17Jul/131

¿En trance por usar la Ouija?

1 Comentario    

Publicado por:Maxim.

Etiquetado con: , , , ,
ouija

Hace unos días nos enterábamos de la noticia de que una chica de Concordia, Entre Ríos, tuvo una crisis nerviosa mientras jugaba con un grupo de amigas al conocido juego de la tabla Ouija. Los médicos que la atendieron diagnosticaron eso (una crisis nerviosa), pero algunos medios prefirieron usar palabras más llamativas y dijeron que ella había “entrado en trance” mientras jugaba, aunque nunca explicaron claramente qué es lo que eso significa para ellos.

Puedo decir que tuve la experiencia de usar en un par de oportunidades la otra versión, más casera, de la famosa tablita: el juego de la copa. También puedo decir que, durante todo el rato que duró el chateo con el más allá, ni por un instante creí que hubiera algún espíritu moviendo la copa. Era obvio que se trataba de un truco pensado por mis compañeros para reírse de otro de ellos, el más miedoso del grupo. (En parte, de eso se trata el escepticismo: de saber cuándo somos víctimas de una broma o un engaño.) La chica de la noticia no se dio cuenta, creía (o cree) en la existencia de espíritus, fantasmas y en la comunicación con los muertos. Esa credulidad y la broma de alguna de sus amigas seguramente fue lo que la llevó al hospital.

Sobre su origen

La tabla Ouija no es un instrumento de origen milenario creado por alguna cultura muy antigua para contactar espíritus. Fue creada y patentada en 1890 por Elijah Bond, un abogado, inventor y hombre de negocios de Maryland, Estados Unidos, y originalmente sólo se trataba de un juego de salón que consistía en ir deletreando palabras y formando frases. Esa patente hoy pertenece a la compañía Hasbro, la misma que vende muñecos de juguete y juegos de mesa.

La lápida dedicada en 2008 a Bond y su invento, y la patente original del mismo.

El juego se iba popularizando entre las clases sociales medias y altas, hasta que en 1912 una mujer llamada Pearl Pollard (ironías del destino que resultan graciosas en nuestro idioma, su marido se apellidaba Curran) afirmó que mientras lo usaba con una amiga un espíritu se contactó con ella. Según Pollard, se trataba de Patience Worth, una mujer fallecida en 1694, pero esto nunca pudo ser confirmado ni se encontró registro alguno de la existencia de esa mujer.

Pollard y Worth no sólo “charlaban” habitualmente, sino que “juntas” escribieron varios libros y cuentos, lo cual resultó bastante redituable a Pollard, una aspirante a cantante que hasta ese momento casi no contaba con ingresos.

De ahí en más, el uso de la tabla se fue popularizando entre los fans del espiritismo y otras prácticas ocultistas y entre los charlatanes que hacen dinero a costa de crédulos, dolientes y necesitados. Al mismo tiempo, los temerosos aconsejan no usarla para evitar traer espíritus “a este lado” o incluso ser poseídos por ellos. O entrar en “trance”, quizá.

Antecedentes

Un antecesor directo de la tabla Ouija y sus variantes es la técnica de escritura automática, usada principalmante durante la época victoriana por algunos médiums. Consistía en unas planchitas (o planchettes) de madera que tenían un agujero en una punta en donde se insertaba un lápiz. Gracias a las rueditas que tenía abajo, el espiritista que conducía la sesión deslizaba la tablita sobre una hoja de papel y el lápiz iba escribiendo o dibujando lo que, supuestamente, los espíritus le comandaban.

¿Se mueve?

El puntero Ouija (o la copa) se mueve por el tablero, señalando una letra tras otra y formando frases, contestando preguntas o formulando augurios. ¿Cómo puede ser? Las posibles explicaciones son básicamente dos. La más obvia es la que mencionaba más arriba: ya sea a modo de broma o como parte de un timo, uno de los participantes hace más fuerza que los demás y se encarga de mover el puntero en la dirección deseada. La segunda tiene que ver con el efecto ideomotor. Esto es, que uno de los participantes esté muy sugestionado e inconscientemente influya en el movimiento del puntero.

Qué dicen las religiones

En el cristianismo toda forma de magia, adivinación y espiritismo es condenada, ya que hablar con los muertos o ver el futuro “está reservado sólo para Dios”. Algo parecido manda creer el islam. Palabra más, palabra menos, las religiones coinciden en que no se debe jugar con esas cosas, porque se puede estar “abriendo camino para el demonio y no es de extrañar que la persona quede espiritualmente afectada”. Esto no impide que una mayoría de la gente crea en esa clase de comunicación. Las principales religiones siempre han criticado estos medios caseros para contactar a los fallecidos. ¿Será por temor a perder el monopolio del contacto con el más allá?

11Abr/1310

Pseudociencias y Supersticiones en Argentina

Hace unos días llegó un mail a la cuenta del Círculo Escéptico consultándonos por estudios sobre la prevalencia de creencias pseudocientíficas e irracionales en Argentina. Intenté encontrar algo, pero mi búsqueda fue infructuosa hasta que pedí ayuda y Alejandro Agostinelli (periodista y autor de Factor 302.4 y Ciencia Bruja) me mandó un link interesante.

Se trata de un artículo de Catholic.net en el que, luego de una extensísima sección con citas a la Biblia, pánicos morales y demás demonizaciones hacia el New Age, se detallan los resultados de una encuesta realizada por el Departamento de Documentación y Estadísticas de la Fundación SPES con más de 1.000 estudiantes de secundarios católicos de la Ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires y ciudades del interior.

