29Ene/1213

Visita al Museo Ovni: la esfera misteriosa

13 Comentarios    

Publicado por:Maxim y PabloDF.

Etiquetado con: , , , , ,
Este es el artículo 4 de 5 de la serie Museo OVNI en Victoria

Aunque no tan (supuestamente) misterioso como la “chapa ovni”  de la que les contamos en el post anterior, el Museo Ovni de Victoria cuenta con otro objeto notable en su colección de cachivaches: una esfera proveniente del espacio.

El por qué de la presencia de la esfera no nos quedó claro nunca, y creo que ésa era precisamente la intención. Colocada en un sitio de honor, en una gran vitrina cerca de la chapa ovni, se trata de una esfera hueca de metal amarronado y ennegrecido, con un hueco en cada polo, rodeado por un reborde, y una línea de “costura” visible en la zona ecuatorial. Según la inscripción al pie, es un tanque de combustible (hidracina) que perteneció a la estación espacial rusa Salyut 7, la cual cayó a la Tierra en 1991 en forma más o menos descontrolada. Se trata, por lo tanto, de un objeto de lo más común, dentro de lo que puede ser común encontrarse con basura espacial hoy en día, y definitivamente no tiene nada que hacer en un museo dedicado a los objetos voladores no identificados o a la vida extraterrestre.

Tanque de hidracina de la Salyut 7

Tanque de hidracina de la Salyut 7.

La esfera que está en el Museo Ovni cayó en Casilda, Santa Fe. Otras partes de la Salyut 7 fueron encontradas en localidades del sur de Santa Fe y otras provincias. Ahora bien, según nos contaron, se han hallado en todo el mundo muchas esferas similares (sin más, una recientemente cayó en Namibia) y no todas han sido identificadas, lo que deja un resquicio de duda… ¿de qué, exactamente? La directora del museo, Silvia Pérez Simondini, nos mostró un video de su encuentro con el cosmonauta ruso Aleksandr Balandin durante un Congreso Ovni celebrado en 2006. Según ella, al mostrarle la esfera en fotos, Balandin se incomodó y no supo qué decir, como si el hallazgo de la esfera le resultara embarazoso o se hubiera descubierto un secreto que no debía. Vimos el video. El cosmonauta pone cara de concentración y dice algo en ruso, pero no había traductor a mano y no parece que nadie de Visión Ovni haya buscado un rusoparlante para develar la duda.

Simondini insistió en que no se sabe de qué material son las esferas. Según ella, gente del Instituto Balseiro le ofreció analizarla, pero ella se negó a que se la llevaran. Pero si de hecho se trata de tanques de combustible fabricados por la industria aeroespacial rusa, ¿cuál puede ser el misterio?

A fines de 2009, Simondini le había contado esta misma historia a un cronista del blog de ufología Nuestro Pasado Extraterrestre, pero en aquella oportunidad dijo que al mostrarle la esfera a Balandin éste “no la conoció” y dijo que no pertenecía “ni a la Soyuz 7 [sic] ni a ninguna otra”. En la misma entrevista Simondini afirmó que hay “muchísimas” de estas esferas encontradas en todo el mundo, y que llamativamente hay pinturas del Renacimiento donde aparecen esferas “idénticas”.

Santísima Trinidad, de Pieter Coecke van Aelst

Santísima Trinidad, de Pieter Coecke van Aelst.

Si vamos hoy en día al Museo Ovni, encontramos al lado de la vitrina de la esfera una reproducción de la Santísima Trinidad de Pieter Coecke van Aelst, en la que se observa a Jesús sobre un orbe o globus cruciger, figura esférica que es superficialmente similar al tanque de hidracina pero que en esta tradición artística representa al mundo. Sin duda es a esto a lo que Simondini se refería, aunque no nos lo dijo a nosotros en su charla.

En la próxima entrega les contamos qué pensamos de todo lo que vimos y a qué conclusiones pudimos llegar.

26Ene/1242

Visita al Museo Ovni: la “chapa extraterrestre”

Este es el artículo 3 de 5 de la serie Museo OVNI en Victoria

Como veníamos contándoles, el sábado 14 de enero visitamos el Museo Ovni en Victoria, Entre Ríos. Regenteado por los “investigadores” del grupo Visión Ovni, el mismo recolecta una serie de fotografías indistintas de puntos luminosos, reproducciones de supuestos “astronautas antiguos” y miscelánea de ese estilo. Apenas entrar nos indicaron una sala donde se estaba proyectando un audiovisual sobre avistamientos de ovnis, a lo cual siguió una charla sobre la profecía del “cambio de era” que ocurrirá, según la directora del museo Silvia Pérez Simondini, en mayo de 2012. Al final de esta revelación, Simondini dio paso a la presentación de lo que ella llamó “la vedette del Museo”: un trozo de metal, una chapa, con propiedades extraordinarias.

