28Ago/1611

Holofonía y la pseudociencia en el audio

Si están interesados por el mundo del audio o simplemente disfrutan del placer de escuchar buena música, es muy posible que hayan oído hablar de Hugo Zuccarelli y sus Parlantes Holofónicos. Este inventor está gozando de mucha popularidad (al menos en Argentina y específicamente en Buenos Aires) por ser el anfitrión de una serie de eventos, actualmente llevados a cabo en el Centro Cultural Konex y anteriormente en el Teatro Ciego. Dichos eventos consisten en la reproducción de música de distintos artistas dentro de una sala sumida en la más completa oscuridad, utilizando parlantes de su propia invención. Según Zuccarelli, estos parlantes de más de 4 metros de altura poseen una serie de propiedades especiales que los hacen destacarse muy por encima de otros sistemas de sonido.

Hugo Zuccarelli cuando era más joven.

Hugo Zuccarelli, inventor de la holofonía.

Si viajamos 30 años hacia el pasado, nos encontramos con otro pico en la popularidad de Hugo Zuccarelli, debido a su invento más famoso: la holofonía. Esta técnica de grabación a simple vista se parece mucho, en aspecto y objetivo, a otras técnicas de grabación binaural. Sin embargo, según su inventor, la holofonía cuenta con diferencias clave que le permiten alcanzar resultados muy superiores.

La teoría

La hipótesis de Zuccarelli es que dentro del sistema auditivo de los seres humanos existe un emisor que produce un sonido de referencia que se combina con los sonidos provenientes del exterior, y que de esta forma se crea un patrón de interferencia dentro del oído. La naturaleza de este patrón sería sensible a la dirección de la cual proviene el sonido. En el mismo artículo, también se nos pide adaptar la mecánica cuántica de electromagnetismo a las ondas de sonido (¿mística cuántica tal vez?). Zuccarelli nos pide asumir el sonido como una corriente de partículas, las cuales tienen una energía intrínseca y al mismo tiempo una amplitud relativa y una frecuencia. El sonido según él, podría cambiar de una forma a otra en cualquier momento.

De esta forma, la cóclea detectaría y analizaría estos patrones como si se tratara de un holograma acústico, y luego el cerebro interpretaría esta información e inferiría la dirección del sonido.

Lo que en realidad sucede

Dentro de la base de la teoría de Zuccarelli existen algunas cosas comprobadas científicamente. Sin embargo, es notable la falta de evidencia sólida para la mayoría de sus afirmaciones más contundentes. Por ejemplo, la existencia de las otoemisiones acústicas es conocida, pero no existen estudios que sugieran que estas emisiones creen un patrón de interferencia dependiente de la localización del sonido e interpretable por el cerebro.

El físico inglés David Kemp, uno de los descubridores de las otoemisiones, se dirigió a Zuccarelli en una carta publicada en la misma revista donde el inventor había publicado su hipótesis controversial. Kemp niega que las otoemisiones puedan crear un holograma dentro del oído, ya que éstas son extremadamente débiles, un residuo de la reacción física de las células sensoriales del oído a las vibraciones externas que las excitan. Además, afirma que todas las ideas de Zuccarelli, excepto la de la holografía y las partículas cuánticas, ya habían sido escuchadas hacía años y refutadas mediante observaciones, además de que algunas ideas son contrarias leyes de la física.

Las teorías más aceptadas hoy en día sobre la localización del sonido postulan que esto se logra a partir de la interpretación del cerebro de diferentes características de los sonidos que llegan a nuestros dos oídos. Entre estas se encuentran principalmente:

_ Diferencia de intensidad: quizá la más obvias de todas. Si un sonido nos llega, por ejemplo, desde un parlante a nuestra derecha, su intensidad será mayor en nuestro oído derecho debido a que éste se encuentra más cerca de la fuente. Además, entre el parlante y nuestro oído izquierdo existe un obstáculo (en algunas personas más duro que en otras) que acentúa aún más la diferencia de volumen.

_ Diferencia de tiempo: siguiendo con el mismo ejemplo, la señal del parlante a nuestra derecha arribará a nuestro oído derecho un instante antes que al izquierdo. Esto genera una pequeña diferencia de fase entre las dos señales, la cual es utilizada por el cerebro para inferir la dirección de la que proviene el sonido.

_ Sombras acústicas: según de dónde provenga el sonido, éste interactuará de forma diferente con nuestra anatomía, generando sombras acústicas y reflexiones características. Además de la obvia sombra producida por la cabeza, la pinna (u oreja) cumple un papel de vital importancia, ya que gracias a su particular forma asimétrica produce una sombra acústica notablemente diferente según la dirección del sonido. Esto nos permite discernir principalmente entre adelante, atrás, arriba y abajo (donde no necesariamente hay diferencia de distancia de la fuente a los dos oídos).

