5Abr/140

Un meteorito casi choca a un paracaidista ¿o es fake?

No hay comentarios    

Publicado por:Ezequiel Del Bianco.

Etiquetado con: , , ,

meteoro paracaidista

Ayer se publicó el video de unos paracaidistas volando con sus trajes de wingsuit, y frente a la cámara cae una roca que especulan es un meteorito. El video lleva tres millones y medio de visitas y fue replicado en medios de todo el mundo. Pero ¿podría realmente ser un meteorito? O técnicamente un meteoroide, como se llaman las rocas espaciales que todavía no tocaron Tierra.

Estuvimos debatiendo al respecto en la página del Círculo Escéptico Argentino, y hoy el astrofísico y documentarista Phil Plait escribió un artículo sacando algunas conclusiones:

Asumiendo que el video es falso:

-No parece haber sido agregado con software, por las características del objeto en sí y su trayectoria. Y por aparecer en dos cámaras distintas, desde distintos puntos de vista, y con trayectorias que coinciden. Aunque no se puede descartar.

-Sería difícil que lo hayan arrojado desde el avión, porque pasaron varios segundos desde el salto hasta la caída, y el avión ya estaría lejos. En caso de volver, debería haber tenido mucha puntería. Y habría sido muy peligroso.

-También es peligroso que lo haya arrojado otro paracaidista fuera de cámara. Y el video fue grabado hace dos años, es improbable que alguien haga una broma de esta magnitud y se la guarde tanto tiempo.

-Algunos mencionaron que podría haber estado dentro del paracaídas y se soltó al abrirse. Pero parece como mínimo extraño que hayan pasado por alto una roca de entre 2 y 20Kg en el momento de plegarlo y meterlo en la mochila. Y además, se lo ve cayendo a una velocidad (aunque minúscula para un objeto astronómico) notoriamente superior al del paracaidista.

 

Paracaidista casi golpeado por un meteorito en Youtube

 En caso de que sea real:

-Las rocas espaciales tienen velocidades de entre 11 y 72 Kilómetros por segundo (sí, por segundo), y por esa razón se sobrecalientan y muchos explotan o se desintegran en las altas capas de la atmósfera (a 30Km de altura).

Pasada esa etapa, los fragmentos restantes adquieren una velocidad terminal que podría ser de 300Km/h, como se especula fue en el video.

-Según un análisis de la Red de Meteoritos de Noruega, podría ser un trozo de meteorito rocoso que explotó minutos antes, de hecho es reconocible una cara redondeada y una plana producto de la fractura, pero ¿por qué no hay reportes ni rastros del evento?

El astrofísico noruego Pål Brekke estuvo trabajando en el análisis del video casi desde el principio, y cree que es real. La razón por la que lo mantuvieron oculto es porque primero querían encontrarlo, según comenta en su Twitter. "Fue muy difícil mantenerlo en secreto durante dos años, pero finalmente lo hicimos público porque necesitamos ayuda en la búsqueda", le dijo Anders Helstrup -el paracaidista- a Universe Today.

Plait recuerda que según las leyes de Noruega, uno puede reclamar la propiedad de un meteorito que encuentre en el suelo, y se venden a precios interesantes en Ebay. Pero este no es uno cualquiera, es el primero de la historia capturado en cámara durante su dark flight, el vuelo oscuro luego de haber desacelerado y no ser más incandescente. Y fue captado por dos cámaras desde el aire, y casi mata a un paracaidista en vuelo. La historia que tiene detrás podría elevar su precio hasta las estrellas. Los noruegos tienen por delante una búsqueda del tesoro.

"¿Podría el video ser un fake? Seguro, hoy en día se puede falsificar cualquier cosa. Pero me parece improbable, y todas las pruebas parecen consistentes. Después de verlo varias veces y pensarlo bien, mi conclusión es que es mucho más probable que sea cierto a que no lo sea", afirma el escéptico Phil Plait.

La historia podría confirmarse si se encuentra la roca espacial, pero sino, y si nadie admite que fue una falsificación bien orquestada, va a permanecer siendo un interesante y curioso misterio.

