Pseudoterapias


Reiki

Sesión de reiki

Las pseudoterapiaspseudomedicinas (también conocidas como medicinas alternativas, complementarias o integrativas), son terapias que se ofrecen como medicina y que no funcionan (o bien no se ha demostrado científicamente que funcionen).

Las pseudoterapias representan un gran peligro para la sociedad por varias razones:

  • Las personas dejan de asistir al médico y tratarse con terapias serias y probadas.
  • Las pseudoterapias a veces son inocuas pero otras veces pueden tener efectos negativos sobre la salud.
  • Los estados malgastan dinero al subsidiar terapias que no curan.
  • Las personas pierden su dinero en pagar a charlatanes.
  • Las pseudoterapias contribuyen a la proliferación de más "productos milagro" y del pensamiento mágico en general.

Existen todo tipo de pseudoterapias, pero es bastante sencillo reconocerlas puesto que utilizan un vocabulario típico: hablan de generalidades como vibraciones, armonización, energía, equilibrio, o se califican como naturales y holísticas, o emplean expresiones que suenan a ciencia, como curación cuántica, memoria del agua, magnetización, bioenergía. Muchas veces apelan a la tradición, hablando de conocimientos ancestrales o de culturas milenarias, y suelen contrastar la supuesta sabiduría de los pueblos de Oriente, de los nativos norteamericanos o de los mayas (entre muchos otros) con la "frialdad" científica y materialista de Occidente.

La medicina basada en evidencias (es decir, la medicina de verdad) utiliza diversas herramientas para determinar si una terapia propuesta realmente funciona. Se realizan experimentos con protocolos estrictos, y estudios de "doble ciego" en donde se compara la efectividad de un medicamento con la de un placebo (por ejemplo, una pastilla similar pero sin ingredientes activos). Los nuevos descubrimientos son cotejados por científicos de todo el mundo, para comprobar su veracidad, y se da por sobreentendido que si hay dudas sobre la efectividad de la terapia, la misma no será empleada en humanos.

Ninguno de estos mecanismos existen en las medicinas alternativas. Los experimentos, cuando se hacen, están mal diseñados (buscan probar, no refutar, las tesis propuestas). Generalmente ni siquiera se hacen experimentos, confiando simplemente en los testimonios de los pacientes (evidencia anecdótica), que luego se usan como propaganda.

Las pseudoterapias que están más difundidas e institucionalizadas son: