14Ago/172

Somos menos capaces de lo que creemos

2 Comentarios    

Publicado por:drewjn.

Etiquetado con: , , , ,

Muchas personas creen que sus sentidos son infalibles y esto los encamina a conclusiones de lo más inverosímiles, como puede ser la creencia en platillos voladores –¡yo los vi, estoy seguro!-, la idea de que los astros ejercen influencia en nuestros comportamientos o la calidad indudablemente superadora de un producto caro. Las personas estamos dominadas por heurísticas y por reglas generales que suelen funcionar en la mayoría de los casos pero que pueden fallar. Aunque sea más fácil ver los fallos de los otros que los nuestros, es elemental darse cuenta que también tenemos todo tipos de errores que pueden pasar desapercibidos en el día a día.

En los siguientes párrafos se mostrarán algunas pruebas de las fallas de razonamiento, sesgos y falta de rigurosidad en nuestros sentidos para descartar de una vez por toda nuestra creencia infundada de que podemos evaluar objetivamente todo.

En esta ilusión todas las franjas son totalmente rectas, aunque por la variación de los patrones que tienen dentro parezca que están inclinadas, engañar al cerebro puede ser muy sencillo a veces

Lo barato no siempre sale caro

Una heurística muy común es la de asociar el precio de un producto con su calidad. Si algo es caro -razonamos- debe ser porque es bueno. En un estudio realizado en parte para corroborar el efecto de los precios sobre los consumidores, se seleccionó un grupo de estudiantes para que resolviera unos puzles después de beber una bebida energizante; a un grupo, la bebida les costó $1.89 mientras que al otro se les cobró $0.89 bajo la premisa de que habían sido compradas al por mayor. A pesar de que ambas bebidas eran iguales aquellos que pagaron menos por la bebida energizante en promedio resolvieron menos puzles.

La explicación de esto es el efecto placebo que induce el precio más alto, la gente piensa que algo más caro funciona mejor y está predispuesta a actuar consecuentemente. Esto es coherente con la evidencia de que las personas tienden a juzgar los productos de bajo precio como si fueran productos de baja calidad.

En otro estudio similar se suministraba supuestos analgésicos (que no eran más que placebo) a personas que recibían descargas eléctricas, pero a un grupo se les dijo que los analgésicos costaban $2.50 por píldora, mientras que al otro grupo se les dijo que tenían un descuento y que costaban $0.10 por píldora. A esos dos grupos se los expuso a unos shocks eléctricos y se les pidió que indicaran que tan doloroso eran los shocks. Lo que sucedió fue que el grupo al que se les dijo que la píldora costaba $0.10 reportó más dolor tras los shocks eléctricos, siendo que las dos píldoras eran iguales y que no tenían ningún componente activo, eran simplemente placebo.

El efecto placebo (eje vertical) es mayor con las pastillas más caras (puntos negros).

El precio nos deja ciegos pero cuando no estamos expuestos a él podemos evaluar de forma más ‘sincera’ por así decirlo, esta podría ser la razón por la cual no hay correlación entre el precio de vino y mejor sabor entre consumidores no expertos.

Ahora veremos qué sucede entre expertos.

Sobre gustos no hay nada escrito se dice, y muchas veces lo que a uno le gusta a otro no le puede gustar. ¿Acaso los conocidos sommeliers que con gran imaginación utilizan todo tipo de adjetivos para describir el sabor, el aroma y la textura del vino, evalúan correctamente y de forma objetiva los vinos? Parece ser que los ‘expertos’ tienden a sesgarse a base de detalles superficiales. Eso nos muestra un estudio en el cual un mismo vino fue presentado en dos colores diferentes y estudiantes de enología -carrera en la cual se estudia la producción, técnicas y tratamientos del vino- los describieron como si fueran totalmente diferentes (por ejemplo utilizando palabras como cerezas o grosellas para describir el vino blanco pintado de rojo).

En otro estudio que se hizo para saber por qué algunos vinos ganan medallas de oro en ciertas competencias y medallas de bronce en otras. Los hallazgos fueron que sólo aproximadamente el 10% de los jueces podían replicar las puntuaciones dadas anteriormente, y la diferencia típica entre puntajes era de de Bronce+ a Oro- . En el extremo, un 10% de los jueces calificó a un mismo vino con una diferencia tan grande como de bronce a oro. Dado que entendidos en el tema no pueden diferenciar un vino rojo de uno blanco sin ayuda del color estas conclusiones no deben parecer muy controversiales.

¿Oído absoluto o sesgo absoluto?

