1Ago/156

Ministerio de Educación: Anti-evolución para todos

6 Comentarios    

Publicado por:Elio Campitelli.

Etiquetado con: , ,

En 2012 el Ministerio de Educación editó la colección Piedra Libre como un recurso pedagógico para chicos de entre 7 y 15 años. Son 30 libros organizados por contenidos en vez de por "grados" y, si el fascículo en cuestión es representativo de la serie en general, con unas ilustraciones preciosas y contenido accesible para los chicos.

Más allá de lo loable en la elaboración y publicación de este tipo de contenidos, en el caso particular de "Un mundo perdido" hay algo preocupante: en medio de un libro sobre ciencia, entre páginas con dinosaurios y huevos fosilizados, el libro ilustra y describe la historia bíblica del Diluvio Universal sin ninguna referencia explícita a su carácter mitológico.

Siguiendo los pasos de Noé, en el libro nos encontramos, no con una, sino con dos enormes ilustraciones a doble página de la historia del diluvio universal. En las páginas 18 y 19 podemos ver, sin ninguna explicación, a "dos de cada especie" haciendo fila para entrar a un arca que es obviamente demasiado pequeña para tantos animales. Más adelante (páginas 30 y 31), los chicos pueden ver a las parejitas animales disfrutando de su crucero de 40 días y 40 noches. Esta vez, acompañado de una descripción del mito bíblico, sin ningún tipo de refutación científica y con una cita directa al capítulo 7 del Génesis:

En la Biblia se relata una catástrofe enviada por Dios y que afectó a toda la Tierra, eliminando casi toda la vida existente. Está allí escrito lo siguiente:

Y sucedió que al séptimo día las aguas del diluvio vinieron sobre la Tierra […] Y las aguas subieron mucho sobre la Tierra; y todos los montes altos que había debajo de todos los cielos, fueron cubiertos. Quince codos más alto subieron las aguas, después que fueron cubiertos los montes.

Siguiendo la versión bíblica, algunos naturalistas creyentes explican la existencia de fósiles como producto de la muerte masiva de seres vivos durante el llamado “Diluvio Universal”. Los fósiles que se encuentran en las montañas serían también consecuencia de la subida de las aguas que los cubrieron.
Según esta creencia, Dios eligió a un hombre llamado Noé y le ordenó construir un enorme barco que se conoce como El Arca, antes de que las aguas invadieran toda la Tierra. En el Arca, Noé colocó una pareja animal de cada especie y a su propia familia.
Esta visión religiosa sostiene que toda la vida que actualmente existe en la Tierra es descendiente de los que se salvaron del diluvio, ingresando en el Arca.

Esta sección está desconectada del texto que la rodea y no parece atada a ninguna propuesta pedagógica. El libro no propone reflexionar sobre esta historia a la luz de los conocimientos científicos, sino que la misma parece planteada como una teoría o visión alternativa.

¿Cómo es que en un libro científicamente correcto hasta ese punto, a los autores les pareció pertinente presentar un mito religioso como si fuera una interpretación de la evidencia igual de válida que la visión científica?

creacionismo entero small

Si se me permite especular, parece como si el libro hubiese sido escrito sin el cuento del diluvio y alguien hubiese hecho presión para lograr aunque sea una mención de pasada a su mito de creación preferido. De cualquier manera, este contenido no tiene lugar en un libro de ciencia y debería ser quitado con premura.

¿Es posible que se trate de un error honesto de los autores queriendo usar el mito del diluvio para establecer un contraste entre el pensamiento religioso y el científico? Si lo es, no hay ninguna indicación de esto en el texto, a diferencia de la sección en la que invitan a los chicos a señalar los errores en Los Picapiedras.

También es notable el correcto uso de este contraste en otro libro de la colección donde se presenta la teoría de la Tierra hueca para luego aclarar que "ninguna de estas creencias ha sido confirmada jamás desde una perspectiva científica y, por ello, son consideradas un producto de la imaginación de algunas personas o culturas".

Cualquiera sea el caso, un libro de ciencia sólo debería hacer alusión a teorías pseudocientíficas con una clara y contundente refutación. Los invitamos a contactarse con el Ministerio de Educación y, por qué no, directamente con el Ministro Alberto Sileoni pidiendo explicaciones y que se revea la inclusión de estos contenidos.

16May/135

Médica católica “descubre” que el “gen gay” no existe

A medida que la autoridad doctrinaria de los ministros religiosos disminuye, como resultado de la secularización de la sociedad, se hace cada vez más difícil para éstos defender puntos de vista que chocan contra la realidad y el sentido común. Queda, entonces, recurrir a la ciencia para buscar en ella una validación de esas opiniones que antes bastaba declarar como creencias obligatorias. Un caso especialmente molesto para ciertos creyentes ha sido la constatación científica de que la homosexualidad no es una enfermedad psicológica o psiquiátrica ni una especie de deformidad, sino una variante minoritaria pero normal de la sexualidad humana.

Las estrategias de contraataque ante ese golpe han variado. En general los creyentes más devotos y las corrientes religiosas menos —digamos— sofisticadas simplemente niegan la autoridad de la ciencia o la descalifican como instrumento de ideologías demoníacas. Pero otro importante sector religioso reclama aún, y fabrica a su medida, validación académica y científica (o más bien pseudocientífica). Existe todo un ecosistema de think tanks, ONGs pretendidamente “civiles”, asociaciones médicas y psicológicas, universidades confesionales, etc., además de profesionales individuales, que canalizan o producen “hallazgos” científicos que validen falacias como, por ejemplo, que la homosexualidad está asociada con el consumo de drogas y la depresión o con la pedofilia, que los anticonceptivos orales aumentan el riesgo de infección por HIV o que el aborto produce en la mayoría de las mujeres un “síndrome post-aborto”.

