácido después de la ingesta de leche demostró que la leche es alcalinizante de la orina en comparación con la bebida de cola y el agua (Fig. 1). Lo más interesante de este estudio es que el agua utilizada era agua destilada, o sea que no podía aportar ni álcalis ni ácidos, a diferencia del aumento de la acidez producida por aporte de ácido fosfórico de la bebida de cola. Mientras que en otro estudio, una comparación de la excreción neta de ácidos producida por la leche común y la leche de soja mostró que no había diferencias entre ambas.

En tercer lugar, la afirmación “las tasas de fractura por osteoporosis son mayores en los países que consumen más productos lácteos, calcio y proteína animal” se hace comparando unas culturas con otras, y hacer una suposición de que la causa de las diferencias en las tasas de fracturas de hueso se deben a las diferencias dietéticas es una conclusión bastante sesgada. Además hay otros factores de riesgo importante para la osteoporosis y la fractura de cadera que no se relacionan con lo que consumen las diferentes culturas, como las diferencias genéticas, la cantidad de trabajo físico, posiblemente la cantidad de luz solar a la que uno se expone (síntesis de vitamina D), entre otros. La variación en cualquiera de estos factores podría explicar las diferencias en la tasas de fractura, por lo que no es correcto suponer que los lácteos producen estas patologías sin haber tenido en cuenta antes la observación de los otros factores.

osteoporosis

La evidencia apoya que los factores de riesgo más importantes para la osteoporosis y la fractura de cadera son el sedentarismo y la escasa ingesta de calcio durante la vida. De hecho, una persona que vive en una gran ciudad de Asia, donde la actividad física es quizás similar a la de las culturas occidentales, tiene tasas de fractura casi idénticos que la de los países industrializados.

Si bien las observaciones funcionan como disparadores para hacerse preguntas y realizar estudios, no es correcto asumir sobre las causas de un fenómeno basándose únicamente en observaciones, especialmente cuando estas están basadas en algo con tantas variables como la cultura, ya que en estos casos no se consideran los estilos de vida y otros factores que podrían ser la causa de este fenómeno observado.

Este error se puede resumir en la frase “Correlación no implica causalidad”.

Me veo obligado a agregar que según un informe emitido recientemente por la Escuela de Salud Pública de Harvard,  el calcio es importante pero la leche no es la mejor fuente de calcio y una gran ingesta de éste está asociada al cáncer de próstata y cáncer de ovario; la leche además posee altos niveles de grasas saturadas y posiblemente las hormonas que contiene sean perjudiciales para la salud. Esto se vio reforzado en la publicación de su último “Plato de la alimentación saludable y la Pirámide Nutricional Saludable”.

Para finalizar, una revisión sistemática y meta análisis sobre la teoría de que  la dietas ácidas producen enfermedad ósea concluye que “La asociación causal entre la dieta ácida y la osteoporosis no está apoyada por la evidencia y no hay evidencia de que una dieta alcalina sea protectora de la salud ósea”.

En conclusión, la evidencia de mejor calidad revela que tanto la leche como los productos lácteos no causan acidosis metabólica. Por otra parte, los productos lácteos no producen ácidos en el metabolismo y nuestros organismos no se acidifican por la dieta moderna. Además, la evidencia no apoya las asociaciones entre el alto consumo de leche y productos lácteos con osteoporosis, cuando se tienen en cuenta factores importantes como la actividad física.

Comentarios (12) Trackbacks (1)
  1. Excelente. Un poco técnico, pero vale la pena por el detalle.

  2. Felicitaciones, información de calidad, información científica.

  3. Todo muy lindo, pero no habla nada de la combinación de la leche con gaseosas. Muchos estudios de un sólo producto siendo que cuando los consumismos mezclamos muchos…
    No puedo creer que sigan diciendo que la alimentación no afecta al comportamiento del cuerpo…

