2Abr/122

Más amenazas legales de la homeopatía

2 Comentarios    

Publicado por:Elio Campitelli.

Archivado en: Homeopatía, Pseudomedicinas

La pseudociencia tiene una gran tendencia al litigio. En la memoria reciente de este blog se encuentran los casos del Dr. Burzynski amenazando legalmente a un blogger de 15 años y el de Boiron amenazando a un blogger italiano. El primero comercializa una supuesta cura para el cáncer sin evidencia alguna de efectividad (pese a los intentos de al menos uno de sus defensores en los comentarios) y la segunda es una empresa multinacional que se dedica a manufacturar preparados homeopáticos como el oscillococcinum.

Esta vez el litigante no es un individuo o empresa directamente involucrada con la fabricación de tratamientos pseudocientíficos, sino una farmacia que  los vende. El demandado es el blogger portugués Luis Grave Rodrigues, que en su blog Random Precision publicó en 2007 una entrada en la que critica a una farmacia local por vender “preparados misteriosos a precios astronómicos”. En realidad la mención a la Farmácia Homeopática de Sta. Justa es poco relevante y no ocupa más de un párrafo; el objetivo del artículo es explicar qué es la homeopatía y por qué no funciona.

Pero como toda buena acción tiene su justo castigo, en un post del 29 de marzo de 2012, Luis explica que la Farmácia Homeopática de Sta. Justa lo demandó por “difamación” debido a que su artículo ofendió su “honra y consideración”. Aparentemente, en Portugal los preparados homeopáticos deben tener una advertencia en el paquete: “Producto farmacéutico homeopático, sin indicaciones terapéuticas comprobadas”, y como bien apunta Luis, habrá que ver qué clase de “honra” tiene una farmacia que vende tan felizmente preparados inútiles.

Recordemos que los preparados homeopáticos carecen de sustancias activas, por lo que su efectividad para curar cualquier enfermedad es exactamente la misma que la del excipiente que contienen (sea alcohol, agua, lactosa, azúcar o lo que sea), es decir, ninguna.

Rodrigues es abogado y sabe que la ley está a su favor. No sólo tiene el recurso de libertad de expresión sino que nada de lo que dijo es objetivamente falso, por lo cual lo de la farmacia no es más que una táctica de  intimidación. Y como táctica de intimidación no deja de ser un fiasco. Como ya vimos, lo único que logran es que  más gente conozca sobre el caso y lo difunda (Efecto Streisand).

Es interesante constatar con qué frecuencia los defensores de la pseudociencia recurren a la intimidación legal en vez de presentar evidencias que sustancien sus afirmaciones. En vez de convencer a la comunidad científica presentando buena evidencia, modelos teóricos y pruebas de efectividad, les es más fácil simplemente demandar a quien se atreva a señalar que no hay nada en lo que venden.

Comentarios (2) Trackbacks (0)
  1. Esto es igual de mítico: Verán los pseudoescépticos se apoyan en tres a cuatro casos como el de Penelope Dingle, sobre el daño de la homeopatía. El templo es Whats the harm, un artículo de la autopsia de Dingle. Pero es un doble rasero ¿qué se dice del daño de las miles de muertes por otras sustancias: alimentos, medicamentos, contaminación….? Nada, por lo que haciendo una ligera estadística de Daños de la medicación alopática vs medicina homeopática, tendremos que los daños de la primera son estadísticamente significativos.

  2. Te olvidaste accidentes automovilísticos, pérdida de ojos por descorche de sidras (¿es o no un producto químico la sidra y el chorcho, vamos no me vengan que es natural?) tropiezos con caniches (estos malditos perros de laboratorio), entre otros. También hay que contar a todos los que trataron Galeno, Hipócrates y Dioscórides, a todos, pues están todos muertos y esta es una prueba más de lo malo de la medicina alopática y de lo buena de la homeopatía.


Es recomendable (aunque no indispensable) que antes de postear un comentario te loguees o registres. De esa manera, tu comentario aparecerá con tu avatar seleccionado y será relacionado con tu usuario.

Deja un comentario


*

Aún no hay trackbacks.