Todas estas características juntas nos permiten hablar de funciones de transferencia relativas a la cabeza (o HRTF por sus siglas en inglés).

Uno de los principales argumentos que presenta Zuccarelli en favor de su hipótesis alternativa es que supuestamente, mediante el “holograma acústico” que se genera, los seres humanos somos perfectamente capaces de localizar un sonido utilizando solamente un oído, algo que no se deduce de las teorías clásicas. Sin embargo, si analizamos la evidencia disponible, observamos que esto está bastante lejos de la realidad. Por ejemplo, un estudio de 2004 analizó las capacidades de localización de personas con deficiencias auditivas en un solo oído, y observó que si bien mantenían ciertas capacidades, su desempeño fue notablemente peor que el de un grupo control sin problemas de audición.

Maniquí de grabación binaural, muy similar al usado por Zuccarelli.

Maniquí de grabación binaural, muy similar al usado por Zuccarelli.

Por otro lado, Zuccarelli afirma que su sistema de grabación holofónico es dramáticamente superior a las técnicas binaurales debido a que utilizaría un emisor que emularía las interferencias producidas por el oído, según él de gran importancia. Pero si leemos su patente publicada en 1987 (que por cierto ya expiró, y está disponible para cualquiera que desee hacer uso comercial de ella), nos encontraremos con que ésta describe un típico sistema de grabación binaural, con algunas particularidades (entre ellas el uso de una peluca), sin mención alguna de un dispositivo emisor.

Los parlantes holofónicos

Además de su “innovadora” técnica de grabación, Zuccarelli es el inventor de los llamados parlantes holofónicos. Su nombre proviene de que, supuestamente, estos parlantes son los únicos capaces de reproducir los efectos de la holofonía, que por lo demás están limitados a la escucha mediante auriculares. A simple vista, aparentan un diseño altamente innovador, con unos impresionantes 4 metros de altura y un supuesto formato de una membrana vibrante única, en vez de la convencional división en vías para graves, medios y agudos (woofers, tweeters, etc.), esto se suele conocer como parlante full-range.

Sin embargo, al igual que con la grabación holofónica, Hugo atribuye una gran cantidad de propiedades extraordinarias (diría cuasi-mágicas) a sus parlantes, las cuales necesitarían una gran cantidad de evidencia empírica a su favor antes de ser consideradas seriamente. Entre lo más descabellado encontramos que, supuestamente, los parlantes eliminan el efecto de reverberación de una sala y crean un sweet spot de la imagen estéreo completamente independiente de la posición del oyente. Ambas afirmaciones contradicen principios básicos de la física acústica probados hasta el hartazgo (por ejemplo, la creación de ondas estacionarias de acuerdo a los modos propios de una sala). Incluso utilizando un modelo ideal de una onda cilíndrica perfecta como el que propone Zuccarelli, no se sostienen en lo absoluto. Como sustento, donde deberíamos encontrar datos de mediciones rigurosas y modelos físicos detallados, no encontramos más que una burda analogía con una piedra agitándose dentro de una lata de gaseosa, más que inadecuada para describir la situación.

Respecto de otras afirmaciones sobre los parlantes (fuente cilíndrica cuasi-ideal, distorsión prácticamente nula, una única vía de reproducción, etc.), nos encontramos situaciones muy similares. Aunque algo menos inverosímiles (versiones más limitadas de todos estos conceptos existen en la actualidad), estas propiedades llevadas al extremo son altamente improbables y no pueden ser aceptadas sin múltiples mediciones que comprueben su veracidad.

Para ninguna de las afirmaciones extraordinarias sobre sus parlantes Zuccarelli provee datos concretos de mediciones. De hecho, en su página web no se encuentra ni una mísera lista de especificaciones técnicas. Y como sabemos, afirmaciones extraordinarias requieren evidencia extraordinaria.

Pero… Escuché los parlantes en vivo y suenan INCREÍBLE!!!!!

¿Seguro?

Partamos de la base de que un parlante no necesita tener propiedades mágicas para sonar bien. Prácticamente cualquier parlante convencional de calidad con niveles de distorsión acotados, con una respuesta en frecuencia relativamente uniforme y correctamente amplificado a buen volumen puede producir una experiencia muy placentera al oído.

