29Sep/140

El CEA presenta: Jornadas de Ciencia y Pensamiento Crítico

CEA_Facebook El Círculo Escéptico Argentino tiene el agrado de invitar a la comunidad a las Jornadas de Ciencia y Pensamiento Crítico a realizarse los días 4 y 11 de octubre de 2014 de 17 a 19hs en la sala Augusto Raúl Cortazar.

El primer día, la Magister María José Guzmán va a mostrar que no sólo vivimos en uno de muchos planetas en uno de muchos sistemas solares en una de muchas galaxias, sino que además no sabemos qué es el 75% de la energía del universo.

La segunda charla estará centrada en el debate al rededor de los Organismos Genéticamente Modificados. Juan Pablo Luppi explicará el detrás de escena de cómo se crean los transgénicos y Federico Espinosa, estudiante de Biotecnología, analizará mitos y verdades que hay sobre los mismos.

El evento en Facebook para el primer encuentro está en este link: https://www.facebook.com/events/302356709956760

¡Los esperamos!

16Jul/123

Cómo salió el encuentro abierto en el Museo de Ciencias

3 Comentarios    

Publicado por:Maxim y Jorge A. B..

Archivado en: CEA, Encuentros

Reunión en el bar

El domingo 15 de julio, nueve miembros del CEA nos reunimos en el bar San Jorge, ubicado en las proximidades del Museo de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia.

La reunión comenzó a las once de la mañana y durante tres horas charlamos de los temas más diversos, desde las huellas psicológicas de los sobrevivientes del Holocausto, hasta  qué especie de dinosaurio nos gustaría revivir, qué sabor tendría si lo cocináramos, la inexistencia histórica de Moisés, para qué sirve un llavero radiactivo y el llamativo nombre de "Marie Curie" de una choripanería cercana, pasando por todos los temas intermedios.

También le dedicamos algo de tiempo a asuntos más relacionados con el CEA, particularmente al espacio que le dan los medios a las pseudociencias y otros engaños. Recordamos algunos de los muchos timadores que han tenido -y algunos siguen teniendo- frecuentes apariciones en la televisión, los diarios y las revistas: astrólogos, como Ludovica Squirru, Lily Sullos, Blanca Curi (1950-2010) y Horangel; mentalistas, como Ricardo Schiariti o Janin y Javis; ilusionistas, como Tony Camo.

Después de desayunar y almorzar en el bar ingresamos al museo, que algunos ya conocíamos y otros visitaban por primera vez, donde nos encontramos con dos colegas escépticos más. Nuestra impresión fue de un espacio muy recomendable para visitar, con buen nivel de información, exposiciones completas y bien presentadas. Si bien la mayoría de los ejemplares datan de hace muchos años, se encuentran muy bien conservados y expuestos. Pero especial atención le prestamos a la sala de los dinosaurios, para conocer a su más reciente incorporación, el Bicentenaria argentina, un dinosaurio carnívoro de tamaño mediano que vivió durante el período Cretácico, hace alrededor de 90 millones de años. La historia de su hallazgo es muy interesante, ya que fue totalmente fortuito: durante una bajante del lago Ezequiel Ramos Mejía, en Río Negro, un pescador vio un grupo de huesos asomando en la orilla y decidió excavar y guardarlos. Encontró unos 130 huesos. Si bien esto fue en 1997, no fue hasta diez años después que  los paleontólogos se enteraron del descubrimiento y determinaron su importancia.

Dos ejemplares de Bicentenaria argentina

Al margen del contenido del museo en sí mismo, a todos nos llamaron la atención los excelentes detalles de la arquitectura del edificio. Como parte de las rejas de las puertas había decorados con arañas y sus telas, como terminación de las columnas de la planta baja del edificio había murciélagos, las barandas de las escaleras tenían un entramado formando la imagen de moluscos, en los muros externos había búhos gigantes, todo esto aparentemente como parte de la arquitectura original. Y posiblemente se nos hayan escapado más detalles. Realmente, un museo muy interesante. Lo que no vimos fue venta de ningún tipo de publicaciones ni tampoco llaveros, remeras u otros artículos de merchandising.