    Las prácticas alimentarias de una sociedad es la “Cultura Alimentaria”, y las mismas se repiten de generación en generación. Si se puede comparar culturas, tal vez las ciencias médicas tradicionales no establecieron aun métodos de análisis complejos, pero si sólo nos quedamos con la perspectiva biólogica sin complejizar con enfoques biosociales se seguirá cayendo en el paradigma de la simplicidad cientificista, el meramente positivista… ¿Acaso la medicina es sólo una ciencia biológica? ¿No estudia la salud social?
    Yo creo que es una ciencias humanas y debe estudiarse como tal, desde su complejidad…
    Estos tipos de argumentos sólo sirven para mantener el status quo y que continuemos reproduciendo los modos de alimentación que llevamos siendo que si bien podemos elegir qué y cómo comer, tenemos la responsabilidad de repensarlo para las generaciones próximas…

    ¿El consumo no afecta pero la actividad física si?
    Entonces, McD siempre y cuando vaya corriendo, es saludable… Pues claro: ¡es comida rápida! jajaja

    • Diego, el autor es médico y ya te responderá sobre los aspectos que tocan a su profesión, seguramente. Por lo pronto, aunque algunos estudios científicos no están bien hechos, en general tienen en cuenta la clase de cosas que decís; de lo contrario no servirían y eso se notaría muy pronto al compararlos con la realidad. No se comprende muy bien cuál es tu objeción ni por qué sacás a colación las “ciencias médicas tradicionales”. La ciencia médica es una sola y la tradición (es decir, preservar y no cuestionar ciertas costumbres o ideas porque son antiguas y venerables) es enemiga de toda ciencia, sea ciencia “dura” o ciencia social. La buena ciencia tiene en cuenta la complejidad de su objeto de estudio pero también recorta, necesariamente, ciertas variables, para poder estudiar la realidad con cierto grado de fiabilidad.

    • Hola Diego! ¿Como estas?

      Como habrás leído, este no es un blog sobre nutrición, es un blog sobre escepticismo, y como promotores del pensamiento crítico y el escepticismo científico nos enfocamos a analizar hechos y brindar argumentos sobre el porque consideramos que tal hecho es érroneo.
      Por lo tanto, el foco de este artículo era EL MITO DE QUE LA LECHE PRODUCE OSTEOPOROSIS DEBIDO A QUE ACIDIFICA EL ORGANISMO. Nada más, nada menos.

      En el artículo se puede observar que inclusive sume al final la recomendación que da la Escuela de Salud Pública de Harvard sobre el consumo de lácteos. Cosa que esta demás si vamos al caso.
      Entonces, todo lo anexo que haces (nutrición, importancia de la leche, cultura alimentaria, MacDonalds) no se corresponde con el artículo. Para eso ya hay otras blos/personas que se dedican a hablar al respecto.

      Es interesante tu sesgo cognitivo al respecto, ya que en ningún momento apoyo el consumo de comida rápida, en ningun momento hablo de la industria láctea y mucho menos hablo sobre el paradigma de la medicina. Quizás deberías re leer el artículo con desde otro enfoque, desde el enfoque que proponemos nosotros: Analizas críticamente la afirmación “LA LECHE CAUSA OSTEOPOROSIS PORQUE ACIDIFICA EL CUERPO”.

      Por cierto… ¿Vos tomas leche con gaseosa? No conozco a nadie que lo haga. Te agradezco que me pases aunque sea un testimonio o mejor un paper que hable al respecto.

      Y para terminar: ¿CUANDO DIJIMOS QUE LA ALIMENTACIÓN NO AFECTA AL ORGANISMO?
      Lo unico que dije, fue que:
      1) La leche no acidifica, porque NINGUN alimento acidifica o alcaliniza porque el organismo no funciona de esa manera. Si la leche produce otros impacto sobre la salud, es otro tema.
      2) NO importa que te metas en la boca, nada de eso va a cambiar el pH de tu prganismo. Ahora, si queres hacer un analisis de lo que produce cada comida en el organismo, ese es otro tema y no tiene nada que ver con el pH.

      Saludos.

      • Aclaración: El pH del organismo se mantiene entre sus valores “fisiológicos” por 2 mecanismos principales que son las sustancias reguladoras fosfato y bicarbonato. Cuando se utiliza fosfato para equilibrar el pH, se utiliza el deposito de cristales de fosfato de calcio del hueso. Si estos mecanismos no existieran, no habria homeostasis del pH.
        Cada mecanismo que se pone en juego para mantaner la homeostasis, implica un cambio alostatico, que genera una carga alostatica en el cuerpo con distintas consecuencias.
        La homeostasis se mantiene con una vida equilibrada. Este estilo de vida homeostatico, es seguramente, el que estamos preparados biológicamente.

