28Sep/1620

¿De qué signo sos?

Quizás sea una de las preguntas más irritantes. En misma medida comienzo y final de la conversación, si tenés una módica de escepticismo probablemente sea la señal de salir corriendo. Y al final resulta que son todos de sagitario. Pero si querés convertir esa situación en una conversación interesante, ¿por qué no seguir la corriente y preguntar a qué tipo de astrología se refiere? Porque las sutilezas de la mecánica celeste hace que responder a la pregunta no sea del todo simple.

Parte del problema surge porque el firmamento, otrora considerado fijo e ininmutable, en realidad cambia con el tiempo. El eje de rotación de la Tierra no está completamente quieto y su orientación varía dando lugar a la precesión de los equinoccios. Esto hace que, visto desde la Tierra, la posición del Sol con respecto a las estrellas fijas que forman las constelaciones no sea completamente fija, sino que se mueva con una velocidad de un grado cada 70 años aproximadamente.

En otras palabras, hoy el Sol pasa por las constelaciones del zodíaco en fechas distintas que hace 2600 años, cuando la astrología clásica estaba en pañales. Esta diferencia está plasmada en dos tipos de zodíaco: el sideral y el tropical. Mientras el primero se mantiene al tanto de las novedades constelacionales, el segundo decide que no vale la pena y considera que los signos no son más que nombres arbitrarios para dividir el año en 12 partes iguales.

La pregunta "¿De qué signo sos?" es entonces más compleja de lo que parece. ¿Se refiere a la constelación donde estaba el Sol en el momento del nacimiento (signo sideral) o a en qué período arbitrario de 30 días naciste (signo tropical)? Es más, dado que las fechas del zodíaco sideral se corren más o menos 1 día cada 70 años, es posible que tu signo sideral no sea el mismo en tu cumpleaños que en el año de tu nacimiento. Si naciste un 9 de agosto de 1940, eras de Leo al nacer, pero hoy sos de Cáncer.

Y si esto no fuera poco, también hay que reconocer que la definición de las constelaciones cambió. La forma en la que la Unión Astronómica Internacional (IAU) divide el cielo no es necesariamente la misma que usan los astrólogos. El 18 de abril, para la IAU el Sol ya entró en el área del cielo asignada a Aries; pero se encuentra más cerca del "cuerpo" de Piscis.

Por ejemplo, digamos que alguien nació el 25 de octubre de 1990. Según los signos del zodíaco tradicionales, es claramente un Escorpio. Sin embargo, si buscamos dónde estaba el Sol en el momento de su nacimiento, nos encontramos que éste estaba en Libra, bien lejos del alacrán. Claro, la distorsión desaparece si vemos dónde estaba el Sol un 25 de octubre hace poco más de 2500 años.

pao

Y estas no son todas las constelaciones. Cada tanto la internet parece acordarse de que ninguna astrología considera a la constelación de Ofiuco, a pesar de que el Sol pasa más tiempo en ella que en Escorpio y salen los artículos ridículos de que la NASA nos cambia el horóscopo. Pero además del Sol, a los astrólogos les gusta decir en qué constelaciones se encuentran los planetas del sistema solar. Y dado que éstos no orbitan el Sol exactamente en el mismo plano, la lista de constelaciones se agranda... bastante. Esta es la lista de las verdaderas 25 constelaciones del zodíaco:

Aquarius, Cetus, Libra, Scorpius, Aries, Corvus, Ophiuchus, Scutum, Auriga, Crater, Orion, Serpens, Cancer, Gemini, Pegasus, Sextans, Canis Minor, Hydra, Pisces, Taurus, Capricornus, Leo, Sagittarius, Virgo, Aquila

En algún momento de la historia, algún planeta puede verse desde la perspectiva terrestre, en alguna de esas 25 constelaciones. Cálculos realizados por Luc Désamoré indican que Venus es el único planeta que pasa por todas. Aunque no mucho por Canis Minor, Auriga, Serpens y Aquila.

Como ejemplo, podemos ver que el 29 de marzo de 1999, Saturno se encontraba en Cetus, la Ballena. Curiosamente, ese mismo día, Titán, su luna más grande, estaba en una constelación diferente. ¿Tendrán en cuenta esto los astrólogos?

saturno_titan

Para ser una disciplina que trata de la posición de los astros, la astrología parece no darle mucha importancia a dónde están los planetas.

31Dic/1150

El INTA ya no recomienda un calendario astrológico-esotérico

50 Comentarios    

Publicado por:Elio Campitelli.