Silvia Pérez Simondini con la “chapa ovni”

Silvia Pérez Simondini con la “chapa ovni” en sus mejores tiempos (de la chapa).

La chapa no sólo era especial para los ufólogos. Como relata Daneel, miembro del CEA, la chapa fue el motivo original de nuestra visita:

José Carreras, del blog Mitos y Timos, escribió sobre una chapa supuestamente transparente que Silvia Simondini presentaba en su museo… La historia es interesante y recomiendo la lectura del post. Su tesis era que la supuesta transparencia de la chapa era un fenómeno de pareidolia (…). Pero no todos estuvieron contentos. Alejandro Agostinelli comentó en la página de Facebook del CEA que él había visitado el museo y la chapa efectivamente era translúcida.

Como no teníamos motivos para dudar de Agostinelli, pero él mismo aceptó que podría haberse equivocado y efectivamente la chapa no parecía muy extraordinaria, decidimos viajar a verla con nuestros propios ojos. Daneel le envió un mail a Simondini. La respuesta no fue muy invitante que digamos.

“Buenas noches
Quiero informarle que si el motivo de su visita es por la chapa, no se moleste, ya que la misma por consejo científico, está encerrada y nadie mas la toca, el haber permitido que todo el mundo le saque foto, sucedió que, según los científicos, tuvo fatiga molecular, y se partio sola en dos, dentro de la vitrina en donde estaba guardada todas las noches. Realmente, no me preocupa lo que nadie piense, todos sabemos CIENTÍFICAMENTE, que la chapa es traslúcida, si ud, no lo cree, lo lamento, pero esa es la verdad, le aclaro que tambien ha sido analizada por los científicos de FA Uruguaya, que tampoco lo creían, y se han rendido ante la evidencia.
Por este motivo, le aclaro la situación, para que no haga el viaje de gusto. Lo saludo atte.  Silvia Perez Simondini”

El viaje ya estaba organizado y todos estuvimos de acuerdo en que valía la pena hacerlo de todas formas. Cuando llegamos al museo, constatamos que la chapa estaba efectivamente partida en dos y expuesta en una vitrina. Es sobre esta chapa sobre la cual trató el segundo audiovisual que nos mostraron, presentado y comentado por el Sr. Pablo Puchet, “investigador” de Visión Ovni.

Chapa ovni

Los pedazos de la “chapa ovni” en su vitrina.

La historia comienza con el hallazgo de la chapa. El locutor relata que en una estancia cerca de Victoria, testigos vieron cinco objetos voladores cruzando el cielo cuando, de repente, uno de ellos explotó por motivos desconocidos y cayó. El aparato (el locutor nunca dice “nave espacial extraterrestre”) quedó destruido dentro de un gran cráter, alrededor del cual se encontraron muchos restos rotos. Durante la noche, la Gendarmería apareció y procedió a sacar el aparato con una gran grúa, tapando el agujero con tierra y pasando un arado sobre ella para borrar el rastro. No se explica qué pasó con el aparato y los restos, pero, según nos cuenta el video, quedaron dos pedazos de chapa: uno de ellos en poder del dueño de la estancia; el otro fue donado al Museo Ovni.

Borde de la “chapa ovni”

Borde cortado a máquina de la “chapa ovni” (detalle).

Lo primero que hizo la gente del museo, si creemos su relato, fue tratar de cortar la chapa. La misma tiene un milímetro de espesor, aunque hacia uno de sus lados se engrosa un poco y llega a dos milímetros. En este momento, Puchet pregunta al público (suponemos que lo hace cada vez que presenta el video) qué herramientas utilizaríamos para cortar la chapa. Una persona sugiere usar una sierra, otra una amoladora, otra una cortadora con disco de diamante, otra una autógena, y así sucesivamente. A cada herramienta sugerida, Puchet va contestando que ya se intentó y no sirvió de nada. Incluso describe cómo llegaron a intentar utilizar una guillotina de 400 kilos y no sólo no la pudieron cortar, sino que la hoja rebotó. (Por supuesto, nada de esto es verificable; debemos confiar en el que lo cuenta.) Finalmente lograron cortar la chapa utilizando lo que Puchet describió como “un disco de carbón sólido”.