Jason Collins - The Gay Athlete - Sports IllustratedHay que reconocerles a estas organizaciones académicas y grupos activistas que al menos se toman un cierto trabajo en engañar y engañarse. Porque también hay algunos que ni siquiera se esfuerzan. Tal es el caso de la Dra. Maíta García Trovato, una psiquiatra peruana que aparece citada en estos días por los medios católicos clamando triunfante que ha descubierto que no existe un “gen gay” o gen que determine la homosexualidad, y por lo tanto es falso que la homosexualidad sea innata, lo cual autoriza (en su visión) a tratar la homosexualidad como una desviación o enfermedad moral. ¿Cómo lo “descubrió”? A causa de la salida del closet de Jason Collins, basquetbolista de los Boston Celtics. Resulta que Collins es gay pero tiene un hermano gemelo que no lo es. Esto “demuestra”, según García Trovato, que no se nace gay, porque para eso debería haber un “gen gay”, y entonces ambos hermanos, genéticamente idénticos, deberían tener la misma orientación sexual.

Parece increíble que haya que aclarar esto, pero aquí va. No existe un “gen gay”. Como casi la totalidad de las características humanas que consideramos importantes, la homosexualidad no está 100% determinada genéticamente. En eso tiene razón García Trovato. A partir de allí todo lo que dice es una simplificación burda de la cuestión que, francamente, resulta muy difícil de creer que no sea intencional. Los estudios realizados hasta ahora han mostrado que la homosexualidad tiene un componente genético importante; que muy probablemente haya un componente ambiental, dado por la exposición a hormonas durante la gestación; que la orientación sexual se define muy pronto en la vida y que no es susceptible de cambio; y que las técnicas usadas para intentar cambiarla son casi siempre inútiles y a veces dañinas, por lo que no es ético recomendarlas.

Ningún científico serio ha manifestado jamás creer que existe un “gen gay”, una especie de interruptor en un trozo pequeño de ADN que enciende o apaga una orientación sexual. De hecho casi nada (fuera de lo más trivial) en el cuerpo humano es producto exclusivamente de un gen.

Además de eso, hasta el menos atento puede darse cuenta de que los gemelos “idénticos” suelen no ser tan idénticos en realidad, y lo son cada vez menos a medida que envejecen. Las influencias ambientales pueden hacer que de dos gemelos “idénticos” uno sea más alto que el otro, por ejemplo, y sin embargo nadie puede negar que la altura tiene un componente genético importante. ¿Podemos, modificando las influencias ambientales, lograr que un gemelo sea más alto que otro? Sí, si supiéramos hacerlo, probablemente sí; pero para eso tendríamos que hacer experimentos con humanos in utero. De la misma manera podríamos, quizá, manipular la futura orientación sexual de un ser humano. Pero esa manipulación está prohibida, y no sólo por la doctrina eclesiástica: no sería ético realizarla, incluso con resultados garantizados, porque la homosexualidad no es una enfermedad o deformidad, de manera que no hay por qué “corregirla”.

El mito del “gen gay” nunca fue más que un mito. Regocijarse por haberlo “refutado”, empleando además un ejemplo falaz, es propio de pseudocientíficos deshonestos con una agenda ideológica a los que más vale no dar crédito (ni prensa).

11Ene/116

Pienso, luego dudo – Capítulo 2

6 Comentarios    

Publicado por:Elio Campitelli.

Etiquetado con: , , ,

La mayor causa de los problemas del mundo de hoy es que los estúpidos estén tan seguros de las cosas, y los inteligentes tan llenos de dudas.
Bertrand Russell (1872–1970)

Pienso, luego dudo es el podcast oficial del Círculo Escéptico Argentino. Es una dosis quincenal de escepticismo y ciencia en donde conversamos sobre nuevos descubrimientos y desarrollos científicos; nuevos inventos y fraudes pseudocientíficos; y cualquier cosa que encontremos interesante.

Para escuchar online, hacer click en PLAY:

Descargar este capítulo en MP3

Algunas cosas de las que hablamos:

Música que se escucha:

Hellkistador – La Danse du Diable

Para comentarios, críticas, opiniones, sugerencias sobre este capítulo, o recomendar temas y compartir noticias para el próximo capítulo, pueden ir al foro o utilizar el formulario de contacto.

Pienso, luego dudo – Capítulo 2 (link de descarga)
Canal en iVoox
Subscribirse por RSS

18Dic/106

Pienso, luego dudo – Capítulo 0

6 Comentarios    

Publicado por:Elio Campitelli.

Etiquetado con: , , ,

La verdad surge de la discusión entre amigos.
David Hume (1711 – 1776)

Pienso, luego dudo,  es el podcast oficial del Círculo Escéptico Argentino. Es una dosis quincenal (por ahora) de escepticismo y ciencia en donde conversamos sobre nuevos descubrimientos y desarrollos científicos; nuevos inventos y fraudes pseudocientificos; y cualquier cosa que encontremos interesante. Si nuestros oyentes encuentran alguna noticia o un tema que les interese para discutir en el programa, pueden pasar por el foro o usar el formulario de contacto.

Este es el capítulo 0. A diferencia de otros capítulos en el futuro, éste no quedó muy estructurado. Los participantes son Pablo Flores, Bruno Bianchi, Lisandro Carnielli y Daneel Olivaw.

Algunas cosas de las que hablamos:

La música que se ecucha:

Para comentarios, críticas, opiniones, sugerencias sobre este capítulo, pueden ir al thread creado ad hoc en el foro. También pueden recomendar temas y compartir noticias para el próximo capítulo en este otro thread creado ad hoc.

LINK DE DESCARGA
Canal en iVoox
Para escuchar online: