El tratamiento Inmunomodulador del Dr. Crescenti

Inicio Foros Círculo Escéptico Argentino Artículos El tratamiento Inmunomodulador del Dr. Crescenti

Este debate contiene 44 respuestas, tiene 4 mensajes y lo actualizó  Elio Campitelli hace 4 años, 3 meses.

  • Autor
    Publicaciones
  • #29440

    Elio Campitelli
    Keymaster

    Hace más o menos un mes estuvimos charlando con Alejandro Agostinelli sobre este fenómeno new age llamado Claudio María Domínguez. Alejandro, quien coordinó la investigación que culminó en el informe “Por amor al Dinero”, nos decía que lo más peligroso no es tanto lo que él dice sino a quienes promueve. Interesado por quiénes eran, decidí darme una vuelta por la página web de Domínguez y mirar sus anunciantes.

    Así es como llegué a la web del Instituto de Inmuno Oncología Dr. Ernesto J. V. Crescenti y su “tratamiento inmunomodulador del Dr. Ernesto José Vicente Crescenti®”. En un sitio web de aspecto muy profesional nos habla de su “tratamiento inmunomodulador” y nos afirma que, basados “en los resultados obtenidos durante mas de 20 años de investigación” pueden afirmar que “que el tratamiento inmunomodulador del Dr. Ernesto José Vicente Crescenti® es lo más cercano al tratamiento ideal”.

    Muchas afirmaciones, pocas pruebas

    Es difícil saber  exactamente en qué consiste el “método Crescenti®”. El sitio web habla mucho de antioxidantes, activación del sistema inmune, y demás vaguedades que hacen  imposible saber de qué se trata. En su apartado “Quiénes somos” nos cuenta la historia de su descubrimiento (énfasis mío):

    Hay que remontarse al año 1986, luego de haber intervenido quirúrgicamente a una paciente de avanzada edad, cuya patología era cáncer de colon con múltiples metástasis hepáticas, y luego de realizarle una hemicoloctomía [sic] derecha, en el acto quirúrgico, el Doctor Ernesto J. V. Crescenti decidió efectuar un tratamiento distinto a los utilizados hasta aquel momento. El tratamiento empleado fue la combinación de elementos homeopáticos, obteniendo una muy buena respuesta terapéutica.

    (De hecho lo que Crescenti dice haber hecho fue una hemicolectomía.) Ya sabemos que los remedios homeopáticos carecen por completo de substancias activas así que esto nos haría pensar que el “método Crescenti®” son pastillas de nada (en otro lado nos asegura que se administra por vía oral). Sin embargo, en una animación con mucha jerga médica que más que aclarar, ofusca, se nos dice que el tratamiento consiste en la inyección de Selenio, Manganeso, Zinc y “lachesis muta” (serpiente de cascabel muda). Por “lachesis muta” espero que quisieran decir “veneno de lachesis muta”, porque no creo que esta gente esté inyectando víboras en sus pacientes.

    Intrigado por estas inconsistencias, decidí preguntarles directamente mediante su formulario de contacto, expresamente preguntando por el veneno. A las pocas horas recibí una respuesta del Dr. Máximo Croci que reproduzco sin corrección:

    De acuerdo a recientes incestigaciones en cultivos de tejidos y modelos animales se ha comprobado que la asosciacionde Zn, Se Y Mn es efectiva en la estimulacion de la respuesta inmune, el efecto antioxidante y la inhibicion del crecimiento tumoral. El tratamiento del Dr Crescenti combina una serie de oligoelementos que separadamente tienen potentes efectos inmunoestimulantes y catalizadores de poderosas reacciones biológicas relacionadas con el control del estado oxidativo celular, es decir en la regulación de los radicales libres de oxígeno como el peróxido de hidrógeno o el anionsuperoxido. Los oligoelementos catalizan la acción de enzimas tales como la catalsa, superoxido dismutasa dependiente de manganeso y glutatión peroxidasa relacionada con el selenio.

    La respuesta completa del Dr. Croci también está envuelta en mucha jerga médica que parece diseñada para confundir más que aclarar y no me dijo nada sobre la “muda”. Es curioso que hable de las “incestigaciones” en cultivos de tejidos y modelos de animales, pero no haga referencia a ensayos clínicos con humanos.

    En efecto, los supuestos “20 años de investigación” de los cuales alardean en su página aparentemente no alcanzaron para realizar ni siquiera un solo ensayo clínico. En la sección de Trabajos Publicados se nos presenta una larga serie de publicaciones muy poco impresionantes para el ojo que sabe lo que busca. Muchos trabajos in vitro, presentaciones en conferencias, publicaciones sin ninguna relación con el tratamiento y las infaltables publicaciones “fantasma” que sólo existen en su página web.

    Un medicamento no aprobado

    Ante tal conspicua falta de evidencia, cabe preguntarse cómo el Dr. Crescenti puede afirmar tantos resultados específicos. Dicen: “El tratamiento ha demostrado tener una gran capacidad de modular la actividad antioxidante de las células y tejidos”, “La suma de estos efectos produce un notable incremento en la sobrevida y en la calidad de vida de los pacientes oncológicos, lográndose en algunos casos una remisión completa de la enfermedad” y “es lo mas cercano al tratamiento ideal” ¿Cómo pueden saber esto? ¿Acaso hay alguna publicación que no aparece en su sitio web? No. El Dr. Croci me aclara que no existe ningún ensayo con humanos:

    El compuesto en su forma inyectable esta siendo objeto de un estudio clinico en ANMAT que como sabra es muy largo y aun no esta terminado.

    Esto es cierto. Si uno va a la página del ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnologías Médicas) y hace una consulta en su listado de ensayos clínicos con el nombre de “crescenti” en el campo de Investigador se encuentra con un ensayo clínico Fase I que está “Autorizado” desde 2008. Pero buscando más sobre Crescenti en la web del ANMAT uno puede encontrarse con la Disposición 3114/10 en la cual la Dirección de Evaluación de Medicamentos informa de irregularidades en ese ensayo clínico y el ANMAT resuelve

    … que la participación del doctor ERNESTO J.V. CRESCENTI como investigador en futuros estudios clínicos, estará supeditada a la suscripción de una carta compromiso cuyo contenido y alcance será determinado para cada caso por la Dirección de Evaluación de Medicamentos.

