22may/14Off

Sarampión contra la leucemia

A veces el teléfono descompuesto de la internet y los medios es sorprendente. Es capaz de convertir en noticia cualquier cosa y de distorsionar todo hasta que no se puede reconocer el hecho original como bien ilustra este comic de SMBC.

El día de hoy, se trata de una muy buenísima noticia que los medios reportaron horriblemente. La Clínica Mayo (una organización de práctica e investigación médica con sede en Rochester, Minnesota, EE.UU.) realizó un pequeño estudio preliminar en el que se usó un virus modificado para atacar el mieloma (un tipo de cáncer de la médula ósea) de cuatro personas, una de las cuales mostró una remisión total.

Sin embargo, hace unas horas una persona comentaba que en su círculo de amigos estaban hablando de una “vacuna contra la leucemia”.

sarampion leucemia thumb Sarampión contra la leucemia

El estudio es interesante y es una demostración de una metodología prometedora contra el cáncer llamada viroterapia, que consiste en utilizar virus oncolíticos que atacan preferencialmente las células cancerosas y destruyen el tumor. Se trata de un éxito de la ingeniería genética ya que se requieren un enorme conocimiento de la enfermedad a nivel molecular y de técnicas para modificar los virus.

Lo que se utilizó en este caso es una versión modificada del virus del sarampión a la que le gusta atacar células que expresan ciertas proteínas en su membrana. La gracia es que las células cancerosas del mieloma, por casualidad, expresan mucho de esta proteína, haciéndolas particularmente susceptibles al ataque de esta versión del sarampión.

Al recibir una inyección con altas dosis de este virus, éste se expande atacando particularmente a las células cancerosas y haciendo su trabajo de virus: reproducirse. Al morir, cada célula cancerosa dispersa una gran cantidad de nuevos virus que hacen lo suyo en las proximidades del tumor, destruyendo aún más células.

Me imagino que la idea “vacuna contra la leucemia” viene de que algunos medios reportaban erróneamente que el tratamiento consistía en altas dosis de la vacuna contra el sarampión, y el teléfono descompuesto hizo el resto. Para ponerlo en claro: no, lamentablemente la vacuna contra el sarampión no te va a curar el cáncer.

Hay que ser cautos

Siempre que la prensa nos muestra un poco de la investigación clínica hay que tener cuidado ya que se tiende a sensacionalizar cada nuevo estudio sin tener en cuenta el contexto. La frustrante realidad es que muchísimos tratamientos que en un principio parecen prometedores no cumplen con las expectativas. Existen muchos virus oncolíticos que al final no dieron resultados y este podría llegar a ser uno. Este es sólo un ¡emocionante! estudio preliminar.

Una de las desventajas de este tipo de terapias es que su efectividad se anula si el sujeto ya tiene inmunidad contra el virus en cuestión. En el caso del sarampión, se necesita que el paciente nunca lo haya tenido, no se haya vacunado o que la propia enfermedad haya destruido su sistema inmune. Cada tipo de cáncer sólo sería afectado por un virus determinado (en este caso se eligió el sarampión porque le gusta atacar la médula ósea) y se tendría que desarrollar un tratamiento para cada uno.

Como con todas las “curas para el cáncer”, no hay milagro. Sólo es el incansable trabajo de científicos y médicos que paso a pasito logran mejores y mejores tratamientos.

13may/14Off

¿Qué piensan los que no se vacunan?

flu-vaccine

Últimamente en los medios se habló mucho de las vacunas. Específicamente, de familias que deciden no vacunar a sus hijos. En su mayoría, se presentaba sus perspectivas contrastadas con la de algún médico pero, como es costumbre, poco se profundizaba sobre los riesgos de estas prácticas.

Cómo funcionan las vacunas

Antes de entrar en el tema, hay que entender al menos mínimamente cómo funcionan las vacunas, y para eso también hay que saber un poco sobre el sistema inmune. Nuestro cuerpo tiene dos formas de defensas básicas ante el ataque de virus y bacterias. La primera barrera es el sistema inmune innato, que es un conjunto de órganos y células que responden más o menos igual a cualquier germen patógeno. La piel, por ejemplo, es parte de este sistema, dificultando físicamente la entrada de organismos potencialmente dañinos. Algo similar pasa con los pelos de la nariz y las orejas, y los mocos. Pero no es ese sistema el blanco de las vacunas.

Existe un segundo sistema inmune, denominado “adaptativo” que tiene formas específicas de defendernos de distintos patógenos. Es una compleja y fascinante red de células específicas que se coordinan mediante mensajes químicos y fabrican sus propias armas cada vez más efectivas a medida que aprende más en cada infección. El sistema adaptativo aprende y recuerda. Una vez que el cuerpo es atacado por un microorganismo en particular, el cuerpo queda preparado para defenderse en el futuro y en muchos casos puede hacerlo incluso antes de que aparezca cualquier síntoma.

La función de la vacuna es despertar al sistema inmune adaptativo para que desarrolle un ataque contra un determinado microorganismo. De esta forma, éste aprende cómo responder rápidamente ante una infección real, haciéndolo con mucha más rapidez y así evitando las complicaciones graves que pueden producir ciertos microorganismos muy patógenos. En vez de tener que esperar a que de casualidad nos encontremos con un virus o bacteria en particular y en vez de tener que sufrir el proceso de la enfermedad y enfrentar los potenciales peligros, podemos preparar a nuestro organismo de manera controlada y con un riesgo mínimo.

Esto se logra de varias formas dependiendo de la vacuna. Muchas consisten en microorganismos muertos o “desactivados” que no presentan ninguna amenaza real pero ante los cuales el sistema inmune reacciona. Otras usan una variante del patógeno que no es tan virulenta, por lo que los síntomas son menores o casi nulos.

La idea es siempre la misma. Que el sistema inmune adaptativo aprenda a combatir los gérmenes que nos rodean sin tener que sufrir las complicaciones de una infección.

Como todo en la vida, las vacunas no son perfectas. No son 100% efectivas ni son 100% seguras. Tienen efectos secundarios y no todos los que son vacunados generan inmunidad. Es importante informarse tanto sobre los (pequeños) riesgos de las vacunas como los (grandes) riesgos de contraer las enfermedades que previenen.

Tampoco todas las vacunas son igual de efectivas. Un caso particular es la vacuna contra la gripe que por diversas causas tiene una efectividad más que mejorable. A todo esto, el médico Lisandro Carnielli comenta que "sin lugar a dudas los beneficios de las vacunas exceden enormemente los potenciales riesgos de la aplicación y los aun más peligrosos riesgos de su no aplicación".

La vacuna solidaria

inmunidad de grupo thumb ¿Qué piensan los que no se vacunan?Carnielli también advierte que no todos se pueden vacunar. "Hay personas que por sus patologías (inmunodepresiones) o condiciones (embarazadas) tienen una prohibición de vacunarse. Quienes sí nos podemos vacunar estamos protegiendo a esas personas en desventaja al limitar la posibilidad de contacto con esas enfermedades."

Al estar rodeado de personas vacunadas, disminuye la probabilidad de que un individuo entre en contacto con alguien que la pueda contagiar. Cuando aproximadamente el 95% de una población está vacunada, la enfermedad ya no puede moverse por la misma. Esto se denomina "efecto rebaño".

