18Mar/1522

Homeópatas reconocen su dudosa evidencia

Hace pocos días, el Consejo de Salud e Investigación Médica de Australia, publicó una revisión de la evidencia científica sobre la homeopatía. Como era de esperar, concluía lo mismo que casi todas las demás revisiones: no hay evidencia de que la homeopatía funcione.

Ya deberíamos estar acostumbrados a esto. La evidencia científica no cambia según quién la lea, y revisión tras revisión se llega a la misma conclusión. La homeopatía —que consiste en tratar de curar un síntoma, tomando elementos que lo produzcan pero diluidos hasta la inexistencia—no sirve para nada ni puede servir para nada, a excepción de engordar las cuentas bancarias de quienes la venden.

No hay nada nuevo ni controversial en esto, a pesar de que el diario Clarín intente sembrar “polémica” con su bajada. Lo que es interesante es la reacción de los homeópatas que, a pesar de que tampoco es sorprendente, no deja de ser instructiva.

La respuesta local

El artículo de Clarín, por ejemplo, cita a varios médicos homeópatas intentando desesperadamente defender su profesión. Es difícil saber si es debido a la edición de la autora o por propia falta de los homeópatas, pero en ningún momento éstos hablan de evidencia o ciencia. De hecho, la nota abre de la manera más inepta posible:

Gustavo Cataldi terminó con honores la carrera de Medicina y fue, durante 17 años, jefe de Terapia intensiva del Hospital Churruca. Un día se contagió sarna de un paciente y un colega, también médico, le sugirió que tomara homeopatía. Cataldi pensó que era una burla pero se terminó curando con esos glóbulos y, poco tiempo después, decidió estudiar y ser, también, médico homeópata. Su historia es sólo una foto de una película mucho más amplia: mientras un nuevo informe internacional sostiene que la homeopatía “no sirve” para curar enfermedades, en Argentina cada vez más médicos la avalan

Es extremadamente notorio que la “conversión” del Sr. Cataldi involucre una experiencia personal. Cataldi comenzó a practicar la homeopatía, no producto de una lectura objetiva de la literatura científica, sino porque a él "le funcionó". Un médico supuestamente es una persona que se entrega a una práctica científica. Como tal, debe valorar la evidencia por sobre todas las cosas. Sin embargo, Cataldi fue engañado por uno de los sesgos más burdos: correlación no implica causa. Yo si fuera su paciente, huiría despavorido a toda velocidad.

Y si bien hay mucho hablar de “paradigmas” y la usual falsedad de que la medicina sólo trata los síntomas, lo que falta por completo en el artículo es hablar de qué es lo que dice la evidencia científica. Y ésta es clara: no hay evidencia de que la homeopatía funcione.

En el ojo de la tormenta

Pero mientras que en Argentina la repercusión de la noticia llegó bien diluida, en el epicentro el debate está más caliente. Tal es así que la Asociación Homeopática Australiana (AHA) emitió una respuesta más que interesante:

… no hay evidencia suficiente en investigación en humanos para establecer si la homeopatía es efectiva o no para tratar la mayoría de las enfermedades consideradas.

Sí. La Asociación Homeopática de Australia admite que no existe buena evidencia para determinar si la homeopatía es efectiva o no.

Su principal problema es que el reporte es “difícil de entender” y proponen cambiar algunas palabras para que, según ellos, sus conclusiones se apeguen más a la evidencia.

Si uno se pregunta cómo es que la AHA continúa promoviendo la homeopatía si no hay buena evidencia de efectividad, puede seguir leyendo su documento. La respuesta es que ellos aceptan la evidencia de baja calidad como suficiente para promover la homeopatía.

A pesar de que seguramente critiquen a las grandes farmacéuticas por sus continuos intentos de distorsionar la ciencia para vender sus productos, la AHA está perfectamente feliz de promover remedios cuya evidencia proviene de pequeñísimos estudios que no fueron replicados. Por ejemplo, toman como válido un meta-análisis (un estudio de estudios) que analiza datos de sólo 3 estudios con menos de 150 participantes cada uno y que fueron realizados por el mismo autor del meta-análisis. Osea, la opinión de un tipo sobre su propio pésimo trabajo.