Según nos cuentan, la chapa no se puede doblar ni romper. Tiene líneas o surcos dibujados, pero no se sienten al tacto. Pero lo más impresionante, lo que atrae a todos al museo, es que la chapa parece ser traslúcida. Se nos muestran fotos de la chapa delante de objetos como libros o mesas de madera y se nos hace creer que podemos ver esos colores a través de la chapa. En un video se muestra la chapa al aire libre, sostenida por alguien frente a una pared. Al girar la chapa con un cierto ángulo, se tiene la ilusión de que la chapa es traslúcida. Además de esto, la chapa, según parece verse en el video cuando Puchet lo señala insistentemente, también se mimetiza en ocasiones, tomando el color de las superficies que están a su alrededor.

Quisimos comprobar todo esto por nosotros mismos, pero la respuesta fue tan categórica como sorprendente: la chapa sólo es traslúcida y sólo tiene poderes miméticos a la luz natural, y no, no se permite sacarla al exterior. Sólo podríamos verla y fotografiarla a través de la vitrina en que se encuentra por estos días. Es que, como dijo Simondini, de tanto ser observada y fotografiada a la chapa le ha dado “fatiga molecular”. Sólo pudimos ver un testimonio en video.

 

Para decirlo en forma más clara, las condiciones en que la chapa demuestra sus extraordinarias propiedades son precisamente aquellas condiciones a las que no debe sometérsela. Casi diríamos que la chapa es tímida.

Puchet señala que se analizó la composición química de la chapa y que se trata de un tipo de acero desconocido en la Tierra (compuesto de titanio, molibdeno, cromo, níquel, manganeso, potasio, silicio, azufre y carbono, sin incluir el hierro, aunque el hierro es por definición el componente principal de cualquier tipo de acero). Afirma que se intentó reproducir la aleación pero no fue posible. Todo apunta a que la chapa es un trozo de nave extraterrestre y que las autoridades trataron de ocultarlo.

En la próxima entrega les contaremos sobre otro “objeto extraordinario” de los que se guardan en el Museo Ovni.

23Ene/127

Visita al Museo Ovni: avistamientos y profecías

Este es el artículo 2 de 5 de la serie Museo OVNI en Victoria

En el artículo anterior les contábamos cómo nos había parecido, a primera vista, el Museo Ovni de Victoria, regenteado por el grupo de himbestigación Visión Ovni. Podemos decir que era una mezcla entre parque de diversiones y repositorio de forteana.* A esa sólida base se le añadieron enseguida ingredientes aún más curiosos.

Apenas llegar fuimos recibidos por el Sr. Pablo Puchet, que nos dio la bienvenida y permiso para tomar fotos y grabar video (cosa que hicimos hasta hartarnos, como se verá). La Sra. Silvia Pérez Simondini, directora del museo, nos cobró la entrada y nos indicó que el documental audiovisual estaba por empezar.

De hecho nos habíamos perdido la primera parte, pero llegamos a tiempo para la segunda, que era una sucesión de videos de avistamientos de ovnis. La mayoría de las imágenes mostraban puntos claros moviéndose en el cielo, algunos de día, otros de noche. En muchos casos seguían trayectorias irregularmente descendentes, desordenadas. En otras parecían flotar y desplazarse juntas hacia adelante, aunque no todas a la misma velocidad. En uno o dos casos se veía una formación en “V” y en otros una formación lineal. Los casos más sorprendentes mostraban un objeto central del cual rápidamente se desprendían muchos otros hacia ambos lados. Algunos tenían indicación de lugar y fecha (de todo el mundo y generalmente recientes); la mayoría no.

OVNIs OVNI con avión

En el video y probablemente entre gran parte de los asistentes se daba por sentado que todos esos puntos borrosos eran naves extraterrestres, o al menos algo tan extraordinario como eso. Al ojo escéptico, sin embargo, era claro que no todos eran necesariamente “objetos voladores”, y en ciertos casos cualquier persona con un poco de sentido común podía arriesgar una identificación (con una bandada de gansos, por ejemplo, como se oyó decir entre el público y no precisamente de parte de un escéptico militante, o con una serie de globos chinos encendidos derivando en el viento, o incluso barriletes con LEDs, como los que ya engañaron al “equipo de investigación” una vez). Sería difícil arriesgar que todos ellos tenían algo en común, salvo el hecho de que todos estaban en el límite de la resolución de las cámaras utilizadas para filmarlos, lo cual explicaba lo de “no identificados”.