De hecho, es más riesgoso vivir en una zona con poca gente vacunada aún estando vacunado que no vacunarse pero vivir rodeado de personas inmunizadas. El médico Ezequiel Arrieta, quien en su práctica muchas veces ha tenido que tratar con padres que no vacunaban a sus hijos, se lamenta de que “muchos evalúan las vacunas de acuerdo a lo que les sucede personalmente y no para lo que fueron diseñadas, que es la protección de la comunidad".

Hay que pensar a las vacunas no tanto como un tratamiento individual sino como una medida de salud pública. “Se necesita que un cierto porcentaje de la población esté vacunada para que el tratamiento tenga efecto. Cuando esos valores disminuyen, la efectividad de la vacunación corre riesgo de fracasar”, advierte.

Las vacunas salvan vidas no sólo de los que se vacunan sino de los que los rodean. Son una de las intervenciones médicas más efectivas y lo mejor de todo es que son totalmente preventivas. Es una muestra del poder de la ciencia médica no sólo para tratar síntomas o curar enfermedades sino para directamente no tenerlas.

Lo único que debemos hacer para comprobar su eficacia y éxito, es analizar las estadísticas de muertes infantiles por enfermedades infecciosas que eran comunes hace unos 80 años (difteria, rubeola, sarampión, poliomielitis, entre otras) y compararlas con las muertes que ocurren ahora por esas enfermedades. La diferencia es abismal. No sirve sólo analizar sólo los casos de reacciones adversas producidas por la vacunación, las cuales son efectos intrínsecos que se presentan en un porcentaje conocido sino que hay que tener en cuenta la relación costo/beneficio (recordemos que su finalidad es el producir un beneficio a la comunidad y no al individuo).

flu vaccine ¿Qué piensan los que no se vacunan?La moda de no vacunar

A pesar de toda la evidencia y ciencia básica que avala la efectividad y seguridad de las vacunas, últimamente en los medios se está hablando de la moda de no vacunar a los niños. Esto no es nuevo y es probable que la no-vacunación haya nacido al día siguiente que se inventó la primer vacuna pero en su forma moderna encuentra sus orígenes en el trabajo del Dr. Andrew Wakefield quien hace 15 años publicó un artículo científico fraudulento que trataba de vincular a la vacuna triple con el autismo.

A pesar de que los resultados de Wakefield no pudieron ser replicados y que luego se demostró que tenía un enorme conflicto de intereses (había patentado una vacuna alternativa y además un sistema de diagnóstico), su legado continúa. El movimiento anti-vacunación que él inspiró se extendió desde Inglaterra hacia otros países angloparlantes como EE.UU. y Australia. Y si creemos en los reportes periodísticos que últimamente están surgiendo, ahora fue importada a nuestro país. Nuevamente el primer mundo nos exporta sus modas anticuadas.

¿Por qué no vacunan? Si uno lee lo que dicen quienes deciden no vacunarse ni vacunar a sus hijos, básicamente se trata de una ideología. Ideas como que es bueno tener enfermedades porque son “aprendizajes de la vida”, o preferencias por lo “natural” en contra de lo sintético y también en contra de las grandes multinacionales. “Confunden la industria farmacológica con la ciencia médica y la salud publica”, dice Arrieta.

Algunos dicen basarse en ciencia, como el caso de médico Eduardo Angel Yahbes,  quien sostiene falsamente que las vacunas no son efectivas y señala supuestos elementos tóxicos cuyos daños nunca son comprobados.

Un ejemplo de una falsa estadísticas que da vueltas es que en las epidemias la mayoría de los enfermos son los vacunados. Pero esto no es más que mentir con números. Si se da una epidemia en una población donde la mayoría de las personas están vacunadas y reconociendo que la efectividad nunca es del 100%, no es raro que la mayoría de los enfermos hayan sido vacunados con anterioridad… ¡porque son más!

La realidad dice otra cosa. Las epidemias de enfermedades prevenibles con vacunas muchas veces se dan en regiones donde hay baja tasa de vacunación o son disparadas por individuos no vacunados. Por ejemplo, en San Diego un chico de 7 años que intencionalmente no había sido vacunado contra el sarampión inició un brote al importar la enfermedad desde Suiza. Esto causó 11 casos adicionales y la hospitalización de un niño que era muy joven para vacunarse. El 75% de los casos se dio en personas no vacunadas aún cuando éstos representaban el 5% de la población.

Las ideas y argumentos van mutando con el tiempo. Originalmente se señalaba al timerosal (un estabilizador de antígeno presente en algunas vacunas) como el problema de las vacunas, pero cuando diversos estudios no encontraron efectos negativos asociados a éste, el argumento mutó a la noción de que son “demasiadas vacunas y demasiado pronto”. Nuevamente, existen numerosos estudios que muestran que no hay relación entre la cantidad o la edad de vacunación y el riesgo de contraer enfermedades. De hecho, los niños están expuestos a miles de veces más gérmenes en su vida diaria que lo que reciben por el calendario de vacunación.

end of polio 5 thumb ¿Qué piensan los que no se vacunan?

En parte gracias a las vacunas las víctimas de la poliomelitis no son cosa de todos los días.

Víctimas de su propio éxito

Lo irónico es que las vacunas son una víctima de su propio éxito. Al reducir enormemente la cantidad de casos de serias enfermedades como la polio o la viruela (extinguida en gran parte gracias a las vacunas), la gente pierde noción de lo efectiva que son. Uno se preocupa principalmente de las cosas que ve a diario y gracias a las vacunas no es habitual encontrarse con alguien sufriendo las secuelas de la polio o que perdió a un hijo a manos de la tos convulsa.

Si los padres estén más familiarizados con los efectos secundarios de las vacunas que con las secuelas y riesgos de las enfermedades que previenen no es porque los primeros sean extremadamente comunes, sino porque gracias a las vacunas, los segundos rara vez se manifiestan.

Como dice Carnielli: “Vacunar es amar a nuestros hijos. Es querer evitarles padecimientos y riesgos innecesarios, incluso la muerte está en juego”

8may/14Off

La evidencia de los suplementos vitamínicos.

megadosis

Ya conocemos el contexto socio histórico del comienzo de esta manía por el consumo de vitaminas, historia fuertemente relacionada con la vida y obra de Linus Pauling.

¿Pero qué dice la mejor evidencia científica disponible sobre el consumo de vitaminas? ¿La medicina ortomolecular es una ciencia o sólo se hacen pasar por ciencia? ¿Las megadosis de vitaminas producen beneficios cuantificables a la salud, son neutras o la empeoran?

La lista de vitaminas es tan larga como sus supuestos beneficios, así que también es larga la lista de estudios necesarios para evaluarlos. La versión corta de la larga lista de estudios que ven a continuación es que la suplementación vitamínica en general no tiene ningún efecto e incluso puede ser dañino. Especialmente, existe mucha evidencia de que la sumplementación de vitamina E, el betacaroteno y posiblemente la vitamina A aumentan el riesgo de ciertos cánceres.

Si querían evidencia, acá tienen evidencia.