Los que estén en ámbitos musicales seguramente alguna vez escucharon o dijeron cosas como que los instrumentos viejos eran mejores que los nuevos por todo tipo de razones. Por ejemplo que una guitarra hecha en los 60’ es superior a una hecha hoy en día. Este tipo de fenómeno se investigó en un estudio de 2012, en el cual se invitó a 21 violinistas con mucha experiencia a probar y evaluar a ciegas 6 violines nuevos de alta calidad y 6 violines históricos de Stradivari y de Guarneri ''Del Gesu'' (que tienen la fama de ser superiores a los violines modernos). El resultado fue que prefirieron los nuevos ante los viejos, que hay una escasa relación entre la edad del instrumento y su valor monetario con la calidad percibida y, además, que la mayoría de los violinistas no pudieron decir si el violín que prefirieron era nuevo o viejo.

Obviamente este resultado no se puede extrapolar a todos los instrumentos del mundo, pero al menos es un indicio para desconfiar en aquella heurística de ‘lo viejo es mejor’. Un sitio web en el cual se tratan estos temas es el de Matrix Hi-fi en el cual se hacen tests para comprar tanto equipos de música como lectores de CD para ver si las personas pueden distinguirlos. Si bien no son papers publicados en journals con revisión por pares, son pruebas ciegas y una buena aproximación al problema; más que nada teniendo en cuenta que no hay prácticamente estudios comparando instrumentos o equipos de música.

Dada todas las pruebas que hay para concluir que los detalles superficiales, los pensamientos intuitivos, las heurísticas y los sesgos nos dominan, lo mejor que podemos hacer es conocer estos hechos y por lo tanto conocer nuestros límites tanto para tomar decisiones importantes como para identificar snobs del vino y la música.

18Nov/155

Como buscar información fiable

5 Comentarios    

Publicado por:drewjn.

Etiquetado con: ,

Con el acceso a Internet las personas obtenemos muchísimos beneficios, como encontrar información sobre muchos temas, poder entretenernos, conseguir trabajo, etc. Pero como tiene su lado bueno también tiene su lado malo.

Por la web pulula todo tipo de información, mucha información falsa, muchos papers, muchos estudios, muchos mitos. Es necesario hoy más que nunca saber conseguir evidencia e información fidedigna para no sufrir los engaños de las webs sensacionalistas e irracionalistas. No hay reglas absolutas, pero sí se pueden identificar señales que nos tienen que hacer dudar de la veracidad de un artículo.

El primer acercamiento que tenemos con un artículo es su título y en él ya pueden aparecer los primeros signos de un artículo falso o tendencioso. La Ley de los Titulares de Betterige, por ejemplo, nos dice que:

Si el titular arroja una pregunta, pruebe a contestar: "no". Un titular expresado en interrogación implica, en la inmensa mayoría de los casos, que la noticia es tendenciosa o sensacionalista. El que algunos periodistas titulen así sus reportajes se debe a que, aunque saben que la noticia es probablemente un bulo, aun así quieren publicarla.

La advertencia se extiende a todo titular que suene extremo o a exageración. Recordemos la frase de  Carl Sagan al ver un título excepcional, ‘Afirmaciones extraordinarias requieren siempre de evidencia extraordinaria’. Y evitemos compartir cosas sin haber revisado el artículo o noticia, porque la desinformación puede producir reacciones en cadena. Ejemplos sobran, y la lista negra incluye Pijamasurf o RT.

rtcrap

Una selección de titulares en la sección “Ciencia” de Actualidad RT mostrando ejemplos de (de arriba hacia abajo) sensacionalismo, clickbait, Ley de los titulares de Betterige y exageración.

En la actualidad, también hay que evitar cualquier titular que caiga en el clickbait; el negocio de cazar nuestros clicks así obtener ingresos por las visitas.

Una mala costumbre en la mayoría de las webs es la de no citar las fuentes. Afirmaciones extraordinarias sin una fuente que las avale deben despertar nuestro escepticismo. También hay veces que la fuente citada es de otra web o blog que tampoco cita fuentes, o cuya fuente es otro web o blog y así en una regresión infinita. Este uroboros no es de confiar.

Es importante manejarse con sitios serios como: ScientificAmerican, Nature, NewScientist, LiveScience, Chequeado. Pero recordemos que siempre pueden fallar, por lo que es muy importante chequear la información, mirar las fuentes o intentar contrastarla con datos que ya tenemos.

Todo esto aplica a la evaluación de noticias en la prensa …. Quien quiera meterse más hondo en una cuestión científica, va a tener que irse a los papers.