Abandonamos este lugar a media tarde, momento en el que nos despedimos de dos integrantes y el resto nos dirigimos caminando al Starbucks del Abasto. Por supuesto, luego de tomar un café recorrimos ampliamente el shopping, quedando finalmente cuatro integrantes que nos dirigimos -siempre a pie- a compartir una cena en la zona cerca de Retiro, a media cuadra de Galerías Pacífico. Y desde ya, todo el tiempo conversando a más no poder sobre tantas cosas interesantísimas que sería imposible resumirlas en este post.

En resumidas cuentas, un día muy largo, terminando con nuestras cabezas en riesgo de colapso nuclear y nuestros pies desafiando las leyes de la termodinámica. A todos aquellos que se lo hayan perdido, no dejen de estar atentos a los próximos encuentros, que siempre anunciamos con tiempo a través de este blog y las redes sociales.

¡Nos vemos la próxima!

9Jul/123

Próximo encuentro abierto: Domingo 15 de Julio de 2012

3 Comentarios    

Publicado por:Jorge A. B..

Archivado en: CEA, Encuentros

Museo Argentino de Ciencias Naturales "Bernardino Rivadavia"

El próximo encuentro abierto del Círculo Escéptico será el Domingo 15 de Julio de 2012 en la ciudad de Buenos Aires.

A quienes nunca hayan asistido a nuestros encuentros y tengan curiosidad, les contamos que simplemente consisten en compartir el día y conversar sobre lo que vaya surgiendo espontáneamente, como cualquier otra reunión de amigos completamente informal. La mayoría de los asistentes suelen tener entre 20 y 30 años de edad, con la única particularidad de tener una visión científica y escéptica del mundo, aunque por supuesto todos son bienvenidos.

En esta ocasión iremos al Museo Argentino de Ciencias Naturales "Bernardino Rivadavia". En este lugar es donde se encuentra expuesto el Bicentenaria argentina, una especie de dinosaurio que fue revelada hace pocas semanas con repercusión mundial.

Allí entraremos a las 14hs, ni bien abra las puertas al público, pero nos encontraremos más temprano, a las 11hs, en un bar ubicado a una cuadra del museo. Específicamente, en Av. Ángel Gallardo y Leopoldo Marechal. Y muy probablemente luego de pasar la tarde cenemos en algún lugar como ya es tradición.

Claro está, cada uno es libre de aparecerse o despedirse a la hora que desee, según se lo permitan sus horarios o su estado de ánimo. Por esto, como teléfono de contacto pueden utilizar 0221-5021564 (Jorge A. Berrueta), en caso de llegar y no poder encontrarnos.

Para estar atentos a novedades, pueden chequear el evento correspondiente en Facebook.

Y por último, en el siguiente mapa se señala la ubicación del Museo y del bar donde nos encontraremos. ¡Los esperamos a todos!


22May/122

Café Escéptico: Lógica Informal en elegante sport

2 Comentarios    

Publicado por:Elio Campitelli.

Archivado en: CEA, Encuentros

El domingo 27 de mayo nos vamos a encontrar en el Bar Utopía (Callao 360) a las 18:00. En esta entrega de Valentín Muro va a dar una presentación sobre lógica informal.

 

 

23Abr/128

Charla sobre homeopatía este miércoles en Rosario

8 Comentarios    

Publicado por:Ezequiel Del Bianco.

Archivado en: Encuentros, Homeopatía
Samuel Hahnemann, creador de la homeopatía

Samuel Hahnemann, creador de la homeopatía

En el marco de la campaña internacional de divulgación sobre la homeopatía, este miércoles 25 de abril a las 19 horas el CEA dará una charla en la ciudad de Rosario. El evento se llevará a cabo en el bar La Favrika (Tucumán 1816), y estará a cargo de Ezequiel Del Bianco.

En la disertación se hará un repaso por la historia de la medicina, y el contexto en el cual nació la homeopatía. Además de sus fundamentos, los estudios que se han hecho al respecto, los principales mitos alrededor de la misma, y su influencia en el mundo actual. La charla está dirigida a todo el público, sin importar si se cree o no en la misma, o si se tienen o no conocimientos previos de ciencias de la salud. A continuación habrá tiempo para un debate, preguntas y respuestas (siempre en el marco de las reglas del debate racional y respetuoso).

