El activismo por los derechos de los animales entorpece el avance científico

Inicio Foros Comunidad Ciencia El activismo por los derechos de los animales entorpece el avance científico

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Suyay hace 4 años, 2 meses.

  • Autor
    Publicaciones
  • #29478

    Suyay
    Participant

    Las tácticas atemorizantes de activistas por los animales llevan a la renuncia al personal de los laboratorios

     

    La investigación médica para desarrollar nuevos medicamentos está en riesgo porque los trabajadores renuncian después de haber sido atacados y difamados como si fueran pedófilos

     

    Las puertas dobles, coronadas con alambre de púas y clavos, harían justicia a una prisión. La puerta exterior se abre y al entrar el vehículo es estudiado por las cámaras del circuito cerrado de televisión. A continuación, la segunda puerta se desliza a un lado y se entra al sitio principal. Las bobinas de alambre de púas, apiladas en la parte superior de las rejas marcan su perímetro. Es una seguridad sorprendente, formidable, pero no inesperada. Este es el Laboratorio Harlan en Blackthorn, Oxfordshire, hogar de 52.000 ratas y ratones destinados a ser utilizados en experimentos médicos y el blanco de una sostenida campaña de intimidación por parte de los activistas por los derechos de los animales.

     

    La semana pasada el activista Luke Steele fue condenado a 18 meses de cárcel por acosar al personal en los laboratorios de Harlan. Un segundo activista, Jonathan White, recibió una condena de siete meses, con suspensión de 18 meses. La pareja, ambos mayores de 22 años, eran miembros de un pequeño grupo que aterrorizó al personal en de Harlan en tres lugares del Reino Unido el año pasado, cantando “la culpa es tuya”, “Sangre en tus manos” y “asesinos de cachorros” a los empleados que estaban haciendo cola en la sus vehículos para entrar o salir de sus lugares de trabajo. También afirmaron que los animales en los centros fueron objeto de “negligencia terrible”.

     

    Una trabajadora de Harlan dijo al Observer: “Cuando llegabas por la mañana tenías que hacer cola de hasta cinco minutos para pasar a través de las puertas. El sonido de sus megáfonos era ensordecedor. Te gritan a usted que eres un asesino de cachorros y golpean tu coche. Era horrible, me quedaba temblando durante horas después “.

     

    Un colega de sexo masculino fue igualmente afectado: “Es parte de su metodología de trabajo el equiparar el trabajo con animales con la pedofilia. Si se enteran tu nombre aparecerás en su página web como un pedófilo. Es un asco.” Otro trabajador Harlan se enteró de que habían enviados notas a sus vecinos que decían que era un violador.

     

    Esta intimidación se ha convertido en un arma frecuente por parte de los activistas. Los trabajadores de Harlan se han mantenido firmes, pero en otros lugares se ha visto afectada gravemente la cría de animales de laboratorio en el Reino Unido. En 1981 había 34 empresas de cría de animales de laboratorio. Hoy en día hay sólo tres debido a la intimidación del personal y de empresas proveedoras de servicios y productos a los laboratorios por parte de los activistas.

     

    “Parte de la reducción general del número de empresas ha sido por la consolidación de las empresas, pero no hay duda de que la intimidación ha provocado el cierre de muchas otras empresas”, dice Andy Cunningham, gerente de Harlan. “A pesar de esto la legislación de la Unión Europea nos obliga a utilizar cada más animales para las pruebas de toxicidad, mientras que los científicos están haciendo más descubrimientos clave que requieren más animales para la investigación. Tenemos que tener animales si queremos desarrollar nuevos fármacos para el Alzheimer y las enfermedades cardíacas y para probar los productos utilizados por el público. ”

     

    Además, la afirmación de que los animales son tratados con “negligencia terrible” en los centros de Harlan no fue confirmado por la visita del Observer de la semana pasada. Para entrar en su sitio de Blackthorn, el personal y los visitantes tienen que quitarse toda la ropa y las joyas, ducharse y ponerse ropa esterilizada, redecillas para el cabello, mascarillas y guantes recubiertos de gel antibacterial para prevenir la propagación de agentes patógenos de transmisión humana. La necesidad de mantener la limpieza es obsesiva.

     

    Las ratas y los ratones se mantienen en los bastidores de las jaulas que se limpian todas las semanas y proporcionan constantemente agua fresca. Todos los animales que vi estaban limpios y saludables.

     

    “Las condiciones para los animales están bien, pero no necesariamente para el personal”, admite Cunningham. “No se puede llevar joyas o tener perforaciones en el cuerpo o disfrutar de un teléfono móvil. Tienes que hacer un turno de ocho horas con guantes y mascarillas en todo el tiempo. Incluso conversaciones sencillas se hacen difíciles. Y en tu casa no puedes mantener animales domésticos como cobayos y conejos, porque puedes contraer un virus y traerlo”

     

    Estas condiciones hacen difícil contratar a nuevos trabajadores. Los episodios de intimidación y hostigamiento por parte de activistas empeora las cosas. Sin embargo el personal insiste constantemente en su dedicación y amor por los animales, con las ratas mostrando un claro favoritismo por sobre los ratones. “Las ratas tienen carácter”, dijo el gerente de la empresa Val Summers. “Cuando entres en su habitación se alinearán para mirarte. Son alegres y curiosas.”

     

    Muchas cepas diferentes de ratas y ratones se crían en Blackthorn: algunas para ser diabéticas, otras para ser obesas por ejemplo. Una cepa de rata, la SHR, se cría para tener la presión arterial alta. “Enganchamos un dispositivo a la cola del animal y tomamos su presión arterial”, dijo Cunningham. “Los machos con presión arterial alta se aparean con las hembras con presión alta”. La descendencia resulta hipertensa y se vende a los investigadores para probar nuevos tratamientos para la presión arterial.

     

    En total, alrededor de 6.000 ratas y ratones son enviados fuera de Harlan cada semana. Los clientes incluyen farmacéuticas como GlaxoSmithKline y centros académicos como la University College y el King’s College de Londres.

     

    “Nosotros utilizamos ratas y ratones para varios propósitos,” dijo el profesor Roger Morris, director de ciencias biológicas en el King’s College. “Por ejemplo, utilizamos las cepas como la rata hipertensa SHR para probar nuevos tratamientos para la presión arterial alta.

     

    “No se puede utilizar cultivos de tejidos para dicho trabajo. Hay que probar los productos químicos en un animal vivo para descubrir cualquier efecto secundario inesperado en los diferentes órganos. Los ratones y las ratas son sorprendentemente similares fisiológicamente a los humanos y por lo tanto, muy útiles. Si no probáramos los fármacos en ratas y ratones habría muchos más muertos. Es tan simple como eso”.

     

    También es crucial que los científicos tengan un suministro de animales de laboratorio sanos, añadió Morris.

     

    “Ahora solo tenemos estos últimos tres criaderos en el Reino Unido. Podemos gestionar con eso, pero si perdemos otro estaremos en una situación muy incómoda”.

     

    Fuente

     

Debes estar registrado para responder a este debate.