8abr/142

La salud de las dietas vegetarianas

Existe un artículo que está circulando desde principio de año y la cadena RT Noticias se ha encargado de masificar. Como para variar, RT Noticias ha dado un título sensacionalista a su artículo afirmando que "Los vegetarianos son menos sanos y viven peor que los consumidores de carne". En él, se hace referencia a una investigación llamada "Nutrición y Salud - La Asociación entre la conducta alimentaria y varios parámetros de salud: Un Estudio de Muestra" (acceso gratuito), publicada en enero del 2014 en la revista PLoS One. Se trata de una encuesta realizada en Austria con el objetivo de evaluar el estatus de salud de la población que seguía diferentes dietas. noticiaveggie La salud de las dietas vegetarianas En la introducción del paper se hace un análisis del consenso científico actual sobre los beneficios de la dieta vegetariana en la salud y después una revisión de algunos estudios que han demostrado lo contrario. En el apartado materiales y métodos se detalla el criterio de inclusión: un grupo vegetariano, un grupo "carnívoro" que consume muchas frutas y verduras, un grupo "carnívoro" que consume menos carne y otro grupo "carnívoro" que consume mucha carne. Podríamos resaltar que el término "carnívoro" está mal utilizado, ya que los seres humanos somos omnívoros oportunistas. Finalmente, en la discusión de los resultados se lee que la investigación encontró que los vegetarianos tienen mayor prevalencia de enfermedades crónicas y trastornos mentales.

Sin embargo, en la conclusión los autores remarcan en letra negrita que los resultados arrojados son limitados debido a que es un estudio de tipo transversal. Esto quiere decir que el método utilizado no es el más adecuado para evaluar el impacto de una dieta en la salud de una persona, ya que esta modalidad sólo analiza a la salud en un determinado momento y no a lo largo del tiempo (estudio longitudinal). Esto hay que compararlo con la preponderancia de la evidencia surgida de otros estudios que muestran que las dietas vegetarianas son tanto o más saludables que las dietas que incluyen moderada cantidad de carne como se atestigua en la introducción de este mismo artículo y por la posición de la Asociación Estadounidense de Dietética:

Es la postura de la Asociación Estadounidense de Dietética que las dietas vegetarianas adecuadamente planificadas, incluidas las dietas totalmente vegetarianas o veganas, son saludables, nutricionalmente adecuadas, y pueden proporcionar beneficios para la salud en la prevención y en el tratamiento de ciertas enfermedades. Las dietas vegetarianas bien planificadas son apropiadas para todas las etapas del ciclo vital, incluyendo el embarazo, la lactancia, la infancia, la niñez y la adolescencia, así como para deportistas.

Revisando un poco más a fondo el paper, nos podemos encontrar con una falla metodológica: incluye dentro del grupo vegetariano a los comedores de pescado. Según la definición de la Sociedad Vegetariana, una persona vegetariana es “alguien que sigue una dieta de cereales, legumbres, frutos secos, semillas, verduras y frutas con o sin el uso de productos lácteos y huevo”. Pero los investigadores hicieron lo siguiente:

En total, se preguntó a 15.474 individuos, de 15 años o más, en entrevistas asistidas por computadoras (CAPI; 54,7% mujeres; tasa de respuesta: 63,1%) Mientras que 0,2% de los entrevistados eran vegetarianos puros (57,7% mujeres), 0,8% reportaron ser vegetarianos que consumen leche y huevos (77,3% mujeres), y 1,2% vegetarianos que consumen pescado y/o huevos y leche (76,7% mujeres).

Lo anterior se traduce a que, de un total de 15.474 individuos encuestados, sólo el 1% vegetarianos por definición (0,2% vegetarianos estrictos + 0,8% ovolacteovegetarianos), mientras que el 1,2% consumían pescado y no correspondían a la clasificación de vegetarianismo. Estos 3 subgrupos fueron incluidos en el grupo vegetariano, dando un total de 343 individuos que luego se redujo a 330 para hacer el análisis estadístico. Entonces de los 330 individuos que se tomaron, 150 eran vegetarianos de verdad y 180 consumían pescado. Es decir, más de la mitad de los "vegetarianos" del estudio consumían pescado.

La verdadera enfermedad

El verdadero problema que presenta el reporte de este estudio es el del serio Síndrome de Estudio Único. No caben duda de que la población encuestada presentaba esas condiciones, no se discute eso. Pero se trata de un estudio transversal y para evaluar el impacto de una dieta sobre la salud es necesario hacer estudios longitudinales. Además, para establecer conclusiones que vayan en contra del consenso científico actual se requieren de evidencias, y muchas. Algo que claramente no aporta esta investigación debido a su mal diseño experimental. Otro ejemplo de desinformación realizada por los medio de comunicación de un estudio limitado.

5abr/140

Un meteorito casi choca a un paracaidista ¿o es fake?

No hay comentarios    

Publicado por:Ezequiel Del Bianco.

Etiquetado con: , , ,

meteoroide paracaidista Un meteorito casi choca a un paracaidista ¿o es fake?

Ayer se publicó el video de unos paracaidistas volando con sus trajes de wingsuit, y frente a la cámara cae una roca que especulan es un meteorito. El video lleva tres millones y medio de visitas y fue replicado en medios de todo el mundo. Pero ¿podría realmente ser un meteorito? O técnicamente un meteoroide, como se llaman las rocas espaciales que todavía no tocaron Tierra.

Estuvimos debatiendo al respecto en la página del Círculo Escéptico Argentino, y hoy el astrofísico y documentarista Phil Plait escribió un artículo sacando algunas conclusiones:

Asumiendo que el video es falso:

-No parece haber sido agregado con software, por las características del objeto en sí y su trayectoria. Y por aparecer en dos cámaras distintas, desde distintos puntos de vista, y con trayectorias que coinciden. Aunque no se puede descartar.

-Sería difícil que lo hayan arrojado desde el avión, porque pasaron varios segundos desde el salto hasta la caída, y el avión ya estaría lejos. En caso de volver, debería haber tenido mucha puntería. Y habría sido muy peligroso.

-También es peligroso que lo haya arrojado otro paracaidista fuera de cámara. Y el video fue grabado hace dos años, es improbable que alguien haga una broma de esta magnitud y se la guarde tanto tiempo.

-Algunos mencionaron que podría haber estado dentro del paracaídas y se soltó al abrirse. Pero parece como mínimo extraño que hayan pasado por alto una roca de entre 2 y 20Kg en el momento de plegarlo y meterlo en la mochila. Y además, se lo ve cayendo a una velocidad (aunque minúscula para un objeto astronómico) notoriamente superior al del paracaidista.

 

Paracaidista casi golpeado por un meteorito en Youtube

 En caso de que sea real:

-Las rocas espaciales tienen velocidades de entre 11 y 72 Kilómetros por segundo (sí, por segundo), y por esa razón se sobrecalientan y muchos explotan o se desintegran en las altas capas de la atmósfera (a 30Km de altura).

Pasada esa etapa, los fragmentos restantes adquieren una velocidad terminal que podría ser de 300Km/h, como se especula fue en el video.

-Según un análisis de la Red de Meteoritos de Noruega, podría ser un trozo de meteorito rocoso que explotó minutos antes, de hecho es reconocible una cara redondeada y una plana producto de la fractura, pero ¿por qué no hay reportes ni rastros del evento?

