16Abr/1637

Herbalife: secta, estafa y patadas al hígado

herbalife-logo
Una persona poco relacionada con el ámbito de los grandes engaños, suele tener por lo general como imagen de secta al típico gurú barbudo –estilo Osho o Ravi Shankar- rodeado de sus adeptos con largas túnicas aislados en alguna comunidad. Pero no, no siempre es así. Los expertos en sectas como el psicólogo Miguel Perlado y el activista anti-sectas Pablo Salum, ya vienen advirtiendo hace rato que las sectas ya no son necesariamente como eran antes. Los líderes de sectas ya no prefieren usar largas barbas y ropa extravagante, sino pulcros trajes y corbata. Estas ahora se camuflan bajo etiquetas como “grupos de coaching”, “cursos de metafísica”, “cursos de gnosticismo” o incluso como “grandes negocios” en “productos saludables”. Ejemplo de estos últimos son estafas piramidales como Herbalife, Amway y Zrii (empresa de suplementos multivitamínicos fundada por el reconocido charlatán Deepak Chopra). Es curiosa la complementación de tipos modernos de sectas en los grupos de coaching explícitamente relacionados con Herbalife (como para hacer el lavado y control mental más efectivo).

Si bien todas las estafas multinivel poseen cierto grado de sectarismo, me interesa enfocarme más en el caso del mencionado Herbalife, por ser una de las más conocidas (es vendida en más de 80 países), aunque muchos de los puntos que trataré a continuación son casi igual de aplicables para el resto de estas empresas.

Estafa multinivel

piramodedineroHerbalife es lo que se conoce como una estafa piramidal o marketing multinivel. Se llama así a un tipo de timo económico en donde los participantes deben “captar” nuevos clientes y vendedores con el objetivo de que los nuevos participantes generen beneficios a los participantes originales. Esto funciona mientras exista una cantidad suficiente de nuevos participantes. Cuando la población de posibles participantes se satura, los beneficios de los participantes originales disminuyen y muchos terminan sin ningún beneficio tras haber financiado las ganancias de los primeros.

Por lo general, las estafas piramidales recurren a las mismas técnicas que las sectas para funcionar, ya que de otro modo no conseguirían captar tantos nuevos clientes y posibles vendedores. Estas técnicas son bien conocidas por los psicólogos, entre estas están el “bombardeo” de carisma, el culto a la personalidad del creador (en el caso de Herbalife, es Mark R. Hughes, en el de la cienciología, Ron Hubbard), constante bombardeo de información positiva en cursos y reuniones (con falacias y mentiras, obvio), la creación de un ambiente de “comunidad” para apelar a nuestro sentimiento de pertenencia, etc. Pero hablaré específicamente del sectarismo en otro apartado.

Este tipo de sistema es ilegal en muchos países incluyendo Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, Canadá, Noruega, Japón, China, España, etc.  Básicamente, Herbalife es ilegal, pero posee tanto poder que evitan al máximo ser prohibidos. Tengamos en cuenta que es una empresa multimillonaria. En el 2013 llegaron a facturar 4.800 millones de dólares, con ingresos netos de 527 millones de dólares. En el 2015 ocupó el tercer lugar entre las empresas multinivel (llamadas eufemísticamente por ellos mismos “network marketing”) que más ingresos poseen (lista encabezada por Amway, con $10.800 millones de ingresos, y en segundo lugar Avon, con $8.900 millones). En el año 2014 Herbalife logró ingresos de 5.000 millones de dólares. Y que quede bien claro, estos ingresos no son distribuidos por igual entre todos los vendedores (que sumaban más de 3,7 millones de personas en el 2013), sino que se los quedan en su mayoría, por la estructura de la estafa, los de la “casta” más alta. El resto de los vendedores no solo no logran grandes ingresos, sino que hasta llegan a perder grandes sumas de dinero. Lynn Hamilton, ex supervisora de Herbalife, reconoce haber perdido cerca de 25 mil dólares en 10 meses.

Gloria Godoy, activista en La Coalición para Acabar con Herbalife -que posee actualmente más de 500 miembros en Los Ángeles-, afirma que la compañía la estafó con 7 mil dólares que le hizo invertir bajo la promesa de que triplicaría esta suma en ganancias. Este tipo de pérdida es la más común, ya que por lo general Herbalife aconseja invertir dinero para comenzar con la venta, dinero que nadie garantiza recuperar. Godoy no solo fue estafada económicamente, sino que se encuentra con graves problemas de salud debido al producto (la diagnosticaron “hígado graso” a ella y a sus hijos que también consumían Herbalife). Gloria advierte: “No arriesguen su vida ingiriendo píldoras milagrosas, malteadas o tés que pueden acabar con su salud (…) Los doctores me dijeron, ‘señora usted se está matando y está matando a su familia con todos estos productos”. Otra activista de la misma coalición, Laura Padilla, advierte que Herbalife “nos ha vendido la promesa de realizar el sueño americano y nos han dejado en la ruina y enfermos”.

Buena parte de los abundantes ingresos de la compañía se invierten en abogados que presionan para que Herbalife no se considere legalmente lo que es, un esquema piramidal que incluso (como veremos con detalle más adelante) presenta riesgos para la salud.  Aun así, fue por suerte exitosamente prohibido en Bélgica.

Las investigaciones legales a Herbalife son constantes. Entre los años 2013 y 2014 Herbalife fue investigada tanto por el FBI (tal como pasó con la cienciología y con igual resultado), cómo por la Fiscalía de New York  y la Comisión Federal de Comercio, el ente regulador de las empresas en Estados Unidos, investigación que fue liderada por Bill Ackman (quien calculó que más del 90% de las ganancias de los distribuidores provenían del reclutamiento). Estas investigaciones al parecer no fueron muy lejos (apenas hicieron perder a Herbalife algo de dinero en acciones), a pesar de que la misma compañía haya admitido en un comunicado al ente regulador del mercado estadounidense lo siguiente: “Estamos sujetos al riesgo de que, en uno o más mercados, nuestro programa de marketing en red pueda ser considerado incompatible con la ley o regulación aplicable".

En el 2008 Herbalife fue investigada por el Ministerio de Sanidad y Consumo de España, ya que entre el 2003 y el 2007 se reportaron 9 casos de toxicidad hepática relacionados con sus productos. Ya en 1986 (apenas 6 años luego de su fundación), Herbalife accedió a pagar US$ 850.000 para cerrar una demanda civil en California, luego de ser acusada por dar falsos argumentos médicos en sus promociones. Y en 1987, una investigación de etiquetado de la FDA también llevó a que Herbalife dejara de vender unos analgésicos.

En Colombia se logró al menos, mediante una ley de regulación prohibir que los vendedores tengan cláusula de permanencia o de exclusividad, que abusen en los contratos, que no haya claridad en la forma de pago, y que no haya transparencia sobre los productos, también se limitaron ciertas formas de remuneración y se exigió que la empresa tenga locales abiertos al público. También en Colombia, el Invima (ente parte del Ministerio de Salud colombiano) dictó esta sentencia:

La comisión Revisora se ratifica en que los productos como Herbalife y Shaklee que contienen mezclas de vitaminas, y/o minerales y/o extractos de plantas, deben registrarse como medicamentos, por cuanto contienen principios activos factibles de modificar el metabolismo celular, de interactuar con procesos enzimáticos endógenos y de modificar la homeóstasis de los sistemas regulatorios del organismo, todo lo cual conlleva no sólo a posibles respuestas terapéuticas sino a evidentes riesgos de reacciones secundarias.

Sin dudas lo ideal sería que los Estados sigan el ejemplo belga y Herbalife sea completamente prohibida en todos los países, ya que razones sobran.

Un atentado al hígado

Gran parte de los ingresos de Amway y Herbalife se deben a los suplementos vitamínicos (Herbalife además de estos llega a comercializar hasta productos para el cabello). La literatura científica disponible en la actualidad es bien clara: los multivitamínicos no sirven para nada, e incluso pueden aumentar el riesgo de cáncer. Tanto así que una review del Annals of Internal Medicine se titula: "Ya es suficiente, ¡deje de gastar dinero en suplementos vitamínicos y minerales!". Esto se debe a que al menos que uno posea cierta patología, en una dieta equilibrada se adquieren todas las vitaminas y minerales necesarios.

Además de garantizar mejor salud debido a los suplementación vitamínica, cosa que la ciencia demuestra como un peligroso engaño, Herbalife promete milagros para adelgazar. Lo genial es el tipo de engaño de correlación coincidente que utilizan. Ya que recomiendan reemplazar comidas por estos –asquerosos, según cuentan- batidos. Por lo que, de ser cierto que sus clientes adelgazan, no sería cierto que se deba a los “mágicos” batidos, sino simplemente al evidente hecho de que no están comiendo. Y creo que está de más aclarar los problemas de salud que puede traer no comer. Si uno quiere adelgazar saludable y eficazmente no debe buscar dietas y productos “milagros” que por lo que bien se sabe, todos son un fraude. Si uno quiere adelgazar debe comer bien, hacer mucho ejercicio y dejar de ser susceptible a promesas fantasiosas que encubren engaños oportunistas.

Es importante resaltar, que gran parte de las víctimas que esta cruel empresa tiene disponible para captar, son personas que se encuentran vulnerables por su situación corporal. Del mismo modo que los charlatanes se aprovechan de los vulnerables que, por ejemplo, padecen cáncer y se encuentran desesperados, Herbalife se aprovecha de los que se encuentran vulnerables por su peso. De esta forma es mucho más fácil no solo hacer que consuman el producto, sino hacer que se vuelvan lo suficientemente sectarios como para beneficiar a la casta alta que lucra más cuanto más miembros recluten en la secta.

