Re: ¿Es el Movimiento Zeitgeist un movimiento pseudocientífico?

Inicio Foros Comunidad El ágora ¿Es el Movimiento Zeitgeist un movimiento pseudocientífico? Re: ¿Es el Movimiento Zeitgeist un movimiento pseudocientífico?

#37952

Naracamaus
Participant

Hola otra vez:

El billete (el dinero-moneda) es sólo un tipo de dinero, con características especiales.

En un comienzo, los billetes los producían los bancos privados y no eran totalmente fiduciarios, sino que estaba respaldados por un dinero-bien tangible (normalmente el oro)… en la teoría. ¿Cómo hacían eso?

El banco tenía, digamos, 20.000 en dinero-oro para empezar. Después de un tiempo de hacer negocios, tenía cada vez menos dinero-oro y más dineros-crediticio (los pagarés de los préstamos que hacía), hasta que les pagaran los créditos de vuelta. Si querían seguir prestando (y querían, porque de prestar les viene la ganancia), tenían dos opciones igual de malas:

a) seguir dando el oro hasta que se acabara y después no dar más,

b) empezar a prestar los pagarés que recibía.

La solución a) no le gustaba a los bancos y la b) no le gustaba a la gente. ¿Por qué? Justamente porque, si se descubre que el respaldo del pagaré es malo, el que se jode es el que tiene el pagaré. Como ese dinero sin respaldo debe destruirse (y se destruye), el que se clava es el que lo tiene cuando salta la liebre. Un banco puede soportar que uno de sus créditos resulte ser malo porque compensa las pérdidas a costa de las ganancias de sus créditos buenos, pero un particular se funde. Ergo, ningún particular quería agarrar un pagaré de la hipoteca de un desconocido que podía o no ser honesto (o quizá era honesto, pero le caía un rayo en el campo e igual no pagaba, o se le quemaba la casa y el respaldo desaparecía).

Entonces los bancos tomaron otra solución:

c) sacar pagarés ellos mismos (llamados billetes)

Comparemos para que se entienda la analogía.

Cuando un particular quería comprar algo y no tenía dinero-oro, pensaba “ahora no tengo dinero-oro, pero mes a mes voy a cobrar mi salario; entonces compro dinero-oro con un dinero-pagaré poniendo como aval mi dinero-casa; después iré pagando con el dinero-oro de mi salario y recuperaré (recompraré) mi dinero-pagaré”.

Cuando un banco quería comprar algo (al dar un crédito lo que el banco hace es comprar un dinero-pagaré) y no quería gastar su dinero-oro, pensaba “ahora no tengo suficiente dinero-oro, pero mes a mes voy a cobrar los intereses de los créditos viejos; entonces compro dinero-pagaré con un dinero-billete poniendo de aval el dinero-oro que tengo; después iré pagando con el dinero-oro nuevo y recuperaré (recompraré) mi dinero-billete”.

Un billete es básicamente lo mismo que un pagaré. El pagaré decía “te pago con el dinero-oro que gane más tarde o te quedás con mi casa” y el billete decía “te pago con el dinero-oro que gane más tarde o te podés quedar con el dinero-oro que tengo ahora, pero más tarde”. ¿Le gustó la idea a la gente? Más o menos. ¿Por qué? Porque era un pagaré con otro nombre, y sin interés, y se daban cuenta porque la gente no es estúpida. Pero les gustaba más que la alternativa b) porque, aunque era un pagaré, era un pagaré firmado por un banco y no por un desconocido. Además (¡importante!) cada vez había menos oro en relación al resto de los bienes y servicios: el oro se extrae a una tasa más o menos constante, pero los bienes y servicios aumentan constantemente en una proporción mucho mayor; entonces era el billete o nada.

¿En qué se respaldaba un billete?

En forma totalmente análoga a un pagaré; se respaldaba en la promesa de pago del banco (respaldo primario) y en el oro que el banco tenía guardado en su bóveda (respaldo secundario). El banco, en teoría, guardaba el oro Y NO LO USABA PARA NADA (de la misma forma en la que yo no puedo vender mi casa si la tengo hipotecada), lo tenía en una “bóveda intocable” y en su lugar daba los billetes.

¿Por qué en teoría?

Porque cada tanto había un banco que prestaba los billetes y también prestaba el oro de su bóveda o, lo que es lo mismo, imprimía más billetes que oro había en su bóveda. Esos billetes NO tenían respaldo y el banco podía zafar mientras nadie se diera cuenta. ESO, obviamente, era ilegal.