El astrofísico noruego Pål Brekke estuvo trabajando en el análisis del video casi desde el principio, y cree que es real. La razón por la que lo mantuvieron oculto es porque primero querían encontrarlo, según comenta en su Twitter. "Fue muy difícil mantenerlo en secreto durante dos años, pero finalmente lo hicimos público porque necesitamos ayuda en la búsqueda", le dijo Anders Helstrup -el paracaidista- a Universe Today.

Plait recuerda que según las leyes de Noruega, uno puede reclamar la propiedad de un meteorito que encuentre en el suelo, y se venden a precios interesantes en Ebay. Pero este no es uno cualquiera, es el primero de la historia capturado en cámara durante su dark flight, el vuelo oscuro luego de haber desacelerado y no ser más incandescente. Y fue captado por dos cámaras desde el aire, y casi mata a un paracaidista en vuelo. La historia que tiene detrás podría elevar su precio hasta las estrellas. Los noruegos tienen por delante una búsqueda del tesoro.

"¿Podría el video ser un fake? Seguro, hoy en día se puede falsificar cualquier cosa. Pero me parece improbable, y todas las pruebas parecen consistentes. Después de verlo varias veces y pensarlo bien, mi conclusión es que es mucho más probable que sea cierto a que no lo sea", afirma el escéptico Phil Plait.

La historia podría confirmarse si se encuentra la roca espacial, pero sino, y si nadie admite que fue una falsificación bien orquestada, va a permanecer siendo un interesante y curioso misterio.

24mar/142

Jugo de pasto vs. espinaca

vsespinacamini

A pesar de su sabor no apto para cualquiera, la empresa LuzVida vende su jugo de pasto de trigo a unos $10 el vaso (~US$1.25, €0.91) y recomienda –al menos el primer mes– tomar uno por día en ayunas. Como en otros casos, la razón por la que alguien no sólo tomaría algo que no le gusta, sino que incluso pagaría por el privilegio, hay que buscarla en la publicidad.

LuzVida publicita su producto como un “superalimento”, afirmando que es extremadamente nutritivo, lleno de vitaminas y minerales. Tomar sólo “25 ml. de jugo equivalen a 1.5 kilos de verduras”, dicen, y “es una excelente fuente de proteínas, calcio, hierro, magnesio, fósforo, potasio, sodio, azufre, cobalto, zinc, entre otros”.

Para evaluar si estas afirmaciones son ciertas, vamos a hacer la prueba de la espinaca. ¿Cuál es el mejor “superalimento”, el jugo de pasto de trigo o la humilde espinaca?

vsespinaca1 Jugo de pasto vs. espinaca

En esta esquina…

Con el pantaloncito azul, con un peso de 100 g y 1,5 millones de resultados en Google: el wheatgrass.

En ningún lugar de la página de LuzVida hay una tabla de información nutricional. Envié un mail al Instituto Nacional de Alimentos (INAL) para conseguir información, pero no recibí respuesta. A pesar de esta falta de datos sobre el producto específico, se pueden buscar otros análisis. El problema es que es difícil encontrar análisis serios del jugo. Buscando en internet se pueden encontrar incontables artículos que hablan loas del pasto de trigo y su contenido nutricional, pero sin citar un solo número concreto ni una sola fuente comprobable.

Los pocos números accesibles son casi siempre en páginas que promueven su uso (en vez de organizaciones oficiales o de defensa del consumidor). Éstos son los mejores que pude encontrar y su fuente es un sitio de promoción; coinciden con los números que dan en el libro Wheatgrass - Nature’s Finest Medicine, por lo que hay que tomarlos con cuidado. La información nutricional no es completa, pero servirá nuestros propósitos. Cien gramos de jugo de pasto tienen, según ese libro:

Wheatgrass (100 g)
Contenido % de la IDR
Proteínas 1,94 g 2,6%
Calcio 25,39 mg 2,5%
Hierro 0,61 mg 4,4%
Magnesio 23,98 mg 9,2%
Fósforo 75,13 mg 10,7%
Potasio 148,13 mg 4,2%
Zinc 0,32 mg 4,5%
Vitamina A 426,77 UI 8,5%
Vitamina B6 199,98 mcg 15,4%
Vitamina E 15,17 UI 50,6%
Vitamina C 3,53 mg 5,9%
Ácido Fólico 28,92 mcg 7,2%

Según el Código alimentario argentino, legalmente, para que un alimento pueda decirse que es “fuente” de una vitamina o mineral, tiene que tener al menos el 15% de la Ingesta Diaria Recomendada (IDR) de referencia por cada 100 ml (en caso de alimentos líquidos).

En verde se resaltan los nutrientes de los cuales el producto de LuzVida efectivamente tiene un “alto contenido” y en rojo los que, al contrario de lo que dice el sitio, no es así. Y esto es, recordemos, usando números que con seguridad lo favorecen, ya que son sacados de sitios web que promueven su consumo.

Si usáramos datos de este otro sitio, en teoría brindados por una compañía que fabrica jugo de pasto de trigo, la cosa es aún peor. Según esos datos, el wheatgrass sólo tiene vitamina C, hierro y nada más.

Como se ve, el jugo de pasto de trigo no es particularmente nutritivo. ¿Tendrá lo necesario para ganarle a la espinaca?

En esta otra esquina…

Usando el pantaloncito verde, con 100 g de peso y oriunda del sudoeste asiático: la espinaca.

No mucho hay para decir de la humilde espinaca. Se consigue en cualquier verdulería o mercado de barrio y carece de empresas que le hagan cualquier publicidad. Por $10 (lo que sale un vaso de jugo de pasto), se puede comprar suficiente espinaca como para hacer varios vasos de jugo de espinaca (si se desea consumirla así) o unos ricos canelones para compartir. También se puede hacer en salsas o agregar a caldos para aquéllos a quienes su sabor les resulta demasiado fuerte. A diferencia de su oponente, las propiedades nutricionales de la espinaca se pueden encontrar fácilmente:

Espinaca (100 g)
Contenido % de la IDR
Proteínas 2,86 g 3,8%
Calcio 99 mg 9,9%
Hierro 2,70 mg 19,3%
Magnesio 79,00 mg 30,4%
Fósforo 49,00 mg 7,0%
Potasio 558,00 mg 15,9%
Zinc 0,53 mg 7,6%
Vitamina A 9377,00 UI 187,5%
Vitamina B6 195,00 mcg 15,0%
Vitamina E 3,05 UI 10,2%
Vitamina C 28,10 mg 46,8%
Ácido Fólico 194,00 mcg 48,5%

Sin tantas fanfarrias ni propaganda, la espinaca tiene casi el doble de la ingesta recomendada de vitamina A y es una excelente fuente de hierro, magnesio, potasio, vitamina B6, vitamina C y ácido fólico.

El ganador es…

Relación entre las cantidades de cada nutriente en la espinaca y el jugo de pasto (los valores mayores que 1 son triunfo para la espinaca)
Espinaca /
Wheatgrass
Proteínas 1,47
Calcio 3,90
Hierro 4,43
Magnesio 3,29
Fósforo 0,65
Potasio 3,77
Zinc 1,67
Vitamina A 21,97
Vitamina B6 0,98
Vitamina E 0,20
Vitamina C 7,97
Ácido Fólico 6,71

Con 4 veces más calcio, hierro, magnesio, potasio y ácido fólico que el pasto de trigo, además de 22 veces más vitamina A y casi 8 veces más vitamina C, la espinaca es la ganadora. Gana en todos y cada uno de los nutrientes excepto en la vitamina E y el fósforo. Si el wheatgrass es un superalmiento, la espinaca es un recontrahiperalimento.