    Además se “instruye sumario a la firma WALNI S.A. y al doctor ERNESTO J.V. CRESCENTI”. Las irregularidades incluyen:

    • Utilización de una versión del consentimiento informado no aprobada por el Comité de Docencia.
    • Falta de contratación de un servicio de internación eventual ante la posibilidad de efectos adversos.
    • Falta de observación de los pacientes luego de la administración de la droga.
    • El etiquetado de los frascos no incluye la dosis de producto ni su fórmula.
    • Incumplimiento con los criterios de exclusión.
    • Delegación del plan de monitoreo a una persona que es parte del instituto.
    • Un informe de monitoreo en el cual consta que fue una visita no presencial pero que se observan detalles de verificaciones que sólo pueden realizarse en visitas presenciales.
    • Falta de verificación de los requisitos establecidos por el ANMAT previo al inicio del estudio.

    Más allá de esto, la droga en su versión inyectable no está aprobada por el ANMAT mientras que la versión oral se comercializa como un “suplemento dietario” aprobado por el INAL (que regula alimentos, no medicamentos). Mandé dos mails y llamé dos veces al ANMAT para pedir más información pero no recibí respuesta alguna.

    La historia de un medicamento

    ¿Qué significa que el “método Crescenti®” sólo tenga estudios en animales y placas de Petri para argumentar efectividad? Echemos un vistazo a qué nos dice la Fundación de Estudios Farmacológicos y de Medicamentos, cuyo Comité Independiente de Ética aprobó el ensayo clínico del “método Crescenti®”. En su revista “Mientras Espero” tiene una sección en la que nos explica cómo un medicamento llega a ser aprobado para su uso.

    Primero se realizan estudios preclínicos con animales y cultivos de tejidos. Este tipo de estudios dan información sobre la toxicidad y el potencial efecto terapéutico además de dar pistas sobre su absorción en el cuerpo. Luego, si estos experimentos sugieren que el medicamento puede ser efectivo, empieza la fase clínica. Se empiezan con ensayos Fase I, con pequeñas cantidades de voluntarios sanos para evaluar tolerancia. Los ensayos Fase II son similares pero se comienza a administrar a pacientes enfermos. Esta fase sirve para determinar las dosis seguras y potencialmente efectivas; esto es muy importante ya que un medicamento administrado en dosis sub-óptimas puede resultar inefectivo o peligroso. Recién luego de que el medicamento salga victorioso de todas estas investigaciones se puede pasar a la Fase III. Los ensayos Fase III se realizan en grandes cantidades de personas, comparando el efecto con el placebo y asegurándose de que los investigadores no sepan quién recibe el medicamento y quién recibe el placebo (para evitar sutiles sesgos). Al  finalizar todo el proceso, los resultados son presentados a las autoridades sanitarias que deciden si autorizar el medicamento o no.

    De todos estos pasos, el “método Crescenti®” sólo llegó a la fase preclínica. El Instituto Inmuno Oncológico del Dr. Crescenti está comercializando un tratamiento que no fue evaluado en humanos. Está vendiendo como efectivo y seguro un tratamiento que, en el mejor de los casos, es experimental. El Dr. Crescenti afirma que su tratamiento puede curar el cáncer (“remisión completa de la enfermedad”) cuando lo único que puede saber es su efecto en ratas de laboratorio y cultivos de células.

    ¿Es posible?

    Dada esta completa falta de evidencia, en principio podríamos dejarlo ahí. Dejando de lado si el mecanismo propuesto por el “método Crescenti®” es razonable o no, actualmente no hay evidencia que justifique su comercialización. Sin embargo, no deja de ser interesante preguntarse si algo así podría funcionar. Para esto me comuniqué con Juan Ángel Bisceglia (farmacéutico y becario del CONICET, aunque no especialista en oncología) sobre su opinión profesional.

    Según él, los oligoelementos que mencionan efectivamente participan de los procesos de protección oxidativa, pero no “catalizan la acción de enzimas” sino que forman parte de las mismas. “Las enzimas son los catalizadores y los metales son necesarios para su funcionamiento, así como la casi totalidad de las vitaminas que incorporamos en la dieta o mediante suplementos”, corrige Bisceglia .

    Hay que tener en cuenta que el Selenio, Zinc y Manganeso no son más que micronutrientes, elemenos que el organismo necesita en pequeñas cantidades y que son parte de una dieta saludabe. En este sentido, el “método Crescenti®” no sería muy diferente que un suplemento vitamínico. A menos que haya una deficiencia particular de estos micronutrientes particulares, no está claro que suplementarlos haría alguna diferencia.

    La American Cancer Society, un excelente recurso para informarse sobre el cáncer, tiene un documento con guías para mantener una buena nutrición durante el tratamiento contra el cáncer. Distintos síntomas (falta de apetito, dolores en la boca, vómitos, etc…) pueden dificultar la buena nutrición de la persona con cáncer por lo que no resultaría improbable que estén bajo mayor riesgo de deficiencias dietarias. En mi opinión, esto debería evaluarse en cada caso particular y suplementar los nutrientes que sean necesarios para cada caso.

    En cuanto a la acción del veneno de lachesis muta, la cosa es más interesante. Una de las características de las células cancerosas es su habilidad para escapar del sistema inmune. Según Bisceglia,

    El veneno de Lachesis, al que el Dr. no hace referencia, seguramente generará una fuerte respuesta inmune (esencialmente dirigida hacia el propio veneno) y no es ilógico pensar que pueda modificar el status inmune del paciente (de hecho hay un antecedente interesante: el bacilo tuberculoso atenuado vivo -BCG- se utiliza en el tratamiento del cáncer de vesícula -posteriormente a la cirugía- con mejores resultados que otros tratamientos tradicionales debido a su capacidad de estimular al sistema inmune contra las células de tumores vesiculares), pero esto también debe ser rigurosamente probado por medio de experimentos controlados.