Ahora, sumémosle la situación particular en la que se encuentran los asistentes a los shows con los parlantes holofónicos. Estadísticamente, es muy probable que la mayoría del público esté compuesto por aficionados a la música que no han estado en contacto con parlantes de excelente calidad. Además, la persona entra en el teatro con la expectativa de una experiencia completamente nueva y emocionante: escuchar un disco que ella misma eligió entre el amplio repertorio en cartelera (probablemente por una conexión emocional particular con esa música) sumida en la más completa oscuridad y sin distracciones. A continuación, el mismísimo Hugo Zuccarelli y/o su hijo (según el día) dan una explicación apta para todo público sobre las inmensas bondades de la holofonía y de sus parlantes. Luego, se pasa a reproducir el disco en cuestión. Por último, se encienden las luces y se hace una puesta en común de lo que sintieron los espectadores. La mayoría están asombrados, y muchos dicen haber escuchado cosas de las que jamás se habían percatado dentro del disco. Cabe aclarar que esto último es perfectamente normal para una situación donde se escucha música que se conoce en un medio de buena calidad al que no se está acostumbrado.

Dada esta situación, ¿Quién no creería que estos parlantes realmente tienen propiedades especiales? Los autores de este artículo hemos podido asistir a sendos shows, y podemos confirmar que se trata de una experiencia muy agradable. Pero, a su vez, una buena dosis de escepticismo nos permite reconocer que percepciones personales no son suficientes para tomar en serio todas las afirmaciones extraordinarias descritas anteriormente, menos aún en un contexto donde las emociones están tan a flor de piel como este. Aquí dejamos una visita al show donde la persona que explica cómo funcionan los parlantes (que no es Zuccarelli por cierto), entre otras cosas aclara que el sweet spot no se da en toda la sala, haciendo que la afirmación extraordinaria de antes se convierta en una más coherente.

La conspiración

Zuccarelli, como otros supuestos iluminados olvidados, se presenta cada vez que puede como un científico genio ocultado por las corporaciones. Podemos ver en su página que dice que fue reconocido por la NASA.

Además, al parecer a Zuccarelli lo persigue la mafia, y es un merecedor de premios Nobel escondido por las industrias discográficas.

zucarelli2

Por sobre todo, Hugo nunca duda en criticar a toda la comunidad científica diciendo que tienen teorías ridículas que nunca son revisadas, y que él ya había descubierto la holofonía a los 10 años. Si uno busca en internet por diferentes foros y portales, se pueden leer más anécdotas locas de Zuccarelli, las cuales solo comenta informalmente, sin proveer jamás una sola evidencia concreta.

Conociendo el nivel de actividad de Hugo Zuccarelli en foros y la web en general, lo invitamos públicamente al debate en los comentarios de este blog. Esperamos recibir argumentos serios y evidencia que respalde sus afirmaciones, cosas que por el momento brillan por su ausencia.

Comentarios (11) Trackbacks (0)
  1. Me explican por que cuando me acerco al parlante “holofónico” a altisimo volumen no me revienta el timpano como un parlante “normal”? Gracias

    • Eso es propio de cualquier parlante de alta calidad y a un sistema bien calibrado. Me paso en el boliche de villa gessel “Pueblo Límite”, estabas al lado de los parlantes exteriores a todo volumen y no era molesto. Sin embargo el volumen se escuchaba cuadras a la redonda. De mas esta decir que esta no es una característica de estos parlantes holofonicos.

    • Sumado a lo que dice Cristian, en mayor o menor medida es una característica de todo parlante o arreglo de parlantes que formen una fuente cuasi-cilíndrica (¡cómo estoy con el cuasi-…!).
      Pensá lo siguiente: supongamos que vos tenés un solo parlante (relativamente chico) sonando en la habitación a un cierto volumen, pongámosle 90dB. Si vos te ponés a 30cm del parlante, te estás comiendo de lleno la potencia de la única fuente que hace que dentro de la habitación midas esos 90dB.
      Ahora bien, pensemos otro caso: en la misma habitación medís los mismos 90dB, pero ahora los que producen ese sonido son muchos parlantes de menor potencia que el del ejemplo anterior, distribuidos por toda la sala. Si vos te ponés a 30cm de uno de esos parlantes, por supuesto que no vas a percibir el mismo volumen, porque ese es solo uno de los muchos parlantes que aportan al nivel total.
      Hugo dice que su parlante está compuesto por una única membrana que vibra, de 4 metros de altura. Asumiendo que esto sea cierto (nunca pude ver el parlante por dentro, y no conozco a nadie que lo haya visto) el bicho se puede modelizar como muchos parlantes chiquitos, uno arriba del otro. Si vos te acercás a 30cm del parlante, en realidad solo estás a 30cm del parlantito que tenés exactamente a la altura de tu oreja. De todos los otros parlantitos estás más lejos, el más alejado lo tenés a más de 2 metros de tu oreja. Por eso es que al acercarte mucho, probablemente no sientas un aumento sustancial del volumen.