La revisión del Consejo de Salud desestimó automáticamente estudios de menos de 150 sujetos por ser poco confiables. Sin embargo, en su respuesta, la AHA critica esta este criterio y propone uno que parece sacado del mundo bizarro: desestimar los estudios pequeños negativos pero aceptar los estudios pequeños positivos. Según dicen:

… si se detecta un efecto clínico en un ensayo pequeño con resultados estadísticamente significativos, esto es más impresionante [que un efecto positivo en un estudio grande].

Esto está mal en múltiples niveles. Es falso ya que los estudios pequeños y preliminares en general están sesgados a favor de encontrar un efecto (ver, por ejemplo el decline effect). Además un criterio de este tipo sería advocar explícitamente a favor del sesgo de publicación, del que tanto se aprovechan las grandes farmacéuticas. Publicar los resultados positivos con todas las fanfarrias y ocultar los negativos debajo de la alfombra.

Pero demostrando que continúan con los pies bien firmes sobre un planeta cuadrado, esto es lo que afirman sobre todos estos estudios positivos de mala calidad:

Para algunas enfermedades, algunos estudios reportaron que algunos tratamientos eran más efectivos que el placebo. Éstos deben ser confirmados por otros estudios grandes y bien diseñados antes de considerarse el uso masivo de el tratamiento estudiado.

Nuevamente, la Asociación Homeopatía Australiana está diciendo que no hay evidencia suficiente para recomendar el uso de tratamientos homeopáticos. ¿Por qué entonces los sigue recomendando?

Las propuestas de la Asociación Homeopática Australiana demuestran mejor que nadie el tipo de pseudociencia que es la homeopatía. Su respuesta al informe del Consejo de Salud e Investigación Médica, demuestra más un profundo desinterés por sus pacientes y un intento de aferrarse a una lógica retorcida, más que un verdadero entendimiento de la ciencia.

Recordemos que en nuestro país la homeopatía se vende tranquilamente en farmacias bajo el disfraz de “recetas magistrales”. El organismo que no debería permitir que esto suceda, la ANMAT, voluntáriamente le da rienda suelta esta pseudomedicina. Esperemos que en algún momento se despierte de su sueño y diga las cosas como son.

8Oct/1356

Péptido RjLB-14 de Labiofam, ¿cura para el cáncer o falsas ilusiones?

Frascos del medicamento de Labiofam que todavía no fue testeado.

Cancer

“Al parecer han logrado dar con la cura contra el cáncer…” comienza la presentadora en un video de la siempre confiable agencia de noticias RT en la siguiente escena, un niño corretea por su casa, supuestamente curado de un cáncer en el cerebro gracias a un nuevo tratamiento natural. ¿Será que en la isla tropical se ha desarrollado un tratamiento revolucionario?

Empezando por lo primero, no existe ni puede existir “la cura contra el cáncer” porque “el cáncer” no es una sola enfermedad sino un conjunto de más de 200 enfermedades que involucran crecimiento celular desregulado. Tienen diversas causas, pronósticos y tratamientos. Hablar de una “cura contra el cáncer” es tan ridículo como hablar de una “cura contra las infecciones”.

Pero volviendo al caso particular, no hay que creer nada hasta ver las publicaciones científicas, los estudios en animales, los ensayos clínicos. Por desgracia, en este caso no hay nada. El compuesto supuestamente está basado en el "péptido RjLB-14", que quizás exista aunque una búsqueda en Google no de otros resultados que las noticias relacionadas con este supuesto tratamiento. De hecho, la base de datos de estudios médicos Pubmed no encuentra nada con ese nombre. Tampoco se encuentra nada en Google Scholar.

Incluso en la propia página de Labiofam no parece haber casi nada. Lo único que hay es una mención en el programa del congreso que motiva la noticia, organizado por ellos mismos para promover éste y otros supuestos avances para el combate del cáncer. Tampoco pude encontrar nada en la web del congreso ni en en la revista de la empresa. Lo único que existe es un artículo de divulgación que no cita fuentes ni datos.

Ante la falta de información, lo único que se puede hacer es especular.

En el video, por ejemplo, vemos a una mujer tomando el supuesto compuesto con un vaso (minuto 2). Sin embargo, si el medicamento realmente es un péptido, es poco probable que la vía oral sea la adecuada. Los péptidos son cadenas cortas de aminoácidos, los bloques que forman las proteínas. Y al igual que las proteínas, los péptidos son degradados por el sistema digestivo. Sólo una mínima parte llega a la sangre intacta.