    Cabe recordar que la única versión aprobada (aunque como alimento) es la administrada por vía oral.

    El veneno de Lachesis es de naturaleza proteica, y sería MUY raro (no digo imposible) que posea algún efecto por vía oral, ya que la mayoría de las proteínas se degradan en el estómago. Una combinación proteica que sea igualmente efectiva por vía oral e inyectable sería más bien una excepción que la regla.

    Es una distinción para la cual el Español no ayuda pero hay una diferencia entre la ponzoña (en inglés, venom) y el veneno (en inglés, poison). Mientras que un animal venenoso es aquel que es nociva cuando se la ingiere, se habla de animal ponzoñoso cuando para causar daño, éste tiene que inyectar sus toxinas. Las serpientes pertenecen a esta segunda categoría. De hecho, tomar veneno de serpiente es, en general, inocuo a menos que se tengan lastimaduras en la boca o el estómago (¡no prueben esto en casa!) ya que, como dice Bisceglia, las proteínas que forman el veneno pueden degradarse como cualquier otra.

    Para resumir, le dejo la palabra a Bisceglia:

    El “mecanismo de acción” que proponen es, al menos, PLAUSIBLE. Que sirva para todo tipo de cáncer es, desde un punto de vista escéptico, al menos IMPROBABLE, ya que la relación con el sistema inmune no es igual para todos los tumores. Tampoco son iguales todas las drogas usadas en quimioterapia, por lo que la cosa hace ruido. En general hay que desconfiar de lo que sirve para todo, sobre todo en sistemas biológicos.

    (…)

    La relación entre oxidación celular, fallas del sistema inmune y cáncer es totalmente general. Es como si te dijera “hay un tratamiento maravilloso que mata a todos los microorganismos y que sirve para curar todas las enfermedades infecciosas” o, más exagerado, “tengo un chaleco anti-balas que detiene CUALQUIER proyectil”. Quiero decir que aunque la explicación suene lógica, no puede ser considerada válida hasta que se hagan los estudios correspondientes…

    (…)

    Un animal o tejido es un modelo y la extrapolación directa a seres humanos sin una evidencia firme de que sea válida es un acto irresponsable. También es ilegal llamar medicamento a aquello que no sea aprobado por ANMAT (hay una serie de figuras legales para eso).

    (Agradezco a Juan Bisceglia por su colaboración. Aprovecho para aclarar que cualquiera puede comunicarse con nosotros mediante nuestro formulario de contacto para ser contactado si necesitamos alguna opinión profesional)

    Una larga trayectoria

    Crescenti está comercializando este producto al menos desde el 2005, como atestigua una publicación de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires de ese año en la cual el Dr. Carlos Gherardi (Jefe de la División Terapia Intensiva del Hospital de Clínicas de Buenos Aires) se lamenta de la situación y critica a los organismos reguladores por no tomar cartas en el asunto en dos artículos. Dice (énfasis mío):

    Hace años que vemos en televisión por cable propaganda sobre un producto para tratar el cáncer que del doctor Crescenti, que no está aprobado por ANMAT. En ella se habla de inmunopatologías, en un lenguaje supuestamente médico que induce abiertamente a la mentira, y ningún organismo regulador ha tomado cartas en el asunto.

    Parece una obviedad decir que no se puede autorizar o permitir la publicidad de un producto farmacológico no aprobado por el organismo competente del Ministerio de Salud. Pero ello no lo es en nuestro país, donde desde hace años se asiste a la difusión diaria, en más de una banda horaria y en distintos canales de cable, de un tratamiento oncológico basado en un producto constituido por un extracto de veneno de serpiente (lachesis muta) y oligoelementos. Este artículo, que se presenta como resultado de una investigación científica inmunooncológica, clínica y experimental, no está aprobado por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT). Sin embargo, ningún organismo regulador oficial ha procedido a prohibir que continúe publicitándose.

    Envié un mail a la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires para más información pero por desgracia no recibí respuesta alguna.

    Pero tampoco este es el primer tratamiento contra el cáncer más que cuestionable que promueve el Dr. Crescenti. A pesar de que el Dr. Croci me asegurara que “el tratamiento Hansi no tiene nada que ver con el nuestro”, el mismo Crescenti fue uno de sus creadores junto a Juan José Hirschmann. El HANSI (Homeopático Activador Natural del Sistema Inmune) es una supuesta cura del cáncer que usa elementos homeopáticos para activar el sistema inmune. ¿Suena conocido?

    El HANSI además parece deber su origen al “método Canovas®”. Otro tratamiento “inmunomodulador” que, como el de Crescenti, utiliza lachesis muta. Un artículo publicado en la difunta revista “El Ojo Escéptico” por el Dr. Ernesto Gil Deza nos dice que:

    En 1993 el laboratorio Canovas afirma que el Hansi en realidad está fundado en un producto homeopático para tratamientos veterinarios: CANOVAS 200, el cual le fue provisto al Sr. Hirschmann quien a su vez lo solicitó para un “amigo con cáncer”.

    También hay sitios de medicina “naturista” que directamente no hacen distinción y hablan del “método Crescenti®”, “hasta hace un tiempo llamado HANSI, a su vez derivado de investigaciones del Dr. Canovas”. Y es que el veneno de cascabel muda no es extraño en la homeopatía y nos da a sospechar de que el “método Crescenti®” no está tan alejado del HANSI como se nos quiere hacer creer.

    El Hansi surgió a la notoriedad en 1990, cuando el médico Ernesto Crescenti aseguró haber logrado resultados en una paciente con cáncer gracias a una medicación obtenida de los cactus por el botánico Juan Hirschmann. El supuesto remedio fue primero prohibido por la Secretaría de Salud nacional y sus impulsores fueron enjuiciados, y después sobreseídos provisionalmente, por infracción a normas de salud pública.