1334939209 358652104 1 vitamina c para la piel cumbaya primavera 1 La evidencia de los suplementos vitamínicos.Vitamina C: No sirve para prevenir el resfriado.

Una reciente revisión sistemática de la base de datos Cochrane titulada "La vitamina C para la prevención y el tratamiento del resfriado común" concluye que la mejor evidencia disponible apunta a que ésta no es efectiva para prevenir el resfrío en la población en general y que, por lo tanto, "su suplementación rutinaria no está justificada". Aunque señala que quizás pueda ser útil para ciertos grupos particulares (como soldados en excursiones en el ártico), la evidencia no es muy buena.

Vitamina E, betacarotenos y antioxidantes: No sólo inútil, sino que aumenta el riesgo de cáncer de pulmón y enfermedades cardíacas.

Un estudio randomizado, con doble ciego y grupo control llevado acabo en 29.133 fumadores (>50 años) durante 5-8 años, publicado en 1994 en el New England Journal of Medicine, concluyó que los que habían recibido vitamina E y betacarotenos tenían más probabilidades de morir de cáncer de pulmón o enfermedades del corazón que aquellos que no tomaron los suplementos.

Otro estudio multicéntrico, randomizado con doble ciego y grupo control investigó el efecto de la administración de vitamina A y/o betacaroteno en 18.314 personas fumadoras, fumadores pasivos o expuestos al asbesto (factores de riego de cáncer de pulmón). Después de un promedio de cuatro años de administración de suplementos, la combinación de betacaroteno y vitamina A no produjeron ningún beneficio y puede haber tenido un efecto adverso sobre la incidencia de cáncer de pulmón y en el riesgo de muerte por cáncer de pulmón, enfermedades cardiovasculares, ya que el grupo que estaba tomando los suplementos murieron de esas enfermedades a una tasa de 28% y 17% respectivamente.

Un meta-análisis que evaluó ensayos clínicos randomizados con grupo control publicado en Annal of Internal Medicine en el 2005, encontró una relación positiva entre el consumo de altas dosis de vitamina E y todas las causas de muerte.

Un estudio longitudinal multicéntrico, randomizado, con doble ciego y grupo control evaluó los efectos de la suplementación con vitamina E sobre los eventos cardiovasculares y la incidencia de cáncer (7 años de promedio), publicado en el Journal of the American Medical Association en el 2005, encontró que los pacientes con diabetes y enfermedad cardiovascular previa la administración de suplementos con vitamina E no prevenía el cáncer ni los eventos cardiovasculares, e incluso los aumentaba.

Una revisión sistemática de la base de datos de Cochrane sobre la suplementación con antioxidantes y la prevención de varias enfermedades, que incluyó a 296.707 pacientes, no encontró pruebas para apoyar la suplementación con antioxidantes para la prevención primaria o secundaria, y que el betacaroteno y la vitamina E parecen aumentar la mortalidad global

 La evidencia de los suplementos vitamínicos.Vitaminas A, C y E: No previenen el cáncer gastrointestinal, de pulmón, ni los eventos cardiovasculares.

Una revisión sistemática y meta-análisis que incluyó a 170.525 pacientes que se suplementaron con vitamina A, C, E y betacaroteno para la prevención de cáncer gastrointestinal, publicada en The Lancet en el año 2004, concluyó que no se encontró evidencia de que los suplementos vitamínicos puedan prevenir los cánceres gastrointestinales y parecen aumentar la mortalidad en general.

Un meta-análisis que incluyó a 430.281 pacientes que consumieron suplementos durante 6-16 años, publicado en el International Journal of Cancer en el 2006 concluyó que no se encontró asociación entre el consumo de suplementos de vitamina A, C, E y folatos y la reducción de cáncer de pulmón.

Multivitamínicos en general: No disminuyen riesgo de cáncer, e incluso pueden aumentarlo, ni previenen los eventos cardiovasculares. Y a pesar de lo que las propagandas de Centrum u otros multivitamínicos nos quieran decir, no mejoran la función cognitiva.

Un estudio epidemiológico llevado a cabo por los Institutos Nacionales de Salud de los EEUU publicado en el Journal of the National Cancer Institute en el año 2007,  encontró una relación positiva entre el cáncer de próstata avanzado y el consumo de multivitamínicos.

En el año 2007, un estudio que evaluó el riesgo de padecer cáncer de pulmón entre 77.000 consumidores de suplementos vitamínicos, encontró que el consumo de estos no protegía contra la patología y que incluso aumentaba el riesgo0

Una revisión sistemática que incluyó a 324.653 pacientes analizó la relación entre la suplementación con multivitamínicos y la prevención de cáncer y enfermedades cardiovasculares, no encontraró pruebas de un efecto positivo de las vitaminas o minerales en las enfermedades cardiovasculares, el cáncer o la mortalidad en individuos sanos sin deficiencias.

En 2013, en una edición especialmente dedicada a la suplementación vitamínicas del Annals of Internal Medicine, se publicó un ensayo cínico multicéntrico, ranzomizado, con doble ciego y grupo control que analizó el efecto del consumo de altas dosis de vitaminas y minerales por vía oral en 1.708 pacientes de más de 50 años que padecieron un infarto de miocardio al menos 6 semanas. La conclusión es que aquellos que recibieron los suplementos no redujeron los eventos cardiovasculares con respecto a los que no tomaron los suplementos.

También en esa edición se publicó un ensayo clínico aleatorio, randomizado, con doble ciego y grupo control que evaluó durante 12 años a 5.947 pacientes de más de 65 años, no encontró beneficios en las funciones cognitivas de aquellos que fueron suplementados con multivitamínicos.

BASTA

megadosis La evidencia de los suplementos vitamínicos.La literatura científica dice a gritos que la suplementación no sirve para nada en la población en general. Tal es así que en Annals of Internal Medicine lo dice expresamente: "Ya es suficiente, ¡deje de gastar dinero en suplementos vitamínicos y minerales!". La conclusión determinante es que el betacaroteno, la vitamina E y posiblemente la vitamina A, en altas dosis, son perjudiciales para la salud, y que otros suplementos multivitamínicos y minerales no son efectivos para la disminución de la tasa de mortalidad y morbilidad de las enfermedades crónicas importantes.

La razón es simple. Una dieta equilibrada ya contiene las vitaminas necesarias para que el cuerpo funcione correctamente y consumir aún más cantidad no tiene ningún beneficio. Al final de la conclusión del último artículo se puede leer lo siguiente:

"Creemos que el caso está cerrado, suplementar la dieta de los adultos bien alimentados con (más) minerales o vitaminas no tiene ningún beneficio claro y podría incluso ser perjudicial. Estas vitaminas no deben utilizarse para la prevención de enfermedades crónicas. Ya es suficiente."

La evidencia es clara: consumir suplementos de vitaminas es inútil a menos que padezcas alguna patología determinada o que te lo haya prescripto el médico o un nutricionista bajo criterios bien establecidos. Consumir suplementos dietarios de manera rutinaria es innecesario y hasta contraproducente.

A pesar de estos hechos, las ventas de multivitamínicos siguen en aumento y en 2010 sus ventas en EE.UU. llegaban a los 28 mil millones de dólares. Tanto la medicina ortomolecular como la industria de los suplementos son poco más fraudes que se aprovechan del amarillismo creado por los medios en las últimas décadas.