Supermentiras

Tanto la industria de suplementos dietarios como la de alimentos funcionales nos tratan de convencer con sus publicidades de que hay que micromanejar nuestra dieta, prestarle atención a todo lo que comemos y dejamos de comer, o de lo contrario nos vamos a ir al infierno nutricional. Luego de crearnos un problema al complicar algo tan simple como la alimentación, nos proveen con una solución en forma de suplementos o alimentos milagrosos. Nos venden indulgencias para liberarnos del miedo, la culpa y la incertidumbre que ellos mismos nos implantaron.

El sitio web afirma que “25 ml de jugo equivalen a 1.5 kilos de verduras”. Esto es en parte un error de tipeo (me imagino que debería ser 250 ml, es decir, una taza), pero igualmente es completamente falso y además, en mi opinión, muy irresponsable. Una dieta variada que incluya diversas frutas y verduras es fundamental para una buena calidad de vida. Decirle a alguien que tomando una taza de jugo de líquido milagroso ya tiene todo lo que necesita, cuando esto es falso, no me parece una buena idea.

En realidad, la alimentación tiene que ser simple y sin miedos. Comer variado, consumir frutas, verduras y cereales diversos y —principalmente— disfrutar de la comida. Porque no importa cuántas UI de Vitamina B6 tenga lo que uno come si es horrible y hace que almorzar sea una tortura.

6mar/1410

Mi experiencia con el jugo de pasto LuzVida

vaso_wheatgrass

Hace un tiempo que le tenemos el ojo puesto a LuzVida, una compañía que vende jugo de pasto de trigo (wheatgrass) atribuyéndole múltiples propiedades medicinales y nutritivas. En otro artículo hablaremos de éstas pero antes de eso decidimos que sería una experiencia interesante probar el producto en carne propia. Por suerte su página en Facebook publicó que iban a estar en un bar de la Ciudad de Buenos Aires, así que una amiga y yo decidimos ir.

El bar estaba en pleno Recoleta, uno de los barrios más finos de la ciudad, y ostentaba un ambiente muy agradable con precios no muy accesibles. Como llegamos a la hora del almuerzo, no había lugar y tuvimos que esperar afuera unos 30 minutos. Desde afuera se podía ver que todas las mesas tenían una especie de maceta de plástico transparente con los brotes del pasto de trigo que íbamos a probar. No estábamos seguros de si LuzVida iba a tener un stand afuera o adentro, o si esos brotes era lo más cerca del famoso jugo que íbamos a estar.

Cuando finalmente entramos pudimos ver que cerca de la barra había una chica de pelo rosa y el logo de la compañía y con unos pequeños vasitos llenos de un líquido verde que repartía entre los comensales: muestras gratis. Cada tanto algún cliente se le acercaba y ella les comentaba sobre el producto; algo que con seguridad íbamos a hacer luego de tomarlo. La maceta de brotes de trigo además tenía varios volantes con publicidad escrita en lenguaje marketinero.

Mientras mirábamos el menú decidiendo qué íbamos a pedir, la chica de pelo rosa se nos acercó y nos ofreció las muestras. Era la primera vez que tomábamos el jugo de wheatgrass y fue una experiencia un tanto decepcionante. Lejos de ser un sabor exótico o nuevo, tenía gusto a jugo de naranja. Esto no es de sorprenderse ya que en el menú el jugo de LuzVida se vendía sólo ($22) o mezclado con jugo de naranja ($45). Evidentemente la muestra gratis que nos dieron era jugo de naranja con un poco de jugo de pasto de trigo. El “extracto de clorofila” no debe tener muy buen gusto o no sería necesario mezclarlo con otras frutas para que sea tomable.

Tomando wheatgrass jugo trigo Mi experiencia con el jugo de pasto LuzVida

Tomando la muestra gratis de jugo de pasto de trigo.

Atento a esto (y, debo admitir, también movido por la diferencia de precio), decidimos pedir la versión “pura” del jugo.

Lo que la moza nos trajo fue una botella chica de agua mineral y un vaso con un palito verde congelado. Al poner el agua, éste se descongeló dando lugar a un líquido verdoso, aunque bastante más transparente que el que nos habían dado como muestra gratis. El sabor, predeciblemente, era mucho más aguado y no había rastros del jugo de naranja.

wheatgrass jugo trigo1 Mi experiencia con el jugo de pasto LuzVidaTengo que aclarar que a mí me gusta este tipo de sabores. El olor a pasto me resulta muy agradable y mi pimienta favorita es la variedad jamaiquina que esencialmente tiene gusto a madera. Así, no es sorprendente que el jugo me gustara. El problema es que estaba poco concentrado; era como tomar jugo de naranja rebajado con agua: el (poco) sabor es rico, pero está tan aguado que uno se pregunta si lo que está tomando es un jugo aguado o agua levemente saborizada.

Mi amiga no tuvo la misma reacción. Para ella, "la muestra gratis no es fea pero sólo porque debe tener más jugo de naranja que jugo de pasto, lo que hace que tenga gusto a jugo de naranja con un dejo a pasto". La versión "pura", por otro lado, no le gustó en lo absoluto "ya que, como su nombre lo dice, es jugo de pasto, y tiene gusto a pasto". En otras palabras, si bien a mí me hubiera gustado más si hubiera estado más concentrado, ella hubiera preferido que estuviera aún más diluido.

Buscando experiencias en internet está claro que yo estoy en la minoría. Buscando “wheatgrass flavour” la gran mayoría de los links hablan de su horrible sabor y de cómo mejorarlo. Incluso sitios donde lo promueven como un excelente producto para la salud admiten que no tiene buen gusto. Por ejemplo, en un foro de comida cruda se puede leer:

Planté y coseché mi primer lote de wheatgrass con mucho entusiasmo. Con orgullo sostuve el vaso a contra luz, admirándolo, y luego lo tomé y –guau- mi hija no podía dejar de reírse de mi cara -era AQUEROSO (el jugo y la cara). (…)

¿Qué puedo hacer? Ya invertí tiempo y dinero en esto. ¿Es posible mezclar el jugo de wheatgrass con otro jugo o va a arruinar toda la mezcla?

Para darse una idea de cómo sería esa cara de asco, puede ver este video de una chica de 10 años tomando un shot de pasto de trigo por primera vez:

Podemos decir, entonces, el gusto del jugo de pasto de trigo es, como mínimo, desafiante. Definitivamente no es para todos y parece difícil que pueda comercializarse masivamente a $22 el vaso si no fuera por las afirmaciones nutricionales. Teniendo la posibilidad de tomar cosas más ricas, pocos elegirían esto como primera opción a menos que los convencieran de que tiene propiedades cuasimilagrosas que van a solucionar todos sus problemas, lo cual parece ser la estrategia de marketing. Pero eso quedará para un próximo artículo.

24feb/147

Los libertarios y la desinformación climática: casos de ejemplo

Climate Change Reconsidered II, reporte del NIPCC para el año 2013.

En el primer artículo de esta serie presentamos el tema de cómo los think tanks conservadores/libertarios de Estados Unidos actúan como financiadores y propaladores de desinformación y mala ciencia sobre el calentamiento global. Vamos a examinar dos casos particulares: el de Patrick Michaels, del Cato Institute, y el del NIPCC, financiado por el Heartland Institute.