    Esto nos dice un artículo de Página/12 de 1999 a propósito del descubrimiento de frascos contaminados tanto del “método HANSI” como del “método del doctor Crescenti”. En las ampollas inyectables se encontraron hongos y bacterias que podían ser mortales para personas que, como los pacientes de quimioterapia, se encuentran inmunosuprimidos.

    ¿Cuál es el peligro?

    Considerando estos problemas con contaminación, no se puede decir que el “método Crescenti®” sea inocuo y esté libre de riesgos. A los riesgos asociados con la administración de cualquier medicamento (no existe tal cosa como una intervención 100% segura) hay que sumarle los de una inyección mensual. Si efectivamente están inyectando veneno de cascabel en sus pacientes tampoco se podría descartar el peligro en personas con alergias. Además si Crescenti sigue tan descuidado como en 1999, también habría que preocuparse por la posibilidad de infecciones. El tema es que, al no existir ensayo alguno en humanos, es imposible evaluar los riesgos de esta intervención.

    Y eso es sin contar los daños indirectos. El Dr. Crescenti le afirma a pacientes con cáncer que su tratamiento puede curarlos. En comunicación con el Dr. Croci, me aseguró que el tratamiento “sería más efectivo aún, si se comienza a tratar antes de la quimioterapia”. Esto es peligrosísimo. ¿Qué pasa si un paciente comienza con el “método Crescenti®” y comienza a sentirse mejor sólo por sugestión o casualidad y decide que no necesita empezar con el tratamiento convencional?

    Ante todo esto, en mi opinión el accionar de las autoridades es deplorable. Ya desde 2005 que hay personas reclamando sobre este tratamiento en particular y no pasa nada. Además el acceso desigual a la información es vergonzoso. Mientras los promotores de tratamientos de efectividad incierta responden en pocas horas, ni el ANMAT ni la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires respondieron mis correos enviados hace semanas. Mientras el Dr. Crescenti anda por ahí diciendo que puede curar el cáncer, la agencia que se supone que debe servir de información a la población no puede responderme ni siquiera si este medicamento está aprobado. El sitio del Dr. Crescenti tiene videos y links a testimoniales en Facebook, pero el formulario del ANMAT que supuestamente sirve para buscar productos aprobados, directamente no funciona.

    ¿Qué pasaría si yo fuera un paciente con cáncer en vez de un blogger interesado en hacer una investigación? ¿Cómo haría para obtener información confiable y adecuada? ¿Qué conclusión podría sacar alguien que no sabe sobre las etapas de la evaluación de medicamentos?

    Conclusión

    Resumiendo, el Instituto de Inmuno Oncología Dr. Ernesto J. V. Crescenti está vendiendo un tratamiento que no está aprobado por el ANMAT y que no fue evaluado en ensayos clínicos con humanos. Está diciendo esencialmente que puede curar el cáncer basándose en experimentos en ratas y cultivos celulares, un acto irresponsable y potencialmente peligroso.
    El tratamiento Inmunomodulador del Dr. Crescenti

    Esto es una firma

  • #37592

    Anónimo

    Excelente informe, como siempre. Tuve una pareja que sufrió cáncer de mama y entre la información y material que leía o buscaba apareció varias veces (más que nada, recomendación de conocidos, sin ninguna prueba en primera persona) el método Crescenti… “una amiga tomó eso y se curó”… por suerte, y luego de “cultivar” algunos famosos gorgojos que por suerte dejó en la basura en vez de comerlos, se trató con cirugía y quimioterápia con resultados totalmente positivos.

    Me da lástima, a pesar que entiendo que la gente en esa situación crea casi en cualquier cosa, que éstos “personajes” jueguen con la desesperación de la gente para beneficio propio…

  • #37593

    Anónimo

    Muy buen informe.

    CARLOS Q.

  • #37594

    Anónimo

    Muy buen artículo.

    Doble verguenza, esta gente que se aprovecha y los organismos que debería controlar que no hacen nada. Caldo ideal para listillos y timadores.

  • #37595

    Elio Campitelli
    Keymaster

    Ahí corregí un error sobre la distinción entre animal ponzoñoso y venenoso que me hizo notar Bisceglia. Espero que ahora esté bien. Igual no afecta la substancia del argumento.

    Esto es una firma

  • #37596

    Anónimo

    (clap clap clap clap)

    Excelente informe. Muy muy muy bueno.

    Es tremenda la impunidad con la que operan estos psicópatas. Digo así porque al parecer no sienten remordimiento de sus actos.

    Otro que por ejemplo, sigue ejerciendo pese a tener unos cuantos muertos encima, es el Dr. Ángel Estrada. Quien estuviera procesado por varias muertes por mala praxis realizando celuloterapia, hoy conjuga en su clínica cirugias plásticas, ozonoterapia y nuestra vieja y querida homeopatía. La falta de control es ley.

    Por otra parte, y medio off topic, no creo que lo único peligroso de CMD sean sus auspiciantes. Es peligroso como cualquier religión. El otro día un psicólogo criticaba el famoso “querer es poder”. Dio el ejemplo de que cuando el tiene una persona con depresión lo que el hace es derivarlo a un psiquiatra para que lo trate con fármacos. Que si lo convenciera de que lo único que necesita es un cambio de actitud, podría terminar con un suicidio.

  • #37597

    Anónimo

    Excelente informe.

    Mi mamá falleció de cáncer hace unos 15 años, y en la desesperación del momento utilizó el método HANSI, que no eran más que unas gotitas de nada que tomaba todos los días a precios ridículos, que supuestamente fortalecían su sistema inmune, pero tengo la más profunda certeza que no hacían nada. Hoy estoy a punto de recibirme de médica y no me canso de debatir con compañeras y compañeros de cursada, médicos, amigos, familia, etc. sobre las mal llamadas medicinas alternativas, es alarmante el desconocimiento sobre las mismas y como algunos profesores las recomiendan como opciones terapéuticas válidas. No hay diferencia alguna entre el método HANSI, un cura sanador, rezarle a la desatanudos o hacerse acupuntura. Hay que seguir difundiendo!!!