Considerando que ya debíamos estar apropiadamente asombrados por la magnitud de la evidencia de los puntitos de luz desenfocados, la Sra. Simondini se acercó a la sala, se presentó y acto seguido dio una charla sobre varios tópicos, cuyo estrafalario contenido hizo difícil a varios de nosotros contenernos de hacer preguntas o emitir comentarios.

Lo primero de lo que nos enteramos es de que este año va a haber un evento de magnitud planetaria. Según indicó Simondini, “lo que se creía que iba a ser el fin del mundo, en realidad va a ser un cambio de era”. A esto agregó que “se suponía que iba a ocurrir el 21 de diciembre de 2012, pero ahí hubo un error, va a ser en mayo. Eso es porque los que hicieron el cálculo usaban el calendario anterior (el juliano) y ahora usamos el calendario gregoriano”. No mencionó quién hizo el cálculo, con qué métodos, y sobre qué datos. Ante la pregunta de qué significaba exactamente el “cambio de era”, no hubo más respuesta que “Dios dirá”. El evento aparentemente llevará tres días. Durante ese período no habrá luz por dos motivos: el Sol se tornará oscuro y la electricidad “pasaría a ser fotónica”. No tendríamos internet ni comunicaciones celulares. Tampoco podríamos usar gas natural.

Tras este anuncio, Simondini instó al público a almacenar agua y comida para pasar ese período de oscuridad. Recomendó con especial énfasis acumular cirios, de los que se usan en las iglesias, no por alguna razón religiosa sino porque al ser tan grandes duran más tiempo.

Según nos contó Simondini, en el Sol hay “explosiones nucleares” cada once mil años y las mismas afectan a todo el Universo, “sobre todo a los planetas de nuestra galaxia”. Remarcó que debíamos acumular comida en paquetes y no en latas porque las latas, ante las explosiones nucleares, explotarían.

Más tarde agregó que la Tierra está entrando en la cuarta dimensión y que luego vendrá la quinta y así sucesivamente.

 

Todo esto nos fue explicado con toda seriedad. Simondini varias veces afirmó que los científicos de todo el mundo están muy preocupados por esto, aunque sin dar nombres ni referirnos a lugares donde pudiéramos verificarlo (salvo el sitio web de la NASA, que efectivamente contiene indicaciones de procedimientos de emergencia para sus empleados). A tal punto están preocupados, afirma, que en Estados Unidos y varios países más se están construyendo ciudades bajo tierra. Para reforzar su argumentación con un detalle telúrico, mencionó que ya los pueblos aborígenes conocían estos ciclos solares y por eso los comechingones, por ejemplo, construían bajo tierra.

Pablo Flores, miembro del CEA que presenció todo el asunto con la boca ligeramente abierta, quedó tan impactado que comparó su rato sentado frente a la pantalla y a Simondini con haber sido obligado a asistir a misa, tal como escribió en su blog, Alerta Religión: Una ceremonia ufológica. Otro de nuestros miembros, Ezequiel Del Bianco, resumió en un artículo reciente en Proyecto Sandía varias explicaciones posibles de los avistamientos ovnis  (¿Qué son realmente los ovnis?), sin enfocarse específicamente en lo que vimos en el museo, puesto que casi todos son más o menos igualmente sencillos (el post también muestra cómo fabricar una foto de un ovni).

En la próxima entrega les contaremos sobre los objetos expuestos en el museo como evidencia física de los ovnis.

 

The Fortean Wiki define forteana como “fenómenos extraños, eventos inusuales, lo inexplicado o lo meramente absurdo… criptozoología, parapsicología, ufología o cualquiera de las -logías condenadas” (la referencia es a los hallazgos condenados por la “ciencia oficial”, según el coleccionista de extrañezas Charles Hoy Fort, a quien debemos la palabra).