Higado-Graso-500x350Pero lo peor no es que Herbalife sea inútil, sino que sus productos son peligrosos. En varios países se registraron
casos de hepatitis relacionados con estos. En el año 2004, en Israel, 4 casos de hepatitis motivaron una investigación en los hospitales del país que concluyó que 12 pacientes con lesiones hepáticas estaban vinculados con el consumo de Herbalife.  En Suiza, 10 casos de intoxicación hepática inspiraron una investigación que rebeló que todos los pacientes eran consumidores del producto (uno de estos requirió trasplante de hígado). En España, 52 casos de hepatotoxicidad hicieron que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios emitiera una alerta sobre el peligro del consumo de productos de Herbalife.

En el año 2009 en Argentina, una mujer demandó a Herbalife atribuyéndole la culpa a sus productos de reacciones alérgicas e insuficiencias respiratorias. En el mismo año un argentino en estado grave de intoxicación hepática fue nombrado “el primer caso de hepatitis indudablemente asociado a los productos de Herbalife”. Estos escándalos –y muchos otros- hicieron que cada vez salgan a la luz nuevos estudios que relacionen el consumo de estos productos con problemas en el hígado(este, este y este, para dar unos ejemplos). Hoy la evidencia científica es clara, Herbalife es un atentado al hígado y una pérdida de dinero. Tan malos son los resultados de sus productos que en un estudio de encuesta sobre valoraciones de dietas y centros  dedicados al adelgazamiento, Herbalife se llevó el peor de los puntajes.

Secta y religión laica

Herbalife cumple con todos los requisitos para ser considerada una secta. Posee sus líderes carismáticos a los que todos admiran (Mark Hughes, que jamás terminó el colegio, tuvo varios juicios y murió debido a su alcoholismo -bonito gurú), se escudan constantemente bajo falacias de autoridad (como decir que Luis Ignarro, premio Nobel de Medicina avala el producto, cuando bien conocido es el Síndrome Nobel”, el curioso hecho de que varios nobeles avalen pseudociencias) y falacias ad populum (como ser “miles de clientes felices consumen nuestro producto”), hacen reuniones donde hablan maravillas de la empresa y utilizan técnicas de persuasión similares a las iglesias, se cuidan de dar una imagen de felicidad, prolijidad y fraternidad absoluta,  te prometen grandes beneficios que no cumplen (como hacerse millonario, feliz, adelgazar o tener poder), utilizan trabajo semi-esclavo, etc. En internet se pueden  encontrar fácilmente varios testimonios de ex miembros que afirman convencidos que operan como secta.

En esta religión laica, el Dios Todo-Poderoso es el producto, y el Mesías su Creador. Los miembros de Herbalife tratarán de convencerte a toda costa de las propiedades mágicas de los productos de su compañía, de que esta cambiará tu vida, de que los “mejores” profesionales de la salud recomiendan sus productos, de que si lo criticas estas influenciado por fuerzas malignas y hasta pueden llegar a amenazarte (como me pasó a mi). Los mismos adeptos se encuentran –por lo general- atrapados en un ciego fanatismo, llenan sus autos de calcomanías con el logotipo, utilizan pines, remeras, e intentan convencerte de que te unas a toda costa. Hasta llegan a ir puerta en puerta a ofrecer que te unas a ellos como buenos testigos de Jehová. Aunque pueda parecer gracioso el hecho de que una religión laica gire en torno a una marca de multivitamínicos, en verdad es bastante triste, basta ver la salud mental de sus adeptos (Miguel Perlado, psicólogo experto en sectas, afirma que cada vez más profesionales de la salud relacionados a las sectas tienen como pacientes a ex miembros de Herbalife) y como están ciegamente convencidos de que Herbalife puede cambiar el mundo. Cuando como mucho, lo único que tiene para ofrecernos es una patada al hígado y una buena perdida de dinero.

A11

21Dic/1563

MTC, una estafa de aquí a la China

Con la “medicina” alternativa, la paranoia farmacéutica y la occidentofobia orientalista de moda, es muy común oír hablar de los milagros de la “medicina” tradicional china (MTC). Y sí, realmente es artífice de milagros; el milagro consiste en sobrevivir a ella. Lejos de ser muy exagerado, este conjunto de disparatadas pseudoterapias además de no poseer ningún punto a su favor, posee múltiples en contra: desde muertes causadas por acupuntura hasta compuestos tóxicos y cancerígenos. Y por si fuera poco perjudicar a los humanos que recurren a ella, la medicina tradicional china va más lejos y llega a poner en jaque la existencia de una especie animal entera.

Si es viejo, es bueno.

Si le creemos a los artículos que circulan por la web, la MTC es un conjunto de prácticas medicinales desarrolladas en China durante milenios. Incluye remedios herbales, masajes, ejercicios y, por supuesto, acupuntura.  Como tantas otras nociones vitalistas precientíficas, se basa en la existencia de una “energía vital” (el Chi) y en que todas las enfermedades surgen de un “desbalance” entre la “energía negativa” (ying) y la “energía positiva” (yang).

Más allá del hecho de que es una falacia creer que algo al ser antiguo es bueno, en este caso hay que saber que en realidad, la MTC tal como la conocemos hoy, de milenario no tiene nada; más bien sólo tiene algunas décadas. El estudioso de la cultura china Paul Unschuld lo explicó en una entrevista del 2004:

[La MTC es] un sistema artificial de ideas y prácticas de atención de salud generados entre 1950 y 1973 por los comités en la República Popular de China, con el objetivo de reestructurar el vasto y heterogéneo patrimonio de la medicina tradicional china de manera tal que se ajustara al tipo de principios marxistas-maoístas, la democracia y la ciencia y la tecnología modernas sobre las que se iba a construir el futuro de la República Popular China.

En una entrevista más reciente, Unschuld manifestó:

Lo que se ofrece en nuestro país para los pacientes como MTC es una construcción que se ha creado en China en un escritorio de oficina que se ha alterado aún más en su camino hacia Occidente. Ya a principios del siglo 20, los reformadores y revolucionarios instaron a que la medicina tradicional en China debía ser abolida y que la forma occidental de medicina debía introducirse en su lugar. El pensamiento tradicional se veía como atrasado y se le responsabilizaba de la superioridad opresora de Occidente. La introducción de las ciencias naturales, la medicina y la tecnología occidentales también se pensaron más tarde, después de la fundación de la República Popular, como esenciales para hacer que el país fuera competitivo de nuevo. Dado que la medicina tradicional china no podía ser abolida totalmente entonces porque ofrecía el sustento para muchos ciudadanos, esta se redujo a un núcleo, que podía ser llevado casi en línea con la orientación científica de la futura sociedad comunista. En los años 50 y 60, una comisión especialmente designada había estado trabajando en esta tarea. El filtrado que crearon a partir de la tradición médica original, de ahí en adelante se llamaría MTC...

(Gracias a David Osorio de De Avanzada por popularizar dichas entrevistas)

El periodo de surgimiento y establecimiento de la MTC es esencial para comprender su impacto en occidente. En épocas de guerra fría, con el posmodernismo asentándose y el new-age cocinándose  es totalmente entendible el por qué este conjunto de supersticiones irracionales impactó de tal modo. Tanto como a comienzos de la década de los 60 como hoy, la idealización de lo oriental, lo anticientífico y alternativo estaba totalmente de moda.

El remedio peor que la enfermedad.

Un reciente estudio publicado en la prestigiosa revista científica Nature (Combined DNA, toxicological and heavy metal analyses provides an auditing toolkit to improve pharmacovigilance of traditional Chinese medicine) concluyó que  el 92% de 26 compuestos utilizados en la MTC (siglas de medicina tradicional china) poseen contaminantes. En dicho estudio se realizó la detección de metales pesados, análisis toxicológico y secuenciación de ADN. El 50% de los remedios estudiados contenían medicamentos no declarados como diclofenac o paracetamol, se encontró uno con niveles de arsénico 10 veces superiores a los niveles aceptables y la mitad tenían ADN de animales o plantas no declaradas, incluyendo una especie de pantera en peligro de extinción.

Lo cierto es que en este estudio no hay en definitiva, nada nuevo. Hace tiempo se tienen bien conocidos los peligrosos de la MTC. Por ejemplo, un estudio de 1977 (Lead poisoning from ingestion of Chinese herbal medicine.) ya reportaba el alto contenido de plomo de varios compuestos utilizados por esta.  Y hay más, un estudio publicado en Science Translational Medicine y en el que participaron investigadores de Estados Unidos, Singapur, China y Taiwán llegó a la conclusión de que la Aristolachia, planta frecuentemente utilizada en la MTC para el tratamiento de las heridas mal cicatrizadas, úlceras y supuraciones, produce mutaciones de genes y tumores, llegando a ser más cancerígeno que el mismísimo tabaco. Incluso uno de los investigadores la clasifico como “el mayor agente genotóxico descubierto hasta la fecha”. Merecidamente la Aristolachia fue prohibida en muchos lugares desde comienzos del 2000, incluyendo Estados Unidos y Taiwán.

Para colmo, como  si ingerir plomo o correr el riesgo de remplazar una ulcera por un tumor fuera poca cosa, los defensores acérrimos de la MTC en China se dan el gusto de publicar estudios autocomplacientes de pésima calidad que dificultan o impiden una acción inmediata en la prohibición de estos peligrosos productos.

La acupuntura, sus riesgos  y sus…. ¿beneficios?

Uno de los pilares de la MTC actual es la famosísima acupuntura (sí, la de las agujas clavadas en el cuerpo). La noción es que los desbalances en el ya mencionado Chi pueden revertirse si se clavan pequeñas agujas en la piel en puntos específicos llamados “meridianos”. Originalmente basados en nociones precientíficas, muchos defensores de la acupuntura actualmente intentan relacionar los meridianos con la anatomía del sistema nervioso.

