17Abr/135

De supernovas y bacterias

Si una de las características más impactantes de la ciencia es cómo campos totalmente alejados se encuentran y confirman mutuamente, éste debe ser un excelente ejemplo. Un equipo de investigadores cree haber encontrado en bacterias fósiles, en el fondo del mar, el rastro de la explosión de una supernova que pudo acelerar la extinción de la fauna marina de hace dos millones de años.

La historia de este descubrimiento comienza en realidad hace más de diez años. En 1999 científicos en Alemania encontraron en sedimentos marinos pequeñas cantidades de hierro-60, un isótopo radiactivo del hierro que no puede formarse en la Tierra. Se creía que podía haber llegado allí al pasar el Sistema Solar por un área del espacio abundante en dicho isótopo.

Por otro lado, hace también bastante que los paleontólogos ponen el límite entre dos períodos geológicos recientes, el Plioceno y el Pleistoceno, en el momento de una gran extinción de organismos marinos (que dejó su rastro en forma de restos fósiles característicos). Se consideraba probable que una de las causas de esta extinción fuera un aumento en la radiación ultravioleta solar, que habría matado al plancton cercano a la superficie marina.

En 2002 un equipo liderado por Narciso Benítez (John Hopkins University) propuso que una o más explosiones de supernova cercanas habían emitido rayos cósmicos intensos que, al llegar a la Tierra, habían dañado la capa de ozono, dejando pasar más rayos UV de lo habitual, que exterminaron al delicado plancton del cual depende el ecosistema. Señalaron tentativamente a la Asociación OB Escorpio-Centauro, un grupo que incluye unas cuarenta estrellas gigantes jóvenes y activas, a 450 años luz de nuestro planeta. Las asociaciones estelares OB son bastante típicas: se forman a partir de nubes de gas dando origen a múltiples estrellas muy masivas que viven rápido, mueren jóvenes y a veces dejan un hermoso cadáver.

Cuatrocientos cincuenta años luz es demasiado lejos para afectar la Tierra. Pero según han logrado determinar Benítez y sus colegas, hace dos millones de años algunas estrellas de Escorpio-Centauro podrían haber pasado a sólo 130 años luz. Y aunque no hemos visto ninguna supernova ahí, hay rastros de veinte explosiones en los últimos once millones de años.

Hace pocos días un físico, Shawn Bishop, reveló el hallazgo de hierro-60 en muestras del océano, por medio de un método que elimina las posibles fuentes inorgánicas, como por ejemplo, los minerales arrastrados por la lluvia desde los continentes. El origen de este hierro son bacterias magnetotácticas, que viven en el fondo marino y se orientan guiándose por el campo magnético terrestre, utilizando para ello cantidades microscópicas de magnetita (óxido ferroso-diférrico) que acumulan en sus células. Estos rastros fósiles tienen una antigüedad de 2,2 millones de años, exactamente lo que se esperaría si las bacterias vivieron durante la extinción del Plioceno-Pleistoceno.

Supernova como posible causante de la aparición de hierro-60 en bacterias magnetotácticas fósiles

Podemos imaginar cómo habrá sido: la explosión de la supernova, expulsando inmensas cantidades de átomos pesados; unos siglos después, una lluvia de rayos cósmicos que habrá hecho volar al espacio gran parte de nuestra capa de ozono; el plancton marino, frito por la radiación ultravioleta solar; la Tierra pasando por una nube de hierro-60 y otros isótopos radiactivos; y estas pequeñas bacterias capturando y utilizando ese hierro, ya oxidado, como brújula, para luego morir tranquilamente y dejar su huella en los sedimentos.

El objetivo de los investigadores es, ahora, encontrar más muestras del mismo tipo en otras partes del fondo marino. El sueño, encontrar a la culpable: el rastro en el cielo, ya débil, de la supernova que nos golpeó.

15Feb/1311

Un meteoro se desintegra sobre Rusia: Lo bueno, lo malo y lo feo.

