23Ago/1139

Dolor de garganta y un mar de medicinas caseras

Fue por culpa de la visita a Tecnópolis, estoy seguro, hacía frío y me tuve que levantar demasiado temprano (me levante a las 10:30, pero un sábado, sacrilegio). El tema es que hace unos días que ando con dolor de garganta, dificultad para tragar, por suerte sin fiebre ni dolor de cabeza, pero una sensación lo bastante molesta y persistente como para que un día feriado y bastante fresco deje la comodidad de mi casa y me vaya hasta el centro de salud a molestar a un médico para que me diga qué tengo.

¿El resultado? Faringitis Viral. ¿El tratamiento? Ibuprofeno 600 cada 8 horas durante 5 días para aliviar el dolor.

Llego a mi casa con mis dos cajas del remedio y le comento mi estado de salud deplorable a una amiga que me recomienda en tono de joda, para aliviar más rápidamente el dolor, "gárgaras de agua tibia con sal". Inmediatamente me dispongo a averiguar por qué se recomienda esto y qué otras cosas se recomiendan para dolores agónicos (?) como el que tengo ahora. Les adelanto el resultado; no encontré ninguna explicación muy seria de cómo es que estos remedios caseros alivian el dolor, por lo que esperaré que la enfermedad retroceda sola mientras alivio el dolor con el ibuprofeno recomendado y me cuido del frío. Entonces, ¿qué encontré? explicaciones a medias (o mucho menos que medias) y meras recomendaciones como las que les muestro a continuación:

a) Agua con Sal: La sal cuenta con propiedades curativas para sanar heridas abiertas. Este remedio ha sido utilizado desde hace ya muchos siglos en la humanidad para amedrentar el dolor provocado por las heridas. Lo ideal es diluir dos cucharaditas de sal de mesa por un cuarto (250mL) de agua. Se hacen gárgaras hasta que se terminé la solución y este procedimiento se puede repetir dos o tres veces por día.
b) Agua con media cucharada de bicarbonato de sodio: Mezclar media cucharada de bicarbonato de sodio con un vaso regular de agua, también funciona para aliviar las molestias del dolor de garganta.
El bicarbonato sódico ayuda a sanar especialmente las infecciones de la garganta, incluso hacer estas gárgaras sirven para prevenir la gripe. Así que como consejo de salud, éste es especialmente valioso, ya que además de sanar las molestias en la garganta, protege contra una enfermedad que requiere más cuidados, como la gripe.
c) Otro tipo de remedio es preparar una solución con un vaso de agua con una sola cucharada de vinagre de manzana. Se mezclan bien los líquidos y se hacen gárgaras al levantarse y antes de dormir. Si las molestias de la garganta persisten durante el día, se puede realizar para como complemento, cualquiera de los otros dos tipos de gárgaras mencionados."

Buscando en internet siempre podemos encontrar cosas como estas, donde en un blog de "medicina" nos dan consejos de remedios caseros para tratar el mal que queramos, pero en los lugares donde deberían ir las explicaciones del funcionamiento solo aparecen (si aparecen) frases más bien pseudocientíficas como se puede observar en lo citado.
En la "cura" con agua con sal vemos que la explicación que dan no tiene nada que ver con el mal que queremos tratar, ya que la inflamación en la garganta no tiene que ver en absoluto con heridas. Luego cuando habla del bicarbonato se limita a repetir que ayuda a sanar este mal y no da ninguna explicación, y como si fuera poco se arriesga a decir que previene la gripe. Finalmente propone vinagre de manzana del cual directamente no acota nada del funcionamiento pero ofrece un tratamiento con dos aplicaciones por días.

El otro tipo de cosas que se encuentran fácilmente son los foros donde uno pregunta una cura casera y todos les dan varias opciones. La respuesta que más me llamó la atención y demuestra la poca rigurosidad de la gente en este tipo de situaciones es la primera respuesta que aparece en el foro linkeado previamente. Bajo la pregunta "Que remedio casero os haceis para el dolor de garganta?" una persona responde:

yo me puse con gripe embarazada y me tome agua caliente con miel y unas gotitas de limon y cada dia uno o dos vasos de zumo de naranja natural, eso durante 7 dias y me fue genial, no volvi a coger nada mas de resfriados en todo el embarazo! y eso que me cogio de septiembre hasta mayo!

suerte!!

¿Por qué digo que demuestra la poca rigurosidad de la gente? 7 días es un tiempo en el que este tipo de enfermedades suelen retroceder naturalmente, es más, como pueden observar de lo que me recomendó el médico, la idea no es acelerar la desinflamación de la faringe si no aliviar el dolor, el cual no es nombrado por esta persona, por lo que no podemos saber si al menos es útil para esto (en realidad lo que no podemos saber es si le fue útil a ella lo que no demostraría de ninguna manera que sea útil para todos).

3 cucharadas de miel de abeja
1 cucharada de aceite
1 cucharadita de sal
limón (opcional, para mejorar el sabor)

se entibia (no caliente, ojo con el aceite) y se toma despacito para que pase bien por la garganta.

Miel de abeja: antibiótico
Aceite: lubricante
sal: desinfectante

Varias veces al día.
Suerte!!!

En esta respuesta ya hay un poco más de explicaciones, pero, ¿esas explicaciones son válidas? Es cierto que la miel funciona matando bacterias (en este estudio se utiliza un tipo especial de miel), también es cierto que el aceite es lubricante y si, también es cierto que la sal se utiliza como desinfectante en algunos casos. Pero esto no demuestra que funcionen adecuadamente al hacerlos pasar lentamente por la zona afectada, por ejemplo, para que la miel funcione como antibiótico en heridas es necesario untarlo y dejarlo ahí por un tiempo ya que esto provoca que la alta concentración de azúcar produzca una lisis osmótica (romper las células bacterianas a causa de la ósmosis provocada por la diferencia de concentración de azúcar fuera y dentro de las mismas).

Estos son solo algunos ejemplos de lo que encontré buscando explicaciones de las formas caseras de aliviar el dolor de garganta, una tarea que de vez en cuando viene bien para ejercitar el escepticismo y no andar tomando cada cosa que nos dice la abuela sin saber realmente si funciona y pudiendo hasta hacer cosas que nos perjudiquen.

PD: aprovecho este post en el que hablé de remedios de abuela para recomendar un libro que no he tenido la posibilidad de leerlo pero lo haré cuando tenga la chance de hacerlo. Se llama "Los remedios de la abuela; mitos y verdades dela medicina casera" de Valeria Edelsztein que pertenece a la colección "Ciencia que Ladra" dirigida por Diego Golombek de la editorial Siglo XXI.