Patrick Michaels es director del Centro para Estudio de la Ciencia del Cato Institute, una de las organizaciones “promotoras del libre mercado” más conocidas a nivel mundial. Michaels es el encargado de vender al público, y sobre todo a los políticos, la idea de que el cambio climático es 1) natural, no antropogénico, y 2) no tan grave como para justificar que el malvado gobierno limite la cantidad de gases de invernadero que las industrias emiten a la atmósfera.

Michaels no niega los estudios científicos realizados, pero los relativiza, cuando no los distorsiona. Tiene una tendencia a borrar datos incómodos que viene desde tiempo atrás. Baste con un ejemplo notorio. En 1988 un climatólogo, James Hansen, presentó un estudio con tres escenarios de emisión de gases de invernadero: uno con crecimiento exponencial (A), otro con crecimiento lineal reducido (B), y otro que suponía un decrecimiento rápido (C). Cuando, diez años después, Michaels debió testificar ante el Congreso durante el debate por el Protocolo de Kyoto, presentó el estudio de Hansen borrando los escenarios más moderados (B y C), mostrando a Hansen como un alarmista que había estimado un incremento de la temperatura cuatro veces superior al que se había producido realmente cuando en realidad sus proyecciones fueron sorprendentemente certeras si se compara con el escenario de emisiones correcto. Estados Unidos finalmente se negó a ratificar el Protocolo de Kyoto gracias, en parte, al lobby de Michaels y otros como él.

En 2012 Michaels, a través del Cato Institute, publicó una refutación de un reporte de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) sobre el impacto del cambio climático en el que ignora hallazgos bien documentados sobre la evolución del clima en el siglo XX, argumenta falazmente que si el cambio climático no es antropogénico no hay razón para contrarrestarlo y, entre otras cosas, niega que los problemas de salud pública causados por las olas de calor sean tales porque podemos adaptarnos a ellas.

Las medidas de control del cambio climático afectarían especialmente a las empresas que contribuyen a las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Michaels reconoce que un 40% del dinero que recibe proviene de petroleras, cuyos ingresos dependen de que las empresas sigan consumiendo combustibles fósiles y emitiendo GEI. El conflicto de intereses es clarísimo.

Nuestro siguiente ejemplo es el NIPCC (Nongovernmental International Panel on Climate Change). El NIPCC es la contrapartida “no gubernamental” del IPCC, organización que aúna a miles de climatólogos y otros expertos y que representa el consenso científico sobre la realidad del cambio climático. El NIPCC reúne a “científicos y académicos” que no están afiliados a ningún gobierno y por lo tanto son objetivos e independientes de cualquier presión. Excepto que el NIPCC es financiado por el Heartland Institute, otra organización “independiente”, que produce materiales para consumo de lobbistas y legisladores, además de financiar conferencias negacionistas.

El Heartland Institute, que describe su misión como la de “descubrir, desarrollar y promover soluciones de libre mercado a problemas sociales y económicos”, es a su vez financiado por cuantiosas donaciones de la petrolera ExxonMobil (la mayor de las empresas que contribuyen a la causa negacionista, por lejos) y de fundaciones privadas sin fines de lucro, como la Seid Foundation, la Bradley Foundation y la Walton Family Foundation, todas ellas fundadas por individuos con tendencias libertarias y antiestatistas, y contribuyentes habituales de causas que van desde la eliminación de controles a las emisiones contaminantes de las fábricas hasta la abolición de las escuelas públicas.

Con los aportes de estos donantes, el HI le pagó 11.600 dólares al mes al presidente del NIPCC, Craig Idso, en 2012, y aportó 388.000 dólares al NIPCC para la producción de varias ediciones de sus “hallazgos” contra el calentamiento global. Los otros co-autores del reporte 2011 del NIPCC (Fred Singer y Robert Carter) fueron bien recompensados también.

De hecho, casi todos los nombres importantes del NIPCC perciben dinero del Heartland Institute o de otras organizaciones similares, que se ocupan de canalizar hacia legisladores y formadores de opinión las donaciones de empresas petroleras o mineras de carbón como Peabody Energy, o de grupos como la American Petroleum Association.

El lector dirá que ser financiado por una empresa contaminante o por una fundación de derecha no es relevante y que nos hemos movido fuera del terreno científico, y es cierto. Pero eso no quita relevancia al hecho innegable de que las publicaciones negacionistas sólo alcanzan a un público influyente porque son financiadas por estos actores. De lo contrario deberían buscar lugar en publicaciones respetables, donde no pasarían los filtros. El material producido por el NIPCC no es de gran calidad; es sesgado, selectivo y repite datos erróneos largamente refutados. Considera sólo trabajos de sus propios investigadores (a diferencia de las revisiones, mucho más amplias, del IPCC) y en ocasiones se contradice a sí mismo: una de sus tesis, por ejemplo, es que el Período Cálido Medieval fue más cálido que hoy debido a las emisiones naturales de gases de invernadero, mientras que otra, a la vez, mantiene que las emisiones de hoy no causan calentamiento porque el clima no es tan sensible a dichas emisiones.

El propósito de estos artículos no ha sido más que introducir al lector en la complicada maraña de los redes de desinformación y propaganda anti-calentamiento mantenidas por el dinero de la derecha estadounidense, en la forma que hoy se conoce como “libertaria”. Hemos dado un panorama de la evidencia existente sobre el calentamiento global y sobre su negación. Es imposible resumir una o la otra en pocas páginas; ambas están documentadas ampliamente, aunque no en castellano, y los temas tratados son de gran complejidad. Lo presentado aquí es apenas una muestra. Los animamos a leer nuestras fuentes para saber más.

17feb/1431

Ciencia básica del cambio climático

termometro_tierra

Como toda disciplina, la ciencia detrás del cambio climático es compleja y extensa. Aunque sería imposible abarcarla por completo en un breve artículo, sí se puede establecer los conceptos más básicos y resultados más sólidos.

Frazada planetaria

El núcleo del cambio climático es el famoso efecto invernadero, que es la consecuencia de tener una atmósfera que absorbe parte de la energía que emite el suelo. Si bien esto sucede por procesos físicos que funcionan a escala molecular, todo puede resumirse a una especie de contabilidad energética.

Empecemos con un planeta sin atmósfera. Éste recibe energía del Sol, parte de la misma solar es reflejada y el resto es absorbida por el suelo. Éste se va calentando y comienza a emitir energía hacia el espacio para enfriarse. Va dejar de calentarse, entonces, cuando la cantidad que emite es la misma que la que absorbe. Esta es la temperatura de equilibrio.

balance1 Ciencia básica del cambio climático

Este esquema está bien para Mercurio, la Luna u otros cuerpos sin atmósfera, pero nuestro planeta tiene aire. Y si bien el aire es casi transparente a la energía que llega del Sol (por eso podemos verlo), no lo es para la emitida por el suelo (luz infrarroja). La atmósfera absorbe parte de esta energía, se calienta y luego la vuelve a emitir en todas direcciones.

balance2 Ciencia básica del cambio climático

Se puede ver claramente que en este caso la cantidad de energía que recibe el suelo ya no es sólo la que llega del Sol sino también la que le llega desde la atmósfera. Si recibe más energía va a calentarse y emitir más energía hasta que la cantidad que emite es la misma que la que recibe. En conclusión: un planeta con una atmósfera que absorbe parte de la energía que emite el suelo tiene una temperatura mayor que un planeta sin atmósfera.