Pero lejos de remitir a filosofías milenarias, fueron reposicionados a principio de los años 30 por el pediatra chino Cheng Dan’an, quien, al proponer que el efecto de las agujas era nervioso y no vascular, decidió acercarlos cerca de los nervios y lejos de las venas. En efecto, es muy posible que la acupuntura antigua fuera una forma de medicina similar a la sangría. De hecho, en palabras de Unschuld, originalmente, “carecía de cualquier elemento espiritual en sus fundamentos teóricos”.  Dan’an también es el responsable del uso de agujas finas y delicadas en vez de gruesos cilindros.

Antiguas agujas de acupuntura

Antiguas agujas de acupuntura

Fue esta acupuntura reformada la que ganó popularidad en la China comunista, luego de haber sido eliminada de la lista de medicinas reconocidas por el Estado en 1822 y prohibida desde 1929 hasta 1949 por ser altísimamente ineficaz y peligrosa.

Por si su dudoso origen fuera poco, la acupuntura erra desde la base. Y cuando una teoría ya parte de sostenerse sobre una “energía” primitivamente supersticiosa e inexistente –en este caso el Chi-, pocas esperanzas quedan de su eficacia. Al igual que con el resto de la MTC, China produjo una montaña de basura compuestas de artículos engañosos que "probaban" su supuesta eficacia. Esto hace pensar en uno de lo más recurridos argumentos de los defensores de las pseudociencias, el alegar que la ciencia “está manipulada por los intereses comerciales”. Todo parece mostrar, que los que más se esfuerzan por falsificar estudios son los mismos pseudocientíficos, que también tienen un millonario negocio que mantener (con la diferencia es que la medicina de verdad al menos cura). Tal vez el mejor ejemplo es el lobby de los homeópatas, que todos los años publican una pila de estudios basura que luego son refutados.

La evaluación empírica de la acupuntura se ve dificultada por la enorme cantidad de variedades existentes, por lo difícil que es desarrollar una intervención placebo, y porque China y Japón inundan la literatura científica con, literalmente, un 100% de estudios favorables.  Pero lo cierto es que la evidencia en su conjunto (incluyendo cientos de estudios sobre problemas específicos y meta-análisis randomizados de correcta metodología y revisados por pares) indica que no es más eficaz que el placebo.

A la falta de eficacia, hay que sumarle los riesgos. La acupuntura está posiblemente asociada con el contagio de infecciones por la mala costumbre de no usar guantes   (por ejemplo, Hepatitis C o Hepatitis B). Estudios de los efectos adversos encontraron casos de neumotórax, daños en la columna vertebral y argiria localizada. En otro estudio  de más de 200.000 pacientes, un 2% tuvo complicaciones que requirieron tratamiento, y en los últimos 45 años existen reportes de 85 muertes relacionadas con la acupuntura.

Ante estos números hay que tener en cuenta que los acupunturistas no reportan las complicaciones que se dan durante el tratamiento, por lo que hay que considerar que los registros son casi con certeza una subestimación de los riesgos de un tratamiento que no tiene ningún beneficio.

Los acupunturistas, además, caen tan bajo que recurren a entrometerse y jugar con la vida y la salud de inocentes animales.

Acupuntura-veterinaria

 

Ni ética médica, ni de ningún tipo

Como si someter a un perro a múltiples agujas fuera poco, la MTC va muchísimo más allá. En gran parte gracias a la creencia estúpida y completamente infundada de que los cuernos de rinoceronte poseen propiedades curativas para el tratado de fiebre y convulsiones (contrario al mito popular de que se cree que es un afrodisiaco), en Sudáfrica se matan cerca de 400 rinocerontes al año corriendo serios peligros de extinción. Se estima que quedan tan solo cerca de 23.000 ejemplares, y solo en el 2012 se llegaron a matar 455 especímenes.

rinoceronte--575x323

Consecuencias de la superstición.

Como modo de salvar a los rinocerontes de esta despreciable horda de magufos millonarios (los cuernos llegan a valer hasta 100.000 dólares), un grupo de biotecnólogos se propuso la genial idea de remplazar en el mercado con productos sintéticos los cuernos de esta amenazada especie.   De todas formas, el efecto placebo seguiría siendo el mismo.

La MTC da material como para completar varios tomos enciclopédicos, ya dentro de la misma la variedad de prácticas es aterradoramente amplia. Finalizaremos el análisis aquí aunque debe saberse que amerita otros varios artículos. La conclusión es clara, la MTC no es más que un copilado de pseudoterapias absurdas sin ningún tipo de evidencia a favor pero con pilas de evidencia en contra. Los estudios que la demuelen son tantos que se podrían usar de ladrillos para otra muralla china.

1Jul/159

Influencias secretas en la investigación científica

Está ampliamente documentado que los ensayos publicados financiados por empresas con fines de lucro suelen ser más favorables que las financiadas por entes estatales o organizaciones sin fines de lucro.

Por ejemplo, en ensayos clínicos sobre enfermedades cardiovasculares, el 65% de los financiados por la industria dieron resultados que favorecían el tratamiento nuevo que querían evaluar, comparado con sólo el 50% de los ensayos financiados por organizaciones sin fines de lucro. Esta diferencia de 15% es significativa e importante. En el ámbito de la nutrición, un estudio encontró una relación similar de 65% vs. 45%.

Hay varias formas de explicar la diferencia. Siendo muy caritativos y dando mucho (¿demasiado?) beneficio a la duda, es posible que la industria financie ensayos para tratamientos para los cuales ya haya más evidencia de efectividad. La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU (FDA) exige tres ensayos clínicos para aprobación de nuevas drogas y sólo las aprueba para su uso en enfermedades específicas y, a veces, en poblaciones específicas. Por esto la industria farmacéutica tiene que realizar múltiples ensayos sobre drogas que quizás ya se utilizan, por lo que es lógico pensar que es más posible que éstos den resultados positivos.

Si bien es posible que haya algo de eso, la realidad es que lo que principalmente está pasando es lo que se denomina sesgo de publicación y no es difícil de entender. Para la industria, está más que claro que un resultado nulo no brinda beneficios económicos. Gastar millones en el desarrollo de un nuevo tratamiento para que después no resulte mejor que los tratamientos ya existentes no es negocio. El incentivo para ellos es el de ocultar los resultados nulos o negativos y resaltar los positivos.

experimenter-bias

Pero como esto sería desperdiciar el tiempo y dinero que llevó hacer el ensayo en un principio, se pueden usar técnicas más sutiles. Si se miden muchas variables, siempre se puede reportar sólo las que dan resultados favorables; si los sujetos varían en sexo, edad, condición social, o cualquier otra variable, se puede analizar cada subgrupo uno por uno hasta encontrar un resultado positivo. También se puede ir “espiando” los datos mientras son recolectados y decidir sobre cuales quedarte y cuales no, o cuando dejar de tomarlos. Simonsohn denominó a estas técnicas “grados de libertad del investigador” y en su paper demostró que más de la mitad de las veces se podía sacar resultados positivos que no eran más que falsos positivos.

Pero todos estos problemas no son necesariamente fruto de la perversidad de la farmafia, sino que pueden surgir del trabajo honesto de un investigador que no se da cuenta de lo que está haciendo. Como los resultados positivos son más llamativos y "venden" más, los investigadores están siempre incentivados a escribir y mandar a publicar más que nada resultados positivos. Los editores, además, tienen el incentivo de vender subscripciones a su revista y van a tender a rechazar publicaciones negativas.

Tanto sesgo de publicación como los grados de libertad del investigador son problemas muy serios en medicina donde la información puede salvar vidas. Si la información publicada está sesgada, entonces los médicos no pueden hacer bien su trabajo. Y si bien el problema no es exclusivo de la industria, el financiamiento y el rédito económico agregan un grado más de incentivos perversos.

La mejor recomendación para atacar el problema es, en mi opinión, la idea de pre-registrar los métodos de un estudio antes de siquiera ponerse a recolectar datos y obligar a que se publiquen todos los ensayos que se registren. Ben Goldacre hace tiempo lanzó la campaña All Trials que busca precisamente esto.

Ideología mata galán.

Pero si este artículo comenzó con algo que todos debemos reconocer como obvio, va a terminar con algo que quizás no todos saben. El sesgo y los incentivos no siempre tienen su origen en el vil metal; la ideología y las creencias muy aferradas son una fuente importante de distorsión en la literatura científica. Y no hay ejemplo más dramático, en mi opinión, que lo que sucede en la medicina alternativa.

La medicina alternativa también es una industria y también mueve dinero, pero es difícil pensar que el incentivo monetario sea suficiente para explicar que todos (si, todos) los ensayos clínicos sobre acupuntura publicados en China, Japón, Hong Kong o Taiwan hasta 1998 sean favorables, como encontró un estudio. Y esto no es por la efectividad de la acupuntura (que no es efectiva), ya que en el mismo estudio, en EE.UU. sólo el 53% arrojan resultados positivos.

Siguiendo con la temática, los ensayos clínicos sobre Medicina Tradicional China (MTC) en general son de mala calidad. La literatura médica está repleta de artículos evalúandolos y concluyendo unívocamente que sus métodos son malos; incluyendo uno que concluye que:

A pesar de que se publicaron muchas revisiones sistemáticas de MTC, la calidad de las mismas es preocupante. Como una potencial fuente de información para médicos e investigadores, no sólo muchas son incompletas, sino que algunas contenían errores o eran engañosas. Es urgente concentrarse en mejorar la calidad de las mismas en vez de continuar publicándolas en grandes cantidades si se quiere incrementar el valor de estos estudios.

Una situación similar ocurre en India con los ensayos sobre yoga, donde más del 99% arrojó resultados positivos (comparado con 75% en EE.UU.).

La magnitud de este sesgo es extremo, mucho más grande que el presente en la industria farmacéutica y debería hacer temblar a los defensores de la medicina alternativa.