17Jul/131

¿En trance por usar la Ouija?

1 Comentario    

Publicado por:Maxim.

Etiquetado con: , , , ,
ouija

Hace unos días nos enterábamos de la noticia de que una chica de Concordia, Entre Ríos, tuvo una crisis nerviosa mientras jugaba con un grupo de amigas al conocido juego de la tabla Ouija. Los médicos que la atendieron diagnosticaron eso (una crisis nerviosa), pero algunos medios prefirieron usar palabras más llamativas y dijeron que ella había “entrado en trance” mientras jugaba, aunque nunca explicaron claramente qué es lo que eso significa para ellos.

Puedo decir que tuve la experiencia de usar en un par de oportunidades la otra versión, más casera, de la famosa tablita: el juego de la copa. También puedo decir que, durante todo el rato que duró el chateo con el más allá, ni por un instante creí que hubiera algún espíritu moviendo la copa. Era obvio que se trataba de un truco pensado por mis compañeros para reírse de otro de ellos, el más miedoso del grupo. (En parte, de eso se trata el escepticismo: de saber cuándo somos víctimas de una broma o un engaño.) La chica de la noticia no se dio cuenta, creía (o cree) en la existencia de espíritus, fantasmas y en la comunicación con los muertos. Esa credulidad y la broma de alguna de sus amigas seguramente fue lo que la llevó al hospital.

Sobre su origen

La tabla Ouija no es un instrumento de origen milenario creado por alguna cultura muy antigua para contactar espíritus. Fue creada y patentada en 1890 por Elijah Bond, un abogado, inventor y hombre de negocios de Maryland, Estados Unidos, y originalmente sólo se trataba de un juego de salón que consistía en ir deletreando palabras y formando frases. Esa patente hoy pertenece a la compañía Hasbro, la misma que vende muñecos de juguete y juegos de mesa.

La lápida dedicada en 2008 a Bond y su invento, y la patente original del mismo.

El juego se iba popularizando entre las clases sociales medias y altas, hasta que en 1912 una mujer llamada Pearl Pollard (ironías del destino que resultan graciosas en nuestro idioma, su marido se apellidaba Curran) afirmó que mientras lo usaba con una amiga un espíritu se contactó con ella. Según Pollard, se trataba de Patience Worth, una mujer fallecida en 1694, pero esto nunca pudo ser confirmado ni se encontró registro alguno de la existencia de esa mujer.

Pollard y Worth no sólo “charlaban” habitualmente, sino que “juntas” escribieron varios libros y cuentos, lo cual resultó bastante redituable a Pollard, una aspirante a cantante que hasta ese momento casi no contaba con ingresos.

De ahí en más, el uso de la tabla se fue popularizando entre los fans del espiritismo y otras prácticas ocultistas y entre los charlatanes que hacen dinero a costa de crédulos, dolientes y necesitados. Al mismo tiempo, los temerosos aconsejan no usarla para evitar traer espíritus “a este lado” o incluso ser poseídos por ellos. O entrar en “trance”, quizá.

Antecedentes

Un antecesor directo de la tabla Ouija y sus variantes es la técnica de escritura automática, usada principalmante durante la época victoriana por algunos médiums. Consistía en unas planchitas (o planchettes) de madera que tenían un agujero en una punta en donde se insertaba un lápiz. Gracias a las rueditas que tenía abajo, el espiritista que conducía la sesión deslizaba la tablita sobre una hoja de papel y el lápiz iba escribiendo o dibujando lo que, supuestamente, los espíritus le comandaban.

¿Se mueve?

El puntero Ouija (o la copa) se mueve por el tablero, señalando una letra tras otra y formando frases, contestando preguntas o formulando augurios. ¿Cómo puede ser? Las posibles explicaciones son básicamente dos. La más obvia es la que mencionaba más arriba: ya sea a modo de broma o como parte de un timo, uno de los participantes hace más fuerza que los demás y se encarga de mover el puntero en la dirección deseada. La segunda tiene que ver con el efecto ideomotor. Esto es, que uno de los participantes esté muy sugestionado e inconscientemente influya en el movimiento del puntero.