        Aqui dejo un Review sobre la dieta alcalina que da evidencia de su posible certeza:
        http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3195546/#B33

        • Francamente ese “estudio” es basura.
          Para empezar, el mismo texto dice que “no hay evidencia sustancial que [la dieta alcalina] mejora la salud ósea o protege contra la osteoporosis”, así que.. listo.

          Pero además incluye ¡libros! en su review además de estudios científicos y no hace más que citar algunos estudios y luego sacar cualquier conclusión. Toma como conclusión favorable el hecho de que hay que comer frutas y vegetales… ¿qué tiene que ver eso con la “dieta alcalina”? No mucho, ya que éstos forman parte de una dieta balanceada. También cita resultados indirectos como valores en la sangre sin mostrar que haya evidencia de que estos tengan efectos significativos. Finalmente, toda revisión de la literatura tiene que ser siempre crítica, mostrando los puntos débiles de cada estudio que se cita, analizando limitaciones y posibilidades de mejora. No hay nada de eso. No es de sorprender ya que si se ve qué es lo que publicó el autor, no hay casi nada más que artículos de opinión sobre el rol de la vitamina D (hay todo un subgrupo que cree que la insuficiencia de esta vitamina es la causa de todos nuestros males).

      • Hola, dónde puedo acceder a los documentos con la información? es decir, la información de los estudios que se revisaron para este artículo. Si me los pudieras facilitar, te lo agradezco.

    • Mi pregunta sería qué pasaría si te mostraran estudios que no encuentren asociación entre el cáncer y la combinación leche + gaseosa, ¿te quedarías tranquilo o pedirías estudios con combinación leche + galletitas, leche + brócoli, leche + salchichas, etc…?

  4. EN QUE QUEDAMOS TODA LA VIDA SE HA DICHO QUE HAY QUE TOMAR LACTEO, QUESO ETC PARA NUTRIRSE DE CALCIO,????????????????????????? OJALA LO QUE DIGAS ES CIERTO AUNQUE ME MUERO DE LA HOSTEOPOROSIS PERO AMO LOS ANIMALES

  5. Yo estoy de acuerdo que la leche de origen animal NO CAUSA OSTEOPOROSIS.
    Veamos un simple ejemplo: Lactantes menores a 1 año de edad que son alimentados con leche humana y en muchisimos casos con leche modificada en grasas y proteinas, pero de origen vacuno, TRIPLICAN SU PESO y además el EL PESO Y LA MASA DE SUS HUESOS, a pesar que su alimento principal es la leche. Si la leche fuera un alimento no recomendado entonces no crecerían ellos ni sus huesos. Y a muchos ancianos se les tiene que alimentar con leche, lácteos, flanes de leche, y no por eso desarrollan osteoporosis. Estoy de acuerdo con con la frase CORRELACION NO IMPLICA CAUSALIDAD, mis antepasados varones fueron muy longevos ( 90 años y más) sin presentar osteoporosis ( ni clínica y en el caso de mi padre ni por densitometría ), a pesar que tomaba mucha leche a lo largo de su vida.

  6. Hola! he descubierto esta página y me encanta el abordaje empírico que brindan. Decir que soy médico argentina y llevo 4 años estudiando “terapias naturales y alternativas” en Barcelona y cada día estoy más convencida de la tremenda falacia que hay de tras de ello, y las causas son adivinen!! económicas!!!! la homeopatía y muchas de las terapias naturales mueven millones de euros al año y aquí en España, con la actual crisis económica están proliferando terapéuticos que no son ni médicos, en 2 años pasan a “vender salud” y cobran 50 euros la consulta, Es un negoción!!!


Es recomendable (aunque no indispensable) que antes de postear un comentario te loguees o registres. De esa manera, tu comentario aparecerá con tu avatar seleccionado y será relacionado con tu usuario.

Deja un comentario


*