Esto no significa que sea imposible que funcione, ya que existen algunos péptidos que sí sobreviven a la digestión. Además puede ser que la supuesta droga esté formada a partir del misterioso péptido pero que no tenga esa naturaleza. Imposible decirlo ya que no hay nada publicado.

Otra razón para desconfiar es la fuente de la información. Labiofam no sólo promueve este supuesto tratamiento sino que también es la orgullosa vendedora de toda una gama de productos de dudosa calidad como prebióticos, alimentos funcionales y cremas de belleza (“naturales”, obviamente) así como de un producto homeopático basado en veneno de escorpión para el tratamiento contra el cáncer (recordemos que la homeopatía no funciona). Para colmo, tiene una (breve) sección de Testimonios, algo que, al menos en Argentina, está prohibido por la Ley 17.132, está en contra del Código de Ética de la Asociación Médica Argentina y no es un reemplazo de la evidencia científica.

Para enturbiar la cosa aún más, si uno quiere comprar dicho preparado homeopático, el sitio web lo lleva a una página de compras generales llamada Mall Habana. Ahí, además de sartenes, heladeras y un “Chorizo Vela Bravo” uno puede comprar el Vidatox 30CH por la módica suma de US$157, casi 1000 pesos argentinos.

Es curioso que el sitio mallhabana.com y labiofamcuba.com no sólo tengan el mismo nombre registrante como se puede ver en el Whois de cada uno sino que también tengan el mismo contacto administrativo: Exclusivas Latinoamericanas. Esto no significa necesariamente que las mismas personas estén detrás de ambas páginas, sólo que se usó el mismo servicio de hosting. Sin embargo, no deja de ser extraño que Mall Habana tenga una sección específica para Labiofam donde sólo aparece el Vidatox o que en la barra lateral haya un link directo para comprarlo sin importar en qué rubro nos encontremos.

Pero el video de RT da muchas más razones para preocuparse. A los 4 minutos el locutor informa que “los gerentes [de Labiofam] están seguros de que el próximo año, tras finalizar las pruebas de toxicología se podrán realizar exámenes clínicos en humanos”. La falta de estudios básicos también es confirmada por un artículo publicado hace pocos meses en Cuba Debate.

Este punto es indignante. Están comercializando un medicamento que ni siquiera pasó por las pruebas básicas de seguridad. Camionetas con el logo de la farmacéutica transportan bolsas repletas de frascos con la etiqueta “Solución de Origen Natural” que no han probado ser efectivos.

Frascos del medicamento de Labiofam que todavía no fue testeado.

Frascos del medicamento de Labiofam que todavía no fue testeado.

En definitiva, mi conclusión provisoria es que no hay nada detrás de esto. A menos que en el futuro aparezca la evidencia empírica que apoye la efectividad de esta molécula (y, antes de eso, saber de qué molécula se trata), por ahora esto no es más que espejitos de colores. Este “péptido RjLB-14” puede ser una más de las tantas moléculas prometedoras en la lucha contra el cáncer, o uno más de los tantos casos de charlatanería y falsas esperanzas.

23Abr/128

Charla sobre homeopatía este miércoles en Rosario

8 Comentarios    

Publicado por:Ezequiel Del Bianco.

Archivado en: Encuentros, Homeopatía
Samuel Hahnemann, creador de la homeopatía

Samuel Hahnemann, creador de la homeopatía

En el marco de la campaña internacional de divulgación sobre la homeopatía, este miércoles 25 de abril a las 19 horas el CEA dará una charla en la ciudad de Rosario. El evento se llevará a cabo en el bar La Favrika (Tucumán 1816), y estará a cargo de Ezequiel Del Bianco.

En la disertación se hará un repaso por la historia de la medicina, y el contexto en el cual nació la homeopatía. Además de sus fundamentos, los estudios que se han hecho al respecto, los principales mitos alrededor de la misma, y su influencia en el mundo actual. La charla está dirigida a todo el público, sin importar si se cree o no en la misma, o si se tienen o no conocimientos previos de ciencias de la salud. A continuación habrá tiempo para un debate, preguntas y respuestas (siempre en el marco de las reglas del debate racional y respetuoso).