5may/14Off

La historia de los suplementos vitamínicos

1101920406_400

Las vitaminas son moléculas fundamentales para un adecuado crecimiento y desarrollo de los seres vivos, ya que participan como catalizadores de procesos fisiológicos importantes. Los seres humanos necesitamos 13 vitaminas: A, C, D, E, K y las seis vitaminas B (tiamina, riboflavina, niacina, ácido pantoténico, biotina, vitamina B6, vitamina B12 y folato o ácido fólico). La mayoría de ellas no es sintetizada por los organismos, por lo que deben incorporarse a través de la dieta. Si bien las cantidades diarias de vitaminas que se necesitan para un normal funcionamiento del metabolismo son muy pequeñas (del orden de los microgramos diarios), su deficiencia produce enfermedades que si no son compensadas, pueden llevar a un gran deterioro de la salud y hasta la muerte.

Hoy en día, resulta frecuente escuchar o leer recomendaciones sobre la ingesta de vitaminas. A partir de esto ha derivado un incremento en la venta de suplementos alimentarios en los últimos años. Los representantes del sector que ofrece estos productos, argumentan que los alimentos no contienen suficientes vitaminas. Sin embargo, los expertos en nutrición afirman que todos los nutrientes que necesitamos se suelen encontrar en cualquier dieta rutinaria.

¿Pero porqué hay diferencia de opiniones? La diferencia de opiniones es algo común en ciencia. El tiempo y las investigaciones sucesivas van arrojando resultados que nos muestran que la tendencia se encuentra en una dirección determinada y hacia allá nos dirigimos. Siempre va a haber resultados que contradicen la tendencia, por lo que es necesario revisar la calidad de las investigaciones que han dado esos resultados en búsqueda de algún error en el modelo experimental; un sesgo. Pero en este caso la disonancia no es entre los expertos sino entre éstos y los vendedores de los productos. Algo está mal y no se debe a la ciencia.

pweb pauling 062105 La historia de los suplementos vitamínicosQuizás todo comenzó con Linus Pauling. En 1930 publicó un artículo en el Journal of the American Chemical Society titulado "La naturaleza del enlace químico", donde argumenta que la idea previa que se tenía sobre los enlaces químicos no era tan simple como se creía (sólo se conocía el enlace covalente y el iónico). Así dio inicio a la unión entre dos disciplinas: la química y la física cuántica. Por este paper Pauling recibió el Premio Langmuir como el químico joven más sobresaliente de los Estados Unidos, se convirtió en la persona más joven en haber sido elegida como miembro de la Academia Nacional de Ciencias, se hizo un profesor de tiempo completo en el CALTECH y ganó el Premio Nobel de Química. Todo con 30 años de edad.

Pero lo anterior fue sólo el inicio de lo que sería una fructífera carrera científica. En el año 1949, publicó un artículo en Science titulado "La anemia de células falciformes, una enfermedad molecular", donde explica que la anemia falciforme era producida por la presencia de una carga eléctrica diferente en la molécula de la hemoglobina que cambiaba drásticamente su capacidad de transportar oxígeno. Su hallazgo dio origen al campo de la biología molecular. En 1951, Pauling publicó un documento en los Proceedings of the National Academy of Sciences titulado "La estructura de las proteínas", donde proponía que las proteínas tenían una estructura secundaria determinada por su plegamiento sobre sí mismas, lo que llamó configuración alfa-hélice. Este hallazgo fue utilizado por James Watson y Francis Crick para explicar la estructura del ADN. En 1961 unió la biología molecular, la biología evolutiva y la paleontología al demostrar que los seres humanos se habían separado de los gorilas hace unos 11 millones de años, mucho antes de lo que los científicos sospechaban en ese momento.

A pesar del pensamiento riguroso de Pauling y su expléndida carrera científica, no pudo evitar caer en manos de las pseudociencias. A fines de los años '60 tuvo contacto con Irwin Stone, quien le sugirió que consumir vitamina C en dosis elevadas iba a mejorar tanto su calidad como su expectativa de vida. Pauling siguió sus consejos y se sintió mejor. Lo anterior lo llevó a escribir su libro "La vitamina C y el resfrío común", donde recomendaba a la población a consumir 3000 miligramos de vitamina C todos los días (casi 50 veces la cantidad diaria recomendada). Más tarde se imprimieron otras versiones con la intención de evitar una pandemia de gripe porcina. Las ventas de vitamina C aumentaron de manera descontrolada y a mediados de la década de los '70 y millones de estadounidenses estaban siguiendo el consejo de Pauling. Los fabricantes de vitaminas llamaron a este suceso "el efecto Linus Pauling".

column25 vitaminc 178x300 La historia de los suplementos vitamínicosPero Pauling no fue un pionero en este campo como lo fue en otros. Ya en 1942 (30 años antes de la publicación de su libro), Cowan y colegas habían publicado un artículo llamado "Vitaminas para la prevención de la Los resfriados", donde concluían que "En las condiciones de este estudio controlado, en el que se trataron 980 resfriados no hay ninguna indicio de que la vitamina C por sí sola, un antihistamínico solo, o la combinación de vitamina C y un antihistamínico, tengan algún efecto importante en la duración o gravedad de infecciones del tracto respiratorio superior". Aunque los estudios demostraban que estaba equivocado, Pauling se negó a creerlos y continuó promoviendo la vitamina C en los discursos, artículos de divulgación y libros.

Pauling pusó todas las fichas en la mesa y afirmó que el consumo de dosis elevadas no solo curaba los resfriados, también curaba el cáncer. Charles Moertel, médico de la Clínica Mayo, sintió curiosidad por las afirmaciones del ganador del Premio Nobel de Química y decidió ponerla a prueba. Moertel y sus colegas diseñaron un estudio doble ciego con grupo control para comparar los efectos de las megadosis con vitamina C versus el placebo en pacientes con cáncer avanzado con quimioterapia previa, dando como resultado un nulo beneficio de la administración de megadosis de vitamina C. Pauling estaba indignado, así que escribió una carta a la editorial del New England Journal of Medicine (donde el estudio fue publicado), argumentando que Moertel se había equivocado porque el tratamiento de megadosis con vitamina C solo era útil para los pacientes que no habían hecho quimioterapia. Así es que Mortel y sus colaboradores decidieron hacer otro estudio, esta vez en pacientes sin quimioterapia previa. La conclusión fue exactamente la misma: no hay beneficios cuantificables.

1101920406 400 227x300 La historia de los suplementos vitamínicosPara muchos era el fin del debate, pero para Pauling no. No sólo no se detuvo en la divulgación de las "propiedades" de la vitamina C sino que afirmó que megadosis de vitamina C, selenio y betacaroteno eran capaces de curar cualquier enfermedad del ser humano. Inclusive, las vitaminas podían curar el SIDA.

Pero el boom fue en el año 1992, cuando la revista Time colocó en su portada "El poder real de las vitaminas: Una nueva investigación muestra que pueden ayudar a combatir el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y el envejecimiento". Podrán imaginar el resto de la historia, los medios de comunicación propagaron la noticia como pólvora.