[Actualización 16/02 15:25. Las estimaciones para el tamaño y masa cambiaron, y mucho. La NASA estima que se trató de un objeto de unos 15 metros de diámetro y entre 7.000 y 10.000 toneladas]

[Actualización 15:15. La Academia Rusa de Ciencias, en una declaración, estiman que el objeto original podría haber sido de unos pocos metros de diámetro y unas 10 toneladas de peso. La mayor parte de la energía se liberó entre los 5 y 15 km de altura. Esto es lo que hace llamativo a este evento; aunque objetos como estos caen varias veces al año, suelen quemarse a mayor altura (30-50 km). ]

[Actualización 11:40. Aparentemente algunos fragmentos llegaron al suelo. Supuestamente este es uno de los cráteres]

Hoy me estaba yendo a dormir y de casualidad reviso mi Facebook desde mi celular. No sé exactamente qué leí, pero era algo relacionado con un meteoro en Rusia. De más está decir que rápidamente me levanté y fuí a la computadora. Efectivamente, un meteoro había pasado sobre el cielo de Cheliábinsk, Rusia. El primer video que vi me hizo dudar un poco. Se trata de una grabación desde un auto que registra una luz brillante en el horizonte. La forma y presentación me resultaron muy similares a varios videos falsos de OVNIS.

Me metí en Twitter y noté con satisfacción que Phil Plait, de Bad Astronomy, estaba conectado y hablando sobre el tema. A medida que pasaba el tiempo iban apareciendo más videos que mostraban el mismo fenómeno. La luz en el cielo que iba aumentando en intensidad hasta un máximo y que luego se apagaba. En el blog de Ilya Varlamov (en ruso) hay una recopilación de muchísimos videos e imágenes.

Quizás todavía es muy pronto para saberlo, pero lo más probable es que se haya tratado de un meteoroide que entró en la atmósfera (convirtiéndose en un meteoro) y se haya desintegrado antes de llegar al suelo. El bólido que se movía a velocidades supersónicas produjo un boom sónico que fue el responsable de la mayoría de los destrozos. El tamaño del meteoro es desconocido, aunque en algunas noticias se hablaba de un peso de 1 tonelada (aunque véase la siguiente sección). Phil Plait fue rápido en realizar un primer análisis del fenómeno.

El resplandor que produjo fue increíblemente brillante. Todo esto sucedió a las 9:20 hora local y el Sol todavía no había terminado de salir, pero la luz de este pedazo de roca fue como un segundo amanecer, como se puede ver a los 40 segundos de este video.

Lo bueno

La enorme cantidad de filmaciones e imágenes son una gran oportunidad para hacer ciencia. En la actualidad, con millones de cámaras personales alrededor del mundo, la cantidad de datos a disponibilidad de los científicos no tiene precedentes. El paso de este meteorito seguramente va a poder determinarse con muy alta precisión y es probable que se pueda determinar su trayectoria y, si algún pedazo llegó al suelo, se lo pueda recuperar y estudiar.

estela

La estela dejada por el meteoro es una clase de nube que no suele verse muy seguido, ¡una creada por una piedra espacial! Quizás la podría llamar sideracumulus. Pero además de ser hermosa, esta foto nos dice varias cosas sobre el meteoro.

  • La estela se va disipando, lo cual sugiere que la roca no tocó el suelo sino que se fue desintegrando. Es decir, que no esperaríamos encontrar un gran cráter, aunque sí pueden haber pequeños pedazos que sí hayan llegado al suelo.
  • Además, la estela está partida en dos. Esto muestra que el meteoro se rompió en al menos dos partes al llegar a la atmósfera. Esto no es raro.
  • Finalmente, como las nubes (salvo contadas excepciones) se forman en la parte más baja de la atmósfera llamada tropósfera, podemos poner una cota máxima a la altura de la formación que estamos viendo. Sabiendo que la tropósfera no supera a los 15km (a esa altura aproximadamente se encuentra la tropopausa), podemos decir que el meteoro no pudo haberse desintegrado a una altura mayor que esa.

Como curiosidad, el calor que sufre un objeto que cae a la Tierra a gran velocidad no se debe a la fricción con al aire sino a la compresión del aire. Cuando el bólido va demasiado rápido y se encuentra con la atmósfera y el aire no puede quitarse del medio suficientemente rápido por lo que se comprime, lo que causa que se caliente (como cuando inflan una bicicleta y se calienta el pico).

Otro aspecto interesante de los videos es que, si prestan atención, van a notar que el boom sónico llega muy tarde.