Qué dicen las religiones

En el cristianismo toda forma de magia, adivinación y espiritismo es condenada, ya que hablar con los muertos o ver el futuro “está reservado sólo para Dios”. Algo parecido manda creer el islam. Palabra más, palabra menos, las religiones coinciden en que no se debe jugar con esas cosas, porque se puede estar “abriendo camino para el demonio y no es de extrañar que la persona quede espiritualmente afectada”. Esto no impide que una mayoría de la gente crea en esa clase de comunicación. Las principales religiones siempre han criticado estos medios caseros para contactar a los fallecidos. ¿Será por temor a perder el monopolio del contacto con el más allá?

24Jun/137

¿Qué es la telepatía?

Profesor Xavier

La telepatía es uno de los hipotéticos “fenómenos paranormales” de mayor popularidad entre los creyentes. Aunque etimológicamente la palabra significa algo así como “enviar sentimientos a distancia” (de tele- “lejos” y pathos “experiencia, sentimiento”), casi todas las personas piensan en la telepatía como la transmisión de pensamientos estructurados en palabras de manera similar a lo que ocurre en una línea telefónica, y como en ese caso, teniendo en cuenta que la comunicación puede cortarse, que las palabras pueden no oírse claramente, etc.

En esta visión, el cerebro humano actúa como una antena capaz de emitir y recibir pensamientos. El descubrimiento de que las neuronas se comunican y procesan señales por medio de impulsos eléctricos y de que la actividad eléctrica cerebral puede ser visualizada como ondas no hizo más que reforzar la idea de este mecanismo. El cerebro humano sería entonces como un generador de pensamientos en forma de electricidad acoplado a una antena transmisora/receptora. Según quién plantee la idea, se dirá que todos los seres humanos tenemos esta capacidad o bien que sólo algunos la tenemos, y específicamente que sólo algunos podemos “emitir” y que quizá no todos podamos “recibir” (lo cual surge intuitivamente y por nuestro conocimiento básico de cómo funcionan cosas como las emisoras de radio y televisión). Uno de los problemas de esta visión pseudocientífica de la telepatía es que, más allá de que el cerebro manifiestamente no tiene capacidad para emitir ondas a larga distancia, el supuesto campo telepático asociado a esas ondas debería seguir las mismas reglas que cualquier otro campo de fuerzas eléctricas, en particular, la que dictamina que su intensidad debe disminuir en proporción al cuadrado de la distancia desde la fuente; por el contrario, la mayor parte de quienes apoyan la creencia en la telepatía se refieren a ella implícita o explícitamente como una comunicación que no depende de la distancia.

Dejando de lado la barrera de la distancia, algunas personas creen que la telepatía puede ser impedida por otros factores, o que podemos despertar nuestra capacidad telepática haciendo o dejando de hacer ciertas cosas; por ejemplo, no hace mucho la cantante argentina Patricia Sosa explicó en una entrevista que había logrado comunicarse telepáticamente con extraterrestres luego de volverse vegetariana y que una guía espiritual le había advertido que comer carne bloqueaba la capacidad telepática. La meditación, la tranquilidad, la ausencia de distracciones también se citan como necesarias en los cientos o miles de instructivos para despertar la telepatía que circulan por la web. Notablemente, también se postula como necesario que tanto el emisor como el receptor crean en la telepatía o al menos tengan una mente abierta: «Si eres un escéptico y las puertas de tu mente están cerradas obtendrás muy pobres resultados.»

La fantasía y la ciencia ficción han recurrido a la telepatía, en todas estas variantes y otras, con frecuencia. Hasta el boom de la parapsicología en los años 1970 todavía era bastante posible incluir la telepatía entre las hipotéticas facultades ocultas de la mente humana que algún día la ciencia demostraría como reales. A partir de allí el concepto de la telepatía en la literatura se ha desplazado cada vez más hacia el campo de la ciencia ficción blanda y la fantasía.

