12Sep/1130

Estupidez diluida en agua.

30 Comentarios    

Publicado por:Elio Campitelli.

Etiquetado con: ,

La homeopatía es estúpida. Realmente estúpida. Simplemente no creerás lo vasta, inmensa y alucinantemente estúpida que es la homeopatía. Quiero decir, uno pensaría que el reiki es una estupidez pero eso es un poroto comparado con la homeopatía.

Con los perdones (¡y agradecimientos!) necesarios a Douglas Adams pero la homeopatía realmente es estúpida y se las arregla para romper récords de estupidez con cada nueva iteración. La mera idea de que una substancia se hace más “potente” cuando más se la diluye va en contra de todo lo que sabemos de biología, química y física pero a los homeópatas ese pequeño detalle parece no importarles demasiado. Qué más da que mi práctica viole analmente leyes básicas de la ciencia si tengo una pila de anécdotas que me indican que a mis pacientes le funciona, ¿no? La acupuntura al menos tiene ‘principios activos’ (si uno clava agujas en la piel no es loco pensar que el cuerpo va a responder de alguna manera) pero sólo un delirante podría pensar que una pastilla de lactosa que alguna vez tuvo una gota de agua que alguna vez formó parte de una solución que en un pasado tuvo contacto con un principio activo pueda curar. Pero si hay algo infinito en este mundo es la credulidad humana y nuestra capacidad de engañarnos a nosotros mismos y es así como la homeopatía continúa vigente en el Siglo XXI.

Ahora, si a la absurdidad que es la homeopatía en su forma original la potenciamos, ¿qué nos queda? Oscillococcinum; un preparado homeopático de una bacteria que no existe. ¿Y si la potenciamos aún más? Aqua Nova, un preparado homeopático de agua… diluida en agua. Sí, leyeron bien, agua diluida en agua. Esto es o una de las más grandes sandeces de la historia o una de las mejores sátiras que he visto.

Una crítica muy común hacia la homeopatía es que si el agua realmente tuviera la “memoria” de todas las substancias con las que tuvo contacto entonces cada vez que abrimos la canilla estaríamos tomando preparados homeopáticos de caca, o de dinosaurio… o de caca de dinosaurio. La respuesta es que el agua crea la memoria sólo si se le aplican los pases mágicos “sucusiones” mientras se la diluye. Pero la solución de este grupo de homeópatas es más innovadora: usar ¡agua nueva! Lo que hacen es obtener Hidrógeno y Oxígeno por medio de electrólisis del agua para luego quemarlos juntos nuevamente y obtener… agua. Pero este agua, según ellos, no contiene la memoria de ninguna substancia ya que fue creada hace algunos minutos por lo que es verdaderamente “pura”.

Si yo estuviera en su lugar lo que haría a continuación sería utilizar ese agua como solvente para futuros remedios homeopáticos; es decir, disolver cosas en ella para obtener remedios que no contengan la memoria de cada partícula de materia fecal con la que el solvente tuvo contacto. Pero en el mundo bizarro de la homeopatía lo que decidieron hacer ellos es usar esa “agua nueva” como tinta madre y ¡disolverla en agua!

Pero aún hay más. La forma en la que se evalúa qué síntomas puede tratar un determinado preparado homemopático es mediante un “proving” que, a pesar de su nombre en inglés, no tiene nada que ver con una “prueba” de su eficacia. Consiste en darle la substancia a varios pacientes y que estos lleven un diario y anoten sus síntomas; lo que sea que anoten es lo que el remedio va a curar (recordando el principio de que lo similar cura lo similar). Yo tenía la impresión de que lo que se probaba era la tinta madre, no el remedio diluido pero en este caso le dieron un preparado 30C (1 parte “agua nueva” por 1060 partes “agua vieja”) a 13 sujetos. Ahora, considerando que no existió control de placebo ni doble ciego alguno (todos sabían que recibían el “medicamento”), ¿qué piensan que pasó?

Recomiendo vehementemente leer los registros de los sujetos (en inglés) porque no tienen desperdicio. Traduzco algunos con el número de paciente entre paréntesis:

  • Bastente confundida, los nombres y palabras me salen mal, y manejé 60 km en la dirección equivocada pensando que era el camino a casa. (P01)
  • Esta experiencia fue como una montaña rusa - grandes altos y bajos. Antes de tomar el remedio me sentía lleno de adrenalina, lo que sentís en el estómago justo antes de ser catapultado al espacio en una montaña rusa. Al final de la experiencia me quedé shokeado - algo así como 'qué carajo fue eso', como si me hubieran catapultado por las emociones de los últimos 4 años. (P05)
  • Luego de tomar la receta experimenté una gran sensación de calma y profundidad. Podía solucionar problemas rápida y eficientemente (P06)
  • Dificultad para respirar. Sentía que no tenía aliento. Sentía como si el aire no fuera lo suficientemente puro y no podía respirar lo suficientemente produndo (P13)
  • Mi respiración durante la medicación fue mucho más profunda de lo normal (P10)
  • Me levanté de la cama y me dolía el cuello, sentía que no tenía suficiente fuerza para sostener mi cabeza (P11)
  • Al despertarme sentí una energía poderosa en mis hombros, mucha fuerza, sensación de poder (P10)
  • Mucho dolor en la pierna izquierda, como si tuviera carbón caliente en la parte izquierda de la pierna izquierda. Dura unos 15 minutos (P11)
  • Mis piernas se sienten como si no estuvieran bien conectadas, como dormidas (10P)
  • Duermo profundamente por muchas horas y aún así no puedo levantarme a la mañana (P02)
  • No puedo dormir hace 3 horas, sigo despierto a las 5 am (P10)
  • Se rompieron muchos dispositivos tecnológicos: autos, conexión a internet, computadora. (P06)
  • Escroto colorado (P06… que según la página es una mujer)

Si al lector le parece que se trata de un rejunto de síntomas poco específicos y autoexcluyentes tiene razón. Tan incoherentes son los resultados que ni el homeópata que inventó ese remedio pudo negarlo y eso que la homeopatía se trata casi exclusivamente en torturar a los hechos hasta que confiesen lo que ellos quieren que digan. Pero si en un principio Peter Frasier “leyó los provings varias veces tratando de ver alguna imagen coherente y no pudo encontrar nada” luego se dio cuenta que “mirando las cosas desde otro ángulo” le pareció claro “que los pacientes se estaban ‘probando’ a ellos mismos”. “Para usarlo en una forma verdaderamente homeopática [el remedio] podría ser recetado a una persona sin un cuadro patológico propio”.

Si esto los dejó sin palabras tanto como a mí, no se pueden perder la lista de remedios homeopáticos presentada en esa misma página. Hay diluciones de: sangre de un hombre con SIDA, heroína, preservativo(¡NO ES JODA!), fullereno (nanopelotitas de Carbono), lava y hasta “antimateria”. Todo esto es tan absurdo que me hubiera gustado haberlo inventado yo para burlarme de la homeopatía; pero no. Siempre hay que recordar algo: la homeopatía es tan, pero tan estúpida que es imposible parodiarla.