El Servicio Para el Esclarecimiento en Sectas es (o era) una entidad católica dedicada al estudio de las sectas y los nuevos movimientos religiosos. Sólo encuentro referencias a esta Fundación en medios de información y propaganda católicos; uno de sus sitios web no tiene nada de información y el otro está muerto, al igual que su fundador. Esto, sumado a que los métodos de la encuesta no los encuentro publicados seriamente en ningún lugar, hace que no pueda poner las manos en el fuego por su validez.

Pero, siempre teniendo estas aclaraciones en mente, ¿qué dicen los resultados?

Confirmando prejuicios

La encuesta preguntó el nivel de creencia de seis ideas paranormales: extraterrestres, astrología, magia y maleficios, adivinación del futuro, comunicación con los muertos y reencarnación. Hay que recordar que la muestra de esta encuesta no es bajo ningún punto de vista representativa de la población argentina en general, sino que se trata de estudiantes secundarios de colegios católicos. Me interesa ver qué porcentaje acepta cada creencia paranormal. Agrupando los que creen “mucho” y “poco” podemos ver un claro ganador:

cree

Gráfico1: Porcentaje de creyentes en varias ideas paranormales.
(las barras de error son de ±3%, estándar en las encuestas)

Al no saber cómo fue realizada la encuesta, es difícil interpretar los números absolutos. Un ente católico dedicado en parte a combatir las sectas probablemente tenga incentivo para inflar los números. Pero tomando los valores como vienen, la aceptación de estas creencias paranormales me resulta preocupante. La creencia en OVNIS es de más de un 85%, la astrología entre 60% y 75% y ninguna categoría baja de un 50% de aceptación.

Cabe notar que no hay diferencias significativas entre hombres y mujeres a excepción de la astrología y levemente la adivinación del futuro. El prejuicio parece ser cierto (al menos entre los estudiantes de colegios católicos) y el horóscopo sí es algo más de mujeres que de hombres. De todas formas la diferencia es de sólo un 15%.

Algo que me causó mucha gracia, y vale la pena notar, es que entre los alumnos secundarios de escuelas católicas, la idea irracional menos aceptada es la reencarnación. Dejo para el lector saborear la ironía de que una entidad cristiana considere la reencarnación como una creencia irracional y que aún así sea la menos aceptada.

Si nos enfocamos sólo en los más fervientes creyentes, aparecen otros patrones:

creemucho

Gráfico 2: Porcentaje de encuestados que dijo "Creer mucho" en cada idea paranormal.

Las diferencias entre los sexos aparecen más marcadas. Otra vez se confirma el prejuicio y la creencia en OVNIS parece ser cosa de hombres. Las mujeres siguen dominando la creencia en la astrología y se incrementa la diferencia en la adivinación del futuro. Se ve también que la creencia en los OVNIS y la astrología es más fuerte que para el resto de los temas, especialmente en los hombres.

Superstición no es lo mismo que pseudociencia.

Otra de las preguntas que hicieron fue sobre el fundamento científico de cada creencia. Y acá es donde aparece algo muy interesante, en mi opinión.

confundamento

Gráfico 3: Porcentaje de encuestados que cree que cada tema tiene fundamento científico.

Aparecen dos claras categorías de creencias irracionales. Los OVNIS y la astrología son considerados con fundamento científico por un porcentaje mucho más alto de estudiantes; la magia, la adivinación, la comunicación con los muertos y la reencarnación quedan muy por detrás. Es decir, menos del 10% de los encuestados creen, por ejemplo, que hay base científica para creer en la reencarnación, pero el 55% aún así cree en ella.

Esta distancia entre la creencia y el fundamento científico percibido podría ser un buen fundamento para distinguir entre pseudociencias propiamente dichas por un lado y supersticiones por el otro. No me sorprende de los OVNIS entren en la primera categoría, pero yo siempre hubiera agrupado a la astrología en la segunda.

sinfundamento

Gráfico 4: Porcentaje de creyentes que no creen que su creencia tenga fundamento científico

Ocho de cada diez creyentes en OVNIS afirman tener fundamento científico, pero nueve de cada diez creyentes en los maleficios no tiene problema en sostener que no hay razón científica que sostenga su creencia.

Elegir qué discutir

Salvo que haya una montaña de estudios que no haya encontrado, en nuestro país falta mucha información al respecto de las creencias irracionales. Tanto es así que me veo obligado a usar datos de una organización con fuertes motivaciones ideológicas cuyos métodos no están publicados. Si alguien conoce fuentes más confiables, ¡por favor compártanla en los comentarios!

Usando los datos que tenemos, aparece una distinción bastante importante. La mayoría de nosotros entendemos que el método científico es la mejor herramienta para entender la realidad empírica. Los creyentes en OVNIS y astrología parecerían compartir, en parte, este valor. Se puede debatir con ellos ya que nos manejamos dentro del mismo paradigma.

Si existe la comunicación con los muertos, la magia, o la clarividencia, entonces existen métodos para demostrarlo científicamente y hasta que no haya evidencia científica –fundamento científico- entonces no estamos justificados para creerlo. Pero no se puede decir lo mismo de quienes creen en las supersticiones. Ellos no tienen problema en creer cosas sin fundamento científico.

Si la lucha contra las pseudociencias es una lucha contra el analfabetismo científico, la lucha contra las supersticiones es más bien una lucha contra el analfabetismo filosófico… al menos entre los estudiantes secundarios de colegios católicos en Argentina.