Es fácil ver, entonces, que cuanto más energía absorba la atmósfera, más temperatura va a tener el planeta. Y este es el principio básico del calentamiento global. El dióxido de carbono (CO2) es uno de los gases que puede absorber la energía emitida por el planeta y al aumentar la cantidad en la atmósfera, aumenta su temperatura.

Esto es algo que se sabe hace casi 200 años. El gran Frourier fue quizás el primero en descubrir este efecto invernadero ya en 1824. Unas décadas más tarde, Svante Arrhenius notaba en 1896 de los posibles efectos de un aumento en la cantidad de CO2 en la temperatura terrestre como una teoría que explicara el ciclo de eras glaciares e interglaciares en nuestro planeta.

Aumento del CO2

Que el CO2 y otros Gases de Efecto Invernadero (GEI) están aumentando su concentración en la atmósfera es algo que se sabe hace décadas. Charles Keeling fue el primer científico en realizar mediciones periódicas de las concentraciones de CO2 en la atmósfera y creó lo que ahora se conoce como la Curva Keeling.

776px CurvaKeelingJunio2012 Ciencia básica del cambio climático

Curva Keeling mostrado el aumento en las concentraciones de CO2 desde 1960 medidas en Mauna Loa.

Reconstrucciones usando proxies permitieron luego conocer con cierta certeza estos valores para miles de años en el pasado. Esto nos permite concluir que los niveles actuales de CO2 no tienen precedente como mínimo en los úlitmos 800.000 años.

Todo ese CO2 extra en la atmósfera no es de origen natural sino que en su totalidad se debe a las actividades humanas. Esto se puede demostrar con simple álgebra. El aumento neto de CO2 (medido) es el resultado de las emisiones humanas, las emisiones naturales y los sumideros naturales:

Aumento neto = Emisiones Humanas + Emisiones Naturales - Sumideros Naturales

Aumento neto – Emisiones Humanas = Emisiones Naturales – Sumideros Naturales

Si el aumento en el CO2 fuera principalmente Natural entonces ambos lados de la ecuación tendrían que ser positivos. Sin embargo tenemos mediciones de la Emisiones Humanas y del Aumento Neto (Curva Keeling) y muestran que el Aumento Neto es aproximadamente un 55% de las Emisiones Humanas. Esto muestra sin lugar a dudas que los procesos naturales son un sumidero neto de CO2 y no pueden ser la causa del aumento.

Para tener una idea de las magnitudes en juego, las actividades humanas son responsables de más de 35 mil millones de toneladas de CO2 anuales emitidas a la atmósfera. Esto es al menos 100 veces más que el CO2 emitido por todos los volcanes del mundo.

Temperatura

Este aumento en las concentraciones en CO2 y otros GEI significa un aumento en la cantidad de calor atrapado por la atmósfera denominado Forzamiento Radiativo que hace que el planeta no esté en balance. En otras palabras, el planeta emite menos energía de la que recibe del Sol y en consecuencia se está calentando. La evidencia de esto surge de datos tomados por estaciones meteorológicas, satélites y reconstrucciones paleoclimáticas.

Existen varias series de temperatura media global a partir de datos meteorológicos que se construyen utilizando distintas técnicas, pero a pesar de sus pequeñas diferencias todas muestran esencialmente lo mismo:

image2 Ciencia básica del cambio climático

Curva Keeling mostrado el aumento en las concentraciones de CO2 desde 1960 medidas en Mauna Loa.

Serie de anomalía de temperatura media global desde 1885 suavizada con una media de 120 meses. GISTEMP.

La temperatura indudablemente está aumentando. Lo mismo se puede concluir usando satélites, que tienen la ventaja de tener una mejor cobertura del globo pero la desventaja de empezar sólo al rededor de 1970 y otros problemas de interpretación y calibración.

Es complicado saber cómo era la temperatura en el pasado antes de la era de los termómetros pero hay formas de reconstruirla usando proxies como la abundancia de ciertos isótopos de oxígeno, el grosor de los anillos de los árboles (dendocronlogía) y muchas otras de evidencia indirecta. Estas reconstrucciones completan la imagen que brindan los datos medidos:

image3 Ciencia básica del cambio climático

Reconstrucción de temperatura media global del Holoceno Reciente (Marcott et. al. 213) en azul con la temperatura medida (GISTEMP) en rojo.

La temperatura aumenta y mucho. No sólo eso, sino que el aumento actual de la temperatura en realidad dio fin a una larga tendencia natural de enfriamiento.

Atribución

Entonces por un lado tenemos la ciencia básica que nos dice que un aumento en las concentraciones de CO2 en la atmósfera producirían un aumento en la temperatura, en el otro tenemos la evidencia básica de que tanto el CO2 como la temperatura están aumentando.

Por encima de esta evidencia están los estudios de atribución, que con diferentes metodologías buscan determinar qué porcentaje del aumento de las temperaturas son atribuibles a los distintos forzantes.

Un trabajo de Huber y Knutti es uno de estos que utiliza modelos climáticos para comparar el efecto de distintos factores en el aumento de la temperatura.

image4 Ciencia básica del cambio climático

Contribución de distintos forzantes del clima en la temperatura entre 1850-2000 (panel izquierdo) y 1950-2000 (panel derecho).

En el panel izquierdo se observa el cambio en la temperatura media global entre 1850 y 2000 atribuible a distintos factores. Se ve que claramente los GEI dominan, siendo responsables de un mayor aumento del observado (columna gris) debido a que otros factores tuvieron un efecto de enfriamiento. Las barras verdes agrupan todo el cambio de temperatura atribuible a los las actividades humanas y a factores naturales. Mientras que para el período 1850-2000 los factores naturales sin importantes aunque menores que las actividades humanas, para el período 1950-2000, los factores naturales tuvieron un efecto casi depreciable.

Esto da lugar a este tipo de gráfico que se ve repetido en muchos trabajos de atribución. En negro se muestra la temperatura media global, en rojo lo que simulan los modelos teniendo en cuenta sólo las actividades humanas, en azul lo mismo pero para los factores naturales y en gris (casi solapado con el rojo), todos los factores.

image18 Ciencia básica del cambio climático

Evolución de la temperatura desde 1850 (negro), simulaciones usando sólo forzantes naturales (azul), sólo factores antropogénicos (rojo) y todos los factores (gris)

Como se ve, desde 1975 los modelos no reproducen la temperatura observada si sólo tienen en cuenta los factores naturales.

Existen muchos otros trabajos de atribución que llegan a las mismas conclusiones básicas. Las actividades humanas son la principal causa del calentamiento global.

Esto es solo un esbozo de las cuestiones más básicas de la ciencia del cambio climático. De más está decir que, como en toda disciplina, hay muchísimos mas detalles fascinantes y legítimamente desconocidos (como la cuantificación del efecto de las partículas en suspensión (aerosoles), cómo reaccionan las nubes, qué va a pasar a escala regional) además de pseudo-objeciones y pseudo-argumentos provenientes de personas y grupos dedicados a negar la ciencia.

Al igual que refutar a los negacionistas de la evolución es muy útil para aprender más sobre evolución, refutar a los negacionistas del cambio climático da pie para explorar distintos aspectos de esta compleja teoría. Pero eso quedará, seguramente, para artículos futuros.