Quienes tengan Facebook y piensen asistir, pueden confirmar su participación en el evento. Así podremos estimar la cantidad de asistentes y organizarlo mejor. Por supuesto cada uno es libre de invitar a su vez a amigos y conocidos.

*La entrada al bar es libre y gratuita, pero lógicamente hay que consumir algo para poder ocupar una mesa.

16Abr/1283

“Sobredosis” de preparados homeopáticos en Buenos Aires

El 21 de abril, personas y organizaciones en varias ciudades del mundo participarán en una "sobredosis" homeopática con el fin de advertir al público sobre la ineficacia de la pseudociencia o “medicina alternativa” conocida como homeopatía. Australia, España, Estados Unidos, Hungría, Portugal, son algunos de los países que participarán del evento. En nuestro país este evento estará a cargo del Círculo Escéptico Argentino y se realizará en Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La homeopatía se basa en la creencia de que una sustancia que causa un síntoma indeseado puede servir para contrarrestar ese síntoma, si es diluida hasta proporciones muy pequeñas. En realidad los preparados homeopáticos diluyen tanto las sustancias que las mismas desaparecen. Los preparados homeopáticos líquidos son sólo agua. Las pastillas homeopáticas son píldoras inertes remojadas en agua. En otras palabras, se venden como medicamentos frascos o pastillas que no contienen absolutamente ningún principio activo. El efecto placebo y otros fenómenos biológicos y psicológicos hacen el resto, dándole a mucha gente la impresión de que se han curado gracias a la homeopatía.

Invitamos al público a informarse y charlar con nosotros sobre esta falsa alternativa a la medicina en nuestros stands callejeros, el día 21 de abril de  13:30 a 16:00 en Plaza Francia, en frente del Museo Participativo de Ciencias.

2Abr/122

Más amenazas legales de la homeopatía

2 Comentarios    

Publicado por:Elio Campitelli.

Archivado en: Homeopatía, Pseudomedicinas

La pseudociencia tiene una gran tendencia al litigio. En la memoria reciente de este blog se encuentran los casos del Dr. Burzynski amenazando legalmente a un blogger de 15 años y el de Boiron amenazando a un blogger italiano. El primero comercializa una supuesta cura para el cáncer sin evidencia alguna de efectividad (pese a los intentos de al menos uno de sus defensores en los comentarios) y la segunda es una empresa multinacional que se dedica a manufacturar preparados homeopáticos como el oscillococcinum.

Esta vez el litigante no es un individuo o empresa directamente involucrada con la fabricación de tratamientos pseudocientíficos, sino una farmacia que  los vende. El demandado es el blogger portugués Luis Grave Rodrigues, que en su blog Random Precision publicó en 2007 una entrada en la que critica a una farmacia local por vender “preparados misteriosos a precios astronómicos”. En realidad la mención a la Farmácia Homeopática de Sta. Justa es poco relevante y no ocupa más de un párrafo; el objetivo del artículo es explicar qué es la homeopatía y por qué no funciona.

Pero como toda buena acción tiene su justo castigo, en un post del 29 de marzo de 2012, Luis explica que la Farmácia Homeopática de Sta. Justa lo demandó por “difamación” debido a que su artículo ofendió su “honra y consideración”. Aparentemente, en Portugal los preparados homeopáticos deben tener una advertencia en el paquete: “Producto farmacéutico homeopático, sin indicaciones terapéuticas comprobadas”, y como bien apunta Luis, habrá que ver qué clase de “honra” tiene una farmacia que vende tan felizmente preparados inútiles.

Recordemos que los preparados homeopáticos carecen de sustancias activas, por lo que su efectividad para curar cualquier enfermedad es exactamente la misma que la del excipiente que contienen (sea alcohol, agua, lactosa, azúcar o lo que sea), es decir, ninguna.

Rodrigues es abogado y sabe que la ley está a su favor. No sólo tiene el recurso de libertad de expresión sino que nada de lo que dijo es objetivamente falso, por lo cual lo de la farmacia no es más que una táctica de  intimidación. Y como táctica de intimidación no deja de ser un fiasco. Como ya vimos, lo único que logran es que  más gente conozca sobre el caso y lo difunda (Efecto Streisand).