La herramienta más básica que es Google Scholar, un buscador que se restringe a publicaciones en la literatura científica. Ahí podemos encontrar mucha información académica y también libros que están parcialmente disponibles. Aunque sea básica,  es altamente eficaz a la hora de conseguir información seria sobre algún tema en especial. Para temas de medicina, el mejor buscador es PubMed. Para otras disciplinas existen bases de datos específicas. Por otro lado una herramienta aún más avanzada es Mendeley que es un gestor bibliográfico, una aplicación gratuita la cual uno puede descargar y sirve para organizar, compartir y encontrar papers específicos.

Pero encontrar un paper en particular no significa poder leerlo. Por desgracia, gran parte de la literatura científica se encuentra detrás de una pared de pago y no está disponible para el público en general. Sin embargo, hay formas de burlar estas restricciones. La más legal es buscar el mail del autor y pedírselo. Los científicos no suelen tener problema con compartir sus trabajos.

Si esto no funciona o tarda demasiado tiempo, se puede pedir ayuda de los extraños bienintencionados de internet. En Twitter, se puede postear con el hashtag #ICanHazPDF con el link al paper o el DOI y un email y prontamente alguien con acceso institucional lo enviará a esa casilla. Luego, por supuesto, conviene eliminar el twit original, para que no haya evidencia de esta transacción que roza lo ilegal. De forma similar funciona el grupo de Facebook Grupo BPPF y otros similares.

Otros método es el uso de ciertas webs webs ‘activistas por el conocimiento’ como Sci-Hub y LibGen. En ellas podemos llegar a conseguir de forma totalmente gratuita aproximadamente el 90% de papers que encontremos, siempre y cuando tengamos el DOI.

A modo de ejemplo así sería una búsqueda promedio.

1) Elección del tema. Por ejemplo, consecuencias del castigo físico en niños en su comportamiento en la adultez.

2) Búsqueda. Escribimos en google scholar: ‘physical punishment consequences’

3) Después de evaluar varios resultados vemos que este es el que más nos interesa: http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0145213401002393

4) Ubicamos el DOI, en este caso: doi:10.1016/S0145-2134(01)00239-3

5) Utilizamos el DOI, en alguna web en caso de querer el paper completo o si no estamos conformes con el abstract. Pegamos el doi en la web http://libgen.io/scimag/ y una vez conseguido el artículo podemos leerlo y revisarlo para sacar conclusiones basadas en evidencia!

7Ene/153

La importancia de no respetar las ideas

3 Comentarios    

Publicado por:Elio Campitelli.

Etiquetado con: ,

La violencia es el ultimo recurso del incompetente
Salvor Hardin
Primer Alcalde de la Ciudad de Términus

Hoy a las 11:30, hora local, un brutal atentado a la revista francesa Charlie Hebdo dejó al menos 12 muertes y 10 heridos. Los atacantes se identificaron como miembros de Al Qaeda y parecen haber sido motivados por la continua caricaturización del profeta Mahoma por parte del semanario.

El Círculo Escéptico Argentino desde su fundación decidió limitar sus temas al escepticismo científico y dejar, aunque es una realidad que la mayoría de los miembros y seguidores son ateos o no-creyentes de algún tipo, la crítica religiosa en manos de otras agrupaciones. En ese sentido, lo que pasó en Francia no entra dentro de nuestra esfera de incumbencia.

Sin embargo, hay una importante intersección entre este hecho y la práctica habitual de la ciencia. Tanto en los debates sociales como en los científicos hay una máxima que debe ser respetada: el libre intercambio de ideas. La supresión forzada de las ideas es algo completamente inaceptable.

El diálogo abierto es una condición casi indispensable para la práctica científica y el pensamiento crítico. La exposición a ideas distintas a las nuestras es la única forma de reducir nuestros propios sesgos y evitar crearse una cámara de eco en donde todos están de acuerdo y no hay ímpetu para avanzar en el conocimiento.

En mi caso personal, yo considero que mi exposición a las pseudociencias fue, es y será fundamental para mi aprendizaje de la ciencia:

[G]racias a la homeopatía, acupuntura y otras pseudomedicinas aprendí lo que es un ensayo clínico doble ciego con control de placebo. También fue gracias a ellas me curtí en mis primeras lecturas de papers científicos, aprendí a buscarlos y lograr pasar las barreras de pago. También entendí la estructura del efecto placebo con mucha más profundidad de lo que hubiera pensado. Conceptos como regresión a la media, sesgos experimentales ahora son parte de mi lenguaje cotidiano.