Los rusos ya se habían puesto a grabar la estela de condensación dejada por el meteoro cuando fueron sorprendidos por la onda de choque. Aunque parezca una observación simple no deja de ser rara e incluso un usuario en twitter comentó que le parecía que esos estallidos eran falsos justamente por eso. Pero todo cuadra si consideramos que la velocidad del sonido al nivel del mar es de unos 300 m/s y que, si el meteoro pasó a 15.000 m sobre el suelo, significa que la onda de choque va a tardar unos 50 segundos en llegar. Y eso sin contar que el sonido viaja más lento a altas alturas.

Es increíble como un porteño puede enterarse de lo que pasa a 15.000 km de distancia con pocos minutos de diferencia. Que personas de a pie en una ciudad de Rusia puedan grabar lo que están viendo en primera persona y compartirlo con todo el mundo es algo increíble. Pero también está el lado oscuro, y es la desinformación.

Lo malo
meteoro2

Aquí vemos al famoso meteoro que voló sobre los Urales.

Es que como aficionado a la divulgación científica, además de el evento en sí, es interesante ver la cantidad de desinformación que se genera. Y en una situación dramática y en pleno desarrollo que, para colmo, se reporta en un idioma cirílico, la cosa da para todo. Por lejos el peor medio de comunicación es la agencia de noticias RT que se debería ganar un Pulitzer a los peores titulares.

“El meteorito de los Urales sería un fragmento del asteroide que pasará cerca de la Tierra” dice la noticia, aunque en el cuerpo del artículo se lee que “la directora del Observatorio Astronómico de la Universidad Federal de los Urales, Polina Zajárova, afirma que la caída del meteorito en los Urales no está asociada con el asteroide”. Para los despistados, el asteroide 2012 DA14 hoy va a pasar muy cerca de la Tierra. Phil Plait ya lo comentaba en su rápido post, que por lo que se ve en las cámaras el meteoro entró a la atmósfera moviéndose de este a oeste mientras que el asteroide 2012 DA14 se va a aproximar a la Tierra desde el sur. Además, a más de 12 horas antes de que suceda el acercamiento, DA14 se encuentra a más de medio millón de kilómetros de distancia.

O también “El meteorito de los Urales, ¿derribado por la Fuerza Aérea de Rusia?”, que luego expande en la nota. Esto es altamente improbable. El meteoro de Cheliábinsk era muy pequeño para ser detectado, mucho menos derribado. Como dijo @migusant, “Interceptar un asteroide a 8 o 10 km/s con armas antiaéreas es como atrapar una bala con la mano”.

Otro ejemplo de mal periodismo es la publicación de esta foto (y también hay un video) como el supuesto cráter.

crater falso

Por las razones antes mencionadas, es probable que no haya un gran cráter y este agujero en particular es completamente falso y se trata de una caverna llena de gas natural que en 1971 colapsó y fue prendida fuego. Según la entrada en wikipedia, “para sorpresa de los científicos, que pensaron que la combustión tan sólo duraría unos días, el depósito continúa ardiendo en la actualidad”.

Lo feo

Para terminar, una “noticia” que está cerca de mi corazón. “La capa de ozono se resiente por el meteorito”, titula RT y subtitula “La caída del meteorito en los Urales podría acarrear la aparición de un agujero en la capa de ozono”. Como justificación para semejante afirmación pone las palabras de un astrofísico de la Universidad Estatal de Cheliábinsk quien explica que “cuando tal objeto entra en la atmósfera y explota, lo primero que destruye es la capa de ozono”. Esto puede ser cierto, pero de ninguna manera puede concluirse que la capa de ozono va a resentirse ni mucho menos que va a aparecer un agujero de ozono por esto.

El agujero en la capa de ozono se produce en la Antártida (y en menor medida en el Ártico) por una cantidad de factores que hacen propensa la destrucción del ozono y el aislamiento del resto de la atmósfera que impide que éste se reponga. El ozono destruido por este meteoro, aún si fuera significativo, se repondría en poco tiempo y no causaría demasiado daño.

En definitiva, este tipo de eventos son emocionantes, científicamente importantes y también nos sirve para afinar un poco el pensamiento crítico. Como sabemos que toda la información es de último momento y muy mal contrastada , tenemos que ser extra cautos.