Es interesante constatar con qué frecuencia los defensores de la pseudociencia recurren a la intimidación legal en vez de presentar evidencias que sustancien sus afirmaciones. En vez de convencer a la comunidad científica presentando buena evidencia, modelos teóricos y pruebas de efectividad, les es más fácil simplemente demandar a quien se atreva a señalar que no hay nada en lo que venden.

12Sep/1130

Estupidez diluida en agua.

30 Comentarios    

Publicado por:Elio Campitelli.

Etiquetado con: ,

La homeopatía es estúpida. Realmente estúpida. Simplemente no creerás lo vasta, inmensa y alucinantemente estúpida que es la homeopatía. Quiero decir, uno pensaría que el reiki es una estupidez pero eso es un poroto comparado con la homeopatía.

Con los perdones (¡y agradecimientos!) necesarios a Douglas Adams pero la homeopatía realmente es estúpida y se las arregla para romper récords de estupidez con cada nueva iteración. La mera idea de que una substancia se hace más “potente” cuando más se la diluye va en contra de todo lo que sabemos de biología, química y física pero a los homeópatas ese pequeño detalle parece no importarles demasiado. Qué más da que mi práctica viole analmente leyes básicas de la ciencia si tengo una pila de anécdotas que me indican que a mis pacientes le funciona, ¿no? La acupuntura al menos tiene ‘principios activos’ (si uno clava agujas en la piel no es loco pensar que el cuerpo va a responder de alguna manera) pero sólo un delirante podría pensar que una pastilla de lactosa que alguna vez tuvo una gota de agua que alguna vez formó parte de una solución que en un pasado tuvo contacto con un principio activo pueda curar. Pero si hay algo infinito en este mundo es la credulidad humana y nuestra capacidad de engañarnos a nosotros mismos y es así como la homeopatía continúa vigente en el Siglo XXI.

Ahora, si a la absurdidad que es la homeopatía en su forma original la potenciamos, ¿qué nos queda? Oscillococcinum; un preparado homeopático de una bacteria que no existe. ¿Y si la potenciamos aún más? Aqua Nova, un preparado homeopático de agua… diluida en agua. Sí, leyeron bien, agua diluida en agua. Esto es o una de las más grandes sandeces de la historia o una de las mejores sátiras que he visto.

Una crítica muy común hacia la homeopatía es que si el agua realmente tuviera la “memoria” de todas las substancias con las que tuvo contacto entonces cada vez que abrimos la canilla estaríamos tomando preparados homeopáticos de caca, o de dinosaurio… o de caca de dinosaurio. La respuesta es que el agua crea la memoria sólo si se le aplican los pases mágicos “sucusiones” mientras se la diluye. Pero la solución de este grupo de homeópatas es más innovadora: usar ¡agua nueva! Lo que hacen es obtener Hidrógeno y Oxígeno por medio de electrólisis del agua para luego quemarlos juntos nuevamente y obtener… agua. Pero este agua, según ellos, no contiene la memoria de ninguna substancia ya que fue creada hace algunos minutos por lo que es verdaderamente “pura”.

Si yo estuviera en su lugar lo que haría a continuación sería utilizar ese agua como solvente para futuros remedios homeopáticos; es decir, disolver cosas en ella para obtener remedios que no contengan la memoria de cada partícula de materia fecal con la que el solvente tuvo contacto. Pero en el mundo bizarro de la homeopatía lo que decidieron hacer ellos es usar esa “agua nueva” como tinta madre y ¡disolverla en agua!

Pero aún hay más. La forma en la que se evalúa qué síntomas puede tratar un determinado preparado homemopático es mediante un “proving” que, a pesar de su nombre en inglés, no tiene nada que ver con una “prueba” de su eficacia. Consiste en darle la substancia a varios pacientes y que estos lleven un diario y anoten sus síntomas; lo que sea que anoten es lo que el remedio va a curar (recordando el principio de que lo similar cura lo similar). Yo tenía la impresión de que lo que se probaba era la tinta madre, no el remedio diluido pero en este caso le dieron un preparado 30C (1 parte “agua nueva” por 1060 partes “agua vieja”) a 13 sujetos. Ahora, considerando que no existió control de placebo ni doble ciego alguno (todos sabían que recibían el “medicamento”), ¿qué piensan que pasó?