  • #37598

    Elio Campitelli
    Keymaster

    Muchas gracias, Jésica, y lo siento por tu madre. Tenemos un poco de idea de cómo es la situación en la Facultad de Medicina; es bueno saber que hay médicos difundiendo sobre las medicinas alternativas en la facu.

    Esto es una firma

  • #37599

    Anónimo

    QUISIERA LLAMAR LA ATENCIÓN QUE SIN DEJAR DE RECONOCER LA UTILIDAD DE ÉSTE TIPO DE INVESTIGACIONES, DESENMASCARANDO PERSONAS QUE REALIZAN TRATAMIENTOS “NO APROBADOS” O “SIN ESTAR APOYADOS EN ENSAYOS CLÍNICOS”, TAMBIÉN HAY QUE MIRAR “LA HISTORIIA OFICIAL”, DONDE SE COMPROBÓ INFINIDAD DE VECES POR DENUNCIAS DE PERSONAS QUE ESTABAN RELACIONADAS CON LA “FDA”, FOOD AND DRUG ADMINISTRATION, DE LOS EEUU, SUPUESTAMENTE UNA DE LAS INSTITUCIONES QUE RIGEN LAS NORMAS EN ÉSE PAÍS, Y QUE SE COPIAN “SIN DISCUTIR” EN MUCHOS OTROS PAÍSES, QUE PARA MUCHAS DROGAS APARECIDAS COMO GRANDES SOLUCIONES A DIVERSAS ENFERMEDADES, JAMÁS SE HABÍAN HECHO LOS ENSAYOS CLÍNICOS, NI SIQUIERA ENSAYOS EN ANIMALES, PERO ES MUCHO MÁS DIFÍCIL INVESTIGAR DENTRO DE ÉSE TIPO DE ORGANIZACIONES PORQUE MUCHO DE LO QUE PUBLICA COMO “VERDADES ABSOLUTAS” PRÁCTICAMENTE SERÍA IMPOSIBLE DE CORROBORAR PARA CUALQUIER PERSONA QUE TUVIESE LA INTENCIÓN, MUY SANA POR CIERTO DE SABER LA VERDAD…

  • #37600

    Elio Campitelli
    Keymaster

    Emilio, nadie dice que los entes reguladores sean perfectos ni que las farmacéuticas sean santas de mi devoción. Si querés una lista de ejemplos de farmacéuticas “metiendo la pata” (es decir, actuando antiéticamente y sin importarles la salud de sus consumidores), te recomiendo este reporte realizado por la Union of Concerned Scientists: Heads they win, tails we lose. Ahí tenés ejemplos de cómo las farmacéuticas amenazaron científicos por publicar evidencias en contra de su tratamiento, enviaron cartas con nombres falsos criticando estudios que mostraban efectos secundarios, ocultaron evidencias de efectos secundarios, no publicaron ensayos clínicos que mostraban falta de efectividad, etc, etc, etc…

    PD: Te pido que la próxima vez no escribas todo en mayúscula. Dificulta la lectura y parece que estuvieras gritando.

    Esto es una firma

  • #37601

    Anónimo

    Hola:

    fue por el año 1995 cuando a mi papa se le descubrio cancer de pulmon. La medicina convencional no avanzaba, mas bien luego de cada quimio parecia empeorar. No escribo esto para polemizar ni mucho menos pero un doctor que creo era este, que habia estado en el programa ‘Almorzando con Mirtha Legrand’ prometia unos tratamientos se podria decir que milagroso. Vuelvo a decir que no recuerdo si era este el doctor, pero viaje a Buenos Aires y la clinica estaba en Flores, si no me equivoco. Entonces luego de ver la historia clinica me dieron medicamentos, que los preparaban en una farmacia cerca. Como mi papa no mejoraba el dueño de esta clinica insistio en que lo llevaramos. Su condicion era ya desastrosa, pero el se aferraba a cualquier esperanza. Ergo nosotros. Este doctor lo atendio, le inyecto algo intravenoso, y dijo que lo queria ver en 2 semanas, que sabia que iba a estar mejor, pero queria saber cuanto. Y bueno, mi papa murio a la semana. Viendo su foto creo que era el doctor Crescenti, aunque de nada me ayude. Debo decir que desde el mismo momento del descubrimiento del cancer, los doctores fueron mas que pesimistas con respecto a alguna sobrevida. El tratamiento de este doctor solo ledio alguna esperanza al enfermo, pero, por seguro, no cambio el desenlace.

  • #37602

    Elio Campitelli
    Keymaster

    Ale, una lástima lo de tu padre. El cáncer es una enfermedad muy jodida pero gracias a los avances en la medicina actualmente en muchos casos es curable o, al menos, se puede tener una sobrevida importante. Es una desgracia que tu papá no haya sido uno de esos casos.

    Esto es una firma

  • #37603

    Anónimo

    Excelente informe. Un chanta total sin moral. La verdad me llamó la atención su anuncio en facebook, y como decís su sitio web “parece serio”…

  • #37604

    Elio Campitelli
    Keymaster

    Gracias!

    No sé si es un chanta sin moral. Es difícil decirlo; es muy probable que los tipos realmente crean que ayudan a la gente. En realidad, dado que no hay buena evidencia, es imposible decidir si funciona o no. Es notable también que tienen un blog en el cual tienen consejos sensatos en linea con la medicina mainstream.

    Esto es una firma

  • #37605

    Anónimo

    Me quito el sombrero, gente seria con espíritu crítico y rigor hace falta en este mundo para poner en “cinta” a aquellos que se saltan las normas, y el “buen hacer” tanto en política como en ciencia como en cualquier otra cosa.

  • #37606

    Anónimo

    Me gustaria saber la razón por la cual una gota de veneno en la sangre nos causa envenenamiento, y la misma cantidad o mas si la consumimos en forma oral, no nos hace ningun daño

  • #37607

    Elio Campitelli
    Keymaster

    Porque nuestro sistema digestivo está preparado justamente para degradar el tipo de molécula que constituye a el veneno (proteínas). Entonces antes de llegar al torrente sanguíneo, ya fue destruido.