Quienes tengan Facebook y piensen asistir, pueden confirmar su participación en el evento. Así podremos estimar la cantidad de asistentes y organizarlo mejor. Por supuesto cada uno es libre de invitar a su vez a amigos y conocidos.

*La entrada al bar es libre y gratuita, pero lógicamente hay que consumir algo para poder ocupar una mesa.

16Abr/1283

“Sobredosis” de preparados homeopáticos en Buenos Aires

El 21 de abril, personas y organizaciones en varias ciudades del mundo participarán en una "sobredosis" homeopática con el fin de advertir al público sobre la ineficacia de la pseudociencia o “medicina alternativa” conocida como homeopatía. Australia, España, Estados Unidos, Hungría, Portugal, son algunos de los países que participarán del evento. En nuestro país este evento estará a cargo del Círculo Escéptico Argentino y se realizará en Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La homeopatía se basa en la creencia de que una sustancia que causa un síntoma indeseado puede servir para contrarrestar ese síntoma, si es diluida hasta proporciones muy pequeñas. En realidad los preparados homeopáticos diluyen tanto las sustancias que las mismas desaparecen. Los preparados homeopáticos líquidos son sólo agua. Las pastillas homeopáticas son píldoras inertes remojadas en agua. En otras palabras, se venden como medicamentos frascos o pastillas que no contienen absolutamente ningún principio activo. El efecto placebo y otros fenómenos biológicos y psicológicos hacen el resto, dándole a mucha gente la impresión de que se han curado gracias a la homeopatía.

Invitamos al público a informarse y charlar con nosotros sobre esta falsa alternativa a la medicina en nuestros stands callejeros, el día 21 de abril de  13:30 a 16:00 en Plaza Francia, en frente del Museo Participativo de Ciencias.

5Mar/120

11 de marzo: próximo encuentro en Buenos Aires

No hay comentarios    

Publicado por:Elio Campitelli.

Archivado en: CEA, Encuentros

Después de las vacaciones, el Círculo Escéptico Argentino comienza sus actividades en Buenos Aires con reuniones mensuales. El segundo domingo de cada mes, a las 18:00 nos vamos a encontrar en el bar Utopía, del Hotel BAUEN (Av. Callao 360). Vamos a tener una corta exposición sobre alguna temática en particular seguida de el resto del tiempo.

El domingo 11 de marzo, yo (Daneel Olivaw) voy a comentar lo que fui leyendo sobre la relación entre el autismo y la vacunación. No soy un experto en el tema ni un médico, por lo que no pretendo dar una exposición exhaustiva sobre un tema complejo como este sino mi propio entendimiento de la literatura. Las fuentes están acá.

Los esperamos, entonces el 11 de marzo a las 18hs en Callao 360.

1Feb/124

Visita al Museo Ovni: donde hacemos funcionar la navaja

Este es el artículo 5 de 5 de la serie Museo OVNI en Victoria

Museo OvniHasta acá hemos anotado en detalle lo que vimos y oímos en el Museo Ovni. A muchos lectores quizá les haya bastado; otros pueden estar preguntándose por qué no refutamos con datos sólidos lo que el Museo presenta como cierto. La respuesta es que —salvo por algunas notas al margen— nos lo estábamos guardando.

En el primer post de la serie decíamos que nuestra primera impresión del Museo Ovni había sido la de un lugar poco serio. Los objetos heterogéneos que allí se exponen no parecen unidos por ningún marco teórico explícito. Uno de nosotros comentó en su blog que el museo es una colección de impresiones

que no tienen nada que ver entre sí a priori pero que los iniciados unifican bajo el misterio. Y esto aunque los mismos iniciados se apresuran a develar el misterio con absoluta confianza luego de un par de gestos formulaicos de escéptica prudencia.