En cualquier área de investigación con una fuerte componente ideológica, siempre hay que tener en cuenta todos los sesgos posibles. Que un estudio esté financiado por la industria es algo que nos tiene que hacer dudar y mirarlo con ojos críticos, pero lo mismo vale (y quizás más aún) cuando los autores tienen otras motivaciones que pueden ser menos tangibles que un fajo de billetes, pero no por eso menos reales.

18Mar/1522

Homeópatas reconocen su dudosa evidencia

Hace pocos días, el Consejo de Salud e Investigación Médica de Australia, publicó una revisión de la evidencia científica sobre la homeopatía. Como era de esperar, concluía lo mismo que casi todas las demás revisiones: no hay evidencia de que la homeopatía funcione.

Ya deberíamos estar acostumbrados a esto. La evidencia científica no cambia según quién la lea, y revisión tras revisión se llega a la misma conclusión. La homeopatía —que consiste en tratar de curar un síntoma, tomando elementos que lo produzcan pero diluidos hasta la inexistencia—no sirve para nada ni puede servir para nada, a excepción de engordar las cuentas bancarias de quienes la venden.

No hay nada nuevo ni controversial en esto, a pesar de que el diario Clarín intente sembrar “polémica” con su bajada. Lo que es interesante es la reacción de los homeópatas que, a pesar de que tampoco es sorprendente, no deja de ser instructiva.

La respuesta local

El artículo de Clarín, por ejemplo, cita a varios médicos homeópatas intentando desesperadamente defender su profesión. Es difícil saber si es debido a la edición de la autora o por propia falta de los homeópatas, pero en ningún momento éstos hablan de evidencia o ciencia. De hecho, la nota abre de la manera más inepta posible:

Gustavo Cataldi terminó con honores la carrera de Medicina y fue, durante 17 años, jefe de Terapia intensiva del Hospital Churruca. Un día se contagió sarna de un paciente y un colega, también médico, le sugirió que tomara homeopatía. Cataldi pensó que era una burla pero se terminó curando con esos glóbulos y, poco tiempo después, decidió estudiar y ser, también, médico homeópata. Su historia es sólo una foto de una película mucho más amplia: mientras un nuevo informe internacional sostiene que la homeopatía “no sirve” para curar enfermedades, en Argentina cada vez más médicos la avalan

Es extremadamente notorio que la “conversión” del Sr. Cataldi involucre una experiencia personal. Cataldi comenzó a practicar la homeopatía, no producto de una lectura objetiva de la literatura científica, sino porque a él "le funcionó". Un médico supuestamente es una persona que se entrega a una práctica científica. Como tal, debe valorar la evidencia por sobre todas las cosas. Sin embargo, Cataldi fue engañado por uno de los sesgos más burdos: correlación no implica causa. Yo si fuera su paciente, huiría despavorido a toda velocidad.

Y si bien hay mucho hablar de “paradigmas” y la usual falsedad de que la medicina sólo trata los síntomas, lo que falta por completo en el artículo es hablar de qué es lo que dice la evidencia científica. Y ésta es clara: no hay evidencia de que la homeopatía funcione.

En el ojo de la tormenta

Pero mientras que en Argentina la repercusión de la noticia llegó bien diluida, en el epicentro el debate está más caliente. Tal es así que la Asociación Homeopática Australiana (AHA) emitió una respuesta más que interesante:

… no hay evidencia suficiente en investigación en humanos para establecer si la homeopatía es efectiva o no para tratar la mayoría de las enfermedades consideradas.

Sí. La Asociación Homeopática de Australia admite que no existe buena evidencia para determinar si la homeopatía es efectiva o no.

Su principal problema es que el reporte es “difícil de entender” y proponen cambiar algunas palabras para que, según ellos, sus conclusiones se apeguen más a la evidencia.

Si uno se pregunta cómo es que la AHA continúa promoviendo la homeopatía si no hay buena evidencia de efectividad, puede seguir leyendo su documento. La respuesta es que ellos aceptan la evidencia de baja calidad como suficiente para promover la homeopatía.

A pesar de que seguramente critiquen a las grandes farmacéuticas por sus continuos intentos de distorsionar la ciencia para vender sus productos, la AHA está perfectamente feliz de promover remedios cuya evidencia proviene de pequeñísimos estudios que no fueron replicados. Por ejemplo, toman como válido un meta-análisis (un estudio de estudios) que analiza datos de sólo 3 estudios con menos de 150 participantes cada uno y que fueron realizados por el mismo autor del meta-análisis. Osea, la opinión de un tipo sobre su propio pésimo trabajo.

La revisión del Consejo de Salud desestimó automáticamente estudios de menos de 150 sujetos por ser poco confiables. Sin embargo, en su respuesta, la AHA critica esta este criterio y propone uno que parece sacado del mundo bizarro: desestimar los estudios pequeños negativos pero aceptar los estudios pequeños positivos. Según dicen:

… si se detecta un efecto clínico en un ensayo pequeño con resultados estadísticamente significativos, esto es más impresionante [que un efecto positivo en un estudio grande].

Esto está mal en múltiples niveles. Es falso ya que los estudios pequeños y preliminares en general están sesgados a favor de encontrar un efecto (ver, por ejemplo el decline effect). Además un criterio de este tipo sería advocar explícitamente a favor del sesgo de publicación, del que tanto se aprovechan las grandes farmacéuticas. Publicar los resultados positivos con todas las fanfarrias y ocultar los negativos debajo de la alfombra.

Pero demostrando que continúan con los pies bien firmes sobre un planeta cuadrado, esto es lo que afirman sobre todos estos estudios positivos de mala calidad:

Para algunas enfermedades, algunos estudios reportaron que algunos tratamientos eran más efectivos que el placebo. Éstos deben ser confirmados por otros estudios grandes y bien diseñados antes de considerarse el uso masivo de el tratamiento estudiado.

Nuevamente, la Asociación Homeopatía Australiana está diciendo que no hay evidencia suficiente para recomendar el uso de tratamientos homeopáticos. ¿Por qué entonces los sigue recomendando?

Las propuestas de la Asociación Homeopática Australiana demuestran mejor que nadie el tipo de pseudociencia que es la homeopatía. Su respuesta al informe del Consejo de Salud e Investigación Médica, demuestra más un profundo desinterés por sus pacientes y un intento de aferrarse a una lógica retorcida, más que un verdadero entendimiento de la ciencia.

Recordemos que en nuestro país la homeopatía se vende tranquilamente en farmacias bajo el disfraz de “recetas magistrales”. El organismo que no debería permitir que esto suceda, la ANMAT, voluntáriamente le da rienda suelta esta pseudomedicina. Esperemos que en algún momento se despierte de su sueño y diga las cosas como son.

8May/147

La evidencia de los suplementos vitamínicos.

megadosis
Este es el artículo 2 de 2 de la serie Suplementos vitamínicos

Ya conocemos el contexto socio histórico del comienzo de esta manía por el consumo de vitaminas, historia fuertemente relacionada con la vida y obra de Linus Pauling.

¿Pero qué dice la mejor evidencia científica disponible sobre el consumo de vitaminas? ¿La medicina ortomolecular es una ciencia o sólo se hacen pasar por ciencia? ¿Las megadosis de vitaminas producen beneficios cuantificables a la salud, son neutras o la empeoran?

La lista de vitaminas es tan larga como sus supuestos beneficios, así que también es larga la lista de estudios necesarios para evaluarlos. La versión corta de la larga lista de estudios que ven a continuación es que la suplementación vitamínica en general no tiene ningún efecto e incluso puede ser dañino. Especialmente, existe mucha evidencia de que la sumplementación de vitamina E, el betacaroteno y posiblemente la vitamina A aumentan el riesgo de ciertos cánceres.

Si querían evidencia, acá tienen evidencia.

1334939209_358652104_1-vitamina-c-para-la-piel-cumbaya-primavera-1Vitamina C: No sirve para prevenir el resfriado.

Una reciente revisión sistemática de la base de datos Cochrane titulada "La vitamina C para la prevención y el tratamiento del resfriado común" concluye que la mejor evidencia disponible apunta a que ésta no es efectiva para prevenir el resfrío en la población en general y que, por lo tanto, "su suplementación rutinaria no está justificada". Aunque señala que quizás pueda ser útil para ciertos grupos particulares (como soldados en excursiones en el ártico), la evidencia no es muy buena.

Vitamina E, betacarotenos y antioxidantes: No sólo inútil, sino que aumenta el riesgo de cáncer de pulmón y enfermedades cardíacas.

Un estudio randomizado, con doble ciego y grupo control llevado acabo en 29.133 fumadores (>50 años) durante 5-8 años, publicado en 1994 en el New England Journal of Medicine, concluyó que los que habían recibido vitamina E y betacarotenos tenían más probabilidades de morir de cáncer de pulmón o enfermedades del corazón que aquellos que no tomaron los suplementos.

Otro estudio multicéntrico, randomizado con doble ciego y grupo control investigó el efecto de la administración de vitamina A y/o betacaroteno en 18.314 personas fumadoras, fumadores pasivos o expuestos al asbesto (factores de riego de cáncer de pulmón). Después de un promedio de cuatro años de administración de suplementos, la combinación de betacaroteno y vitamina A no produjeron ningún beneficio y puede haber tenido un efecto adverso sobre la incidencia de cáncer de pulmón y en el riesgo de muerte por cáncer de pulmón, enfermedades cardiovasculares, ya que el grupo que estaba tomando los suplementos murieron de esas enfermedades a una tasa de 28% y 17% respectivamente.

Un meta-análisis que evaluó ensayos clínicos randomizados con grupo control publicado en Annal of Internal Medicine en el 2005, encontró una relación positiva entre el consumo de altas dosis de vitamina E y todas las causas de muerte.

