18Ago/1117

Boiron amenaza con demandar a un blogger italiano.

Boiron es una empresa multinacional de preparados homeopáticos y ahora salió a la luz que amenazaron con demandar a un blogger italiano. Samuele Riva escribe en Blogzero y actualmente está disfrutando de un perfecto caso de efecto Streisand. Su historia ha sido levantada por muchísimos blogs escépticos (este es nuestro granito de arena) y links a su blog están por todo internet. Una descomunal lista puede encontrarse en el blog de Samuele.

¿Qué es lo que pasó? Básicamente Samuele Riva escribió dos posts sobre el remedio homeopático Oscillococcinum poniendo imágenes del producto con epígrafes haciendo mofa de su absoluta falta de ingredientes activos. Y esta historia no es una mera anécdota sino que está publicada en una revista científica con revisión por pares; así es, el British Journal of Medicine publicó una nota sobre el caso.

Como sabemos, la homeopatía es una pseudomedicina que afirma que al diluir una substancia que causa un cierto síntoma hasta que no quede ninguna molécula de ella, se puede crear una cura para aliviarlo. En el caso del Oscillococcinum la cuestión es peor ya que la substancia en la que se basa directamente no existe.

Ya escribí una explicación en mi blog sobre la historia de este bizarro remedio así que a los interesados los remito a leerlo (también hablamos de él en el capítulo 18 de nuestro podcast que está grabado pero no publicado). El grano es que un médico francés llamado Joseph Roy creyó encontrar unas pequeñas bacterias esféricas (cocci) en la sangre de personas que sufrían de la gripe. Estas bacterias oscilantes (de ahí el nombre), creyó él, eran la causa de esta enfermedad. Luego empezó a verlas por todos lados, en pacientes que sufrían de cáncer, tuberculosis, gonorrea… Así se convenció de que los oscilococos eran la causa de todas las enfermedades.

Lo curioso es que a excepción del Dr. Roy, nadie nunca más vio estos famosos bichitos. Algunos especulan que se trataban de burbujas de aire que en su incompetencia no reconoció ni intentó remover de sus muestras. También puede ser que haya sido su imaginación. En cualquier caso, el oscillococcinum no existe. ¿Cómo se fabrica un medicamento a base de una substancia inexistente? Sólo un homeópata sabrá por qué, pero se utiliza hígado y corazón de pato criollo molido y reposado durante 40 días.

Nada por aquí...

Actualmente Boiron comercializa píldoras con Oscillococcinum 200C, es decir, una dilución de 1 parte pato por 10400 partes agua. Es una proporción tal que, si todo el universo estuviera hecho de ese preparado, necesitaríamos 10320 universos para encontrar una sola molécula de la substancia original. Esta preparación luego es usada para mojar pastillas de azúcar o lactosa (que luego se secan, obviamente) que se venden por U$S 1 cada una. Todo un negocio.

A pesar de esto, y como explica Samuele, la rama italiana de la multinacional Boiron le envió una carta amenazando con demandar por “haber expresado opiniones falsas e infundadas sobre la homeopatía”. Esto es hipocresía elevada a la 400ava potencia ya que quien realmente está expresando “opiniones falsas e infundadas” es la propia compañía al sugerir que sus preparados sirven para algo. No hay más que leer su página informativa en inglés para encontrar falsedades:

Las medicinas homeopáticas son micro-dosis terapéuticamente activas de substancias minerales, botánicas y biológicas. Son drogas seguras y confiables, por lo que son consideradas por muchos como excelentes elecciones para automedicarse.

FALSO. Los preparados homeopáticos son dosis inexistentes, no son terapéuticamente activas y de seguro que no son drogas. Seguras y confiables sí que son; podés confiar que no va a hacer absolutamente nada, nunca. Y que una compañía promueva la automedicación con substancias inefectivas roza lo criminal, especialmente cuando se la recomienda para el tratamiento de enfermedades serias como el cáncer o como prevención de la malaria (aunque Boiron lo desmiente en su FAQ).

La página también afirma que sus remedios están clasificados como drogas por la Federal Drug Administration (FDA) y como tal, “asegura que las medicinas homeopáticas se adhieran a las especificaciones de etiquetado de las drogas”. Es decir, que no pueden afirmar tratar enfermedades si no hay evidencia para demostrarlo. Pero esto es una verdad a medias. Es cierto que la FDA considera que los remedios son drogas pero, como dice la propia web de Boiron, gracias a una legislación introducida en 1938…

Para ser aceptado como remedio homeopático por la FDA, sus productos deben estar identificados en la Farmacopedia Homeopática de los Estados Unidos o ser generalmente aceptados como homeopáticos bajo los principios de la homeopatía.

Es decir, no hay exigencia alguna de eficacia y seguridad. Lo único que tiene que hacer una compañía de remedios homeopáticos para sacar al mercado un nuevo producto es… decir que es homeopático. Será por eso que les va tan bien (más de 500 millones de euros por año) invirtiendo sólo un 1% de sus ganancias en “investigación”. Francamente quien debería ser demandado por “expresar opiniones falsas e infundadas sobre la homeopatía” es la propia compañía que las fabrica.

Por último debo declarar un conflicto de intereses. Si bien no he recibido financiamiento alguno de parte de Boiron, mi certificado de homeópata lo conseguí mediante un curso online que ya no está accesible brindado por esa empresa.