20Ene/1213

Visita al Museo Ovni: la primera impresión

Este es el artículo 1 de 5 de la serie Museo OVNI en Victoria

El sábado 14 de enero de 2012, un grupo de integrantes del CEA, con representantes de la Ciudad de Buenos Aires y de Rosario, visitamos el Museo Ovni. El mismo está ubicado en la ciudad entrerriana de Victoria y es dirigido por su fundadora, Silvia Pérez Simondini, y su hija Andrea. Si bien hasta hace poco tiempo el museo funcionaba en un garaje, actualmente tiene su lugar propio en lo que solía ser un salón de fiestas.

Museo Ovni

En el hall nos recibe, de un lado, un “plato volador” estereotípico en silueta, con un tripulante con un agujero en lugar de cara, para que nos saquemos las obligadas fotos; del otro lado, una escultura de un ser similar al Alien del magistral H. R. Giger, con una calavera humana en una de sus garras.

En un rincón de la sala hay un telescopio, quizá para mostrar al visitante que la observación de ovnis es algo serio que se hace con instrumentos científicos, aunque para observar objetos en movimiento dentro de la atmósfera terrestre un telescopio es casi totalmente inútil (lo más recomendable es un buen par de binoculares).

En una de las paredes, recortes de diarios enmarcados relatan noticias de avistamientos en Victoria y otras ciudades. Una vitrina contiene la famosa “chapa ovni”, la esfera de Casilda (luego daremos detalles) y otros objetos no relacionados, como el pie de una momia de Perú.

Hay cuadros con reproducciones de dibujos hechos por indígenas, que muestran seres humanos con varios ornamentos. Según la inscripción en la base del marco, representan astronautas con cascos y objetos radiactivos. Una nota refiere a la obra del pseudoarqueólogo Erich von Däniken. Otro de estos cuadros muestra una vieja y deslucida fotografía de los famosos moais de la Isla de Pascua, con una inscripción: “Como han sido movidos, colocados erguidos? Visitantes de planetas extraños pudieron anular la ley de gravedad?”.

Moais de la Isla de Pascua El Astronauta de Palenque

Hay muchas fotografías de supuestos avistamientos, cuyo único punto en común es su falta de nitidez. Las tarjetas escritas a máquina y pegadas en la base o los costados de las fotografías nos indican lo que, a falta de evidencias y de detalle de las fotografías, debemos creer. En otra pared, una estantería está repleta de miscelánea: vasijas, estatuitas, montoncitos de azufre, y restos de animales en cajitas o frascos.

El escritorio que hace las veces de recepción está repleto de figuras de juguete o de colección que representan a una amplia variedad de extraterrestres de la ficción del cine, las historietas y la televisión, desde el entrañable E.T. hasta el gran Maestro Yoda, pasando por los sanguinarios invasores de Día de la Independencia.

El salón de al lado funciona como bar, y sus paredes están empapeladas con afiches de películas, series de TV, congresos de ovnilogía e incluso publicidades de desodorantes. También hay una biblioteca, aunque relegada a un rincón del bar. Contiene muchas novelas de ficción sobre el género y algunas carpetas.

La impresión general del museo, desde la fachada misma, es de que estamos entrando en algo más parecido a un pequeño parque de diversiones, en particular la zona del Tren Fantasma o el Laberinto del Terror, que a una institución donde se preserva y expone conocimiento. Pero como dicen, no hay que juzgar al libro por su portada. No nos crean todavía; en los próximos días les contaremos los detalles de los objetos más particulares exhibidos en el museo y los relatos y teorías presentados en video o de viva voz por los “investigadores” de Visión Ovni.

(Entretanto, los impacientes pueden ir leyendo las impresiones de Daneel Olivaw en Legos a Logos: Mi visita a un Museo OVNI. Como dice Daneel, “la atracción principal del museo no son los objetos que en él se exhiben sino las personas que lo organizan”.)

14Ene/122

Próximo encuentro abierto del CEA en La Plata

2 Comentarios    

Publicado por:Jorge A. B..

Archivado en: Encuentros

Una vez más, estamos organizando un encuentro abierto del Círculo Escéptico Argentino. Para quienes nunca se hayan acercado, les contamos que se trata de reuniones completamente informales. Nos pasamos el día conversando sobre los temas que sean de nuestro interés y que vayan surgiendo espontáneamente, en un ambiente tranquilo y amistoso. Todo el mundo está invitado y no hace falta absolutamente ningún requisito para acercarse.

En esta ocasión nos encontraremos en la ciudad de La Plata, el Domingo 22 de Enero, a las 15 hs. El lugar elegido es el bar del Centro Cultural Islas Malvinas, ubicado en la plaza del mismo nombre.