La discusión sobre la transmisión de pensamientos permanece, sin embargo, alentada por los últimos desarrollos en el campo de las neurociencias experimentales. Somos capaces de detectar ciertos estados mentales usando electrodos adosados al cráneo; podemos incluso leer la mente de un individuo e identificar imágenes que está viendo, con un nivel de precisión escaso pero que probablemente aumente en el futuro cercano. Estas hazañas dependen de una tecnología de punta, cara y molesta (hablamos en ocasiones de literalmente taladrar el cráneo para pinchar el córtex cerebral con electrodos) y por lo tanto, aunque pueden servir como punto de partida para un relato de ciencia ficción sobre el futuro, quedan enteramente en el terreno de la fantasía si hablamos de telepatía hoy.

Sea como fuere, la conversión de pensamientos en ondas de radio por parte de un implante cerebral, seguida por su transmisión y finalmente su decodificación en el cerebro de otra persona por medio de un implante receptor, no es lo que habitualmente se llama telepatía entre la gente que hoy cree en esta supuesta capacidad paranormal. Los creyentes buscan algo se pueda lograr sin intervenciones quirúrgicas: quizá, a lo sumo, algo como la apertura quirúrgica del Tercer Ojo según la narra el fraudulento “lama tibetano” Lobsang Rampa en su libro homónimo; algo simpático, que permita a los humanos hablar con sus gatos (como proclamaba ser capaz el susodicho); algo que no esté limitado por la distancia ni mediado por una de las cuatro fuerzas de la naturaleza, que tan enemigas de lo imposible resultan ser. Algo, especialmente, que no pueda medirse con facilidad en el laboratorio por requerir estados mentales particulares y la ausencia de molestos escépticos en las proximidades, o meramente por ser siempre espontáneo; algo que esté definido con suficiente vaguedad que incluya coincidencias como recibir una llamada telefónica de una persona justo después (o el día después, o dos días después) de pensar en ella o de soñar con ella o con un amigo de un amigo de ella.

Algo, en fin, que nos permita seguir soñando con esa comunicación pura y abierta que las palabras nos niegan.

23Nov/129

Explicación del sonido de trompetas en el cielo

Un usuario subió un video grabado en Comodoro Rivadavia, Chubut de extraños sonidos en el cielo. Hay muchos otros ejemplos en youtube de este zumbido apocalíptico o "The Hum". Acá muestro que el audio está editado y el origen del sonido.

El filtro de Audacity lo conocí gracias a Rebecca Watson que en The Skeptics Guide to the Universe analizó uno de estos videos.
Créditos a V00D00SIXXX por notar los sonidos característicos que permiten reconocer el origen del audio. En este video de él tienen más detalles.

7Jun/1242

La diferencia entre antimateria, materia oscura y energía oscura

42 Comentarios    

Publicado por:Jorge A. B..

Archivado en: Astronomía, Ciencia, Física, Misterios

Imagen tomada por el Hubble de un lente gravitacional, delatando la presencia de materia oscura.

La antimateria, la materia oscura y la energía oscura son tres cosas absolutamente distintas, al contrario de lo que tiene entendido mucha gente. Veamos una descripción simple y breve de cada una, sin profundizar demasiado, para intentar desarmar un poco esta confusión.

La antimateria es como la materia común y corriente de la que estamos hechos, pero hecha de partículas cuya carga eléctrica está cambiada de signo. Un anti-electrón (por razones históricas también conocido como positrón), por ejemplo, es una partícula igual al electrón, con su misma masa y carga pero de signo eléctrico positivo (el electrón tiene carga negativa). Y un anti-protón es una partícula con la misma cantidad de masa y carga de un protón, pero con carga de signo eléctrico negativo. La antimateria se forma con antipartículas: del mismo modo que un átomo de hidrógeno consiste en un electrón orbitando alrededor de un protón, si juntáramos un anti-protón con un anti-electrón podríamos tener un átomo de anti-hidrógeno, lo cual ha sido logrado en el CERN, por fracciones de segundo.

La antimateria no es ningún asunto de ciencia ficción. Fue predicha teóricamente y descubierta experimentalmente hace prácticamente un siglo. Hace varias décadas que incluso tiene aplicación tecnológica en medicina, en la tomografía por emisión de positrones, aunque su uso como fuente de energía está muy lejos de ser una realidad. Aún quedan bastantes interrogantes científicos pendientes sobre ella, pero es la menos enigmática de las tres.