Recomiendo vehementemente leer los registros de los sujetos (en inglés) porque no tienen desperdicio. Traduzco algunos con el número de paciente entre paréntesis:

  • Bastente confundida, los nombres y palabras me salen mal, y manejé 60 km en la dirección equivocada pensando que era el camino a casa. (P01)
  • Esta experiencia fue como una montaña rusa - grandes altos y bajos. Antes de tomar el remedio me sentía lleno de adrenalina, lo que sentís en el estómago justo antes de ser catapultado al espacio en una montaña rusa. Al final de la experiencia me quedé shokeado - algo así como 'qué carajo fue eso', como si me hubieran catapultado por las emociones de los últimos 4 años. (P05)
  • Luego de tomar la receta experimenté una gran sensación de calma y profundidad. Podía solucionar problemas rápida y eficientemente (P06)
  • Dificultad para respirar. Sentía que no tenía aliento. Sentía como si el aire no fuera lo suficientemente puro y no podía respirar lo suficientemente produndo (P13)
  • Mi respiración durante la medicación fue mucho más profunda de lo normal (P10)
  • Me levanté de la cama y me dolía el cuello, sentía que no tenía suficiente fuerza para sostener mi cabeza (P11)
  • Al despertarme sentí una energía poderosa en mis hombros, mucha fuerza, sensación de poder (P10)
  • Mucho dolor en la pierna izquierda, como si tuviera carbón caliente en la parte izquierda de la pierna izquierda. Dura unos 15 minutos (P11)
  • Mis piernas se sienten como si no estuvieran bien conectadas, como dormidas (10P)
  • Duermo profundamente por muchas horas y aún así no puedo levantarme a la mañana (P02)
  • No puedo dormir hace 3 horas, sigo despierto a las 5 am (P10)
  • Se rompieron muchos dispositivos tecnológicos: autos, conexión a internet, computadora. (P06)
  • Escroto colorado (P06… que según la página es una mujer)

Si al lector le parece que se trata de un rejunto de síntomas poco específicos y autoexcluyentes tiene razón. Tan incoherentes son los resultados que ni el homeópata que inventó ese remedio pudo negarlo y eso que la homeopatía se trata casi exclusivamente en torturar a los hechos hasta que confiesen lo que ellos quieren que digan. Pero si en un principio Peter Frasier “leyó los provings varias veces tratando de ver alguna imagen coherente y no pudo encontrar nada” luego se dio cuenta que “mirando las cosas desde otro ángulo” le pareció claro “que los pacientes se estaban ‘probando’ a ellos mismos”. “Para usarlo en una forma verdaderamente homeopática [el remedio] podría ser recetado a una persona sin un cuadro patológico propio”.

Si esto los dejó sin palabras tanto como a mí, no se pueden perder la lista de remedios homeopáticos presentada en esa misma página. Hay diluciones de: sangre de un hombre con SIDA, heroína, preservativo(¡NO ES JODA!), fullereno (nanopelotitas de Carbono), lava y hasta “antimateria”. Todo esto es tan absurdo que me hubiera gustado haberlo inventado yo para burlarme de la homeopatía; pero no. Siempre hay que recordar algo: la homeopatía es tan, pero tan estúpida que es imposible parodiarla.

18Ago/1117

Boiron amenaza con demandar a un blogger italiano.

Boiron es una empresa multinacional de preparados homeopáticos y ahora salió a la luz que amenazaron con demandar a un blogger italiano. Samuele Riva escribe en Blogzero y actualmente está disfrutando de un perfecto caso de efecto Streisand. Su historia ha sido levantada por muchísimos blogs escépticos (este es nuestro granito de arena) y links a su blog están por todo internet. Una descomunal lista puede encontrarse en el blog de Samuele.

¿Qué es lo que pasó? Básicamente Samuele Riva escribió dos posts sobre el remedio homeopático Oscillococcinum poniendo imágenes del producto con epígrafes haciendo mofa de su absoluta falta de ingredientes activos. Y esta historia no es una mera anécdota sino que está publicada en una revista científica con revisión por pares; así es, el British Journal of Medicine publicó una nota sobre el caso.

Como sabemos, la homeopatía es una pseudomedicina que afirma que al diluir una substancia que causa un cierto síntoma hasta que no quede ninguna molécula de ella, se puede crear una cura para aliviarlo. En el caso del Oscillococcinum la cuestión es peor ya que la substancia en la que se basa directamente no existe.