La primera crítica que puede hacerse, entonces, es que la hipótesis ovnis = naves extraterrestres no está expresada con honestidad, a pesar de que es obvio que los himbestigadores de Visión Ovni creen sin dudar en ella. Un investigador puede partir de una hipótesis sin demasiados datos, pero si los datos no encajan, o encajan en una hipótesis distinta, después de un tiempo debería renunciar a la idea original. Y la hipótesis, aunque sea amplia al principio, debería irse estructurando y detallando. La hipótesis ovni, en cambio, es totalmente abierta: cualquier luz voladora, captada a ojo desnudo o con una cámara en el límite de su alcance, le viene bien. Como magistralmente lo resumiera Karl Popper, un argumento que lo explica todo en realidad no explica nada, y esta idea de que cualquier cosa que no podamos explicar viene de otro planeta es un ejemplo clarísimo.

Los astronautas antiguos. No tuvimos ocasión de preguntarles a la Sra. Simondini, directora del Museo, si las referencias a los “astronautas antiguos” que vimos allí son parte de su visión. Es posible creer que extraterrestres vinieron a la Tierra en el pasado y construyeron las pirámides de Egipto o de Mesoamérica, pero hace falta ser totalmente ignorante de arqueología e historia para eso. Las alocadas ideas de Erich von Däniken y sus seguidores tienen en común un desprecio por la capacidad intelectual y técnica de los pueblos antiguos (y más precisamente, de los pueblos antiguos que no sean blancos y europeos).

La chapa ovni. En su momento ya comentamos que el asunto de la “chapa ovni” era una historia imposible de verificar. De hecho hay más que eso. La chapa es famosa porque desde hace años la gente venía visitando el museo y sacándose fotos con ella para presenciar el efecto de translucidez. Las fotos que vimos eran tomadas en el interior del museo y con flash. En su libro Invasores, el periodista Alejandro Agostinelli cuenta que Simondini le dijo (en 2007) que a veces “no se ve nada” y que el efecto “sólo parece funcionar cuando se usa el flash”. Esto es exactamente lo contrario a lo que afirmó Pablo Puchet, de Visión Ovni, al hablar de la chapa: según él la misma sólo se ve translúcida en fotos sacadas sin flash y con luz natural. Con permiso de Simondini, algunos de nosotros intentamos ver si realmente la chapa dejaba pasar luz a través, utilizando una linterna de gran potencia y un puntero láser. La chapa, probablemente cohibida por nuestro escepticismo o creyendo que éramos científicos que venían a estudiarla, se rehusó a mostrarse como algo diferente a lo que parece.

La chapa ovni (parte 2). A Agostinelli le dijeron que la chapa era de una aleación de plomo con molibdeno. De Victoria se llevó un pedazo pequeño de metal, legado por el mecánico que conservó la otra parte de la chapa luego del supuesto impacto de la nave extraterrestre; el análisis determinó que era acero común. El análisis citado por Puchet mencionaba nueve elementos (sin contar el hierro) que son comunes en la composición de ciertos tipos de acero aleado inoxidable. A Tamara, miembro del CEA, Simondini le dijo que tenía varios informes científicos coincidentes sobre la composición de la chapa pero aseguró que no podía mostrarlos por ser “confidenciales”. Tampoco quiso darnos el nombre de alguien a quien pudiéramos entrevistar para corroborar los análisis. Nuestra impresión es que la chapa es de acero inoxidable de origen terrestre (humano, para más datos) y, si de hecho provino del impacto de una nave espacial, se trató de la Salyut 7, la misma de donde proviene el tanque de hidracina también expuesto en el museo.

La esfera. No hay mucho que agregar sobre la susodicha esfera. Se trata de una parte identificada de una nave espacial identificada, sin ningún misterio asociado, y dado que el museo se trata de ovnis, no se entiende por qué está allí expuesta con tanta reverencia. La misma directora del museo afirma aceptar que se trata de un tanque de combustible de la Salyut 7. Sin embargo, la presencia del cuadro renacentista donde aparece un orbe papal justo al lado de la esfera en exposición sugiere que los curadores del museo creen algo más. Nos quedamos sin saber exactamente qué es ese algo, aunque podemos imaginar varias posibilidades, a cual más disparatada.