12feb/1415

Los libertarios y la desinformación sobre el calentamiento global

Los días tórridos de un verano caluroso en Argentina quizá no sean el mejor momento para recordarles a nuestros lectores locales que la temperatura media de nuestro planeta está incrementándose, pero no está de más hacerlo cuando tantas voces se empeñan en negar o minimizar ese incremento y sus consecuencias previstas.

En nuestro país el negacionismo del cambio climático es bastante poco conocido. Tenemos otros problemas medioambientales más urgentes y además nuestra contribución a dicho cambio es minúscula comparada con la de los países desarrollados. Es en estos países, y especialmente en Estados Unidos, donde el calentamiento global se ha transformado en un tema de debate político.

(Usamos la palabra “negacionismo” en un sentido amplio, no sólo para referirnos a la negación total de la existencia de un proceso de calentamiento global sino también la negación del rol de la especie humana en el mismo y/o de la gravedad de sus efectos. El consenso científico actual es que el calentamiento existe, que es causado en buena medida por la actividad humana y que tiene y tendrá consecuencias graves si no se modera.)

En Estados Unidos el negacionismo climático es una de las banderas de los conservadores, especialmente de los fundamentalistas religiosos, de los cuales se ha visto a algunos proclamar, por ejemplo, que no hay ninguna posibilidad de que un cambio en el clima dañe gravemente el ecosistema porque según la Biblia, “Mientras la tierra permanezca, la siembra y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, el día y la noche, nunca cesarán” (Génesis 8:22), y que sería “arrogante” que nosotros, pobres mortales, supusiéramos que podemos interferir con el control climático de Dios.

Hay otro actor principal del negacionismo climático que quizá sea aún más importante, ya que cuenta con mucho dinero y con adhesiones políticas/ideológicas más presentables en sociedad: los think tanks libertarios.

En esencia, no hay ningún vínculo directo entre la ideología libertaria y el negacionismo climático, pero la necesidad de involucramiento estatal en la coordinación de las medidas destinadas a combatir el calentamiento global (regulaciones, impuestos, etc.), choca con los ideales anti-intervencionistas de los libertarios. En la práctica, el discurso libertario ha sido cooptado por lobbistas de la industria que paradójicamente se ven más aliados con los sectores políticamente conservadores (y opuestos a las libertades individuales) que con los progresistas (o “liberales” como se los llama en Estados Unidos). Estos lobbistas no tienen ningún empacho en diseminar desinformación o distorsionar estudios con el objetivo de mostrar que existen grandes dudas sobre el calentamiento global en la comunidad científica.

Koch and front groups 300x172 Los libertarios y la desinformación sobre el calentamiento globalLos propagandistas libertarios del negacionismo son bien conocidos; entre ellos sobresalen la Heritage Foundation, el Cato Institute, el Competitive Enterprise Institute y el Heartland Institute.

¿Cuánto apoyo encuentran las ideas negacionistas entre el público? Una encuesta de marzo de 2013 muestra que dos de cada tres estadounidenses creen que el planeta se está calentando; otra, de septiembre de 2012, encuentra que sólo 12% descree de este hecho. Un 54% cree que el calentamiento es antropogénico y unos cuantos más consideran que es una amenaza a su país; sin embargo, son una minoría los que creen que el asunto es una prioridad nacional.

Las organizaciones libertarias han dividido sus esfuerzos para atacar tanto la idea del origen humano del calentamiento (calentamiento global antropogénico o CGA para abreviar) y la de la gravedad del mismo (lo llamaremos cambio climático catastrófico o CCC). Aunque ambos temas están relacionados, pertenecen a distintos órdenes. Tanto si el calentamiento es antropogénico o no, podemos intentar contrarrestarlo; pero sólo nos interesará hacerlo si la alternativa es una catástrofe ambiental, ya que implica grandes costos. Uno de los objetivos de los think tanks libertarios es mostrar que el CGA es dudoso y que el proyectado CCC no es tal, lo cual le quitaría al gobierno argumentos para imponer regulaciones ambientales a las empresas. Esta situación es políticamente nueva, como explica Dana Nucitelli en Skeptical Science:

En los años 1980, los políticamente liberales [N. del T.: progresistas] tendían a favorecer la regulación gubernamental como solución a los problemas ambientales, mientras que los conservadores de las administraciones Reagan y Bush crearon el concepto de los sistemas de tope e intercambio para utilizar el libre mercado como solución.

Un sistema de tope e intercambio (cap and trade) establece límites a las emisiones de gases de efecto invernadero por parte de las empresas, que son controlados por una autoridad nacional o internacional. Cuando una empresa llega a su tope, debe dejar de emitir o bien comprarle a otra empresa (que todavía tiene un resto) sus derechos de emisión.

Se debe reconocerles a los conservadores que los sistemas de tope e intercambio han funcionado notablemente bien (…). Ahora tope e intercambio es la solución a las emisiones de gases de invernadero preferida por los liberales en Estados Unidos, mientras que los conservadores que dieron nacimiento al concepto en general se oponen a él y eligen en cambio rechazar la ciencia del clima y negar que el problema existe.

Como los conservadores no han permitido al gobierno implementar un sistema de tope e intercambio (que deja cierta libertad a las empresas), sólo ha quedado recurrir a la regulación estatal forzada. Estas regulaciones son anatema para los libertarios. Su “solución” ha sido publicar datos distorsionados o falseados por distintos medios para quitar credibilidad a los informes oficiales sobre la gravedad del calentamiento global, y así presionar para desmantelar toda regulación.

En nuestro siguiente artículo resumiremos las principales evidencias en apoyo a la existencia del calentamiento global antropogénico que son objeto de ofuscación o negación por parte, especialmente, de los grupos de la derecha política. En la tercera y última parte, mencionaremos a algunos de los actores principales de esta farsa y las tácticas que emplean.

14ene/144

Consejos para un linkeo responsable

4 Comentarios    

Publicado por:Elio.

Etiquetado con: , , ,
share

El movimiento escéptico no es ajeno al Efecto Streisand. ¿En qué consiste? Se trata del efecto indeseado de lograr un aumento en la difusión de algo (sitios y contenidos, en el caso de internet) cuando uno originalmente buscaba lo contrario. Parece una paradoja, pero a veces sucede que ese contenido se termina conociendo mucho más gracias a nuestra intervención de lo que se hubiera conocido de otra manera.

Un ejemplo reciente es el caso de Burzynski intimidando a un joven blogger que escribió un artículo crítico de sus “antineoplastones” y que sólo sirvió para difundir aún más las críticas contra él. O el de la multinacional homeopática Boiron, que amenazó con demandar a un blogger italiano y nuevamente se encontró con más mala publicidad. Sin embargo, la realidad es que este efecto va para los dos lados y como escépticos tenemos que cuidarnos de que nuestras críticas no resulten en más publicidad para los mercaderes de pseudociencia.

Esto no es un miedo infundado sino una realidad. Por ejemplo, el caso de una compañía que trataba mal a sus clientes para que éstos escribieran críticas en internet que aumentaban su ranking en las búsquedas en google (aunque algunos dudan de esta estrategia, google reaccionó). Los algoritmos de búsqueda no entienden la complejidad y la angustia de la existencia humana, sólo entienden los links.