Ya escribí una explicación en mi blog sobre la historia de este bizarro remedio así que a los interesados los remito a leerlo (también hablamos de él en el capítulo 18 de nuestro podcast que está grabado pero no publicado). El grano es que un médico francés llamado Joseph Roy creyó encontrar unas pequeñas bacterias esféricas (cocci) en la sangre de personas que sufrían de la gripe. Estas bacterias oscilantes (de ahí el nombre), creyó él, eran la causa de esta enfermedad. Luego empezó a verlas por todos lados, en pacientes que sufrían de cáncer, tuberculosis, gonorrea… Así se convenció de que los oscilococos eran la causa de todas las enfermedades.

Lo curioso es que a excepción del Dr. Roy, nadie nunca más vio estos famosos bichitos. Algunos especulan que se trataban de burbujas de aire que en su incompetencia no reconoció ni intentó remover de sus muestras. También puede ser que haya sido su imaginación. En cualquier caso, el oscillococcinum no existe. ¿Cómo se fabrica un medicamento a base de una substancia inexistente? Sólo un homeópata sabrá por qué, pero se utiliza hígado y corazón de pato criollo molido y reposado durante 40 días.

Nada por aquí...

Actualmente Boiron comercializa píldoras con Oscillococcinum 200C, es decir, una dilución de 1 parte pato por 10400 partes agua. Es una proporción tal que, si todo el universo estuviera hecho de ese preparado, necesitaríamos 10320 universos para encontrar una sola molécula de la substancia original. Esta preparación luego es usada para mojar pastillas de azúcar o lactosa (que luego se secan, obviamente) que se venden por U$S 1 cada una. Todo un negocio.

A pesar de esto, y como explica Samuele, la rama italiana de la multinacional Boiron le envió una carta amenazando con demandar por “haber expresado opiniones falsas e infundadas sobre la homeopatía”. Esto es hipocresía elevada a la 400ava potencia ya que quien realmente está expresando “opiniones falsas e infundadas” es la propia compañía al sugerir que sus preparados sirven para algo. No hay más que leer su página informativa en inglés para encontrar falsedades:

Las medicinas homeopáticas son micro-dosis terapéuticamente activas de substancias minerales, botánicas y biológicas. Son drogas seguras y confiables, por lo que son consideradas por muchos como excelentes elecciones para automedicarse.

FALSO. Los preparados homeopáticos son dosis inexistentes, no son terapéuticamente activas y de seguro que no son drogas. Seguras y confiables sí que son; podés confiar que no va a hacer absolutamente nada, nunca. Y que una compañía promueva la automedicación con substancias inefectivas roza lo criminal, especialmente cuando se la recomienda para el tratamiento de enfermedades serias como el cáncer o como prevención de la malaria (aunque Boiron lo desmiente en su FAQ).

La página también afirma que sus remedios están clasificados como drogas por la Federal Drug Administration (FDA) y como tal, “asegura que las medicinas homeopáticas se adhieran a las especificaciones de etiquetado de las drogas”. Es decir, que no pueden afirmar tratar enfermedades si no hay evidencia para demostrarlo. Pero esto es una verdad a medias. Es cierto que la FDA considera que los remedios son drogas pero, como dice la propia web de Boiron, gracias a una legislación introducida en 1938…

Para ser aceptado como remedio homeopático por la FDA, sus productos deben estar identificados en la Farmacopedia Homeopática de los Estados Unidos o ser generalmente aceptados como homeopáticos bajo los principios de la homeopatía.

Es decir, no hay exigencia alguna de eficacia y seguridad. Lo único que tiene que hacer una compañía de remedios homeopáticos para sacar al mercado un nuevo producto es… decir que es homeopático. Será por eso que les va tan bien (más de 500 millones de euros por año) invirtiendo sólo un 1% de sus ganancias en “investigación”. Francamente quien debería ser demandado por “expresar opiniones falsas e infundadas sobre la homeopatía” es la propia compañía que las fabrica.

Por último debo declarar un conflicto de intereses. Si bien no he recibido financiamiento alguno de parte de Boiron, mi certificado de homeópata lo conseguí mediante un curso online que ya no está accesible brindado por esa empresa.