Adjuntamos este mapa para quienes no son de La Plata, donde se señala la ubicación de la plaza y los caminos para llegar desde la Terminal de Ómnibus o la Estación de Trenes. En caso de que no tengan ganas de caminar, aconsejamos simplemente tomarse un taxi.

Tal vez permanezcamos en el bar mencionado toda la tarde, o tal vez hagamos un pequeño recorrido, según el ánimo de los presentes en el momento, y los que deseen pueden quedarse a compartir la cena en algún lugar. Como teléfono de contacto pueden utilizar el mencionado en la barra lateral derecha de este blog, donde dice "Próximos eventos".

Pueden anunciar que asistirán en el evento respectivo de Facebook, donde también podrán hacer consultas y mantenerse al tanto de novedades.

¡Esperamos verlos!

Ver Encuentro 22 de Enero 2012 en un mapa más grande

13Ene/122

Capítulo 24 – Pienso, luego Dudo

2 Comentarios    

Publicado por:Elio Campitelli.

Archivado en: Podcast

Lo bueno de la ciencia es que es cierta sin importar si creés en ella o no.
Neil deGrasse Tyson

Pienso, luego dudo es el podcast oficial del Círculo Escéptico Argentino. Es una dosis quincenal de escepticismo y ciencia en donde conversamos sobre nuevos descubrimientos y desarrollos científicos; nuevos inventos y fraudes pseudocientíficos; y cualquier cosa que encontremos interesante.

Para escuchar online, hacer click en PLAY:

Descargar este capítulo en MP3

Noticias:

Tema Principal:

Para comentarios, críticas, opiniones, sugerencias sobre este capítulo, o recomendar temas y compartir noticias para el próximo capítulo, pueden ir al foro o utilizar el formulario de contacto.

Pienso, luego dudo – Capítulo 24 (link de descarga)
Canal en iVoox
Subscribirse por RSS
Subscribirse en iTunes
Subscribirse por RSS a la versión segmentada

9Ene/122

Tendencia y variabilidad

2 Comentarios    

Publicado por:Elio Campitelli y Abby.

Archivado en: Ciencia, General

Quien siga nuestro canal en Youtube habrá notado que subimos un nuevo video. Para los que no, acá está:

Este video ilustra con una metáfora brillante la diferencia entre una tendencia a largo plazo y la variabilidad en esa tendencia. Gran parte de la ciencia es tratar de separar la verdadera señal que a uno le interesa estudiar del ruido (usando el término técnico) que la oscurece.

En los estudios epidemiológicos, por ejemplo, hay un constante trasfondo de personas enfermándose y curándose. Si uno quiere saber si efectivamente la incidencia de una enfermedad está aumentando o disminuyendo tiene que tener una visión global y tomar una gran cantidad de datos que permitan promediar ese ruido para poder eliminarlo.

Como otro ejemplo, en climatología se define al clima como las condiciones promedio de una región durante 30 años; que en invierno de 2007 haya nevado en Buenos Aires no quita que esta ciudad tenga un clima templado.

Cuando se tiene una muestra ruidosa se puede encontrar cualquier tipo de estructura que uno quiera ver si se selecciona qué datos mirar. Es por eso que es importante mirar la tendencia, no el ruido.

5Ene/122

Multan a una farmacéutica por irregularidades en ensayo clínico

“¡UN MILLÓN DE PESOS!”

Estaba en lo de mi novia a punto de salir a trabajar y en la radio escuché una entrevista a una médica sobre unos ensayos de vacunas. La entrevista era pésima: no dejaban que la médica completara las frases y no paraban de acusarla de los ya conocidos vicios de las multinacionales (que les pagaban por cada paciente que metían en el protocolo, que hacían ensayos en Argentina porque en otros países las regulaciones son más severas), acusaciones que la entrevistada negó categóricamente. No le presté demasiada atención hasta que encontré la noticia publicada en Facebook y comentada en otros ámbitos.