    Esto es una firma

  • #37608

    Anónimo

    De todas formas Crescenti tiene publicado más trabajos en OUBMED que el pseudoescéptico dueño de este blog:

    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed?term=Crescenti%20EAuthor&cauthor=true&cauthor_uid=17932461

  • #37609

    Elio Campitelli
    Keymaster

    ¿Alguno de esos estudios son ensayos clínicos fase III para el tratamiento que promueve? ¿No? Ah, bueno…

    Que irónico que alguien que se horroriza por las malas prácticas de las farmacéuticas luego las acepte sin más cuando las realiza un médico “alternativo”.

    Esto es una firma

  • #37610

    Anónimo

    Parece mentira que defiendas a capa y espada las vacunas que ni siquiera tienen ensayos clínicos contra placebo, y luego te escandalices por esto!

  • #37611

    Elio Campitelli
    Keymaster

    Putin, nadie habló de vacunas acá. Estamos hablando sobre el Tratamiento Inmunomodulador del Dr. Crescenti y su falta de evidencias. Si tenés algo que decir al respecto, bienvenido. Sino, te invito al silencio o a abrir un thread al respecto en nuestro foro (www.circuloesceptico.com.ar/foro).

    Gracias.

    Esto es una firma

  • #37612

    Anónimo

    1. Dices que se oculta la naturaleza del tratamiento, lo cual es falso: el preparado se llama O-LM y consiste en tres oligoelementos (Zinc, Selenio, Manganeso) y veneno de Lachesis muta:

    http://www.irpa12.org.ar/fullpapers/FP2776.pdf

    Las evidencias de que inhibe la proliferación de células malignas se presentan en esa publicación.

    Puesto que el preparado NO ES UN MEDICAMENTO con potenciales efectos secundarios, sino un suplemento, las condiciones legales para su comercialización son más laxas.

    Un poco mas de rigor, por favor. Podrías enfocar tu energía crítica sobre la yatrogenia farmacológica que mata a 250.000 personas al año solo en los EEUU a base de medicamentos con receta, por ejemplo.

  • #37613

    Elio Campitelli
    Keymaster

    Nunca dije que se ocultara la naturaleza del tratamiento sino que mostré las inconsistencias en su presentación. Por otro lado, no importa si lo llamás “complemento” o “medicamento”, las pruebas tienen que estar y en este caso, no están. Tan simple como eso. El paper que linkeas es un estudio en ratas, no en humanos por lo que, como explico en el artículo, no es evidencia clínica.

    Esto es una firma

  • #37614

    Anónimo

    1. Respecto a licencias para comercialización, dlaro que importa si el producto es un medicamento o no lo es. En este caso no lo es, por tanto su comercialización no exige ensayos clínicos y tus protestas están fuera de lugar.

    2. Los ensayos preclínicos en animales de experimentación son estándar para comprobar tanto la eficacia como la seguridad de un nuevo fármaco y pueden llegar a determinar que no se continúe con el estudio del mismo. En este caso los efectos fueron positivos, y como no existen riegos para la salud queda a ls discreción del paciente decidir si quiere usar el producto o no, ya que sus potenciales efectos beneficiosos han quedado demostrados preclínicamente.

  • #37615

    Anónimo

    “..Si este tipo dice que puede curar el cáncer…”

    No me consta que afirme lo que dices, solo me consta que recomienda su producto a pacientes sometidos a radioterapia y/o quimio como complemento y no como opción alternativa.

    Por otro lado tampoco se ha demostrado que la quimioterapia cure el cáncer, pero a pesar de ser ésta de efectos mortales a medio plazo, la incobngruencia no parece preocuparte.

    Puestos a elegir entre dos no-remedios, el que no mata es sin duda el menos malo.

  • #37616

    Anónimo

    “No me consta que afirme lo que dices, solo me consta que recomienda su producto a pacientes sometidos a radioterapia y/o quimio como complemento y no como opción alternativa.”

    “Avalados por los excelentes resultados obtenidos empleando un importante tratamiento desarrollado por el Dr. Ernesto Crescenti, nos hemos impuesto una meta clara: “vencer al cáncer”.”

    Destacado en la página web del dr. Crescenti.

  • #37617

    Anónimo

    La meta de “vencer el cáncer” la comparten miles de investigadores que TAMPOCO han encontrado un remedio para dicha enfermedad. Si le recriminas a e él que aspire a tanto, deberías recriminar igualmente a todos los que han declarado el mismo objetivo y siguen fracasando.

    Podrías poner una cita donde afirme que su producto es la respuesta? Yo no la he encontrado.

  • #37618

    Anónimo

    Éstos también quieren “vencer el cáncer” y además te piden euros… y no se han gastado un duro en investigación al contrario que el Dr. Crescenti: http://www.vencerelcancer.org/

    Estos son algunos de los consejos que dan:

    – Mentalízate. Eres un enfermo. Tu vida va a ser distinta a partir de ahora. (si te tienes que mentalizar es porque te han colado el diagnóstico estando sano),

    – Confía en quien te va a ayudar: tu médico. (Ten FE y anula todo tu sentido crítico)

    – No te saltes un solo tratamiento ni un solo control. (Vas a ser una fuente de ingresos de primer orden)

    – Te vas a curar. La alternativa no es planteable. (La alternativa mas frecuente es que el “remedio” te mate)

  • #37619

    Elio Campitelli
    Keymaster

    Dice que es “lo más cercano al tratamiento ideal”, que tuvieron “muy buenos resultados” y que “la suma de estos efectos produce un notable incremento en la sobrevida y en la calidad de vida de los pacientes oncológicos, lográndose en algunos casos una remisión completa de la enfermedad

    En fin. Nada por aquí, sólo un defensor de la medicina “alternativa” que parece estar dispuesto a perdonarle cualquier cosa a cualquier persona que vaya en contra del complejo médico industrial.

