Re: ¿Qué pseudociencia o charlatanería te molesta más?

Inicio Foros Comunidad El ágora ¿Qué pseudociencia o charlatanería te molesta más? Re: ¿Qué pseudociencia o charlatanería te molesta más?

#29574

Gerardo Primero
Participant

Daneel Olivaw wrote:

¿Cuál sería la consecuencia de décadas de tratar los desórdenes mentales y de personalidad con el equivalente psicológico de la astrología?

Es una buena pregunta, Ernesto. De todas formas muchos investigadores proponen el principio del dodo (o algo por el estilo) según el cual todas las terapias psicológicas son más o menos igualmente efectivas. Esto no es un invento sino el resultado de muchos estudios que concluyeron eso. (El nombre hace referencia al cuando en Alicia en el País de las Maravillas, el Dodo declara que todos los que participaron en la carrera son ganadores).

Yo no sé qué onda con eso.

 

En realidad, el "Veredicto del Dodo" sí que es un invento, porque es una tergiversación de los datos obtenidos por los estudios existentes. El "Veredicto del Dodo" dice que "todos ganan, y todos merecen premios". Pero eso no es lo que se deriva de las investigaciones. Por decirlo brevemente: algunos ganan (sobre todo las terapias cognitivo-conductuales, y algunos tratamientos específicos provenientes de otras tradiciones teóricas), otros pierden, algunos empatan, y la mayoría no participan de la carrera (la mayoría de los tratamientos no han sido rigurosamente investigados, y por lo tanto sería absurdo decir que “ganan”).

Algunos ganan: La mayoría de los estudios en los meta-análisis son comparaciones entre diversas formas de terapia cognitiva y conductual. La conclusión de los meta-análisis no es sorprendente: algunos tratamientos similares, para los mismos trastornos, obtienen resultados similares. Pero estos hallazgos no permiten inferir que “todos los tratamientos funcionan para todos los trastornos”. De hecho, hay evidencias para sostener lo contrario: algunos tratamientos son mejores que otros para problemas y poblaciones particulares (Chambless y Ollendick, 2001).

Algunos pierden: Existen evidencias de tratamientos perjudiciales, por ejemplo la recuperación de recuerdos reprimidos y el debriefing (Lilienfeld, 2007). También existen evidencias de diferencias en la relación costo/beneficio y en la probabilidad de recaídas, dependiendo del tratamiento y el trastorno.

Algunos empatan: Esto es un fenómeno importante, pero la equivalencia es local: es la equivalencia de ciertos tratamientos, para ciertos trastornos. De este fenómeno de equivalencia local no puede inferirse una equivalencia no-local (“todos empatan”). Por otro lado, no es suficiente con decir que dos tratamientos son “equivalentes”: pueden ser ambos ineficaces, y “equivalentes” en su ineficacia.

La mayoría no participan de la carrera: La mayoría de los tratamientos de amplio uso (e.g. psicoanalíticos y humanistas) no han sido estudiados en forma rigurosa (porque son prolongados, difícilmente manualizables, y con objetivos no asimilables a la reducción de síntomas). Pero estas dificultades no les eximen de la necesidad de evaluar los resultados y generar guías de práctica.

¿Cómo entonces se llegó a defender el “Veredicto del Dodo”? En base a conjunto de errores y sesgos en el muestreo y el análisis de datos (ver: Crits-Christoph, 1996; Beutler, 2002; Cautilli, 2006; Chambless, 2002; Hunsley y Di Giulio, 2002; Ehlers y otros, 2010). Y sospecho que debe haber influido el pensamiento desiderativo: el deseo de legitimar todas las prácticas psicológicas.

Referencias:

Beutler, L. E. (2002). The Dodo Bird is extinct. Clinical Psychology: Science and Practice, 9(1), 30-34.

Cautilli, J. (2006). Dodo-Bird or dressing up the pig and the politics of psychotherapy: a reply to Vandenberghe and de Sousa. International Journal of Behavioral Consultation and Therapy 2 (2), p. 305.

Chambless, D. (2002). (commentaries) Beware the Dodo Bird: the dangers of overgeneralization. Clinical Psychology: Science and Practice 9: 13–16.

Chambless, D. L., & Ollendick, T. H. (2001). Empirically supported psychological interventions. Controveries and evidence. Annual Review of Psychology, 52, 685-716.

Crits-Christoph, P. (1996). The dissemination of efficacious psychological treatments. Clinical Psychology: Science and Practice, 3, 260-263.

Ehlers et al (2010). Do all psychological treatments really work the same in posttraumatic stress disorder? Clin Psychol Rev. 2010 March ; 30(2): 269–276.

Hunsley, J.; Di Giulio, G. (2002). "Dodo Bird, Phoenix, or Urban Legend?". The Scientific Review of Mental Health Practice 1 (1). http://www.srmhp.org/0101/psychotherapy-equivalence.html.

Lilienfeld, S. (2007). Psychological treatments that cause harm. Perspectives on Psychological Science, 2, 53-70.