La farmacéutica GlaxoSmithKline estaba haciendo unos ensayos clínicos de una vacuna contra la neumonía y la otitis neumocócica que ya está aprobada en 80 países (incluida Argentina). El estudio, denominado COMPAS, “fue debidamente evaluado y autorizado por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnologías Médicas (ANMAT) (Disposición 3166/07), ya que cumplía con todas las exigencias internacionalmente promovidas para enmarcar y conducir este tipo de actividades”. El propósito del estudio era el de determinar la eficacia de esta vacuna en poblaciones de riesgo. Es por eso que los sujetos eran niños pobres en condiciones de marginalidad. No es lo mismo un bebé que vive en un ambiente limpio, con fácil acceso a la salud y buena nutrición a uno que vive en una villa de emergencia; una vacuna que sirve en un caso no es necesariamente igual de eficaz en el otro. De los 14.000 chicos incluidos en el protocolo, 14 murieron en el primer año por razones completamente ajenas a la vacuna. Sabemos esto no sólo porque la vacuna ya había demostrado ser segura, sino porque según la ANMAT en una versión anterior de este documento [PDF], todos ellos estaban en el grupo placebo; es decir, no recibieron la vacuna sino una inyección inerte.

La irresponsabilidad por parte de los medios en reportar estos hechos es peligrosísima. En Argentina somos afortunados de no tener demasiados grupos anti-vacunación, pero en otros países, donde éstos están más organizados y tienen más llegada mediática, las tasas de vacunación han disminuido dramáticamente en algunas zonas, con consecuencias desastrosas. Enfermedades que antes se consideraban casi erradicadas ahora están volviendo, como la epidemia de tos ferina en California que en 2010 se llevó la vida de al menos 5 bebés.

Ya en el año 2007 el ANMAT realizó inspecciones y encontró irregularidades en la forma en la que se otorgaba el consentimiento informado (la autorización del paciente o su tutor para participar en el estudio) y con el cumplimiento de los criterios de inclusión y exclusión (qué pacientes son candidatos para entrar en el estudio y qué condiciones los excluyen). Por eso multó al laboratorio y a los dos médicos que lideraban el estudio con sumas que, en total, llegan a un millón de pesos (a la cotización de hoy, unos 233 mil dólares o 183 mil euros). Aparentemente lo que hoy es noticia es que esa multa fue ratificada y el juez negó la apelación al laboratorio.

Estos son los puntos que el laboratorio infringió según la resolución que multa al laboratorio (fuente)

  1. Falta de documentación de antecedente de niño sano (cfr. criterio de inclusión N° 4) – en ambas inspecciones y aún posterior al requerimiento efectuado el 13 de diciembre de 2007 – al respecto: Implementar en todos los centros la disponibilidad de libreta sanitaria a los fines de corroborar los datos requeridos por protocolo en cuanto a edad gestacional, antecedentes de niño sano y antecedente de vacunación o fotocopia de HC perinatal para menores de 8 semanas;
  2. Vacunación sin constatar edad gestacional (ver paciente 62 y 49 del Centro Luján de Cuyo), constatada durante la primera inspección;
  3. Imposibilidad de documentar qué viales fueron administrados al inicio del estudio en el sujeto 17050 del Centro N° 16; sujeto 2296 del vacunatorio central; sujetos; 14011, 14012, 14013 del Centro Luján de Cuyo;
  4. Incumplimiento del protocolo tal como fuera aprobado por la Administración en cuanto a controles de seguridad por administración de la vacuna, con falta de registro correcto del horario de vacunación o falta de dicho control como fuera documentado en el Centro de Salud N° 60, donde se entrevistó a las madres de dos de los sujetos vacunados en el día de la inspección y que fueran documentados por Actas respectivas que obran a fojas 131 y 132 (diciembre de 2008);
  5. Extravío de documento fuente del paciente 14100/PAM del Hospital Notti (hojas de enfermería desde el 8 de octubre al 20 de noviembre de 2007); sujeto 170, visita uno; sujeto 096, días 6, 7, 8 y 10 de julio de 2008;
  6. Falta de documentación de la preasencia de defectos congénitos mayores como criterio de eliminación durante el estudio, teniendo en cuenta los antecedentes familiares y personales del paciente y la evolución clínica durante la permanencia del sujeto en el estudio: sujeto 14100/PAM;
  7. Documentación fuera de tiempo de los criterios de eliminación de los pacientes en las visitas correspondientes o falta de registro que los avale: sujetos 170 (visita 2), 288 (visita 2), 2221 (visitas 2 y 4), 2075 (visita 3), 2073 (visitas 3,4 y 5), 2043 (visitas 3 y 4), 2165 (visita 3), 62 (visitas 3 y 4), 175 (visitas 3 y 4), 5540 (visita 3), 2164 (visitas 3 y 4), 175 (visitas3 y 4);
  8. Falta de documentación que avale los criterios de eliminación en pacientes con administración de corticoides durante el desarrollo del estudio: ejemplo sujeto 293;
  9. Documentación de los criterios de elegibilidad fuera de tiempo y forma: sujetos 059 y 2043;
  10. Incorporación tardía de libreta de salud que avale la edad gestacional y antecedentes perinatológicos no incorporada hasta la fecha de la inspección o incorporada tiempo después de la requisitoria de la Administración: sujetos 14037, 288, 2075, 2072, 2043, 66, 175, 2221, 2165 y 062;
  11. sujeto 2070: no puede comprobarse el adecuado cumplimiento con los requerimientos del protocolo (punto 5.5.1.1 procedimientos adicionales del estudio para el subgrupo “INMUNO y REACTO”) debido a que la abuela, analfabeta, es quien otorga el consentimiento y única presente durante la visita de la selección;
  12. cruce de viales/administración de vial inadecuada en los siguientes casos: a) visita 2: sujetos 2164; b) visita 3: sujeto 2221; c) visita 3: sujeto 3030; d) visita 2: sujeto 12398, dosis 3 en lugar de dosis 2; e) visita 3: sujeto 12192; f) visita 2: sujeto 12199;
  13. sujeto 14037: uso de documento intermedio para registro del dato fuente (en vez de historia clínica); no se encuentra dicho documento adjunto a la historia clínica donde pueda corroborarse el origen del dato.-

