6Mar/1411

Mi experiencia con el jugo de pasto LuzVida

vaso_wheatgrass
Este es el artículo 1 de 2 de la serie Jugo de pasto LuzVida

Hace un tiempo que le tenemos el ojo puesto a LuzVida, una compañía que vende jugo de pasto de trigo (wheatgrass) atribuyéndole múltiples propiedades medicinales y nutritivas. En otro artículo hablaremos de éstas pero antes de eso decidimos que sería una experiencia interesante probar el producto en carne propia. Por suerte su página en Facebook publicó que iban a estar en un bar de la Ciudad de Buenos Aires, así que una amiga y yo decidimos ir.

El bar estaba en pleno Recoleta, uno de los barrios más finos de la ciudad, y ostentaba un ambiente muy agradable con precios no muy accesibles. Como llegamos a la hora del almuerzo, no había lugar y tuvimos que esperar afuera unos 30 minutos. Desde afuera se podía ver que todas las mesas tenían una especie de maceta de plástico transparente con los brotes del pasto de trigo que íbamos a probar. No estábamos seguros de si LuzVida iba a tener un stand afuera o adentro, o si esos brotes era lo más cerca del famoso jugo que íbamos a estar.

Cuando finalmente entramos pudimos ver que cerca de la barra había una chica de pelo rosa y el logo de la compañía y con unos pequeños vasitos llenos de un líquido verde que repartía entre los comensales: muestras gratis. Cada tanto algún cliente se le acercaba y ella les comentaba sobre el producto; algo que con seguridad íbamos a hacer luego de tomarlo. La maceta de brotes de trigo además tenía varios volantes con publicidad escrita en lenguaje marketinero.

Mientras mirábamos el menú decidiendo qué íbamos a pedir, la chica de pelo rosa se nos acercó y nos ofreció las muestras. Era la primera vez que tomábamos el jugo de wheatgrass y fue una experiencia un tanto decepcionante. Lejos de ser un sabor exótico o nuevo, tenía gusto a jugo de naranja. Esto no es de sorprenderse ya que en el menú el jugo de LuzVida se vendía sólo ($22) o mezclado con jugo de naranja ($45). Evidentemente la muestra gratis que nos dieron era jugo de naranja con un poco de jugo de pasto de trigo. El “extracto de clorofila” no debe tener muy buen gusto o no sería necesario mezclarlo con otras frutas para que sea tomable.

Tomando la muestra gratis de jugo de pasto de trigo.

Tomando la muestra gratis de jugo de pasto de trigo.

Atento a esto (y, debo admitir, también movido por la diferencia de precio), decidimos pedir la versión “pura” del jugo.

Lo que la moza nos trajo fue una botella chica de agua mineral y un vaso con un palito verde congelado. Al poner el agua, éste se descongeló dando lugar a un líquido verdoso, aunque bastante más transparente que el que nos habían dado como muestra gratis. El sabor, predeciblemente, era mucho más aguado y no había rastros del jugo de naranja.

wheatgrass_jugo_trigoTengo que aclarar que a mí me gusta este tipo de sabores. El olor a pasto me resulta muy agradable y mi pimienta favorita es la variedad jamaiquina que esencialmente tiene gusto a madera. Así, no es sorprendente que el jugo me gustara. El problema es que estaba poco concentrado; era como tomar jugo de naranja rebajado con agua: el (poco) sabor es rico, pero está tan aguado que uno se pregunta si lo que está tomando es un jugo aguado o agua levemente saborizada.

Mi amiga no tuvo la misma reacción. Para ella, "la muestra gratis no es fea pero sólo porque debe tener más jugo de naranja que jugo de pasto, lo que hace que tenga gusto a jugo de naranja con un dejo a pasto". La versión "pura", por otro lado, no le gustó en lo absoluto "ya que, como su nombre lo dice, es jugo de pasto, y tiene gusto a pasto". En otras palabras, si bien a mí me hubiera gustado más si hubiera estado más concentrado, ella hubiera preferido que estuviera aún más diluido.

Buscando experiencias en internet está claro que yo estoy en la minoría. Buscando “wheatgrass flavour” la gran mayoría de los links hablan de su horrible sabor y de cómo mejorarlo. Incluso sitios donde lo promueven como un excelente producto para la salud admiten que no tiene buen gusto. Por ejemplo, en un foro de comida cruda se puede leer:

Planté y coseché mi primer lote de wheatgrass con mucho entusiasmo. Con orgullo sostuve el vaso a contra luz, admirándolo, y luego lo tomé y –guau- mi hija no podía dejar de reírse de mi cara -era AQUEROSO (el jugo y la cara). (…)

¿Qué puedo hacer? Ya invertí tiempo y dinero en esto. ¿Es posible mezclar el jugo de wheatgrass con otro jugo o va a arruinar toda la mezcla?

Para darse una idea de cómo sería esa cara de asco, puede ver este video de una chica de 10 años tomando un shot de pasto de trigo por primera vez:

Podemos decir, entonces, el gusto del jugo de pasto de trigo es, como mínimo, desafiante. Definitivamente no es para todos y parece difícil que pueda comercializarse masivamente a $22 el vaso si no fuera por las afirmaciones nutricionales. Teniendo la posibilidad de tomar cosas más ricas, pocos elegirían esto como primera opción a menos que los convencieran de que tiene propiedades cuasimilagrosas que van a solucionar todos sus problemas, lo cual parece ser la estrategia de marketing. Pero eso quedará para un próximo artículo.