Entonces, ¿podía haber dinero-billetes sin respaldo? Sí, por un tiempo, hasta que los descubrieran. Cuando los descubrían, el Estado (o el mismo pueblo con horcas y antorchas) agarraba a los dueños y los obligaba a respaldarlos. Y si no podían respaldarlos… una vez más, el que tuviera esos billetes no podía dárselos a nadie y el dinero-billete sin respaldo desaparecía de circulación.

¿Por qué en teoría? (II)

Porque a medida que faltó más el oro, no siempre había solamente oro en la bóveda intocable del banco. Digamos un banco que tenía 10000 en oro en la “bóveda intocable”, tenía 20000 en pagarés en la “bóveda tocable” y había dado 10000 en billetes. A veces, necesitaba oro sí o sí y entonces, ¿qué hacía? Cambiaba parte del oro de su bóveda intocable por pagarés de su bóveda tocable. Por supuesto, de la misma forma que no podía tocar para nada el oro de su bóveda intocable, tampoco podía tocar para nada los pagarés que pusiera ahí: estaban sólo como respaldo de los billetes. De la misma forma que hoy sólo tienen un porcentaje de su dinero en billetes porque saben que nunca van a ir todos juntos a retirarlos; en aquellos tiempos sabían que no todos iban a ir juntos a sacar oro.

¿La gente sabía esto? Y… sí, lo sabían casi todos, pero a fin de cuentas era lo mismo y, sencillamente… ¡no había suficiente oro! El problema era que, en cuanto alguno creyera que el banco estaba emitiendo sin respaldo o le pareciera que los pagarés que había en esa bóveda no eran lo seguros que decían ser, la gente iba corriendo a pedir oro y se armaba un pánico bancario. Era un sistema inestable: los bancos estaban en constante riesgo de arruinarse y, en cuanto se arruinaban, los billetes que habían emitido se quedaban sin respaldo y todos los que tuvieran esos billetes se arruinaban también (una vez más, porque al perder el respaldo, los billetes dejaban de tener valor y ya no se usaban más: el dinero sin respaldo desaparece).

¿Cuál fue la solución? La solución general fue que el gobierno se hizo cargo (de una u otra forma) de la emisión de billetes y se encargó personalmente de respaldarlos con oro (una vez más, y de la misma forma anterior, en teoría).

¿Por qué era lo mismo que el respaldo fuera oro o un pagaré?

Porque cuando el banco cobraba el pagaré que tenía en su bóveda intocable lo sacaba y lo reemplazaba con el oro que había cobrado. Y si uno de los pagarés en esa bóveda no se lo pagaban, le sacaba la casa al deudor, la vendía a cambio de oro y ponía el oro en la bóveda. Y si el aval del pagaré no servía, tenía que poner el oro de su bolsillo o cambiarlo por otro pagaré que sí pudiera cambiar por oro. En definitiva, siempre podía dar oro al final.

Sin embargo, todo esto era irrelevante, pues una vez que la gente se acostumbró a los billetes, casi nadie iba a pedir oro; después de todo, se sabía que el billete estaba respaldado y manejar billetes es más fácil que manejar oro (que ocupa mucho más espacio y es más pesado).

En la actualidad.

Abreviando (que me copé y ya llevo 12 horas escribiendo esto y entro a laburar en 4), la diferencia de ese sistema con el actual es que hoy el billete no está respaldado por oro, sino por lo que sea que sea el aval de los pagarés en la bóveda intocable. ¿Por qué? Sencillamente, porque no hay oro suficiente para respaldar todo los billetes del mundo, así que ahora se los respalda con cualquier otro dinero, PERO SIGUE RESPALDADO.

Antes, vos ibas con tus $10000 en billetes y pedías oro, el banco te daba del que tenía e inmediatamente vendía alguno de sus pagarés por oro o ejecutaba una propiedad, la vendía por oro y reponía para cuando viniera otro a pedir.

Ahora, vos vas con $10000 y pedís oro y el banco te dice “oro no tengo, pero puedo darte el equivalente en dólares, o un pagaré hipotecario de una casa que vale 10000, o tres pagarés prendarios que totalizan 10000, o bonos alemanes…” o lo que sea.

¿Es lo mismo? No, no es lo mismo. ¿Es mejor o peor? Tiene sus pros y sus contra: el principal pro es que ya no estamos atados al oro, cuya existencia aumenta muy lentamente y frenaba la economía; la principal contra es que hoy la gente puede preferir el oro a un pagaré avalado por una casa en Neuquén y mirar con desconfianza al billete (porque saben que bien puede ser ese su respaldo) y mañana pueden preferir la casa al oro y mirarlo con entusiasmo: el valor del billete es actualmente más variable que antes.

Te juro que quería terminar el tema en este post, pero no doy más de sueño, termino mañana.

Saludos.