Estas ideas fueron replicadas a lo largo de los años bajo los mismos argumentos falaces: "Un ganador del Premio Nobel de Química afirma que la utilización de megadosis de vitaminas puede curar cualquier enfermedad conocida y las farmafias ocultan esta información porque no les conviene que se sepa la cura del cáncer".

Éste fue el nacimiento de la Medicina Ortomolecular.

¿Pero que dice la evidencia científica al respecto? Ese será el tema del próximo artículo.

21abr/14Off

El Monstruo del Lago Ness en Apple Maps

lago ness foto El Monstruo del Lago Ness en Apple Maps
lago ness facepalm1 El Monstruo del Lago Ness en Apple Maps

notnessmonster El Monstruo del Lago Ness en Apple Maps

bote lago El Monstruo del Lago Ness en Apple Maps

nessie12 El Monstruo del Lago Ness en Apple Maps

thats all folks El Monstruo del Lago Ness en Apple Maps

8abr/14Off

La salud de las dietas vegetarianas

Existe un artículo que está circulando desde principio de año y la cadena RT Noticias se ha encargado de masificar. Como para variar, RT Noticias ha dado un título sensacionalista a su artículo afirmando que "Los vegetarianos son menos sanos y viven peor que los consumidores de carne". En él, se hace referencia a una investigación llamada "Nutrición y Salud - La Asociación entre la conducta alimentaria y varios parámetros de salud: Un Estudio de Muestra" (acceso gratuito), publicada en enero del 2014 en la revista PLoS One. Se trata de una encuesta realizada en Austria con el objetivo de evaluar el estatus de salud de la población que seguía diferentes dietas. noticiaveggie La salud de las dietas vegetarianas En la introducción del paper se hace un análisis del consenso científico actual sobre los beneficios de la dieta vegetariana en la salud y después una revisión de algunos estudios que han demostrado lo contrario. En el apartado materiales y métodos se detalla el criterio de inclusión: un grupo vegetariano, un grupo "carnívoro" que consume muchas frutas y verduras, un grupo "carnívoro" que consume menos carne y otro grupo "carnívoro" que consume mucha carne. Podríamos resaltar que el término "carnívoro" está mal utilizado, ya que los seres humanos somos omnívoros oportunistas. Finalmente, en la discusión de los resultados se lee que la investigación encontró que los vegetarianos tienen mayor prevalencia de enfermedades crónicas y trastornos mentales.

Sin embargo, en la conclusión los autores remarcan en letra negrita que los resultados arrojados son limitados debido a que es un estudio de tipo transversal. Esto quiere decir que el método utilizado no es el más adecuado para evaluar el impacto de una dieta en la salud de una persona, ya que esta modalidad sólo analiza a la salud en un determinado momento y no a lo largo del tiempo (estudio longitudinal). Esto hay que compararlo con la preponderancia de la evidencia surgida de otros estudios que muestran que las dietas vegetarianas son tanto o más saludables que las dietas que incluyen moderada cantidad de carne como se atestigua en la introducción de este mismo artículo y por la posición de la Asociación Estadounidense de Dietética:

Es la postura de la Asociación Estadounidense de Dietética que las dietas vegetarianas adecuadamente planificadas, incluidas las dietas totalmente vegetarianas o veganas, son saludables, nutricionalmente adecuadas, y pueden proporcionar beneficios para la salud en la prevención y en el tratamiento de ciertas enfermedades. Las dietas vegetarianas bien planificadas son apropiadas para todas las etapas del ciclo vital, incluyendo el embarazo, la lactancia, la infancia, la niñez y la adolescencia, así como para deportistas.

Revisando un poco más a fondo el paper, nos podemos encontrar con una falla metodológica: incluye dentro del grupo vegetariano a los comedores de pescado. Según la definición de la Sociedad Vegetariana, una persona vegetariana es “alguien que sigue una dieta de cereales, legumbres, frutos secos, semillas, verduras y frutas con o sin el uso de productos lácteos y huevo”. Pero los investigadores hicieron lo siguiente:

En total, se preguntó a 15.474 individuos, de 15 años o más, en entrevistas asistidas por computadoras (CAPI; 54,7% mujeres; tasa de respuesta: 63,1%) Mientras que 0,2% de los entrevistados eran vegetarianos puros (57,7% mujeres), 0,8% reportaron ser vegetarianos que consumen leche y huevos (77,3% mujeres), y 1,2% vegetarianos que consumen pescado y/o huevos y leche (76,7% mujeres).

Lo anterior se traduce a que, de un total de 15.474 individuos encuestados, sólo el 1% vegetarianos por definición (0,2% vegetarianos estrictos + 0,8% ovolacteovegetarianos), mientras que el 1,2% consumían pescado y no correspondían a la clasificación de vegetarianismo. Estos 3 subgrupos fueron incluidos en el grupo vegetariano, dando un total de 343 individuos que luego se redujo a 330 para hacer el análisis estadístico. Entonces de los 330 individuos que se tomaron, 150 eran vegetarianos de verdad y 180 consumían pescado. Es decir, más de la mitad de los "vegetarianos" del estudio consumían pescado.

La verdadera enfermedad

El verdadero problema que presenta el reporte de este estudio es el del serio Síndrome de Estudio Único. No caben duda de que la población encuestada presentaba esas condiciones, no se discute eso. Pero se trata de un estudio transversal y para evaluar el impacto de una dieta sobre la salud es necesario hacer estudios longitudinales. Además, para establecer conclusiones que vayan en contra del consenso científico actual se requieren de evidencias, y muchas. Algo que claramente no aporta esta investigación debido a su mal diseño experimental. Otro ejemplo de desinformación realizada por los medio de comunicación de un estudio limitado.

5abr/14Off

Un meteorito casi choca a un paracaidista ¿o es fake?

No hay comentarios    

Publicado por:Ezequiel Del Bianco.

Etiquetado con: , , ,

meteoroide paracaidista Un meteorito casi choca a un paracaidista ¿o es fake?

Ayer se publicó el video de unos paracaidistas volando con sus trajes de wingsuit, y frente a la cámara cae una roca que especulan es un meteorito. El video lleva tres millones y medio de visitas y fue replicado en medios de todo el mundo. Pero ¿podría realmente ser un meteorito? O técnicamente un meteoroide, como se llaman las rocas espaciales que todavía no tocaron Tierra.

Estuvimos debatiendo al respecto en la página del Círculo Escéptico Argentino, y hoy el astrofísico y documentarista Phil Plait escribió un artículo sacando algunas conclusiones:

Asumiendo que el video es falso:

-No parece haber sido agregado con software, por las características del objeto en sí y su trayectoria. Y por aparecer en dos cámaras distintas, desde distintos puntos de vista, y con trayectorias que coinciden. Aunque no se puede descartar.

-Sería difícil que lo hayan arrojado desde el avión, porque pasaron varios segundos desde el salto hasta la caída, y el avión ya estaría lejos. En caso de volver, debería haber tenido mucha puntería. Y habría sido muy peligroso.

-También es peligroso que lo haya arrojado otro paracaidista fuera de cámara. Y el video fue grabado hace dos años, es improbable que alguien haga una broma de esta magnitud y se la guarde tanto tiempo.