Un estudio longitudinal multicéntrico, randomizado, con doble ciego y grupo control evaluó los efectos de la suplementación con vitamina E sobre los eventos cardiovasculares y la incidencia de cáncer (7 años de promedio), publicado en el Journal of the American Medical Association en el 2005, encontró que los pacientes con diabetes y enfermedad cardiovascular previa la administración de suplementos con vitamina E no prevenía el cáncer ni los eventos cardiovasculares, e incluso los aumentaba.

Una revisión sistemática de la base de datos de Cochrane sobre la suplementación con antioxidantes y la prevención de varias enfermedades, que incluyó a 296.707 pacientes, no encontró pruebas para apoyar la suplementación con antioxidantes para la prevención primaria o secundaria, y que el betacaroteno y la vitamina E parecen aumentar la mortalidad global

vitaminas-minerales-herbales-aminoacidos-vitamina-E-1000-2Vitaminas A, C y E: No previenen el cáncer gastrointestinal, de pulmón, ni los eventos cardiovasculares.

Una revisión sistemática y meta-análisis que incluyó a 170.525 pacientes que se suplementaron con vitamina A, C, E y betacaroteno para la prevención de cáncer gastrointestinal, publicada en The Lancet en el año 2004, concluyó que no se encontró evidencia de que los suplementos vitamínicos puedan prevenir los cánceres gastrointestinales y parecen aumentar la mortalidad en general.

Un meta-análisis que incluyó a 430.281 pacientes que consumieron suplementos durante 6-16 años, publicado en el International Journal of Cancer en el 2006 concluyó que no se encontró asociación entre el consumo de suplementos de vitamina A, C, E y folatos y la reducción de cáncer de pulmón.

Multivitamínicos en general: No disminuyen riesgo de cáncer, e incluso pueden aumentarlo, ni previenen los eventos cardiovasculares. Y a pesar de lo que las propagandas de Centrum u otros multivitamínicos nos quieran decir, no mejoran la función cognitiva.

Un estudio epidemiológico llevado a cabo por los Institutos Nacionales de Salud de los EEUU publicado en el Journal of the National Cancer Institute en el año 2007,  encontró una relación positiva entre el cáncer de próstata avanzado y el consumo de multivitamínicos.

En el año 2007, un estudio que evaluó el riesgo de padecer cáncer de pulmón entre 77.000 consumidores de suplementos vitamínicos, encontró que el consumo de estos no protegía contra la patología y que incluso aumentaba el riesgo0

Una revisión sistemática que incluyó a 324.653 pacientes analizó la relación entre la suplementación con multivitamínicos y la prevención de cáncer y enfermedades cardiovasculares, no encontraró pruebas de un efecto positivo de las vitaminas o minerales en las enfermedades cardiovasculares, el cáncer o la mortalidad en individuos sanos sin deficiencias.

En 2013, en una edición especialmente dedicada a la suplementación vitamínicas del Annals of Internal Medicine, se publicó un ensayo cínico multicéntrico, ranzomizado, con doble ciego y grupo control que analizó el efecto del consumo de altas dosis de vitaminas y minerales por vía oral en 1.708 pacientes de más de 50 años que padecieron un infarto de miocardio al menos 6 semanas. La conclusión es que aquellos que recibieron los suplementos no redujeron los eventos cardiovasculares con respecto a los que no tomaron los suplementos.

También en esa edición se publicó un ensayo clínico aleatorio, randomizado, con doble ciego y grupo control que evaluó durante 12 años a 5.947 pacientes de más de 65 años, no encontró beneficios en las funciones cognitivas de aquellos que fueron suplementados con multivitamínicos.

BASTA

megadosisLa literatura científica dice a gritos que la suplementación no sirve para nada en la población en general. Tal es así que en Annals of Internal Medicine lo dice expresamente: "Ya es suficiente, ¡deje de gastar dinero en suplementos vitamínicos y minerales!". La conclusión determinante es que el betacaroteno, la vitamina E y posiblemente la vitamina A, en altas dosis, son perjudiciales para la salud, y que otros suplementos multivitamínicos y minerales no son efectivos para la disminución de la tasa de mortalidad y morbilidad de las enfermedades crónicas importantes.

La razón es simple. Una dieta equilibrada ya contiene las vitaminas necesarias para que el cuerpo funcione correctamente y consumir aún más cantidad no tiene ningún beneficio. Al final de la conclusión del último artículo se puede leer lo siguiente:

"Creemos que el caso está cerrado, suplementar la dieta de los adultos bien alimentados con (más) minerales o vitaminas no tiene ningún beneficio claro y podría incluso ser perjudicial. Estas vitaminas no deben utilizarse para la prevención de enfermedades crónicas. Ya es suficiente."

La evidencia es clara: consumir suplementos de vitaminas es inútil a menos que padezcas alguna patología determinada o que te lo haya prescripto el médico o un nutricionista bajo criterios bien establecidos. Consumir suplementos dietarios de manera rutinaria es innecesario y hasta contraproducente.

A pesar de estos hechos, las ventas de multivitamínicos siguen en aumento y en 2010 sus ventas en EE.UU. llegaban a los 28 mil millones de dólares. Tanto la medicina ortomolecular como la industria de los suplementos son poco más fraudes que se aprovechan del amarillismo creado por los medios en las últimas décadas.

5May/143

La historia de los suplementos vitamínicos

1101920406_400
Este es el artículo 1 de 2 de la serie Suplementos vitamínicos

Las vitaminas son moléculas fundamentales para un adecuado crecimiento y desarrollo de los seres vivos, ya que participan como catalizadores de procesos fisiológicos importantes. Los seres humanos necesitamos 13 vitaminas: A, C, D, E, K y las seis vitaminas B (tiamina, riboflavina, niacina, ácido pantoténico, biotina, vitamina B6, vitamina B12 y folato o ácido fólico). La mayoría de ellas no es sintetizada por los organismos, por lo que deben incorporarse a través de la dieta. Si bien las cantidades diarias de vitaminas que se necesitan para un normal funcionamiento del metabolismo son muy pequeñas (del orden de los microgramos diarios), su deficiencia produce enfermedades que si no son compensadas, pueden llevar a un gran deterioro de la salud y hasta la muerte.

Hoy en día, resulta frecuente escuchar o leer recomendaciones sobre la ingesta de vitaminas. A partir de esto ha derivado un incremento en la venta de suplementos alimentarios en los últimos años. Los representantes del sector que ofrece estos productos, argumentan que los alimentos no contienen suficientes vitaminas. Sin embargo, los expertos en nutrición afirman que todos los nutrientes que necesitamos se suelen encontrar en cualquier dieta rutinaria.

¿Pero porqué hay diferencia de opiniones? La diferencia de opiniones es algo común en ciencia. El tiempo y las investigaciones sucesivas van arrojando resultados que nos muestran que la tendencia se encuentra en una dirección determinada y hacia allá nos dirigimos. Siempre va a haber resultados que contradicen la tendencia, por lo que es necesario revisar la calidad de las investigaciones que han dado esos resultados en búsqueda de algún error en el modelo experimental; un sesgo. Pero en este caso la disonancia no es entre los expertos sino entre éstos y los vendedores de los productos. Algo está mal y no se debe a la ciencia.

pweb_pauling_062105Quizás todo comenzó con Linus Pauling. En 1930 publicó un artículo en el Journal of the American Chemical Society titulado "La naturaleza del enlace químico", donde argumenta que la idea previa que se tenía sobre los enlaces químicos no era tan simple como se creía (sólo se conocía el enlace covalente y el iónico). Así dio inicio a la unión entre dos disciplinas: la química y la física cuántica. Por este paper Pauling recibió el Premio Langmuir como el químico joven más sobresaliente de los Estados Unidos, se convirtió en la persona más joven en haber sido elegida como miembro de la Academia Nacional de Ciencias, se hizo un profesor de tiempo completo en el CALTECH y ganó el Premio Nobel de Química. Todo con 30 años de edad.

Pero lo anterior fue sólo el inicio de lo que sería una fructífera carrera científica. En el año 1949, publicó un artículo en Science titulado "La anemia de células falciformes, una enfermedad molecular", donde explica que la anemia falciforme era producida por la presencia de una carga eléctrica diferente en la molécula de la hemoglobina que cambiaba drásticamente su capacidad de transportar oxígeno. Su hallazgo dio origen al campo de la biología molecular. En 1951, Pauling publicó un documento en los Proceedings of the National Academy of Sciences titulado "La estructura de las proteínas", donde proponía que las proteínas tenían una estructura secundaria determinada por su plegamiento sobre sí mismas, lo que llamó configuración alfa-hélice. Este hallazgo fue utilizado por James Watson y Francis Crick para explicar la estructura del ADN. En 1961 unió la biología molecular, la biología evolutiva y la paleontología al demostrar que los seres humanos se habían separado de los gorilas hace unos 11 millones de años, mucho antes de lo que los científicos sospechaban en ese momento.

A pesar del pensamiento riguroso de Pauling y su expléndida carrera científica, no pudo evitar caer en manos de las pseudociencias. A fines de los años '60 tuvo contacto con Irwin Stone, quien le sugirió que consumir vitamina C en dosis elevadas iba a mejorar tanto su calidad como su expectativa de vida. Pauling siguió sus consejos y se sintió mejor. Lo anterior lo llevó a escribir su libro "La vitamina C y el resfrío común", donde recomendaba a la población a consumir 3000 miligramos de vitamina C todos los días (casi 50 veces la cantidad diaria recomendada). Más tarde se imprimieron otras versiones con la intención de evitar una pandemia de gripe porcina. Las ventas de vitamina C aumentaron de manera descontrolada y a mediados de la década de los '70 y millones de estadounidenses estaban siguiendo el consejo de Pauling. Los fabricantes de vitaminas llamaron a este suceso "el efecto Linus Pauling".

column25-vitamincPero Pauling no fue un pionero en este campo como lo fue en otros. Ya en 1942 (30 años antes de la publicación de su libro), Cowan y colegas habían publicado un artículo llamado "Vitaminas para la prevención de la Los resfriados", donde concluían que "En las condiciones de este estudio controlado, en el que se trataron 980 resfriados no hay ninguna indicio de que la vitamina C por sí sola, un antihistamínico solo, o la combinación de vitamina C y un antihistamínico, tengan algún efecto importante en la duración o gravedad de infecciones del tracto respiratorio superior". Aunque los estudios demostraban que estaba equivocado, Pauling se negó a creerlos y continuó promoviendo la vitamina C en los discursos, artículos de divulgación y libros.