También se determinó que se violaron los Puntos 1, 2, 3 y 5, Inciso A, Capítulo IV, Anexo I de la Disposición ANMAT N° 5330/97 que autoriza el ensayo y dice:

A-De los investigadores:
El investigador principal deberá:

  1. Responsabilizarse por la realización del estudio clínico en conformidad con el Protocolo
    autorizado.
  2. Respetar las Buenas Prácticas de Investigación Clínica.
  3. Informar a los pacientes con el objeto de obtener el Consentimiento Informado debidamente
    firmado.
  4. Proponer y comunicar a esta Administración Nacional, a los comités de ética, de docencia e
    investigación y al patrocinante (si lo hubiere), cualquier modificación al protocolo original,
    debidamente fundamentada, la que deberá ser previamente autorizada.
  5. Archivar la información registrada antes, durante y después del estudio durante un plazo mínimo de 2 años.

Algunas infracciones son menores (como demoras en el papeleo) y me imagino que son comunes a cualquier investigación e inherentes a cualquier gran empresa; por el contrario, otras son muy importantes, como la vacunación de un sujeto cuya madre se habría negado a participar del estudio o la inclusión de sujetos sin constancia de salud previa o que no cumplían los criterios de selección. La empresa niega los cargos, pero ya perdió varias apelaciones, así que es de creer que las acusaciones están debidamente registradas.

En resumen, se tratan de algunos casos serios y otros no tanto pero que en ningún momento ponen en duda la seguridad de la vacuna. Si me lo preguntan a mí, un millón de pesos es una cifra ridícula para multar a uno de los laboratorios más grandes del mundo con una ganancia anual neta de casi 3 mil millones de dólares. No me refiero a este caso en particular, donde las violaciones no son tan serias y no resultaron en daños a la salud de las personas, pero esta multa es la más alta jamás hecha en nuestro país. Un monto completamente ridículo si lo que se quiere hacer es disuadir a las grandes empresas de quebrar la ley.

1Ene/126

Primera reunión abierta del CEA Rosario en 2012

6 Comentarios    

Publicado por:PabloDF.

Etiquetado con:

El Círculo Escéptico Argentino se reúne en Rosario por primera vez en este año 2012. Es una reunión abierta, así que todos aquellos que deseen conocernos, saber de qué se trata el grupo y quizá participar, y que no estén de vacaciones en lugares paradisíacos o más pintorescos que nuestra ciudad, están invitados a asistir.

La reunión será el sábado 7 de enero, a las 17:00 hs. Nos vemos, como otras veces, en el bar La Máquina (Entre Ríos y Urquiza). Si tenés Facebook, te invitamos a confirmar tu presencia (y ya que estás, hacerte fan del CEA).

Reunión del Círculo Escéptico Argentino. Bar La Máquina (Entre Ríos y Urquiza), Rosario, sábado 17 de septiembre de 2011.

Lugar de reunión: bar La Máquina (Entre Ríos y Urquiza).