      • Cuando fui al Teatro Ciego, a través de la cobertura del parlante se notaba que no era una única membrana, sino unos 5 o 6 parlantes de unas 4 pulgadas de diámetro, por cada módulo de un metro de altura. Además, Hugo dijo que funcionaban como una única membrana porque al usar cables de alta calidad y electrónica ingeniosa, lograban minimizar el desfasaje entre los parlantes.
        O sea, son wide range en line array y, al menos aquella vez, él no lo escondía.
        Un saludo!

        • Tenés razón. La vez que fui yo no dijo eso expresamente, pero sí recuerdo haber visto el arreglo de parlantes por detrás de la tela. No lo incluí en el artículo porque fui hace varios años cuando todavía no entendía nada de audio, y no quise arriesgarme a que me estuviera fallando la memoria. Pero ahora vos me lo acabás de confirmar.
          O sea que ni siquiera es un diseño innovador. Pff.

  2. Espectacular muchachos! hace mucho tiempo que vengo diciendo lo mismo de este tipo… Hasta he intercambiado palabras con él a través de facebook, siempre con sustentos acústicos (es lo que estudié y lo que me da de comer). Hasta que un día él arranco con su analogía de que sus parlantes son como tubos de luz y cuando me puse a refutarle todo me bloqueó. Un tipo cerrado y q desde hace tiempo se ve venir que cada vez somos más los que no le creemos nada

  3. Estimados, muy acertado el artículo.
    Algunos comentarios escuchados al pasar…

    No confundir la técnica holofónica u holofonía (sólo posible de apreciar en auriculares) con estos parlantes holofónicos.

    No les resulta, por lo menos, extraño que no se hayan realizado nuevas grabaciones holofónicas por Hugo Z.?
    Hay grabaciones de hace 30 0 40 años atrás más que interesantes!

    Es muy probable que para quienes sólo estén habituados a una situación de escucha en transporte público con pequeños auriculares, los parlantes holofónicos en total oscuridad resulten maravillosos para los oídos!! Para quienes han escuchado un sistema HI-fi o monitores profesionales, la experiencia no sólo no resulta para nada extraordinaria, sino que los comentarios al respecto que realiza el mismo Zucarelli al terminar la “función”se tornan un tanto incómodos y desacertados…

    La experiencia de escucha en el Teatro ciego era en total oscuridad, mientras que en el Konex (la nueva cede), quienes se encargan de indicar los lugares a quienes ingresan a la sala, utilizan linternas…

    DICEN que en esta serie de eventos, cada vez más concurridos, donde ya se han pasado centenares de discos de diversos artistas nacionales e internacionales, no se están realizando los pagos correspondientes por derecho de autor.

  4. Muy interesante. Buenísima data.
    Es cierto que todos salen fascinados pero como bien han explicado, el común denominador de los consumidores de la holofonía nunca han escuchado un disco entero sin comprimir en un buen sistema correctamente calibrado con su justo nivel de presión sonora. Me parece importante recalcar esto porque lo que te hace distinguir que tal objeto funciona mejor que otro es el simple hecho de la comparación y si no hiciste la experiencia de testear varios sistemas de la misma manera… me parece un error de investigación.
    P/D: Me gustaría saber bajo qué términos fue premiado por la nasa este muchacho.

  5. Voy a contarles mi experiencia, que es basta, tanto en el audio, como mi conocimiento de Zuccarelli en general. En primera instancia puedo decir que he podido tener muchos equipos muy pero muy caros de todo el abanico en el audio. Desde chico me obsesionaba escuchar música buscando lo mejor para escuchar y reproducir. Ya a fines de mi adolescencia los grandes “audiófilos” por llamarlos de alguna manera (sabiendo que solo muy pocos realmente conocen de física, o de electrónica) me decían: Tenés que escuchar Holofonía! Lo hizo un argentino… Estoy hablando de 1984, Nadie había visto a Zuccarelli, y era muy dificil conseguir holofonía.

    He escuchado sonido binaural, he escuchado estereo en compacteras con hdcd, sacd, dvd audio, dat, etc, bit rates de los que se quiera… La verdad es que mi experiencia fue totalmente distinto a lo que les pasa a todos o casi todos los detractores acá.