Pauling pusó todas las fichas en la mesa y afirmó que el consumo de dosis elevadas no solo curaba los resfriados, también curaba el cáncer. Charles Moertel, médico de la Clínica Mayo, sintió curiosidad por las afirmaciones del ganador del Premio Nobel de Química y decidió ponerla a prueba. Moertel y sus colegas diseñaron un estudio doble ciego con grupo control para comparar los efectos de las megadosis con vitamina C versus el placebo en pacientes con cáncer avanzado con quimioterapia previa, dando como resultado un nulo beneficio de la administración de megadosis de vitamina C. Pauling estaba indignado, así que escribió una carta a la editorial del New England Journal of Medicine (donde el estudio fue publicado), argumentando que Moertel se había equivocado porque el tratamiento de megadosis con vitamina C solo era útil para los pacientes que no habían hecho quimioterapia. Así es que Mortel y sus colaboradores decidieron hacer otro estudio, esta vez en pacientes sin quimioterapia previa. La conclusión fue exactamente la misma: no hay beneficios cuantificables.

1101920406_400Para muchos era el fin del debate, pero para Pauling no. No sólo no se detuvo en la divulgación de las "propiedades" de la vitamina C sino que afirmó que megadosis de vitamina C, selenio y betacaroteno eran capaces de curar cualquier enfermedad del ser humano. Inclusive, las vitaminas podían curar el SIDA.

Pero el boom fue en el año 1992, cuando la revista Time colocó en su portada "El poder real de las vitaminas: Una nueva investigación muestra que pueden ayudar a combatir el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y el envejecimiento". Podrán imaginar el resto de la historia, los medios de comunicación propagaron la noticia como pólvora.

Estas ideas fueron replicadas a lo largo de los años bajo los mismos argumentos falaces: "Un ganador del Premio Nobel de Química afirma que la utilización de megadosis de vitaminas puede curar cualquier enfermedad conocida y las farmafias ocultan esta información porque no les conviene que se sepa la cura del cáncer".

Éste fue el nacimiento de la Medicina Ortomolecular.

¿Pero que dice la evidencia científica al respecto? Ese será el tema del próximo artículo.

8Oct/1356

Péptido RjLB-14 de Labiofam, ¿cura para el cáncer o falsas ilusiones?

Frascos del medicamento de Labiofam que todavía no fue testeado.

Cancer

“Al parecer han logrado dar con la cura contra el cáncer…” comienza la presentadora en un video de la siempre confiable agencia de noticias RT en la siguiente escena, un niño corretea por su casa, supuestamente curado de un cáncer en el cerebro gracias a un nuevo tratamiento natural. ¿Será que en la isla tropical se ha desarrollado un tratamiento revolucionario?

Empezando por lo primero, no existe ni puede existir “la cura contra el cáncer” porque “el cáncer” no es una sola enfermedad sino un conjunto de más de 200 enfermedades que involucran crecimiento celular desregulado. Tienen diversas causas, pronósticos y tratamientos. Hablar de una “cura contra el cáncer” es tan ridículo como hablar de una “cura contra las infecciones”.

Pero volviendo al caso particular, no hay que creer nada hasta ver las publicaciones científicas, los estudios en animales, los ensayos clínicos. Por desgracia, en este caso no hay nada. El compuesto supuestamente está basado en el "péptido RjLB-14", que quizás exista aunque una búsqueda en Google no de otros resultados que las noticias relacionadas con este supuesto tratamiento. De hecho, la base de datos de estudios médicos Pubmed no encuentra nada con ese nombre. Tampoco se encuentra nada en Google Scholar.

Incluso en la propia página de Labiofam no parece haber casi nada. Lo único que hay es una mención en el programa del congreso que motiva la noticia, organizado por ellos mismos para promover éste y otros supuestos avances para el combate del cáncer. Tampoco pude encontrar nada en la web del congreso ni en en la revista de la empresa. Lo único que existe es un artículo de divulgación que no cita fuentes ni datos.

Ante la falta de información, lo único que se puede hacer es especular.

En el video, por ejemplo, vemos a una mujer tomando el supuesto compuesto con un vaso (minuto 2). Sin embargo, si el medicamento realmente es un péptido, es poco probable que la vía oral sea la adecuada. Los péptidos son cadenas cortas de aminoácidos, los bloques que forman las proteínas. Y al igual que las proteínas, los péptidos son degradados por el sistema digestivo. Sólo una mínima parte llega a la sangre intacta.

Esto no significa que sea imposible que funcione, ya que existen algunos péptidos que sí sobreviven a la digestión. Además puede ser que la supuesta droga esté formada a partir del misterioso péptido pero que no tenga esa naturaleza. Imposible decirlo ya que no hay nada publicado.

Otra razón para desconfiar es la fuente de la información. Labiofam no sólo promueve este supuesto tratamiento sino que también es la orgullosa vendedora de toda una gama de productos de dudosa calidad como prebióticos, alimentos funcionales y cremas de belleza (“naturales”, obviamente) así como de un producto homeopático basado en veneno de escorpión para el tratamiento contra el cáncer (recordemos que la homeopatía no funciona). Para colmo, tiene una (breve) sección de Testimonios, algo que, al menos en Argentina, está prohibido por la Ley 17.132, está en contra del Código de Ética de la Asociación Médica Argentina y no es un reemplazo de la evidencia científica.

Para enturbiar la cosa aún más, si uno quiere comprar dicho preparado homeopático, el sitio web lo lleva a una página de compras generales llamada Mall Habana. Ahí, además de sartenes, heladeras y un “Chorizo Vela Bravo” uno puede comprar el Vidatox 30CH por la módica suma de US$157, casi 1000 pesos argentinos.

Es curioso que el sitio mallhabana.com y labiofamcuba.com no sólo tengan el mismo nombre registrante como se puede ver en el Whois de cada uno sino que también tengan el mismo contacto administrativo: Exclusivas Latinoamericanas. Esto no significa necesariamente que las mismas personas estén detrás de ambas páginas, sólo que se usó el mismo servicio de hosting. Sin embargo, no deja de ser extraño que Mall Habana tenga una sección específica para Labiofam donde sólo aparece el Vidatox o que en la barra lateral haya un link directo para comprarlo sin importar en qué rubro nos encontremos.

Pero el video de RT da muchas más razones para preocuparse. A los 4 minutos el locutor informa que “los gerentes [de Labiofam] están seguros de que el próximo año, tras finalizar las pruebas de toxicología se podrán realizar exámenes clínicos en humanos”. La falta de estudios básicos también es confirmada por un artículo publicado hace pocos meses en Cuba Debate.

Este punto es indignante. Están comercializando un medicamento que ni siquiera pasó por las pruebas básicas de seguridad. Camionetas con el logo de la farmacéutica transportan bolsas repletas de frascos con la etiqueta “Solución de Origen Natural” que no han probado ser efectivos.

Frascos del medicamento de Labiofam que todavía no fue testeado.

Frascos del medicamento de Labiofam que todavía no fue testeado.

En definitiva, mi conclusión provisoria es que no hay nada detrás de esto. A menos que en el futuro aparezca la evidencia empírica que apoye la efectividad de esta molécula (y, antes de eso, saber de qué molécula se trata), por ahora esto no es más que espejitos de colores. Este “péptido RjLB-14” puede ser una más de las tantas moléculas prometedoras en la lucha contra el cáncer, o uno más de los tantos casos de charlatanería y falsas esperanzas.

14Sep/1363

El milagroso magnetismo – Parte 2: ¿Y la evidencia?

images

Este artículo es la continuación de El milagroso magnetismo - Parte 1: Un poco de historia.

En la primera parte de este recorrido por las curas magnéticas hablábamos de una larga historia de prácticas sin evidencia. ¿Cómo saber si realmente existe algún tipo de terapia con magnestimo que funcione?

Si la magnetoterapia funcionara, debería tener algún efecto biológico medible en el cuerpo humano. Debería, de alguna manera, influir en el tejido, células, sangre o líquido sobre el que se aplican. Los defensores de la magnetoterapia afirman que puede ser utilizado para el dolor y una gran variedad de patologías, y para ello han propuesto algunas maneras en las cuales funciona en nuestro cuerpo:

    • Flujo sanguíneo: se afirma que la sangre tiene hierro (cosa que es cierta) y que los imanes aumentan el flujo sanguíneo en el tejido que se aplica el campo magnético. El problema radica en que la sangre no contiene iones cargados eléctricamente, es diamagnética. Otro problema es que la superficie de los imanes es muy pequeña para afectar el flujo sanguíneo impulsado por la presión sanguínea normal. Un experimento sencillo de hacer es colocar un imán “terapéutico” en la palma de la mano: si el flujo sanguíneo aumentara, sería de esperar que la piel alrededor del imán se pusiera de color rosa y se calentara (eritema). Bueno, no lo hace. Esto fue demostrado por un estudio bien diseñado que utilizo láser-Doppler para medir el flujo sanguíneo.

libro-magnetoterapia-biomagnetica-imanes-azul-camet_MLA-O-141885425_4530

  • Líquidos: también se afirma que la magnetoterapia produce la alineación de las moléculas de agua de nuestro cuerpo, y de esta manera logra disminuir la inflamación y promueve la cicatrización. Sin embargo, ni siquiera los imanes más grandes, como los que se utilizan en los scanners de resonancia magnética, producen alineación de las moléculas de agua. Un imán “terapéutico” tiene una densidad magnética de unos 800 gauss, mientras que un scanner de resonancia magnética genera entre 30 000 y 40 000 gauss y todavía no se ha demostrado que tenga un efecto biológico en los humanos. Si lo hiciera, tendría serias restricciones para su uso.
  • Conducción nerviosa: otros afirman que la magnetoterapia produce alteración en la forma en que los nervios y las células nerviosas conducen la electricidad. Pero se necesitaría un imán de 24 tesla para disminuir la conducción nerviosa en un 10%. Un scanner de resonancia magnética típico utiliza 1–1,5 tesla.