Los avistamientos de ovnis. Pasando por alto el hecho de que no se le puede llamar “investigación” a la búsqueda de videos en YouTube tomados por aficionados con cámaras de teléfonos celulares de poca calidad y en condiciones de baja visibilidad, los avistamientos que se muestran en el audiovisual proyectado en el museo no resultan para nada sorprendentes. Todos salvo uno o dos resultan trivialmente identificables. Incluso los que son más difíciles de desentrañar pueden resultar de fallas o efectos ópticos de la cámara o del ojo humano (y la falsificación o distorsión deliberada tampoco pueden descartarse: hay gente que haría cualquier cosa por lograr un record de visitas en YouTube). Los entusiastas de los ovnis jamás aplican la navaja de Occam, quizá por que intuyen que su filo sin control es demasiado peligroso, quizá porque les falta imaginación y conocimientos al mismo tiempo: conocimientos para entender los formidables obstáculos al viaje interestelar (en cantidades masivas y constantes, para colmo, como ellos plantean que ocurre si todos esos puntitos voladores son naves extraterrestres), e imaginación para idear explicaciones terrenales más plausibles.

Y eso es todo lo que podemos decir, o al menos, todo lo que nos sale. Desde ya que invitamos a todos a visitar el Museo Ovni. El trato es amable, la entrada no es cara, y se llega sin dificultad. Si uno quiere entender y experimentar de primera mano el mundo bizarro en el que se mueven los ufólogos y los creyentes en extraterrestres, es un lugar sin par, hasta donde sabemos, en Argentina.

29Ene/1213

Visita al Museo Ovni: la esfera misteriosa

13 Comentarios    

Publicado por:Maxim y PabloDF.

Etiquetado con: , , , , ,
Este es el artículo 4 de 5 de la serie Museo OVNI en Victoria

Aunque no tan (supuestamente) misterioso como la “chapa ovni”  de la que les contamos en el post anterior, el Museo Ovni de Victoria cuenta con otro objeto notable en su colección de cachivaches: una esfera proveniente del espacio.

El por qué de la presencia de la esfera no nos quedó claro nunca, y creo que ésa era precisamente la intención. Colocada en un sitio de honor, en una gran vitrina cerca de la chapa ovni, se trata de una esfera hueca de metal amarronado y ennegrecido, con un hueco en cada polo, rodeado por un reborde, y una línea de “costura” visible en la zona ecuatorial. Según la inscripción al pie, es un tanque de combustible (hidracina) que perteneció a la estación espacial rusa Salyut 7, la cual cayó a la Tierra en 1991 en forma más o menos descontrolada. Se trata, por lo tanto, de un objeto de lo más común, dentro de lo que puede ser común encontrarse con basura espacial hoy en día, y definitivamente no tiene nada que hacer en un museo dedicado a los objetos voladores no identificados o a la vida extraterrestre.

Tanque de hidracina de la Salyut 7

Tanque de hidracina de la Salyut 7.

La esfera que está en el Museo Ovni cayó en Casilda, Santa Fe. Otras partes de la Salyut 7 fueron encontradas en localidades del sur de Santa Fe y otras provincias. Ahora bien, según nos contaron, se han hallado en todo el mundo muchas esferas similares (sin más, una recientemente cayó en Namibia) y no todas han sido identificadas, lo que deja un resquicio de duda… ¿de qué, exactamente? La directora del museo, Silvia Pérez Simondini, nos mostró un video de su encuentro con el cosmonauta ruso Aleksandr Balandin durante un Congreso Ovni celebrado en 2006. Según ella, al mostrarle la esfera en fotos, Balandin se incomodó y no supo qué decir, como si el hallazgo de la esfera le resultara embarazoso o se hubiera descubierto un secreto que no debía. Vimos el video. El cosmonauta pone cara de concentración y dice algo en ruso, pero no había traductor a mano y no parece que nadie de Visión Ovni haya buscado un rusoparlante para develar la duda.

Simondini insistió en que no se sabe de qué material son las esferas. Según ella, gente del Instituto Balseiro le ofreció analizarla, pero ella se negó a que se la llevaran. Pero si de hecho se trata de tanques de combustible fabricados por la industria aeroespacial rusa, ¿cuál puede ser el misterio?