    Esto es una firma

  • #37620

    Anónimo

    Aquí tienes una publicación suya sobre su tratamiento en humanos:

    http://www.crescenti.com.ar/biblioteca/vii_congreso.pdf

    Si tuviese un mínimo de honestidad científica basarías tus argumentos en errores objetivos de sus datos, sin embargo tu análisis se basa en ignorar sus publicaciones y en hacer juicios de valores como una verdulera de mercado.

  • #37621

    Anónimo

    Más datos pubnlocados por este oncólogo que el pseudoescéptico de este blog se pasa olímpicamente por alto:

    – Crescenti E., Alegre E. Mejoria clinica en pacientes con carcinoma de páncreas avanzado luego de tratamiento con fosfolipasa a2 y oligoelementos (o-pla2). II Latin American Educational Convention, European School of Oncology, Junio 12 al 14, 1997, San Pablo, Brasil.

    – Crescenti, E J Alegre, M Croci Novell treatment for advanced pancreatic cancer, 73 patients 10 years follow up P: 328 Oslo, Norway, 2002

    – Crescenti E, Croci M., Pereyra G., Cantarella J. A2 Phospholipase and Oligoelements Zn, Se and Mn in Breast Cancer Treatment; 1086 cases, 7 years follow up.. 17th International Cancer Congress. UICC. August 23-28, 1998, Rio de Janeiro – Brazil

    … y muchos más, el que tenga interés que busque.

  • #37622

    zero1
    Participant

    Daneel Olivaw dijo:

    Dice que es “lo más cercano al tratamiento ideal”, que tuvieron “muy buenos resultados” y que “la suma de estos efectos produce un notable incremento en la sobrevida y en la calidad de vida de los pacientes oncológicos, lográndose en algunos casos una remisión completa de la enfermedad

    En fin. Nada por aquí, sólo un defensor de la medicina “alternativa” que parece estar dispuesto a perdonarle cualquier cosa a cualquier persona que vaya en contra del complejo médico industrial.

    ¿En qué te basás para afirmar que este buen hombre es defensor de la medicina alternativa? Ah… sí en su blog… 😯 http://putinreloaded.wordpress.com/

  • #37623

    Elio Campitelli
    Keymaster

    Anonimo dijo:

    Más datos pubnlocados por este oncólogo que el pseudoescéptico de este blog se pasa olímpicamente por alto:

    – Crescenti E., Alegre E. Mejoria clinica en pacientes con carcinoma de páncreas avanzado luego de tratamiento con fosfolipasa a2 y oligoelementos (o-pla2). II Latin American Educational Convention, European School of Oncology, Junio 12 al 14, 1997, San Pablo, Brasil.

    – Crescenti, E J Alegre, M Croci Novell treatment for advanced pancreatic cancer, 73 patients 10 years follow up P: 328 Oslo, Norway, 2002

    – Crescenti E, Croci M., Pereyra G., Cantarella J. A2 Phospholipase and Oligoelements Zn, Se and Mn in Breast Cancer Treatment; 1086 cases, 7 years follow up.. 17th International Cancer Congress. UICC. August 23-28, 1998, Rio de Janeiro – Brazil

    … y muchos más, el que tenga interés que busque.

    Putín, esas son ponencias o pósters en congresos, no publicaciones en revistas con revisión por pares (tal es así que, ese último, por ejemplo, sólo se encuentra en su página personal). Pero aún así, no son ensayos clínicos.

    Lo único que tenés que hacer para salir con la cabeza en alto es reconocer que este tipo está comercializando un tratamiento que no puede saberse si funciona o si es seguro.

    Esto es una firma

  • #37624

    Anónimo

    No tengo opinion definida sobre el Dr. Crescenti, pero hay algo claro: su clínica si vende un tratamiento que si dice vencer el caso. ¿Demostración?

    De la frase:

    “Avalados por los excelentes resultados obtenidos empleando un importante tratamiento desarrollado por el Dr. Ernesto Crescenti”

    De la cual se sacó la última parte: “…nos hemos impuesto una meta clara: “vencer al cáncer”

    Prestar atención a las palabras “exelentes reultados obtenidos” “importante tratamiento”

    Para darse cuenta de que la intención general es promover su tratamiento.

    Comparar con la misma prueba aportada donde, otra institución, a pesar de tener igual meta, o sea “vencer el cancer” la intención es claramente otra.

    Ofrecer recursos para la investigación en España sobre las causas moleculares del cáncer y facilitar la transferencia de este conocimiento al desarrollo de nuevos fármacos.

    Nombrar un comité nacional de científicos y clínicos para seleccionar los proyectos, laboratorios y hospitales de toda España que recibirán recursos económicos.

    Crear y mantener nuevos centros de excelencia en investigación.

    Constituir una empresa subsidiaria de Tecnología del Cáncer, que formará parte de la Fundación y cuyo objetivo será convertir la investigación realizada en España en nuevos fármacos.

    Que no hace falta ser filólogo para darse cuenta: solo no hay que mirar el dedo cuando se te señala la luna.

    Por lo demás: no puedo abrir opinón sólida.

  • #37625

    Anónimo

    “…Prestar atención a las palabras “exelentes reultados obtenidos” “importante tratamiento”

    Para darse cuenta de que la intención general es promover su tratamiento. ..”

    Bueno, si decidimos que promover un tratamiento propio es algo deshonesto en sí, seamos consecuentes y digamos lo mismo de GlaxoSmithKline, Pfizer, Roche etc. y demás compañías farmacéuticas cuya prioridad en el campo de la salud es proporcionar beneficios a sus accionistas, no te parece?

  • #37626

    Elio Campitelli
    Keymaster

    No hablamos de promover un tratamiento propio, hablamos de promover un tratamiento como efectivo y seguro sin tener evidencias clínicas de efectividad y seguridad.