Entonces… ¿Por qué toda la emoción? ¿Es la magnetoterapia un placebo y todo es por el dinero? ¿O a la comunidad científica y escéptica se le está escapando algo?

Porque, seamos sinceros, todos conocemos a más de una persona que ha atribuído fantásticos beneficios de la magnetoterapia. Sin embargo, como ya sabemos, el “a mí me funciona” no es suficiente.

El problema es que tenemos muchos reportes de casos y anécdotas de beneficios terapéuticos con muy poca ciencia para respaldarlos. El de los primeros serios que se hizo, fue el estudio publicado en Archives of Physical Medicine and Rehabilitation en noviembre de 1997 por el Dr. Carlos Vallbona de la Escuela de Medicina de la Universidad Baylor, el cual afirma que “La aplicación de un dispositivo que entregue un campo magnético estático de entre 300 y 500 gauss sobre puntos dolorosos produjeron un alivio inmediato en pacientes postpolio”.

rodillaVallbona estudió 50 pacientes de postpolio con las articulaciones dolorosas. Dividió a los pacientes en dos grupos y les dio al azar imanes activos (grupo experimental) o inactivos (grupo control) para aplicar sobre los puntos gatillo (que despiertan el dolor) durante 45 minutos. Después de ese tiempo, el 76% del grupo experimental informó alivio del dolor, mientras que sólo el 19% del grupo control informó menos dolor. Vallbona no presenta ninguna explicación para este fenómeno, pero anima a seguir investigando utilizando doble ciego.

Pero se ha observado, en general, que los estudios que indican resultados positivos en estos casos están mal diseñados (como suele pasar con las medicinas alternativas) y usan tamaños de muestra demasiado pequeños, lo que dificulta mucho la extracción de datos y elaboración de conclusiones válidas.

Tal y como menciona un artículo de revisión elaborado por Centro Nacional para la Medicina Complementaria y Alternativa, de los Institutos Nacionales de Salud, llamado Magnets for Pain (“Imanes para el dolor”):

“La mayoría de los ensayos rigurosos no han encontrado ningún efecto sobre el dolor”.

Un ejemplo es un meta-análisis y revisión sistemática de estudios aleatorizados sobre el uso de imanes estáticos para reducir el dolor, que concluye que “La evidencia no apoya que el uso de imanes estáticos alivie el dolor, y por lo tanto los imanes no pueden ser recomendados como una terapia efectiva”.

Debido a que el cáncer es una de las condiciones patológicas que supuestamente “curan” los imanes, además de aliviar el dolor por artritis, dolores de cabeza, migraña, estrés, mejorar la circulación y revertir la evolución de las enfermedades degenerativas, la American Cancer Society publicó un artículo llamado Magnetic therapy (“Magnetoterapia”) donde menciona que no se conocen estudios para apoyar la idea de que la magnetoterapia es útil para tratar el cáncer.

Otro artículo de la American Cancer Society llamado Electromagnetic Therapy (“Terapia Electromagnética”) es más determinante en sus declaraciones sobre el tratamiento del cáncer:

“La evidencia científica disponible no apoya las afirmaciones de que los dispositivos electromagnéticos son efectivos en el diagnóstico y tratamiento del cáncer u otra enfermedad.”

Es fácil ser cínico cuando hay gente que está haciendo millones de dólares con dispositivos no probados. Por otro lado, es difícil pasar por alto todos los ejemplos en la historia donde los expertos han estado equivocados. ¿Quién hubiera creído que la aspirina podría ser una de las terapias de primera línea para prevenir enfermedades del corazón y derrame cerebral? Muchos se rieron antes de que se aceptara que una bacteria (Helicobacter pylori) desempeña un papel importante en la úlcera péptica, y muchos científicos han perdido la cabeza por estar adelantados a su tiempo. Pero aquí nos enfrentamos a un ejército empresarial cargado de pretensiones vagas y sin fundamento, pseudociencia y una caracterización errónea de lo que realmente sabemos como un hecho.

Siempre existe la posibilidad de que el magnetismo pueda producir beneficios reales en la salud. Esto no sería nada nuevo en el campo de la medicina. Pero hasta el momento, el mejor uso clínico establecido de un campo magnético pulsante (no estático) es en la curación de fracturas óseas, aunque este efecto es modesto. La evidencia hasta el momento apoya la conclusión de que hay una respuesta biológica relevante, aunque un solo estudio no confirma nada; se necesitan más.

Por ahora, de algunas cosas  estamos seguros:

  • La evidencia científica no apoya que el magnetismo tenga efectos sobre la salud.
  • No deberías reemplazar la terapia médica que estés utilizando por imanes.
  • No deberías usar imanes si tenés marcapasos o una bomba de insulina.
  • Tampoco deberías usar imanes si estás embarazada. A pesar de que los campos magnéticos producidos por los scanners de resonancia magnética son inocuos para el feto, aún no sabemos que es lo que hacen los imanes “terapéuticos” en el embarazo.
11Sep/133

El milagroso magnetismo – Parte 1: Un poco de historia

alquiler-equipos-magneto-terapia-electroestimulacion_MLA-O-407180060_3483

Como persona deportista y un poco osada, he tenido varias lesiones a lo largo de mis 25 años en varias partes del cuerpo, como tendinitis, distensiones ligamentarias y fracturas. Posterior a la recuperación, se suelen realizar algunas sesiones de kinesiología y fisioterapia para rehabilitar y quedar 10 puntos.

Hielo, masajes, luz infrarroja, ultrasonido, onda corta y ejercicios de fuerza son algunas de las terapias que me han realizado. Pero había una en particular que siempre me llamó la atención por lo fascinante que parecía: la magnetoterapia.

Recuerdo la primera vez que la usé. Estaba rehabilitando una tendinitis de Aquiles. El kinesiólogo me dijo que servía para disminuir la inflamación y aceleraba la recuperación de los tejidos gracias a los campos magnéticos. Obviamente me lo creí y hasta hace muy poco tiempo pensé que era verdad,  hasta que tuve un estímulo para comenzar a investigar.

La magnetoterapia es una práctica que consiste en la aplicación de campos magnéticos para producir (supuestamente) beneficios en la salud. También están los brazaletes magnéticos, collares, plantillas para zapatillas y hasta collares para perros. No es algo nuevo. Pero… ¿existe alguna evidencia que apoye los argumentos y la utilización de estas terapias?

Los efectos del magnetismo y otras “energías” han sido estudiados desde los tiempos de los imperios romanos y griegos. La medicina tradicional china utiliza uno de los sistemas de sanación mas viejos de este tipo, basado en el chi o qi, que no es sino el nombre dado a la energía o fuerza vital que (ellos dicen) circula por el cuerpo. El concepto de fuerza vital también se puede encontrar en la medicina hindú y en la naturopatía (Hipócrates).

Para reencontrarnos con el magnetismo curativo, podemos viajar a Suiza del sigo XVI y encontrarnos con el alquimista Paracelso, que utilizaba un imán “mágico”, un tipo de mineral que atraía al hierro, para sanar todo tipo de enfermedades. Lo molía y colocaba en bálsamos que aplicaba a los enfermos con resultados milagrosos. A pesar de que William Gilbert (médico de la reina Isabel, conocido por sus estudios en magnetismo) advirtiera que moler el imán hacía que éste perdiera su magnetismo y por lo tanto sus supuestas propiedades milagrosas, Paracelso siguió fabricando bálsamos para una gran cantidad de enfermedades.

En los tiempos modernos, el descubrimiento de la electricidad trajo consigo los tratamientos electromagnéticos. El uso de diferentes formas de dispositivos eléctricos y generadores de frecuencia en medicina ha intrigado tanto a pacientes como a sus practicantes durante generaciones.

Alrededor del 1800, un médico austríaco llamado Franz Anton Mesmer, conocido por su uso de la hipnosis y la astrología, experimentó con el magnetismo al hacer que una paciente bebiera un fluido con hierro para luego colocarle imanes en diferentes partes del cuerpo. La paciente refirió una sensación de corriente circulando por su cuerpo y alivio de los síntomas. Mesmer sugirió que se debía al magnetismo animal, también llamado mesmerismo. Como era de suponer, Mesmer abrió una clínica en París y dejó de utilizar los imanes para pasar a usar las manos.

Albert Abrams

Albert Abrams, el Decano de los charlatanes del siglo XX.

A fines del siglo XIX el Dr. Daniel Palmer abrió su Escuela de Curación Magnética. Pronto descubrió que sus pacientes reportaban mejoría sin necesidad de imanes, con sólo una “imposición de manos” (otra vez). Más tarde Palmer creó también la Escuela Palmer de Terapia Quiropráctica.

A principios del siglo XX, el Dr. Albert Abrams afirmaba que cada órgano se ajusta a una longitud de onda electromagnética en particular. Fue demasiado lejos; la Asociación Médica de Estados Unidos lo nombró “Decano de los Charlatanes del Siglo XX”. Eso calmó los ánimos por casi cien años, pero hoy están resurgiendo toda clase de aparatos magnéticos “mágicos”.