A fines de 2009, Simondini le había contado esta misma historia a un cronista del blog de ufología Nuestro Pasado Extraterrestre, pero en aquella oportunidad dijo que al mostrarle la esfera a Balandin éste “no la conoció” y dijo que no pertenecía “ni a la Soyuz 7 [sic] ni a ninguna otra”. En la misma entrevista Simondini afirmó que hay “muchísimas” de estas esferas encontradas en todo el mundo, y que llamativamente hay pinturas del Renacimiento donde aparecen esferas “idénticas”.

Santísima Trinidad, de Pieter Coecke van Aelst

Santísima Trinidad, de Pieter Coecke van Aelst.

Si vamos hoy en día al Museo Ovni, encontramos al lado de la vitrina de la esfera una reproducción de la Santísima Trinidad de Pieter Coecke van Aelst, en la que se observa a Jesús sobre un orbe o globus cruciger, figura esférica que es superficialmente similar al tanque de hidracina pero que en esta tradición artística representa al mundo. Sin duda es a esto a lo que Simondini se refería, aunque no nos lo dijo a nosotros en su charla.

En la próxima entrega les contamos qué pensamos de todo lo que vimos y a qué conclusiones pudimos llegar.

26Ene/1242

Visita al Museo Ovni: la “chapa extraterrestre”

Este es el artículo 3 de 5 de la serie Museo OVNI en Victoria

Como veníamos contándoles, el sábado 14 de enero visitamos el Museo Ovni en Victoria, Entre Ríos. Regenteado por los “investigadores” del grupo Visión Ovni, el mismo recolecta una serie de fotografías indistintas de puntos luminosos, reproducciones de supuestos “astronautas antiguos” y miscelánea de ese estilo. Apenas entrar nos indicaron una sala donde se estaba proyectando un audiovisual sobre avistamientos de ovnis, a lo cual siguió una charla sobre la profecía del “cambio de era” que ocurrirá, según la directora del museo Silvia Pérez Simondini, en mayo de 2012. Al final de esta revelación, Simondini dio paso a la presentación de lo que ella llamó “la vedette del Museo”: un trozo de metal, una chapa, con propiedades extraordinarias.

Silvia Pérez Simondini con la “chapa ovni”

Silvia Pérez Simondini con la “chapa ovni” en sus mejores tiempos (de la chapa).

La chapa no sólo era especial para los ufólogos. Como relata Daneel, miembro del CEA, la chapa fue el motivo original de nuestra visita:

José Carreras, del blog Mitos y Timos, escribió sobre una chapa supuestamente transparente que Silvia Simondini presentaba en su museo… La historia es interesante y recomiendo la lectura del post. Su tesis era que la supuesta transparencia de la chapa era un fenómeno de pareidolia (…). Pero no todos estuvieron contentos. Alejandro Agostinelli comentó en la página de Facebook del CEA que él había visitado el museo y la chapa efectivamente era translúcida.

Como no teníamos motivos para dudar de Agostinelli, pero él mismo aceptó que podría haberse equivocado y efectivamente la chapa no parecía muy extraordinaria, decidimos viajar a verla con nuestros propios ojos. Daneel le envió un mail a Simondini. La respuesta no fue muy invitante que digamos.

“Buenas noches
Quiero informarle que si el motivo de su visita es por la chapa, no se moleste, ya que la misma por consejo científico, está encerrada y nadie mas la toca, el haber permitido que todo el mundo le saque foto, sucedió que, según los científicos, tuvo fatiga molecular, y se partio sola en dos, dentro de la vitrina en donde estaba guardada todas las noches. Realmente, no me preocupa lo que nadie piense, todos sabemos CIENTÍFICAMENTE, que la chapa es traslúcida, si ud, no lo cree, lo lamento, pero esa es la verdad, le aclaro que tambien ha sido analizada por los científicos de FA Uruguaya, que tampoco lo creían, y se han rendido ante la evidencia.
Por este motivo, le aclaro la situación, para que no haga el viaje de gusto. Lo saludo atte.  Silvia Perez Simondini”

El viaje ya estaba organizado y todos estuvimos de acuerdo en que valía la pena hacerlo de todas formas. Cuando llegamos al museo, constatamos que la chapa estaba efectivamente partida en dos y expuesta en una vitrina. Es sobre esta chapa sobre la cual trató el segundo audiovisual que nos mostraron, presentado y comentado por el Sr. Pablo Puchet, “investigador” de Visión Ovni.