Es por esto que en el Círculo Escéptico Argentino nos cuidamos de siempre usar el atributo NOFOLLOW cuando en un artículo linkeamos a un sitio pseudocientífico.  Con este atributo uno se asegura que esos links no aumenten el PageRank que Google le da a esa página. Pero una cosa que no se puede controlar son los links que se comparten en las redes sociales. Si desde nuestra cuenta de Twitter o página en Facebook compartimos contenido de algún sitio web bien magufo para reírnos de él, en parte estamos aumentando su popularidad. El efecto Streisand entra en acción.

unlike 1024x209 Consejos para un linkeo responsable

Pero los links compartidos en Facebook no sólo aumentan la popularidad de las páginas porque más gente puede verlas, sino que también sirven para aumentar la popularidad de las páginas de Facebook asociadas a esos sitios web. Aparentemente, el número de “Likes” y “Recomendaciones” que muestra una página en los pequeños botones para compartir no sólo refleja la cantidad de veces que se compartió mediante ese botón sino también las veces que la página se compartió mediante cualquier medio, incluso copiando y pegando la dirección en la biografía.

Eso quiere decir que cada vez que alguien comparte algún link en el grupo de facebook del CEA sólo para reírse y mostrar qué ridículo que es, ¡está aumentando la popularidad de ese contenido! Los escépticos nos encontramos entonces con un pequeño dilema. Queremos criticar a los vendedores de humo y la honestidad intelectual requiere mostrar el contenido que se critica, pero tampoco queremos promocionar su contenido y hacer que aparezcan en los primeros resultados de búsqueda en Google o como contenido recomendado en las redes sociales.

Los algoritmos no diferencian entre crítica y recomendación. Tim Farley (el genio detrás de What's the Harmrecomienda un par de alternativas en lugar de compartir links directamente:

  • Escribir un post en un blog: Quien tenga un blog puede escribir una crítica del contenido que se quiere compartir, siempre linkeando con el atributo NOFOLLOW, y luego compartir ese contenido (presumiblemente de buena calidad) en vez del contenido de mala calidad que se quiere criticar.
  • Compartir un post de otro blog: Si uno no tiene un blog propio o no tiene tiempo o conocimiento para escribir un artículo completo, es muy probable que alguien más haya escrito sobre el tema. Eso es lo que podemos buscar y difundir.
  • Compartir una versión archivada del contenido: Archive.org es un excelente sitio web con la misión de archivar la internet para futuras generaciones. Si la página web que se quiere compartir no está archivada, se puede hacer un archivo de la misma.

Finalmente, una muy buena herramienta si no queda otra y uno tiene muchas ganas de compartir es DoNotLink. Se trata de un servicio para acordar direcciones web como Bit.ly pero con la característica de que utiliza una serie de técnicas para asegurarse de que el link no se cuente como una recomendación en Facebook ni afecte el PageRank de Google. Ni siquiera hace falta entrar al sitio para crear el link, sólo hace falta agregar “http://donotlink.com/” antes de la dirección que se quiere compartir.

Entonces, si uno quiere compartir el sitio de la Asociación Médica Homeopática Argentina (http://www.amha.org.ar/), queda “http://donotlink.com/www.amha.org.ar”. Para hacer las cosas aún más fáciles, yo modifiqué el bookmarklet oficial de Facebook para que comparta la página que uno está viendo usando DoNotLink. Arrastren este link a su barra de favoritos y cuando quieran compartir algo de dudosa calidad, sólo queda hacer click en ese botón.

Es un poco más de trabajo, sí, pero es importante que no amplifiquemos el mal contenido en la web. El tema central es NUNCA linkear directo a contenido pseudocientífico. Cuidemos nuestros links.

8ene/142

De la orientación de los perros al defecar

2 Comentarios    

Publicado por:Elio.

Etiquetado con: , , , ,
1742-9994-10-80

Hay ciertas noticias de ciencia que tienen “éxito mediático” escrito en su ADN. Historias que son ridículas pero a la vez razonables; perfectos candidatos para ganar un premio Ig Nobel para logros que “primero hacen reír y luego pensar”. Este es el caso de un nuevo estudio publicado en la revista Fronteers of Zoology (de acceso gratuito) que afirma haber descubierto que los perros se alinean con el campo magnético de la Tierra cuando… hacen sus necesidades.

El artículo fue reportado en muchísimos medios, llegando incluso a La Nación que publica una nota sin firmar que básicamente copia un artículo de BBC. Haciendo gala de una gran creatividad (y no muy buena redacción), el diario El Comercio titula “Revelan por qué los perros dan vueltas antes de ‘ir al baño’, según estudio”, aunque el estudio original no dice nada de eso y en realidad no es más que una (mala) traducción del titular de Yahoo News. Todo esto, por supuesto, puede seguirse hasta el comunicado de prensa original de la Universidad de Duisburgo.

En principio el descubrimiento es ridículo, pero un poco de reflexión comienza a darle sentido. No es el primer animal que podría sentir campos magnéticos. Las aves migratorias usan el campo magnético terrestre para orientarse en sus viajes y los tiburones pueden percibir la electricidad producida por los músculos de sus potenciales víctimas. ¿Por qué un perro no podría también tener ese “sexto sentido”? El problema es que es falso.

Para ser justos, no es que el paper no exista o sus conclusiones hayan sido severamente distorsionadas como en otros casos -cualquiera puede leerlo y ver que los autores afirman lo que los artículos periodísticos dicen que afirman- sino que el problema es que el paper es muy poco convincente y es una excelente ilustración de un importante problema en la ciencia: los grados de libertad del investigador.

Tomado a prima facie lo que el estudio muestra es que los perros prefieren alinearse en dirección Norte-Sur para defecar y orinar. Los investigadores usaron 70 perros y casi 2000 casos de defecación en distintas condiciones y encontraron esta preferencia. En realidad esto podría tener otra explicación que la dirección del campo magnético (posición del Sol, por ejemplo) pero  los autores dicen rechazar esta hipótesis porque la hora de defecación no predice la orientación y por algunas excusas poco creíbles.

Todo parece bien en la superficie pero en realidad no resiste un análisis crítico. Lo que sucede en este caso es que el análisis de datos toma sólo un subconjunto de los mismos de manera de obtener los resultados que querían. A diferencia de muchos otros casos en la literatura, por suerte este caso es bien transparente ya que tenemos la confesión de los propios investigadores en el comunicado de prensa. El Prof. Dr. Hynek Burda dice que luego de recoger los datos, “el análisis estadístico fue decepcionante. Parecía mostrar que no había preferencia de ninguna alineación”.

Entonces los investigadores probaron ver sólo algún conjunto de datos buscando cuál daba una orientación preferencial. Usaron distintas medidas de las perturbaciones en el campo magnético terrestre (se mencionan tres, el índice K, el cambio en la intensidad y el cambio en la declinación) y “ordenar los datos de acuerdo con [la declinación] proveyó los resultados más significativos”. Esto se puede ver claramente en la Figura 1 del paper.

image thumb De la orientación de los perros al defecar

En la figura, cada par de puntos enfrentados muestra la orientación de una observación, la doble flecha central es la dirección promedio y el círculo pequeño en el centro indica el límite de significancia estadística. Sólo se puede decir que se detectó un efecto si la doble flecha es más grande que el círculo. Como se ve sólo se encuentra una dirección preferencial cuando el cambio en la declinación es nula mientras que en todos los casos esto no es así.

Los autores nos quieren hacer creer que los perros se orientan según el campo magnético terrestre pero sólo cuando éste está perfectamente calmo (menos del 20% de todas las observaciones). Incluso un minúsculo cambio de menos de 0,02 grados de declinación por hora es suficiente para que el efecto desaparezca.