Con respecto a la materia oscura, por otra parte, no tenemos ni la más pálida idea de lo que es. Para explicar por qué entonces hablamos de ella, partamos desde cero. Los planetas del sistema solar están en equilibro en una órbita alrededor del Sol, y para que este equilibrio se mantenga la fuerza de gravedad que ejerce el Sol sobre cada uno tiene que ser la justa y necesaria; si la fuerza aumentara atraería demasiado al planeta y el Sol lo engulliría, y si disminuyera, el planeta no sería atraído lo suficiente y saldría despedido del sistema. Más específicamente hay tres variables que deben estar balanceadas: la masa del planeta, su distancia al Sol, y la velocidad con que da vueltas alrededor de éste. Ésta es una ley general llamada conservación del momento angular, que se aplica a todas las cosas y no sólo al sistema solar, incluyendo las galaxias. Ahora bien, nuestra galaxia está hecha de miles de millones de estrellas que giran alrededor del centro, nuestro sol siendo una de ellas. Y así como los planetas de nuestro sistema solar guardan cierto equilibro entre su distancia al Sol, su masa y su velocidad orbital, del mismo modo las estrellas de nuestra galaxia y todos los cuerpos celestes, nebulosas y materia en todas sus formas, también deberían cumplir ese mismo balance entre su distancia al centro de la Vía Láctea, su masa y la velocidad orbital. Pero a simple vista esto deja de respetarse a medida que nos alejamos del centro de la galaxia, a pesar de que todo sigue estando en equilibrio. La explicación más simple es que en realidad la ley sí se cumple, lo que sucede es que hay mucha masa “escondida” que por algún motivo no podemos ver, que sería la necesaria para que la ley se mantenga en pie. A esta masa invisible la llamamos materia oscura, por razones obvias. Creemos que está ahí pero ignoramos su naturaleza.

Hay otros fenómenos físicos que también delatan su existencia, además del mencionado, como por ejemplo las lentes gravitacionales, pero hay bastante debate al respecto. Incluso podría terminar siendo cierto que efectivamente nuestra querida ley de conservación no se aplica a gran escala, o bien hay fallos en otras leyes relacionadas, aunque es poco probable.

Por último está la energía oscura. Si antes estábamos desconcertados, ahora lo estamos aún más. El Universo está, como sabemos, en expansión desde el Big Bang. Pero las galaxias ejercen una fuerza de gravedad entre ellas mismas que tiende a acercarlas entre sí, y por lo tanto a frenar la expansión del Universo. Hasta hace poco no estábamos seguros de si esta fuerza era suficiente para frenar la expansión (y eventualmente volver a comprimirlo todo, como un Big Bang inverso), o si por el contrario no era suficiente, en cuyo caso lo único que lograría sería disminuir la velocidad de la expansión. Sin embargo, en la década de 1990 se descubrió que la fuerza de atracción entre las galaxias ni siquiera alcanza para esto último. El Universo se expande cada vez más rápido, lo cual nunca habríamos esperado, porque para esto hace falta algo que lo esté acelerando. Y si hay una aceleración, tiene que deberse a alguna fuerza por ahora misteriosa. A la energía que produce esta fuerza, absolutamente incomprendida, le llamamos energía oscura.

Ahí lo tenemos: tres fenómenos físicos completamente separados y distintos. ¡A no confundirlos más!

25Abr/1214

Sodoma y Gomorra descubiertas… otra vez

Destrucción de Sodoma y Gomorra (interpretación artística)

Destrucción de Sodoma y Gomorra (según una interpretación artística libre)

Sodoma y Gomorra son sólo dos de las cuatro ciudades que, según las biblias judías y cristianas, el dios tribal hebreo destruyó con “una lluvia de fuego y azufre” debido a las acciones inmorales de sus habitantes. (Las otras dos ciudades se llamaban Adma y Zeboim, nombres que no tienen la virtud, útil para el recuerdo de los mitos, de ser sonoras o rimar una con la otra.) Al igual que ocurre con el Arca de Noé, cada tanto tiempo algún “experto”, o bien un investigador serio, aparece diciendo que ha encontrado el emplazamiento de estos antiguos lugares y/o rastros de su destrucción. Luego puede ocurrir, y generalmente ocurre, que el mismo o algún otro, con intenciones que van desde la apologética religiosa hasta el marketing de un libro de pseudoarqueología o “misterios ancestrales”, propaga en los medios la afirmación de que se ha “probado” de esta manera la veracidad del texto bíblico.