    Esto es una firma

  • #37627

    Anónimo

    Promover un tratamiento no es desonesto si está habilitado por la autoridad sanitaria. Pero esto no “ES” la discución, sino si la clínica del Dr Crescenti dice “vencer al cancer” de una manera “generalizada” como un “deseo” o si dice vencer al cancer de manera efectiva. Demostrado lo segundo, puesto que ahora quieres discutir si es deshonesto o no promover tratamiento cuando no se siguen todas las pruebas necesarias como para saber si es efectivo o un placebo, contraindicaciones, antagonismos, etc., podemos hacerlo. Pero en realidad no se lo que quieres discutir: supuestamente las farmacéutica (A, de ahora en adelante para resumir) promueven un tratamiento propio, Crescenti (B, de ahora en adelante para resumir) también y yo avalo lo primero y no lo segundo; que B promueve un tratamiento propio, yo no lo avalo y que A debería promoverlo; que A y B no promueven tratamiento propio y esta mal; que yo promuevo un tratamiento y Crescenti no lo avala, no se, no tengo idea. Creo que deberías aclarar tus ideas.

    Por otro lado ¿Cómo sabes lo que pienso sobre A? ¿Desde cuando se te da por la telepatía? Si nunca dije nada al respecto.

    Otra pregunta: Crescenti cobra por el tratamiento al igual que A. Por la manera que dices lo que dices en un caso se busca el lucro y en el otro no ¿Cómo sabes que no tiene ningún tipo de interés de lucro sobre su trabajo? Otra vez… ¿Telepatía?

  • #37628

    Elio Campitelli
    Keymaster

    Al señor Putin parece que no le interesa hablar sobre Crescenti sino tirar mierda hacia las farmacéuticas. Está en todo su derecho de hacerlo pero no desvirtuando por completo este hilo de comentarios. Está cordialmente invitado a registrarse y abrir un thread al respecto en nuestro foro (circuloesceptico.com.ar/foro).

    Esto es una firma

  • #37629

    Anónimo

    Borrar un mensaje documentado y elaborado con gran esfuerzo demuestra una falta total de honestidad intelectual por parte del moderador.

    Para decir eso podrías haber dejado mi respuesta a la pregunta de Fernando, pero lo que de verdad te escuece es que haya puesto de manifiesto los dobles estándares que os gastáis (uno para juzgar a las farmacéuticas y otro distinto para los que van por libre).

  • #37630

    Anónimo

    Fernando, si quieres saber ni respuesta y dado que Daniel no me permite expresalra aquí, puedes escribirme a kreosol (arroba) gmail (punto) com

  • #37631

    Elio Campitelli
    Keymaster

    Putín, quien ha demostrado el doble estándar sos vos al aceptar lo más campante que el Dr. Crescenti promueva un tratamiento para el cual no hay evidencias clínicas de seguridad y efectividad. Como ya te dije, sos bienvenido a registrarte y abrir un tema en nuestro foro para debatir tus preocupaciones sobre la industria farmacéutica y ahí respondé todo lo que quieras.

    Esto es una firma

  • #37632

    Anónimo

    Ya te había desmetido con datos y referencias en el mensaje que acabas de borrar, pero como tu prioridad es salvar tu imagen no puedes permitir que tus asiduos lo lean.

  • #37633

    matiasvan
    Miembro

    Edito el comentario, encontre otros estudios, despues de leerlos comento de nuevo

  • #37634

    matiasvan
    Miembro

    Crescenti EJ: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed?term=Crescenti%20EJ%5BAuthor%5D&cauthor=true&cauthor_uid=18541473

    Ahi se pueden ver 3 resultados

    El primer resultado es una comparación de los venenos de 2 serpientes, en los cuales se encuentran potenciadores de bradiquinina, lo cual no tiene mucha relación con el tratamiento del cáncer, mas aun si es administrado por vía oral.

    Cuando en realidad lo que se debería presentar para validar una terapéutica, es un estudio de estas drogas en humanos, o por lo menos en animales de estudio.

    El segundo estudio habla de la radioproteccion que ofrecen los oligoelementos Se, Zn, Mn y ademas el veneno antes mencionado.

    Pero lo que hacen es administrar las drogas y luego irradiar a los animales, por lo que no se relaciona con el tratamiento en si del cáncer. Ademas los administra por vía parenteral, cuando en su pagina dice que la mayoría de las veces los administra por vía oral.

    Algo raro es que por lo que leí del estudio nunca dice el numero de ratas usadas, solo porcentajes.

    El tercero también habla de la radioprotección de la histamina, de nuevo administrado por vía parenteral, nada que se relacione con el tratamiento del cáncer (disminución de tamaño del tumor, de malignidad, de metástasis, o inducción de apoptosis).

    El resto de los estudios que se encuentran en su pagina, aunque si son relacionados con el cáncer, poco tienen que ver con el tratamiento, y los que se relacionan están varios estadios por debajo del lanzamiento aprobado por el ente regulador, ya que los estudios son in vitro, o en animales (estadio o fase preclinica).

    Extraído de su pagina:

    La formulación magistral desarrollada por el Dr. Ernesto Crescenti tiene muchas de estas características, ya que su acción terapéutica involucra un amplio abanico de efectos sobre las células y tejidos, sin producir ningún efecto adverso. Habitualmente se administra por vía oral. Desde hace más de 20 años se viene investigando intensamente los mecanismos de acción y podríamos resumirlos básicamente en un efecto inmunomodulador y antioxidante.

    Esta formulación magistral parece ser demasiado buena, no solo tiene muchos efectos benéficos, sino que también ningún efecto adverso, lo cual es muy raro en terapéuticas anti-cancerosas.

  • #37635

    Elio Campitelli
    Keymaster

    matiasvan dijo:

    Algo raro es que por lo que leí del estudio nunca dice el numero de ratas usadas, solo porcentajes.

    Creo haber leído un por ahí que sí decía el número de ratas. No recuerdo exactamente pero era del órden de 20 ratas por rama (20 control, 20 intervención) más o menos.

    Si lo que estás buscando son ensayos clínicos, no vas a encontrar ninguno por más que busques. Un propio representante del lugar me dijo que no existían.

    Esto es una firma

Debes estar registrado para responder a este debate.