Chapa ovni

Los pedazos de la “chapa ovni” en su vitrina.

La historia comienza con el hallazgo de la chapa. El locutor relata que en una estancia cerca de Victoria, testigos vieron cinco objetos voladores cruzando el cielo cuando, de repente, uno de ellos explotó por motivos desconocidos y cayó. El aparato (el locutor nunca dice “nave espacial extraterrestre”) quedó destruido dentro de un gran cráter, alrededor del cual se encontraron muchos restos rotos. Durante la noche, la Gendarmería apareció y procedió a sacar el aparato con una gran grúa, tapando el agujero con tierra y pasando un arado sobre ella para borrar el rastro. No se explica qué pasó con el aparato y los restos, pero, según nos cuenta el video, quedaron dos pedazos de chapa: uno de ellos en poder del dueño de la estancia; el otro fue donado al Museo Ovni.

Borde de la “chapa ovni”

Borde cortado a máquina de la “chapa ovni” (detalle).

Lo primero que hizo la gente del museo, si creemos su relato, fue tratar de cortar la chapa. La misma tiene un milímetro de espesor, aunque hacia uno de sus lados se engrosa un poco y llega a dos milímetros. En este momento, Puchet pregunta al público (suponemos que lo hace cada vez que presenta el video) qué herramientas utilizaríamos para cortar la chapa. Una persona sugiere usar una sierra, otra una amoladora, otra una cortadora con disco de diamante, otra una autógena, y así sucesivamente. A cada herramienta sugerida, Puchet va contestando que ya se intentó y no sirvió de nada. Incluso describe cómo llegaron a intentar utilizar una guillotina de 400 kilos y no sólo no la pudieron cortar, sino que la hoja rebotó. (Por supuesto, nada de esto es verificable; debemos confiar en el que lo cuenta.) Finalmente lograron cortar la chapa utilizando lo que Puchet describió como “un disco de carbón sólido”.

Según nos cuentan, la chapa no se puede doblar ni romper. Tiene líneas o surcos dibujados, pero no se sienten al tacto. Pero lo más impresionante, lo que atrae a todos al museo, es que la chapa parece ser traslúcida. Se nos muestran fotos de la chapa delante de objetos como libros o mesas de madera y se nos hace creer que podemos ver esos colores a través de la chapa. En un video se muestra la chapa al aire libre, sostenida por alguien frente a una pared. Al girar la chapa con un cierto ángulo, se tiene la ilusión de que la chapa es traslúcida. Además de esto, la chapa, según parece verse en el video cuando Puchet lo señala insistentemente, también se mimetiza en ocasiones, tomando el color de las superficies que están a su alrededor.

Quisimos comprobar todo esto por nosotros mismos, pero la respuesta fue tan categórica como sorprendente: la chapa sólo es traslúcida y sólo tiene poderes miméticos a la luz natural, y no, no se permite sacarla al exterior. Sólo podríamos verla y fotografiarla a través de la vitrina en que se encuentra por estos días. Es que, como dijo Simondini, de tanto ser observada y fotografiada a la chapa le ha dado “fatiga molecular”. Sólo pudimos ver un testimonio en video.

 

Para decirlo en forma más clara, las condiciones en que la chapa demuestra sus extraordinarias propiedades son precisamente aquellas condiciones a las que no debe sometérsela. Casi diríamos que la chapa es tímida.

Puchet señala que se analizó la composición química de la chapa y que se trata de un tipo de acero desconocido en la Tierra (compuesto de titanio, molibdeno, cromo, níquel, manganeso, potasio, silicio, azufre y carbono, sin incluir el hierro, aunque el hierro es por definición el componente principal de cualquier tipo de acero). Afirma que se intentó reproducir la aleación pero no fue posible. Todo apunta a que la chapa es un trozo de nave extraterrestre y que las autoridades trataron de ocultarlo.

En la próxima entrega les contaremos sobre otro “objeto extraordinario” de los que se guardan en el Museo Ovni.

Página 1 de 3123