Por ejemplo, en 2008 apareció un reporte —en medios de interés general, publicaciones cristianas y hasta en Muy Interesante— sobre el supuesto desciframiento de una tablilla cuneiforme asiria, copia del diario de un astrónomo sumerio, que detallaba con fecha exacta el impacto de un meteorito en el año 3123 a. C. Según los investigadores Mark Hempsell (profesor de aeronáutica en la Universidad de Bristol) y Alan Bond (director de una compañía aeroespacial), la trayectoria y la fecha coincidirían con un impacto que sería la causa del notable desplazamiento de tierras de Köfels (Umhausen, Austria). La reentrada de material proyectado hacia arriba a altísimas temperaturas habría caído, según dicen, sobre el Mediterráneo y Medio Oriente, y podría haber causado el efecto de una “lluvia de fuego” como la narrada en la Biblia, base de recuerdos que luego de generaciones serían puestos por escrito en forma de historia moralizante. Más allá de las especulaciones de Hempsell y Bond —factibles o no— los medios consistentemente publicaron el reporte con titulares del estilo de “Sodoma y Gomorra fueron destruidas por un meteorito, según expertos”.

Zona del Mar Muerto y la región donde estarían Sodoma y Gomorra

Región donde habrían estado Sodoma y Gomorra según la Biblia.

La última reedición de este tema (hasta hoy) la publica el portal evangélico NoticiaCristiana.com bajo el titular «La NASA afirma que Sodoma y Gomorra fueron arrasadas “por un bombardeo cósmico”». Dado que el público no tiene por qué saberlo, es importante señalar que generalmente la NASA “afirma” muy pocas cosas y que los que leemos y deploramos esta clase de noticias aprendemos rápidamente a dudar de esa atribución. El autor de la afirmación sobre Sodoma y Gomorra es en este caso John S. Lewis, un profesor retirado de la Universidad de Arizona, experto en asteroides y meteoritos, y co-director de un centro de investigación asociado a la NASA. Lewis es respetado en su campo y lo que dice tiene sentido, pero no razón de ser.

Me explico. Casi siempre es posible inventar especulaciones que expliquen sucesos aparentemente sobrenaturales. A veces es posible ponerlas a prueba, con lo cual pasan a ser hipótesis científicas. Pero no vale ni siquiera la pena plantear una hipótesis cuando el suceso nunca ocurrió. Fuera de la Biblia no existe registro de Sodoma y Gomorra, ni mucho menos de su destrucción por medios que aparentarían ser sobrenaturales a los observadores de entonces. Lo mismo vale para las explicaciones “científicas” que se han querido ofrecer del Diluvio. Es posible, sí, que la historia del Diluvio o de la destrucción de Sodoma y Gomorra reflejen sucesos históricos exagerados y distorsionados. Pero no tiene sentido, y puede causar bastante daño a la ciencia, plantear estas hipótesis gratuitamente cuando la única fuente es un texto antiguo y manoseado… y más todavía cuando ni siquiera sabemos si existieron los lugares en cuestión.

Habrá quien sospeche que Lewis es un apologista cristiano que utiliza sus muy válidas credenciales científicas para apoyar una lectura literal de la Biblia. Que lo citen otros cristianos como prueba de la veracidad de sus escrituras sagradas sólo demuestra que no se han dado cuenta de lo obvio: si fue un meteorito, entonces fue un suceso natural, que podría haber ocurrido en cualquier otro momento y lugar. Por supuesto que según la teología más habitual, el dios hebreo dirige con su voluntad cada cosa que ocurre en el universo, y podría haber ordenado desde la eternidad ese meteorito para que cayera allí, sabiendo (porque es omnisciente) de antemano que debería destruir Sodoma y Gomorra por su iniquidad. Pero entonces las acciones de este dios se hacen indistinguibles de sucesos naturales, cosa que no sirve para los apologistas.