Pero esta no es la actitud que tienen quienes valoran más sus propias creencias que el proceso que los llevó a ellas (lo importante es el camino). Ellos van a tomar cualquier medida con tal de que sus creencias no sean desafiadas por nadie que no las comparta. El caso de los asesinos franceses es extremo, claro está, pero anteriormente el mismo semanario había sido objeto de una demanda por parte de la Gran Mesquita de París y la Unión de Organizaciones Islámica de Francia.

Los defensores de pseudociencias y pseudomedicinas también tienen un largo historial de ejercitar el músculo legal para silenciar a sus críticos en vez del músculo cerebral para refutarlos. En todos esos casos, cabe recordar las palabras citadas al inicio del post.

En este mismo blog hablamos de las amenazas legales de Burzynski y de Boiron en contra de bloggers independientes. Ambos casos no llegaron a nada y, por suerte, no lograron más que hacerlos quedar mal.

A la Asociación Británica de Quiropráctica (BCA) no le bastó sólo con amenazar y efectivamente demandó a Simon Singh, quien los había criticado por “promover alegremente tratamientos falsos”. Aunque la BCA perdió el caso miserablemente y la demanda inspiró un movimiento para modificar las leyes de difamación inglesas, los costos monetarios y de tiempos fueron enormes para Singh.

Actualmente Steven Novella está en el medio de una situación similar. Tanto él como la Sociedad para la Medicina Basada en Ciencia actualmente están siendo demandados por el Dr. Edward Tobinick. Se trata de un médico que promueve un tratamiento sin evidencia comprobada y que en su demanda califica a sus críticos como “competidores comerciales” y a los artículos publicados por Novella como “publicidad”. De esta manera logra saltearse las protecciones a la libertad de expresión que existen en EE.UU.

Otro caso reciente fue el de la compañía CrossFit, que inició una demanda contra científicos que publicaron un paper científico crítico sobre su régimen de ejercicios. En vez de contraatacar en la literatura científica, la empresa inició acciones legales acusando de falsear datos.

Algunos van más allá de amenazas legales y realizan amenazas físicas. Mike Adams es el dueño de NaturalNews, un sitio que promueve nociones de pseudomedicina y conspiraciones. Recientemente publicó una nota en la cual acusó a los defensores de los transgénicos de “promover un genocidio”, los comparó con los colaboracionistas nazis y parafraseó al gobierno alemán diciendo que “planear y realizar la matanza de quienes participan en crímenes atroces contra la humanidad” es una obligación moral. En la misma nota que realizó esa apelación a la persecución y asesinato, publicó una lista de los “colaboradores de Monsanto” que él mismo había hecho.

En otras palabras, lo que hizo Mike Adams fue un llamado a la violencia junto con un listado de nombres.

Peor es la situación de Sanal Edamaruku. El escéptico indio, famoso por retar a un gurú tántrico a que lo matara usando sólo magia (obviamente sin éxito alguno), ahora está autoexiliado en Finlandia luego de recibir amenazas de muerte directas y demandas judiciales por parte de grupos católicos por haber refutado un supuesto milagro de una estatua sangrante.

Un colega de Edamaruku, Narenda Dabhollkar, por su parte, no tuvo tanta suerte. Luego de acumular una larga lista de enemigos y amenazas de muerte en su vida de activista racionalista, fue asesinado en agosto de 2013.

La lista podría seguir y abarca un gran abanico de acciones. Desde amenazas vacías hasta asesinatos y masacres, todos son casos más o menos extremos de intentos de suprimir las críticas y callar la disidencia de parte del incompetente.

10Ago/141

Brian Dunning, escéptico condenado por fraude

1 Comentario    

Publicado por:Elio Campitelli.

Etiquetado con: , , , ,
dunning-large-color_thumb.jpg

Brian Dunning, de Skeptoid.com

(o por qué nunca más voy a escuchar Skeptoid)

Hay muchas definiciones de lo que es el escepticismo, cada una de ellas haciendo hincapié en alguna de sus múltiples facetas, pero una de las que más me gusta dice que el escepticismo es una mezcla de divulgación científica y de defensa al consumidor. La primera parte refiere a la búsqueda de la verdad y la integridad intelectual mientras que la segunda, a la integridad moral.

Un escéptico, además de usar argumentos válidos y buena evidencia, tiene que ser honesto moralmente. Por supuesto que eso no significa ser un ángel divino, donar todo su dinero a caridad y trabajar todos los días en centros comunitarios; sólo significa ser una buena persona y, en particular, no engañar a las personas activamente. No se puede hablar de escudar a las personas de los fraudes y charlatanes que los rodean si uno es uno de ellos.