5Jun/115

Les effets secondaires de l’homéopathie

5 Comentarios    

Publicado por:PabloDF.

Archivado en: 10:23, Homeopatía, Pseudomedicinas

Hace unas semanas me contactó Stéphane Brault, de la Association des sceptiques du Québec, un grupo de escépticos de la provincia canadiense de Québec, para pedirme permiso para traducir y reproducir un post que escribí originalmente como invitado en Alerta Pseudociencias, el blog de mi compañero del CEA Ezequiel Del Bianco (antes de que existiera propiamente el Círculo Escéptico Argentino). El sábado pasado recibí en mi casa un ejemplar del n° 74 de la revista de la asociación, Le Québec Sceptique, que incluye la traducción de mi artículo, Efectos secundarios de la homeopatía.

Le Québec Sceptique - Les effets secondaires de l'homéopathie

Estoy muy feliz de haber sido tenido en cuenta por los Sceptiques como autor invitado, y también por haber podido difundir la existencia  de nuestro Círculo Escéptico.

10Feb/115

Pienso, luego Dudo – Capítulo 04

Tiene que que haber un límite; no puede seguir hasta el infinito.

Samuel Hahnemann (1755 - 1843)

Pienso, luego dudo es el podcast oficial del Círculo Escéptico Argentino. Es una dosis quincenal (o casi) de escepticismo y ciencia en donde conversamos sobre nuevos descubrimientos y desarrollos científicos; nuevos inventos y fraudes pseudocientíficos; y cualquier cosa que encontremos interesante.

En este capítulo algo atrasado (mi culpa!) hablamos principalmente sobre la homeopatía, qué es y cómo funciona. También hablamos de Betelgeuse, ya que estamos.

Para escuchar online, hacer click en PLAY:

Descargar este capítulo en MP3

Algunas cosas de las que hablamos:

  • Aritmética de los cuatro cuatros en El Hombre que Calculaba
  • Explosión de Betelgeuse
  • Homeopatía
    • Suicidio homeopático, en el CEA
    • Campaña 10:23
    • Buen artículo en Wikipedia (al menos por ahora)
    • Breve Introducción a la Homeopatía, vía De Legos a Logos
    • Qué es la Homeopatía y sus principios básicos, vía DrGEN.com.ar
    • Aclaración: El sistema CH (Diluciones Centesimales Hahnemannianias) es el que se expone en este video en el cual se usan varios vasos. En el sistema CK (Diluciones Centesimales Korsakovianas) se utiliza el mismo vaso una y otra vez vaciándolo hasta que quede 1 sola gota de la substancia y luego agregando 99 gotas del diluyente.
    • Este sitio (sección “Remedios”) recomienda diluciones de hasta 100.000 C es decir 1 parte en 10^200.000, un 1 seguido de 200.000 ceros.
    • Meta-análisis sobre homeopatía en The Lancet: “Estas conclusiones son compatibles con la noción de que los efectos clínicos de la homeopatía se deben al efecto placebo”.
    • Sobre Luc Montagnier, en De Legos a Logos
    • La ‘sobredosis’ homeopática no es un experimento científico, en el CEA

Música que se escucha:

Ozzy Osbourne – Suicide Solution

Para comentarios, críticas, opiniones, sugerencias sobre este capítulo, o recomendar temas y compartir noticias para el próximo capítulo, pueden ir al foro o utilizar el formulario de contacto.

Pienso, luego dudo – Capítulo 04 (link de descarga)

Canal en iVoox

Subscribirse por RSS

6Feb/1110

Desafío 10:23: hecho

10 Comentarios    

Publicado por:PabloDF.

Archivado en: 10:23, Homeopatía

Para tranquilidad de todos nuestros lectores queremos avisarles que no hemos podido suicidarnos con pastillas homeopáticas, ni hemos sentido siquiera mínimos efectos secundarios, a pesar de que todos los miembros del Círculo Escéptico Argentino, en Buenos Aires y Rosario, nos zampamos ayer una o dos docenas de pastillas homeopáticas de diferentes clases (cada uno). Las bajamos, para asegurarnos, con un par de vasos de la misma solución homeopática potente. Aquí están los videos:

Se pueden ver algunas fotos en nuestra galería de Flickr, recién inaugurada (y que pronto ampliaremos).

Página 1 de 212