Los imanes son generalmente hechos de metales (tales como el hierro) o aleaciones (mezclas de metales, o de un metal y un no metal) y tienen la capacidad de producir una fuerza medible llamada campo magnético. Es importante reconocer que no todos los imanes o campos magnéticos son iguales. La diferencia más significativa es entre los campos magnéticos pulsantes y los campos magnéticos estáticos: los imanes estáticos tienen campos magnéticos que no cambian, a diferencia de los electroimanes, que generan campos magnéticos sólo cuando la corriente eléctrica fluye a través de ellos. Esto se debe a que la electricidad y el magnetismo son en realidad manifestaciones de la misma fuerza fundamental, el electromagnetismo, reconocido por primera vez cuando se descubrió que un campo magnético cambiante puede generar corriente eléctrica y una corriente eléctrica cambiante puede generar un campo magnético.

Los campos magnéticos de los imanes se miden en unidades llamadas gauss (G) o, alternativamente, unidades llamadas tesla (T); 1 T = 10 000 G aproximadamente. Los imanes comercializados para el alivio del dolor por lo general poseen una densidad de campo magnético de 300 a 5 000 G, muchas veces más fuerte que el campo magnético de la Tierra (alrededor de 0,5 G), pero mucho más débil que los imanes usados ​​para máquinas de resonancia magnética (15 000 G o más).

Desde mediados del 1800, gran cantidad de máquinas electrónicas han sido aplicadas a una larga lista de enfermedades. Nunca se ha demostrado la efectividad de la mayoría de estos dispositivos y, en algunos casos, su uso ha resultado en serias lesiones e incluso la muerte. Sin embargo, algunas tecnologías eléctricas y electromagnéticas se han convertido en pilares de las prácticas médicas modernas, como los rayos X, la radioterapia, la resonancia magnética y los marcapasos.

Continuará…

3Ago/1365

¿Energía orgo qué?

Wilhelm Reich, creador de la orgonomía.

Hace unos dos años, en mis épocas de pensamiento mágico, conocí algo llamado “reciclador de energía orgónica” a través de un personaje cordobés que transmitía con mucho entusiasmo sus conocimientos en varias pseudociencias. Admito que fue difícil no engancharse con tan acaloradas explicaciones.

Debido a que nos llevábamos muy bien y compartíamos un grupo de “personas mágicas” en común, este peculiar sujeto me regaló un orgonito, el cual acepté de muy buena gana y que aún conservo en mi departamento, lo cual constituye un motivo de burla de parte de mis amigos cada vez que nos juntamos allí, pero no puedo negar que es una artesanía muy bonita.

Con el paso del tiempo, leyendo y dejando de creer de a poco, me topé con la entrevista bizarra (que siempre me hace reír) que Lucho Áviles y Pinky le hicieron a Pedro Romaniuk en el programa El pueblo quiere saber, transmitido en Crónica TV, allá por el año 1988. En un momento de la entrevista, el “profesor” hace mención al Dr. Wilhelm Reich y la energía orgónica, lo que me hizo acordar de la artesanía que me había regalado mi compañero. Al tiempo me enteré que se estaba dedicando a vender orgonitos y le estaba yendo bastante bien.

¿Pero de donde salió todo esto?

El Dr. Wilhelm Reich fue un médico psiquiatra y psicoanalista freudiano que afirmaba que existía una energía primordial cósmica, una energía vital similar a las concebidas por las culturales orientales, que era creada por todos los seres vivos. A este energía la denominó orgón o energía orgónica, palabra que Reich tomó de la misma raíz que “organismo” y “orgasmo”. Afirmaba que el orgón era omnipresente y medible visual, térmica y electroscópicamente, además era responsable de cosas como el color del cielo, la gravedad, las galaxias e incluso del fracaso de la mayoría de las revoluciones políticas.

Con el fin de hacerlo visible, construyó en 1940 el primer acumulador de energía orgónica, una caja de madera u otro material orgánico con revestimiento interno de metal, “fundamentado” en que la primera capa absorbería la energía orgónica mientras que la segunda la atraería. El objetivo de Reich era hacer fluir la “energía” en el cuerpo de sus pacientes; llegó al punto de utilizar pacientes con cáncer pensando que podía ayudarlos. Tratando de dar peso a su teoría, pidió a Albert Einstein una cita para discutir sobre el descubrimiento científico que había hecho y Einstein estuvo de acuerdo en probar el acumulador de orgón. El resultado fue negativo. (Hasta ahora sólo los creyentes en la energía orgónica han sido capaces de encontrar éxito en las demostraciones, que nunca han podido ser validadas por medio de experimentos científicos ni ante un público escéptico.) Reich continuó con sus “investigaciones”, convencido de haber desarrollado una nueva rama de la ciencia, la orgonomía.

Este particular personaje murió el 3 de noviembre de 1957, en la Penitenciaría Federal de Lewisburg, Pennsylvania, donde fue enviado por desacato criminal. La acusación penal fue impuesta porque Reich se negó a obedecer una orden contra la venta de equipos médicos fraudulentos. Inclusive la FDA (Food and Drug Administration) levantó cargos contra él, y mandó a quemar sus libros.

Un grupo de personas considera a Wilhelm Reich como un genio perseguido y a sus críticos como unos ignorantes. Algunos de ellos se unieron y formaron el  American College of Orgonomy (A.C.O.) en 1968, con sede en Princeton, New Jersey. La A.C.O. está compuesta principalmente por psiquiatras que utilizan el método de Reich, llamado terapia orgónica, y publica una revista de aspecto profesional llamada Journal of Orgonomy, donde se publican los resultados de investigaciones en ciencias médicas, biológicas, sociales y físicas orgónicas (lo que sea que eso signifique).

Esta institución  tiene un programa muy activo de divulgación: disponen de programas de suscripción gratuita para universidades, tienen oradores que dan conferencias en varias partes del mundo (Alemania, Francia y Argentina principalmente) y ofrecen capacitaciones. Además, casi todas las personas que se involucran han experimentado personalmente la terapia orgónica y, de hecho, se afirma que no se puede hacer un trabajo exitoso en orgonomía sin haber pasado por una “reestructuración psiquiátrica”.

Las teorías de la A.C.O. sobre la medicina, la psiquiatría, la microbiología, la física, la biología, la sociología, la política, la meteorología, la astronomía, la crianza de los hijos, la historia antigua y casi cualquier otro tema imaginable están totalmente en desacuerdo con las de la ciencia establecida. A pesar de ello (o debido a ello) reiteran una y otra vez que Reich fue el genio más grande de la historia y que fue perseguido como Cristo, además de considerarse poseedores de un gran conocimiento y sabiduría desconocida para el resto de la humanidad, que aquéllos que no han hecho la terapia no pueden entender ni apreciar.

Nos fuimos por las ramas, pero hemos dejado un terreno fértil para entender mejor a que vamos con esto.

Captura de pantalla de 2013-07-30 22:11:29

Buscando en la web, me encontré con la página web oficial de los orgonitos de mi conocido cordobés, en la cual podemos encontrar interesantes explicaciones sobre el funcionamiento de este extraño artefacto que utilizan terminología científica (“efecto piezoeléctrico”) mezclada con pseudociencia (“energía etérica”), lo cual es típico de la New Age y el misticisimo cuántico.

Dentro de la sección ORGONITE - Información hay múltiples pestañas que pasan a explicar qué es el orgonito, su historia, características, sus muchísimas funciones y aplicaciones, más un poco de geometría, y finaliza con un diccionario sobre términos utilizados por diferentes culturas para nombrar la “energía de la vida”. Invito a que lo lean ustedes mismos… Aunque voy a dejarles a mano la definición de orgonito:

“Es un generador de orgón, ideal para la purificación y armonización del medio ambiente. Recicla la contaminación electromagnética, absorbiendo y transformando la energí­a DOR (death orgon) Orgón Mortal que se produce con la conglomeración de Torres Transmisoras, que incluyen, las torres de antenas Celulares, de TV, de Radio, y WiFi; transformando la energí­a resultante de las emisiones electromagnéticas en energía orgónica limpia y armónica (POR).

Los orgonitos no son más que una versión 2.0 de los acumuladores de orgón de Reich, un poco más bonitos quizás. Son cuerpos geométricos compuestos por virutas de metal (aluminio y bronce) y resina poliéster en proporciones aproximadamente iguales, con un cristal de cuarzo en el vértice.

Si no entendiste la explicación de qué es un orgonito voy a tratar de aclarártelo.

Básicamente es así: existe una energía llamada orgón que fue inventada por un señor que coqueteaba con el delirio hace unos 70 años y que nadie más que él y sus seguidores han podido comprobar, a pesar de los múltiples experimentos realizados. Esta energía es producida por los seres vivos y es la responsable de todo lo que sucede en el universo y su estado es un factor determinante en los sucesos, por lo que existe una forma positiva (POR) y una energía negativa (MOR). Resulta que la vida moderna, llena de aparatos electrónicos y ondas electromagnéticas del demonio, transforma estas energías copadas (POR) en energías con mala vibra que causan un montón de cosas negativas (MOR), cáncer entre ellas (¡obviamente!). Los orgonitos no son nada más ni nada menos que los aparatos que van a absorber, equilibrar y restaurar las energías electromagnéticas del entorno para que sean favorables a nuestra existencia.

Además, los orgonitos funcionan muy bien contra los chemtrails

Sí, hacen de todo, y podés encontrar el que más te guste en este bello catálogo, con unos precios y una variedad a tu medida, desde los orgonitos para bloquear las ondas magnéticas de los celulares por $8 (aproximadamente un dólar), hasta un Cloudbuster para despejar las estelas químicas que dejan los chemtrails y hacer llover cuando quieras por tan solo $7000 (más o menos US$830). Una ganga.

Orgonito_0040

Orgonito. Se puede observar el cuarzo en el vértice.

En la realidad, el orgonito no es más que una artesanía vendida como panacea. La ecuación parece ser la misma de siempre:

Pensamiento mágico + Miedos infundados = Negocio asegurado

 

Página 1 de 512345