Quizás para muchos este artículo les resulte tan incomprensible como cuando a mí me hablan de lo que hizo tal actor que no conozco, pero dentro del nicho de la comunidad escéptica, es importante.

Brian Dunning es un divulgador y escéptico que tiene un blog y podcast llamado Skeptoid donde todas las semanas analiza críticamente creencias populares, afirmaciones de salud poco confiables y demás temas relacionados con la defensa de los intereses de los consumidores. Su programa es muy conocido y bastante popular y yo lo escucho hace años. Sin embargo, no lo voy a volver a hacer.

Más allá de que muchas veces sus afirmaciones no eran del todo confiables (como un infame episodio sobre el DDT) no voy a escucharlo más porque Brian Dunning es un fraude. Y no lo digo yo, sino que lo dice una corte estadounidense.

Dunning fue sentenciado a 15 meses de prisión por robar cientos de miles de dólares (cómo mínimo) al abusar del programa de afiliados de eBay. Si sos dueño de un sitio web, podés poner un banner con un link a eBay y ellos te pagan una comisión por cada compra realizada luego de esa visita. Lo que Dunning hizo fue desarrollar unas herramientas para WordPress y MySpace que cualquiera podía instalar pero que tenían código malicioso que esencialmente guardaba una cookie en el explorador de los visitantes que engañaba a eBay haciéndole creer que todas las visitas realizadas por esa máquina habían sido dirigidas por su su banner.

Esto es a todas luces un fraude y va en contra de los términos del contrato con eBay. Dunning estaba cobrando comisiones por ventas que él no había ayudado a concretar. No sólo eso, sino que al insertar su cookie maliciosa, potencialmente podía quitarle la comisión a dueños de sitios web que estuvieran en el programa de afiliados.

A pesar de que en un comunicado, Dunning afirma haber trabajado “abiertamente” con el personal de eBay para llegar a “interpretaciones” de los términos y condiciones que lo permitían, está claro que él sabía perfectamente que era un fraude ya que el código tenía algoritmos específicamente pensados para evadir la detección por parte del equipo antifraude de eBay. Además, aparentemente un empleado de la compañía que se encarga del programa de afiliado se llevó un pequeño "diezmo" (coima) por hacer la vista gorda. Un análisis más minucioso puede encontrarse en Skepchick y en Ars Technica.

En total, Dunning admite haber recibido personalmente más de un millón de dólares y su empresa familiar recibió un total de 5,3 millones de dólares brutos; aunque aparentemente la sentencia sólo es por unos 400.000 dólares. Mientras tanto, su podcasts pedía donaciones para mantenerse a flote.

Un mayor estándar moral

Ante estos hechos hay dos cosas reacciones posibles. Uno puede tomar la ruta tribal, considerar que Dunning es “uno de nosotros” y apoyarlo contra las acusaciones, tratando de defender lo indefendible; o puede tomar la ruta de la integridad moral y tirarlo debajo del tren. Espero, por el bien de la comunidad escéptica, que la reacción predominante sea esta última.

Sí, es cierto que el daño directo no es tan grande (5 millones no es nada para una empresa que gana más de 10 mil millones por año), pero eso no lo hace menos reprochable así como el bajo daño directo de la homeopatía no hace a práctica menos pseudocientífica. Sí, es cierto que nada de esto significa que sus investigaciones sean falsas, pero como dije antes, no se puede acusar a los chantas con una mano mientras se roba con la otra.

Si el movimiento escéptico quiere mostrar que es capaz de superar sus sesgos y tratar a todos los charlatanes con la misma vara, entonces no tiene que callarse y debe poner el grito en el cielo. Esto es una vergüenza y no se puede aceptar que un fraude como él sea aceptado como divulgador y defensor del pensamiento crítico. Tenemos que juzgar a las personas a las que respetamos con un estándar moral más alto que a los demás.

Siguiendo el tema de twitter, es intersante ver lo que la gente va  encontrando en episodios pasados. Irónicamente, en diciembre de 2006, por ejemplo, Dunning hizo un episodio en el que comenta el uso de cookies para programas de afiliados y trata de desestimar los temores por su uso. El mismo año, y lo que en retrospectiva es un claro indicio de su dudosa moralidad, Dunning afirma que no tendría problema en vender y promover pseudociencias.

Por su parte, si Dunning tiene un mínimo de aprecio por el movimiento escéptico, debe dar un paso al costado y retirarse por completo del ojo público. Sin embargo, en su comunicado afirma que su programa va a continuar con episodios ya grabados y locutores invitados, y que planea seguir produciéndolos luego de salir de prisión, algo que me parece muy contraproducente.