-Algunos mencionaron que podría haber estado dentro del paracaídas y se soltó al abrirse. Pero parece como mínimo extraño que hayan pasado por alto una roca de entre 2 y 20Kg en el momento de plegarlo y meterlo en la mochila. Y además, se lo ve cayendo a una velocidad (aunque minúscula para un objeto astronómico) notoriamente superior al del paracaidista.

 

Paracaidista casi golpeado por un meteorito en Youtube

 En caso de que sea real:

-Las rocas espaciales tienen velocidades de entre 11 y 72 Kilómetros por segundo (sí, por segundo), y por esa razón se sobrecalientan y muchos explotan o se desintegran en las altas capas de la atmósfera (a 30Km de altura).

Pasada esa etapa, los fragmentos restantes adquieren una velocidad terminal que podría ser de 300Km/h, como se especula fue en el video.

-Según un análisis de la Red de Meteoritos de Noruega, podría ser un trozo de meteorito rocoso que explotó minutos antes, de hecho es reconocible una cara redondeada y una plana producto de la fractura, pero ¿por qué no hay reportes ni rastros del evento?

El astrofísico noruego Pål Brekke estuvo trabajando en el análisis del video casi desde el principio, y cree que es real. La razón por la que lo mantuvieron oculto es porque primero querían encontrarlo, según comenta en su Twitter. "Fue muy difícil mantenerlo en secreto durante dos años, pero finalmente lo hicimos público porque necesitamos ayuda en la búsqueda", le dijo Anders Helstrup -el paracaidista- a Universe Today.

Plait recuerda que según las leyes de Noruega, uno puede reclamar la propiedad de un meteorito que encuentre en el suelo, y se venden a precios interesantes en Ebay. Pero este no es uno cualquiera, es el primero de la historia capturado en cámara durante su dark flight, el vuelo oscuro luego de haber desacelerado y no ser más incandescente. Y fue captado por dos cámaras desde el aire, y casi mata a un paracaidista en vuelo. La historia que tiene detrás podría elevar su precio hasta las estrellas. Los noruegos tienen por delante una búsqueda del tesoro.

"¿Podría el video ser un fake? Seguro, hoy en día se puede falsificar cualquier cosa. Pero me parece improbable, y todas las pruebas parecen consistentes. Después de verlo varias veces y pensarlo bien, mi conclusión es que es mucho más probable que sea cierto a que no lo sea", afirma el escéptico Phil Plait.

La historia podría confirmarse si se encuentra la roca espacial, pero sino, y si nadie admite que fue una falsificación bien orquestada, va a permanecer siendo un interesante y curioso misterio.

24mar/14Off

Jugo de pasto vs. espinaca

vsespinacamini

A pesar de su sabor no apto para cualquiera, la empresa LuzVida vende su jugo de pasto de trigo a unos $10 el vaso (~US$1.25, €0.91) y recomienda –al menos el primer mes– tomar uno por día en ayunas. Como en otros casos, la razón por la que alguien no sólo tomaría algo que no le gusta, sino que incluso pagaría por el privilegio, hay que buscarla en la publicidad.

LuzVida publicita su producto como un “superalimento”, afirmando que es extremadamente nutritivo, lleno de vitaminas y minerales. Tomar sólo “25 ml. de jugo equivalen a 1.5 kilos de verduras”, dicen, y “es una excelente fuente de proteínas, calcio, hierro, magnesio, fósforo, potasio, sodio, azufre, cobalto, zinc, entre otros”.

Para evaluar si estas afirmaciones son ciertas, vamos a hacer la prueba de la espinaca. ¿Cuál es el mejor “superalimento”, el jugo de pasto de trigo o la humilde espinaca?

vsespinaca1 Jugo de pasto vs. espinaca

En esta esquina…

Con el pantaloncito azul, con un peso de 100 g y 1,5 millones de resultados en Google: el wheatgrass.

En ningún lugar de la página de LuzVida hay una tabla de información nutricional. Envié un mail al Instituto Nacional de Alimentos (INAL) para conseguir información, pero no recibí respuesta. A pesar de esta falta de datos sobre el producto específico, se pueden buscar otros análisis. El problema es que es difícil encontrar análisis serios del jugo. Buscando en internet se pueden encontrar incontables artículos que hablan loas del pasto de trigo y su contenido nutricional, pero sin citar un solo número concreto ni una sola fuente comprobable.

Los pocos números accesibles son casi siempre en páginas que promueven su uso (en vez de organizaciones oficiales o de defensa del consumidor). Éstos son los mejores que pude encontrar y su fuente es un sitio de promoción; coinciden con los números que dan en el libro Wheatgrass - Nature’s Finest Medicine, por lo que hay que tomarlos con cuidado. La información nutricional no es completa, pero servirá nuestros propósitos. Cien gramos de jugo de pasto tienen, según ese libro:

Wheatgrass (100 g)
Contenido % de la IDR
Proteínas 1,94 g 2,6%
Calcio 25,39 mg 2,5%
Hierro 0,61 mg 4,4%
Magnesio 23,98 mg 9,2%
Fósforo 75,13 mg 10,7%
Potasio 148,13 mg 4,2%
Zinc 0,32 mg 4,5%
Vitamina A 426,77 UI 8,5%
Vitamina B6 199,98 mcg 15,4%
Vitamina E 15,17 UI 50,6%
Vitamina C 3,53 mg 5,9%
Ácido Fólico 28,92 mcg 7,2%

Según el Código alimentario argentino, legalmente, para que un alimento pueda decirse que es “fuente” de una vitamina o mineral, tiene que tener al menos el 15% de la Ingesta Diaria Recomendada (IDR) de referencia por cada 100 ml (en caso de alimentos líquidos).

En verde se resaltan los nutrientes de los cuales el producto de LuzVida efectivamente tiene un “alto contenido” y en rojo los que, al contrario de lo que dice el sitio, no es así. Y esto es, recordemos, usando números que con seguridad lo favorecen, ya que son sacados de sitios web que promueven su consumo.

Si usáramos datos de este otro sitio, en teoría brindados por una compañía que fabrica jugo de pasto de trigo, la cosa es aún peor. Según esos datos, el wheatgrass sólo tiene vitamina C, hierro y nada más.

Como se ve, el jugo de pasto de trigo no es particularmente nutritivo. ¿Tendrá lo necesario para ganarle a la espinaca?

En esta otra esquina…

Usando el pantaloncito verde, con 100 g de peso y oriunda del sudoeste asiático: la espinaca.

No mucho hay para decir de la humilde espinaca. Se consigue en cualquier verdulería o mercado de barrio y carece de empresas que le hagan cualquier publicidad. Por $10 (lo que sale un vaso de jugo de pasto), se puede comprar suficiente espinaca como para hacer varios vasos de jugo de espinaca (si se desea consumirla así) o unos ricos canelones para compartir. También se puede hacer en salsas o agregar a caldos para aquéllos a quienes su sabor les resulta demasiado fuerte. A diferencia de su oponente, las propiedades nutricionales de la espinaca se pueden encontrar fácilmente:

Espinaca (100 g)
Contenido % de la IDR
Proteínas 2,86 g 3,8%
Calcio 99 mg 9,9%
Hierro 2,70 mg 19,3%
Magnesio 79,00 mg 30,4%
Fósforo 49,00 mg 7,0%
Potasio 558,00 mg 15,9%
Zinc 0,53 mg 7,6%
Vitamina A 9377,00 UI 187,5%
Vitamina B6 195,00 mcg 15,0%
Vitamina E 3,05 UI 10,2%
Vitamina C 28,10 mg 46,8%
Ácido Fólico 194,00 mcg 48,5%

Sin tantas fanfarrias ni propaganda, la espinaca tiene casi el doble de la ingesta recomendada de vitamina A y es una excelente fuente de hierro, magnesio, potasio, vitamina B6, vitamina C y ácido fólico.