Etiquetado con: , ,

En lo que podría ser el primer éxito del Círculo Escéptico Argentino, hoy me entero por Facebook que el Calendario Biodinámico que promovía el INTA en su página ya no puede encontrarse ahí. Desconozco si esto habrá sido una respuesta a nuestro artículo anterior, los mails enviados mediante el formulario de contacto, la aparición del organismo en La Lista de la Vergüenza o simple casualidad. Personalmente, espero que haya sido nuestra actividad la que haya logrado esto ya que eso significaría que al menos algo estamos haciendo bien.

De lo que sí tenemos evidencia es de la silenciosa eliminación del "Calendario Biodinámico para la Planificación del Agricultor 2012" de la web principal del INTA. Una búsqueda sólo da un resultado (Plan Operativo Anual Pro-Huerta 2011) que, aunque también está firmado por PRO-HUERTA, nada tiene que ver con la astrología y probablemente aparezca por alguna etiqueta o referencia en el texto. El link para descargarse el archivo ahora resulta en un error: "Lo sentimos, pero la página no existe". Personalmente, yo no "lo siento" en lo absoluto.

Algunos amigos del CEA llegaron a creer que había sido una broma del Día de los Inocentes, pero para probarles que no, viene en nuestra ayuda la fabulosa caché de Google. Entre que quien lo firmaba era un veterinario especializado en homeopatía y acupuntura que en efecto existe y que no hubo un gran anuncio, esto parece simplemente un descuido en una organización compleja y llena de gente.

Pero no todo es celebración. El Calendario sigue apareciendo en el subdominio Prohuerta.

Como sea, me parece que el INTA merece una felicitación. Así como invitamos a los lectores a decirle lo que pensaban de la existencia del calendario, ahora los invitamos a contactarse con el INTA para felicitarlos y agradecerles. El reforzamiento positivo a los comportamientos deseados funciona mejor que el castigo a los no deseados.

29Dic/11237

El INTA recomienda un calendario astrológico-esotérico

237 Comentarios    

Publicado por:PabloDF y Maxim.

Etiquetado con: ,

ACTUALIZACIÓN
El Calendario Biodinámico ya no puede encontrarse en la página del INTA. Más detalles en este post.

Calendario Biodinámico para la planificación del Agricultor

Calendario Biodinámico 2012

La Asociación para la Agricultura Biodinámica en Argentina (AABDA) elabora y promueve un “Calendario Astronómico” para ayudar a los agricultores a planificar sus operaciones. Entre los objetivos de AABDA se encuentra “Desarrollar y difundir  los principios de la Agricultura Biológico-dinámica transmitida por el Dr. Rudolf Steiner”. El calendario (ya hay una versión 2012 para Argentina) es auspiciado por el programa Pro Huerta del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).*

Rudolf Steiner fue (entre otras cosas) un filósofo y esoterista austríaco. En 1924, a instancias de un grupo de agricultores polacos, dio una serie de conferencias (luego recopiladas y publicadas por él) sobre una aproximación ecológica y sostenible a la agricultura que mejoraría la fertilidad del suelo sin el uso de fertilizantes químicos ni pesticidas, utilizando una técnica que luego se denominaría agricultura biodinámica. Un aspecto central de la misma es que la granja entera es un organismo, y por lo tanto debe ser un sistema autosostenible, produciendo su propio estiércol y su propio alimento para los animales. Las enfermedades de plantas o animales se consideran síntomas de problemas en el organismo-granja.

Hasta aquí se trata de una visión interesante que podría ser útil para el agricultor. Steiner también sugirió  la aplicación de materiales naturales preparados de formas específicas al suelo, compost y cultivos con la intención de convocar a seres inmateriales y fuerzas elementales. El moderno calendario auspiciado por el INTA no menciona estas invocaciones pero sí recomienda sincronizar las actividades agrícolas, como la siembra, el desmalezado o la cosecha, con la influencia de la luna y los planetas en el crecimiento de las plantas, según Steiner creía que funcionaban. Steiner alentó a sus oyentes a verificar empíricamente sus recomendaciones, cosa que él no había hecho hasta el momento.

¿Es posible? ¿Es necesario? ¿Es mejor?

Considerar el establecimiento agrícola como un sistema y procurar que sea autosostenible es perfectamente razonable, aunque muy difícil de lograr. También es lógico suponer que todas las partes están interrelacionadas y que si alguna falla, esto afectará a las demás. Pero esto no significa que la granja en su conjunto sea un organismo vivo, ni hace falta que lo sea para trabajar sobre esa interrelación.

El uso de fertilizantes orgánicos es antiguo, pero no por eso se debe suponer automáticamente que son mejores que los desarrollados por la química moderna. Los fertilizantes orgánicos también requieren ciertos cuidados. Por ejemplo, no parece prudente arrojar fertilizantes orgánicos (bosta, generalmente) sobre cultivos hortícolas o frutales, por el riesgo de contaminación y transmisión de enfermedades.