Sólo queda comentar que la “hipótesis” más creíble para explicar un suceso del estilo del de Sodoma y Gomorra es que un terremoto en la falla del Mar Muerto haya lanzado al aire grandes cantidades de polvo de azufre y/o gas natural, además de hacer surgir asfalto a la superficie, todo lo cual provocaría una conflagración catastrófica ante una mera chispa. No hay rastros de que algo así haya ocurrido, tampoco, pero al menos esta especulación se sustenta en la geología de la zona y no requiere un objeto extraterrestre apuntado precisamente por el dedo divino.

19Nov/1117

¿Extraño bicho encontrado en Zapala?

17 Comentarios    

Publicado por:Elio Campitelli.

Archivado en: Misterios, Sensacionalismo

En nuestra página de Facebook nos hicieron notar una noticia más que interesante. Unas personas en Zapala, Neuquén, encontraron un "extraño bicho". Vean la foto y sabrán a lo que me refiero:

Carlos Catalán, uno de los que encontró el "bicho" lo describe como "Tiene la forma de una pelota de golf que larga unas hebras que se mueven rápido". Cuando lo descubrieron, y con una buena mentalidad científica, le pegaron con una pala y "Se abolló, le salió un líquido y se quedó ahí sin moverse". El video es interesante para observar el "comportamiento" del "bicho".

Verán como el "bicho" está quieto y suelta unas hebras que se mueven muy rápido cuando le pegan con la pala. Además es bastante duro. Sus descubridores lo metieron en un frasco "y ni en una veterinaria ni en Bromatología de la municipalidad [les] supieron decir qué es". En un post en Taringa! el autor especula con 4 opciones:

  1. Se trata de una farsa (bien hecha, por cierto)
  2. El ser es real, pero es producto de una mutación.
  3. El ser es real, no descubierto por la zoología.
  4. El ser es real, y de origen extraterrestre.

Nótese la omisión de una 5º, y más probable, opción: es algo real pero quienes lo vieron no saben qué es.

Mi primera especulación es que se trataba de algún tipo de parásito; algún gusano que se aglomeraba en grandes números de esa forma. En la foto se ve una cosa parecida a la que tenía en mente, pero no se acerca ni a los talones en densidad. Pero luego un comentario en el video de youtube señaló la posibilidad de que sea una pelota de golf.

Actualmente las pelotas de golf están hechas de varias capas de polímero sólido moldeado y rodeadas con la "piel" blanca con agujeros que todos conocemos. Pero buscando en internet me entero que algunas pelotas antiguas tenían un núcleo líquido rodeado de una masa compacta de bandas elásticas. Incluso en un foro mencionan la marca y modelo de una de ese tipo: Titleist Balata.

Eso parece bastante consistente con lo que vemos en el video y con la descripción de los testigos. Tiene tamaño de pelota de golf, es compacta y dura, tiene unas bandas que se mueven rápidamente, y cuando le pegaron soltó un líquido extraño. Y si esto no les resulta convincente, los invito a ver este otro video. Cerca del minuto 1 el tipo corta a la mitad una palota de golf de estas características.

Está todo. Las "hebras" que se mueven, el líquido que sale. Si se me permite, diría que el misterio está resuelto.

Claro que esto nos deja con otro misterio, ¿cómo hacían los fabricantes de pelotas para envolver un líquido con bandas elásticas? El video al final lo explica. Se usaban dos métodos; uno era congelar el líquido en forma de pelota y envolverlo antes de que se derritiera. El segundo era moldear una cáscara de polímero y luego inyectarle el líquido al mismo tiempo que se le quitaba el aire.

Antes de suponer que algo que es nuevo para uno es algo nunca antes visto (como lo hacía el usuario de Taringa!) primero hay que reflexionar en la propia ignorancia y reconocer que el mundo está repleto de cosas fuera de nuestro entendimiento.