El ganador es…

Relación entre las cantidades de cada nutriente en la espinaca y el jugo de pasto (los valores mayores que 1 son triunfo para la espinaca)
Espinaca /
Wheatgrass
Proteínas 1,47
Calcio 3,90
Hierro 4,43
Magnesio 3,29
Fósforo 0,65
Potasio 3,77
Zinc 1,67
Vitamina A 21,97
Vitamina B6 0,98
Vitamina E 0,20
Vitamina C 7,97
Ácido Fólico 6,71

Con 4 veces más calcio, hierro, magnesio, potasio y ácido fólico que el pasto de trigo, además de 22 veces más vitamina A y casi 8 veces más vitamina C, la espinaca es la ganadora. Gana en todos y cada uno de los nutrientes excepto en la vitamina E y el fósforo. Si el wheatgrass es un superalmiento, la espinaca es un recontrahiperalimento.

Supermentiras

Tanto la industria de suplementos dietarios como la de alimentos funcionales nos tratan de convencer con sus publicidades de que hay que micromanejar nuestra dieta, prestarle atención a todo lo que comemos y dejamos de comer, o de lo contrario nos vamos a ir al infierno nutricional. Luego de crearnos un problema al complicar algo tan simple como la alimentación, nos proveen con una solución en forma de suplementos o alimentos milagrosos. Nos venden indulgencias para liberarnos del miedo, la culpa y la incertidumbre que ellos mismos nos implantaron.

El sitio web afirma que “25 ml de jugo equivalen a 1.5 kilos de verduras”. Esto es en parte un error de tipeo (me imagino que debería ser 250 ml, es decir, una taza), pero igualmente es completamente falso y además, en mi opinión, muy irresponsable. Una dieta variada que incluya diversas frutas y verduras es fundamental para una buena calidad de vida. Decirle a alguien que tomando una taza de jugo de líquido milagroso ya tiene todo lo que necesita, cuando esto es falso, no me parece una buena idea.

En realidad, la alimentación tiene que ser simple y sin miedos. Comer variado, consumir frutas, verduras y cereales diversos y —principalmente— disfrutar de la comida. Porque no importa cuántas UI de Vitamina B6 tenga lo que uno come si es horrible y hace que almorzar sea una tortura.

6mar/14Off

Mi experiencia con el jugo de pasto LuzVida

vaso_wheatgrass

Hace un tiempo que le tenemos el ojo puesto a LuzVida, una compañía que vende jugo de pasto de trigo (wheatgrass) atribuyéndole múltiples propiedades medicinales y nutritivas. En otro artículo hablaremos de éstas pero antes de eso decidimos que sería una experiencia interesante probar el producto en carne propia. Por suerte su página en Facebook publicó que iban a estar en un bar de la Ciudad de Buenos Aires, así que una amiga y yo decidimos ir.

El bar estaba en pleno Recoleta, uno de los barrios más finos de la ciudad, y ostentaba un ambiente muy agradable con precios no muy accesibles. Como llegamos a la hora del almuerzo, no había lugar y tuvimos que esperar afuera unos 30 minutos. Desde afuera se podía ver que todas las mesas tenían una especie de maceta de plástico transparente con los brotes del pasto de trigo que íbamos a probar. No estábamos seguros de si LuzVida iba a tener un stand afuera o adentro, o si esos brotes era lo más cerca del famoso jugo que íbamos a estar.

Cuando finalmente entramos pudimos ver que cerca de la barra había una chica de pelo rosa y el logo de la compañía y con unos pequeños vasitos llenos de un líquido verde que repartía entre los comensales: muestras gratis. Cada tanto algún cliente se le acercaba y ella les comentaba sobre el producto; algo que con seguridad íbamos a hacer luego de tomarlo. La maceta de brotes de trigo además tenía varios volantes con publicidad escrita en lenguaje marketinero.

Mientras mirábamos el menú decidiendo qué íbamos a pedir, la chica de pelo rosa se nos acercó y nos ofreció las muestras. Era la primera vez que tomábamos el jugo de wheatgrass y fue una experiencia un tanto decepcionante. Lejos de ser un sabor exótico o nuevo, tenía gusto a jugo de naranja. Esto no es de sorprenderse ya que en el menú el jugo de LuzVida se vendía sólo ($22) o mezclado con jugo de naranja ($45). Evidentemente la muestra gratis que nos dieron era jugo de naranja con un poco de jugo de pasto de trigo. El “extracto de clorofila” no debe tener muy buen gusto o no sería necesario mezclarlo con otras frutas para que sea tomable.

Tomando wheatgrass jugo trigo Mi experiencia con el jugo de pasto LuzVida

Tomando la muestra gratis de jugo de pasto de trigo.

Atento a esto (y, debo admitir, también movido por la diferencia de precio), decidimos pedir la versión “pura” del jugo.

Lo que la moza nos trajo fue una botella chica de agua mineral y un vaso con un palito verde congelado. Al poner el agua, éste se descongeló dando lugar a un líquido verdoso, aunque bastante más transparente que el que nos habían dado como muestra gratis. El sabor, predeciblemente, era mucho más aguado y no había rastros del jugo de naranja.

wheatgrass jugo trigo1 Mi experiencia con el jugo de pasto LuzVidaTengo que aclarar que a mí me gusta este tipo de sabores. El olor a pasto me resulta muy agradable y mi pimienta favorita es la variedad jamaiquina que esencialmente tiene gusto a madera. Así, no es sorprendente que el jugo me gustara. El problema es que estaba poco concentrado; era como tomar jugo de naranja rebajado con agua: el (poco) sabor es rico, pero está tan aguado que uno se pregunta si lo que está tomando es un jugo aguado o agua levemente saborizada.

Mi amiga no tuvo la misma reacción. Para ella, "la muestra gratis no es fea pero sólo porque debe tener más jugo de naranja que jugo de pasto, lo que hace que tenga gusto a jugo de naranja con un dejo a pasto". La versión "pura", por otro lado, no le gustó en lo absoluto "ya que, como su nombre lo dice, es jugo de pasto, y tiene gusto a pasto". En otras palabras, si bien a mí me hubiera gustado más si hubiera estado más concentrado, ella hubiera preferido que estuviera aún más diluido.