La influencia de la luna

Bastante se ha escrito y muchísimo más se dice sobre la influencia de la luna sobre la germinación y el crecimiento de los cultivos. Quienes defienden esta teoría argumentan, por ejemplo,

  • Que la savia tiene más actividad en cuarto creciente, por lo que sería aconsejable podar en menguante;
  • Que la luna ejerce influencia gravitacional sobre los cultivos;
  • Que la luz lunar produce un estímulo sobre los fitocromos, que son los receptores de luz de las plantas.

La única manera en que la gravedad lunar nos afecta más o menos directamente en la Tierra es a través de las mareas, pero el mecanismo de las mismas no puede afectar sensiblemente a la savia ni a ningún otro fluido orgánico. Las mareas se producen por la diferencia de atracción gravitatoria lunar sobre la cara más cercana y la más lejana de la Tierra; en objetos pequeños esa diferencia es infinitesimal. La fuerza gravitatoria lunar, además, es totalmente independiente de la fase en que se encuentre la luna.

En cuanto a la influencia de la luz lunar, debemos suponer que la misma no llega a las semillas enterradas, por lo cual no influye en la germinación. Si hubiera algún efecto, sería ampliamente sobrepasado por otros factores mucho más importantes, como la temperatura y la humedad del suelo. La acción de la luz lunar sobre los fitocromos no está demostrada, pero dado que la más espectacular luna llena es 400.000 veces menos potente que el sol, no parece muy aventurado descartarla por completo.

Astrología y agricultura

Calendario Biodinámico, enero 2012

Astrología aplicada

Dado lo dicho sobre la luna, que es el astro más cercano y con mayor influencia sobre lo que ocurre en la Tierra (aparte del sol), pretender que los planetas, las estrellas o los cometas ejercen algún efecto sobre la germinación o el desarrollo de las plantas en la Tierra es ridículo. Los motivos para afirmar esto son los mismos por los cuales la astrología ha sido demostrada como falsa hace cientos de años.

El calendario de la “agricultura biodinámica” afirma que sobre la fecha más adecuada para realizar trabajos agrícolas influyen el signo del zodíaco, la fase lunar y la posición de los planetas. También hay fechas consideradas “desfavorables para el trabajo con la tierra, las plantas e incluso con las abejas. Se deben a nodos lunares, eclipses, perigeos o conjunciones de planetas o nodos de planetas”, aunque aclara que sí se pueden aprovechar esas horas para carpir malezas. También se afirma que las constelaciones benefician a determinadas partes de las plantas en determinados días: “la luna entra a las 18 hs en Escorpio y entonces se ve favorecida la hoja.”

Ninguna de estas afirmaciones tiene confirmación científica alguna y a la luz de lo que sabemos son totalmente absurdas. Las constelaciones son agrupaciones arbitrarias de estrellas sin relación real entre sí; los cometas son simples “bolas de nieve sucias”, como famosamente los definiera el astrónomo Fred Whipple. Los planetas no influyen en los ritmos íntimos de la vida en la Tierra. Las plantas no saben nada de Escorpio, Venus, Marte o el cometa Halley. La luna puede estar en la constelación que sea, pero si en el suelo no hay humedad suficiente, ninguna semilla va a germinar.

Pensamiento mágico en vez de ciencia

Es al menos irrisorio imaginar que un productor agrícola decida los mejores momentos para realizar las labores propias de su actividad basándose en la posición de los planetas en relación a las constelaciones, en lugar de en la fecha, la humedad, la temperatura, el estado del suelo y la probabilidad de lluvias, entre otros factores, que pueden medirse, que se han estudiado y que no dependen de doctrinas esotéricas.

Y es una vergüenza que el INTA, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca y el Ministerio de Desarrollo Social fomenten estas creencias supersticiosas. Algunas prácticas agrarias tradicionales, ciertamente, pueden ser efectivas, pero el pensamiento mágico aplicado a la agricultura no lo es. Hace miles de años los primeros agricultores, sujetos a un mundo que no entendían en absoluto, tenían motivos para creer en estas fuerzas misteriosas y regular sus cultivos según ellas; hoy ya no tenemos esa excusa.

 

* ACTUALIZACIÓN 30/12: El link original que figuraba en esta nota, por alguna misteriosa razón, ya no se encuentra más allí, pero la caché de Google lo ha preservado. El calendario sigue encontrándose en el subdominio de Pro Huerta del INTA; encontramos el PDF linkeado, por ejemplo, desde el blog Aire del Campo.