    En 1986 conseguí un disco Long Play de 45 rpm del Aldebaran editado por CBS. Me puse mis auriculares y empecé a escuchar… La verdad como gustarme los samples que había ahí, no me fascinaron, pero por primera vez pude escuchar un sonido real, como si fuera por afuera de mi oído, cosa que no había experimentado nunca.
    escuché unos fuegos artificiales con explosiones realmente reales y pude percibir el sonido de los proyectiles, de abajo hacia arriba, cosa que no era mi imaginación. Después de años de escuchar binaural, o Dolby, nunca escuché algo mejor a eso, de hecho, las primeras ediciones en cassette de cbs de The final Cut de Pink Floyd (antes que removieran la holofonía en siguientes ediciones) se puede percibir la realidad de los efectos de sonido.

    En 2007 conocí personalmente a Zuccarelli y su entonces nuevo desarrollo: Los parlantes Holofónicos. Debo reconocer, que sus formas no eran como me lo imaginaba, ni siquiera el aspecto de los parlantes me pareció algo que compraría. Al escucharlos ( Era una sala muy pequeña y seríamos unas 8 personas los que estabamos ahí) noté muchas cosas muy interesantes que no pude escuchar con parlantes. Les vuelvo decir… Se de física, se de audio… Al principio, no te puede sorprender si sabés, pero depués empezás a notar cosas que te llaman la atención. El problema no es si el que sabe, se sienta a escuchar música con sus monitores, lograra lo mismo. (que es la sensación que te da, de hecho) el tema es que a ver: si un JBL Paragon, un beolab 5, parlantes de 18 mil dólares, siempre llegás a un momento que tenés que bajar el volúmen porque hay frecuencias que te molestan, en menos de 10 minútos, o nunca terminás de encontrar las ecualizaciones, para que las voces a alto volúmen no te arruinen la cabeza, me parece argumento suficiente para confiar en mi oído y notar que lo que ese engreído delirante si no es verdad, al menos no es mentira… Mas viendo que el resto del equipamento que tenía en esa sala daba verguenza ajena. Solo tenía una compactera muy vieja, con cables con conectores genéricos y un amplificador hi fi hecho a mano. Si con eso sonaba así…

    Que quiero decir con esto… Si es verdad que lo que dice Zuccarelli es muy cuestionable, si es verdad que para mucha gente es un asqueroso, pero es mentira que no suena distinto…

    Lo peor de todo es que conocí a una persona que trabajó con el un tiempo cuando volvió de Estados Unidos y me dijo: No te puedo decir lo que hay adentro de esas cajas, solo te puedo decir que una batería de cocina china sale mas barato que fabricar ese parlante, y remató: “Si la gente supiera cuanto costarían al público los parlantes de Hugo, no creerían lo barato que serían y eso el no lo dice”

    Mientras Zuccarelli no hable, todo esto quedará como un bando que defenderá, otros que lo odiarán, pero yo sugeriría que no juzguen El invento de Zuccarelli por Su impresión sobre el, o lo que dice, sino por las cosas que al menos hasta hoy el resto de la industria no consiguió.

    No escuché algo mas real que el sonido holofónico y nunca escuché tan bien la música con un equipamento tan pésimo como el que presencié aquel 2007.

  6. Muy bien redactado el artículo, felicidades.

    No he tenido (ni creo que tenga) oportunidad de escuchar en vivo los “parlantes holofónicos” (soy de España), pero estoy muy de acuerdo con Sonia. Un oído aficionado no escucha igual que uno entrenado profesionalmente. Así como un técnico de grabación no escucha como un técnico de mastering, por ejemplo. Yo no dudo de que su sistema de altavoces suene increíble, pero de ser cierto, me resulta extraño que ninguna compañía importante del sector se haya ofrecido para realizar su fabricación a lo largo de más de 30 años.

    Respecto a su dummy head, Ringo. No puede ser que no se le haya ocurrido grabar algo nuevo con lo que sorprendernos después de 30 años. Leyendo su patente se deduce que no hay ningún tipo de “emisor de referencia” en la cabeza, ni se hace alusión a nada parecido. Una cabeza con peluca (y hasta bigote, quién sabe), oidos internos y a correr, con eso ya haces la holofonía. Según el señor Z., el secreto está en hacer que la onda se vuelva “asimétrica” al ser grabada (como la registrada en el papel holográfico). Bien, para eso están los pliegues de la oreja. “¿Y entonces… el sonido de referencia??”… de nuevo a su patente:

    “While in laser holography two different rays are made to interfere (one known and the other reflected by the object), in holophony the known sound is that created in the reflection of the signal in the personal anatomical configuration”

    Saludos!


Es recomendable (aunque no indispensable) que antes de postear un comentario te loguees o registres. De esa manera, tu comentario aparecerá con tu avatar seleccionado y será relacionado con tu usuario.

Deja un comentario

*

Aún no hay trackbacks.