Buscando experiencias en internet está claro que yo estoy en la minoría. Buscando “wheatgrass flavour” la gran mayoría de los links hablan de su horrible sabor y de cómo mejorarlo. Incluso sitios donde lo promueven como un excelente producto para la salud admiten que no tiene buen gusto. Por ejemplo, en un foro de comida cruda se puede leer:

Planté y coseché mi primer lote de wheatgrass con mucho entusiasmo. Con orgullo sostuve el vaso a contra luz, admirándolo, y luego lo tomé y –guau- mi hija no podía dejar de reírse de mi cara -era AQUEROSO (el jugo y la cara). (…)

¿Qué puedo hacer? Ya invertí tiempo y dinero en esto. ¿Es posible mezclar el jugo de wheatgrass con otro jugo o va a arruinar toda la mezcla?

Para darse una idea de cómo sería esa cara de asco, puede ver este video de una chica de 10 años tomando un shot de pasto de trigo por primera vez:

Podemos decir, entonces, el gusto del jugo de pasto de trigo es, como mínimo, desafiante. Definitivamente no es para todos y parece difícil que pueda comercializarse masivamente a $22 el vaso si no fuera por las afirmaciones nutricionales. Teniendo la posibilidad de tomar cosas más ricas, pocos elegirían esto como primera opción a menos que los convencieran de que tiene propiedades cuasimilagrosas que van a solucionar todos sus problemas, lo cual parece ser la estrategia de marketing. Pero eso quedará para un próximo artículo.

24feb/14Off

Los libertarios y la desinformación climática: casos de ejemplo

Climate Change Reconsidered II, reporte del NIPCC para el año 2013.

En el primer artículo de esta serie presentamos el tema de cómo los think tanks conservadores/libertarios de Estados Unidos actúan como financiadores y propaladores de desinformación y mala ciencia sobre el calentamiento global. Vamos a examinar dos casos particulares: el de Patrick Michaels, del Cato Institute, y el del NIPCC, financiado por el Heartland Institute.

Patrick Michaels es director del Centro para Estudio de la Ciencia del Cato Institute, una de las organizaciones “promotoras del libre mercado” más conocidas a nivel mundial. Michaels es el encargado de vender al público, y sobre todo a los políticos, la idea de que el cambio climático es 1) natural, no antropogénico, y 2) no tan grave como para justificar que el malvado gobierno limite la cantidad de gases de invernadero que las industrias emiten a la atmósfera.

Michaels no niega los estudios científicos realizados, pero los relativiza, cuando no los distorsiona. Tiene una tendencia a borrar datos incómodos que viene desde tiempo atrás. Baste con un ejemplo notorio. En 1988 un climatólogo, James Hansen, presentó un estudio con tres escenarios de emisión de gases de invernadero: uno con crecimiento exponencial (A), otro con crecimiento lineal reducido (B), y otro que suponía un decrecimiento rápido (C). Cuando, diez años después, Michaels debió testificar ante el Congreso durante el debate por el Protocolo de Kyoto, presentó el estudio de Hansen borrando los escenarios más moderados (B y C), mostrando a Hansen como un alarmista que había estimado un incremento de la temperatura cuatro veces superior al que se había producido realmente cuando en realidad sus proyecciones fueron sorprendentemente certeras si se compara con el escenario de emisiones correcto. Estados Unidos finalmente se negó a ratificar el Protocolo de Kyoto gracias, en parte, al lobby de Michaels y otros como él.

En 2012 Michaels, a través del Cato Institute, publicó una refutación de un reporte de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) sobre el impacto del cambio climático en el que ignora hallazgos bien documentados sobre la evolución del clima en el siglo XX, argumenta falazmente que si el cambio climático no es antropogénico no hay razón para contrarrestarlo y, entre otras cosas, niega que los problemas de salud pública causados por las olas de calor sean tales porque podemos adaptarnos a ellas.

Las medidas de control del cambio climático afectarían especialmente a las empresas que contribuyen a las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Michaels reconoce que un 40% del dinero que recibe proviene de petroleras, cuyos ingresos dependen de que las empresas sigan consumiendo combustibles fósiles y emitiendo GEI. El conflicto de intereses es clarísimo.

Nuestro siguiente ejemplo es el NIPCC (Nongovernmental International Panel on Climate Change). El NIPCC es la contrapartida “no gubernamental” del IPCC, organización que aúna a miles de climatólogos y otros expertos y que representa el consenso científico sobre la realidad del cambio climático. El NIPCC reúne a “científicos y académicos” que no están afiliados a ningún gobierno y por lo tanto son objetivos e independientes de cualquier presión. Excepto que el NIPCC es financiado por el Heartland Institute, otra organización “independiente”, que produce materiales para consumo de lobbistas y legisladores, además de financiar conferencias negacionistas.

El Heartland Institute, que describe su misión como la de “descubrir, desarrollar y promover soluciones de libre mercado a problemas sociales y económicos”, es a su vez financiado por cuantiosas donaciones de la petrolera ExxonMobil (la mayor de las empresas que contribuyen a la causa negacionista, por lejos) y de fundaciones privadas sin fines de lucro, como la Seid Foundation, la Bradley Foundation y la Walton Family Foundation, todas ellas fundadas por individuos con tendencias libertarias y antiestatistas, y contribuyentes habituales de causas que van desde la eliminación de controles a las emisiones contaminantes de las fábricas hasta la abolición de las escuelas públicas.

Con los aportes de estos donantes, el HI le pagó 11.600 dólares al mes al presidente del NIPCC, Craig Idso, en 2012, y aportó 388.000 dólares al NIPCC para la producción de varias ediciones de sus “hallazgos” contra el calentamiento global. Los otros co-autores del reporte 2011 del NIPCC (Fred Singer y Robert Carter) fueron bien recompensados también.

De hecho, casi todos los nombres importantes del NIPCC perciben dinero del Heartland Institute o de otras organizaciones similares, que se ocupan de canalizar hacia legisladores y formadores de opinión las donaciones de empresas petroleras o mineras de carbón como Peabody Energy, o de grupos como la American Petroleum Association.

El lector dirá que ser financiado por una empresa contaminante o por una fundación de derecha no es relevante y que nos hemos movido fuera del terreno científico, y es cierto. Pero eso no quita relevancia al hecho innegable de que las publicaciones negacionistas sólo alcanzan a un público influyente porque son financiadas por estos actores. De lo contrario deberían buscar lugar en publicaciones respetables, donde no pasarían los filtros. El material producido por el NIPCC no es de gran calidad; es sesgado, selectivo y repite datos erróneos largamente refutados. Considera sólo trabajos de sus propios investigadores (a diferencia de las revisiones, mucho más amplias, del IPCC) y en ocasiones se contradice a sí mismo: una de sus tesis, por ejemplo, es que el Período Cálido Medieval fue más cálido que hoy debido a las emisiones naturales de gases de invernadero, mientras que otra, a la vez, mantiene que las emisiones de hoy no causan calentamiento porque el clima no es tan sensible a dichas emisiones.

El propósito de estos artículos no ha sido más que introducir al lector en la complicada maraña de los redes de desinformación y propaganda anti-calentamiento mantenidas por el dinero de la derecha estadounidense, en la forma que hoy se conoce como “libertaria”. Hemos dado un panorama de la evidencia existente sobre el calentamiento global y sobre su negación. Es imposible resumir una o la otra en pocas páginas; ambas están documentadas ampliamente, aunque no en castellano, y los temas tratados son de gran complejidad. Lo presentado aquí es apenas una muestra. Los animamos a leer nuestras fuentes para saber más.