Quizás sea difícil entender la importancia de este punto, pero es la diferencia entre un análisis exploratorio, en el que uno va probando distintas formas de ver los datos para encontrar relaciones interesantes, y un análisis confirmatorio, en el que uno tiene una hipótesis precisa y toma datos para confirmarla o no. Mientras que éste último realmente puede demostrar la existencia de un efecto, el primero sólo puede sugerir futuras hipótesis que luego deberán ser confirmadas.

El tema de “hacer trampa” y cambiar la hipótesis que se está probando además es importantísimo en el análisis estadístico por lo que se denomina los “grados de libertad del investigador” (introducido por Simmons et. al. 2011). El círculo central en la figura anterior lo que dice es que si se encuentra un efecto más grande que ese límite, la probabilidad de haberlo obtenerlo al azar aún cuando el efecto realmente no existe (un falso positivo) es menor a un 5%. Pero esto vale sólo si se hace una prueba. A medida que se aumenta el número de pruebas también aumenta la probabilidad de tener falsos positivos de la misma forma que la probabilidad de obtener 10 caras seguidas al tirar una moneda aumenta a medida que se tiran más y más monedas aún cuando la moneda esté perfectamente balanceada.

En este estudio los investigadores hicieron como mínimo 4 pruebas lo cual equivale a una probabilidad de falso positivo de más de 20%. Si asumimos que los autores hicieron análisis similares con las otras 2 medidas de perturbación en el campo magnético (es decir, 10 pruebas en total), la probabilidad de un falso positvo ya roza el 60%.

Para ponerlo en lenguaje menos técnico, lo que hicieron fue torturar los datos hasta obtener lo que querían. El problema es que las confesiones bajo tortura son notoriamente por poco fiables, igual que esta investigación.

9dic/136

El cambio de DT: el efecto placebo del fútbol.

Por estos días en que el fútbol figura en los medios de comunicación aún más de lo normal, me puse a pensar en lo interesantes que pueden ser las estadísticas en los deportes. Particularmente, cómo sirven para demostrar que una medida que en principio parece acertada en realidad puede no haber servido para nada. Estoy hablando del cambio de DT en el medio de un torneo.

¿Cómo saber si cambiar el DT es provechoso? En principio parece una pregunta fácil de responder. Se compara el rendimiento de los equipos antes y después del reemplazo, y si en promedio hay una mejora, se concluye que cambiar al DT sirvió.

Pero este análisis peca de ingenuo. Para empezar, comparar los resultados de un equipo antes y después del cambio de DT no nos dice qué hubiera pasado si el DT no hubiera sido reemplazado. Lo que habría que comparar sería los resultados después de cambiar el DT con los resultados hipotéticos, inobservables, de los mismos partidos pero sin haberlo cambiado.

Además los hinchas sabrán bien que el DT no es el único factor que determina cómo le va a un equipo. No todos los oponentes son iguales, no siempre se juega de local, hay lesiones, arbitrajes poco favorables y simplemente mala suerte. Se puede pensar que un equipo tiene un rendimiento “ideal” que dependerá de los jugadores, el presupuesto, y todas las demás variables “internas” que pueden ser modificadas por el DT o la dirección. El rendimiento “real” va a variar al rededor del “ideal”; a veces le va a ir mejor y otras veces peor, pero el promedio se va a acercar a lo esperado.

Por ejemplo, este podría ser el rendimiento (medido de cualquier manera) de un equipo hipotético:

image thumb El cambio de DT: el efecto placebo del fútbol.

Se ve que, aunque hay algo de variabilidad, hay un claro descenso hasta la fecha 10, cuando el equipo sufre una clara mejora que se mantiene hasta el final del torneo. Quizás los dirigentes del club estaban medio nerviosos podrían decidir echar al DT cuando al equipo le estuvo yendo mal (nadie podría culparlos) y contratar a uno nuevo. Esto probablemente les cueste mucho dinero y recursos, por lo que se ponen aún más nerviosos. Sin embargo la pronta mejora en los resultados les dan la razón y se quedan contentos de que hicieron lo correcto y que es el inicio de una nueva era de excelentes resultados.

Muy lindo, pero en realidad el gráfico no es más que números aleatorios. Toda esta narrativa y la tranquilidad de los dirigentes no son más que una ilusión muy común denominada “regresión a la media”. Luego de un resultado particularmente malo o particularmente bueno, el siguiente tiene más probabilidad de estar más cerca del promedio que el anterior.

Este tipo de efecto es muy importante ya que es uno de la multitud de mecanismos que componen el efecto placebo. En el ejemplo anterior la intervención de los dirigentes no cambió nada pero sin embargo se observa un efecto aparente. Es que al equipo le estaba yendo mal por razones externas aleatorias y eventualmente iba a mejorar. El problema es que la intervención (echar al DT) no se da de forma aleatoria sino que está influenciada por una “mala racha” anterior.

Esta situación no es hipotética. Existe una literatura bastante abultada que estudia justamente esto y llega a una conclusión bastante clara: echar a un director técnico no tiene ningún efecto en el rendimiento.

Este estudio usa los datos de la Serie A italiana. En siguiente figura muestran el rendimiento promedio de los equipos antes y después del cambio de DT.

Figura2 thumb El cambio de DT: el efecto placebo del fútbol.

¿Resulta conocido? A primera vista se puede pensar que el “tratamiento” es efectivo, ¡los equipos tienen mejores resultados cuando cambian de entrenador! Pero esto es ilusorio. Una vez que se elimina estadísticamente el efecto de regresión a la media y se tiene en cuenta otras variables el resultado es que

De nuestro análisis, emerge que reemplazar el entrenador no produce efectos estadísticamente significativos en el rendimiento del equipo

Otro estudio utiliza otra metodología que es bastante prometedora. Primero analiza la curva de rendimiento promedio de los equipos que echaron al entrenador para luego buscar equipos con curvas similares pero que no realizaron esta “intervención”. De esta forma se tiene un grupo control y al compararlos se puede responder a la pregunta, ¿qué hubiera pasado si no se cambiaba al DT?

image thumb1 El cambio de DT: el efecto placebo del fútbol.El rendimiento comparado entre equipos que cambiaron el DT luego de una baja en el rendimiento (línea negra llena) y los que no lo cambiaron luego de una situación similar (línea gris punteada). La línea vertical indica el momento del cambio de entrenador.

Como se puede ver, no sólo los equipos que no reemplazaron a su DT se recuperaron de su mala racha sino que lo hicieron más rápido que aquellos que sí lo hicieron.

Basta de casos hipotéticos

Un claro ejemplo reciente de este fenómeno se dio hace poco con el equipo Olimpo de Bahía Blanca. En noviembre de 2013, a pesar de encontrarse en medio de una una serie de duras derrotas, el DT Wálter Perazzo dijo que no iba a dejar el equipo y los dirigentes del club continuaron con su apoyo. Pocos días despúes, Olimpo le ganaba a River por 3 a 1 y luego pasó a ganar los siguientes dos partidos.

La narrativa, entonces, es de un entrenador que no se rindió y logró superar un mal momento y de una dirigencia que tomó una difícil pero decisión. Pero, ¿qué hubiera pasado si la actitud de los dirigentes hubiera sido distinta? Si Perazzo hubiera sido reemplazado y justo después el equipo comenzara a mejorar la narrativa habría sido la de un nuevo entrenador que logró sacar a un equipo de un mal momento e, irónicamente, de una dirigencia que tomó una difícil pero correcta decisión.