13Nov/149

Transgénicos: Más, mejor y más barato

Durante miles de años el hombre modificó su entorno. Al igual que cualquier otro ser vivo, nuestra existencia creó presiones que modificaron los animales y plantas que nos rodean. Ya sea por domesticación intencional o por influencias accidentales, los seres vivos de este planeta tienen nuestra marca en su ADN así como nuestro código genético también está influenciado por nuestro hábitat.

Sin embargo, con el tiempo fuimos aprendiendo a controlar esa influencia. Seleccionando las variedades más convenientes de plantas o animales, su evolución quedó en nuestras manos para bien o para mal. ¿Habrá habido movimientos en contra de la selección artificial en ese entonces? Me imagino agrupaciones en contra de que el hombre decidiera qué tipo de maíz plantar, alegando los inherentes peligros de la modificación genética de nuestros alimentos.

Hace algunas décadas, a nuestro armamento dedicado a la modificación genética se le agregaron técnicas que nos permiten intercambiar genes de una especie a otra. Es sólo una nueva herramienta pero, quizás como en épocas anteriores, existen grupos que se oponen a su uso.

Además de los argumentos basados en su supuesta inseguridad y daños a la salud (potenciales o reales), una de las bases del movimiento anti-transgénicos es que los productos de esta tecnología no son ventajosos. Algunos dicen que en realidad no son más productivos, o que incentivan el uso de pesticidas y prácticas dañinas. Incluso algunos argumentan que como las semillas transgénicas son más caras, al final los agricultores no ven aumento en sus ganancias.

Estas afirmaciones pueden ponerse a prueba y un meta-análisis (un estudio de estudios) recientemente publicado en PLoS ONE sintetiza la información disponible. Usando datos de 147 estudios, tanto de la literatura científica (que pasaron por el brutal proceso de revisión por pares) como la “literatura gris” (artículos de conferencias y reportes institucionales) los autores buscaron compilaron el efecto promedio de los organismos genéticamente modificados en términos de producción, uso y costo de pesticidas, costo total de la producción y ganancia para el agricultor.

El resultado es que los OGM, en promedio, dan más producción y más ganancia para los agricultores, al mismo tiempo que disminuye el uso y costo de pesticidas. Harder, better, faster, stronger.

image

Esto obviamente es un promedio y cada planta genéticamente modificada debe analizarse caso por caso. Por ejemplo, un gran grupo de organismos están modificados para producir su propio insecticida y, como pueden luchar sus propias batallas, necesitan un 40% menos de pesticida. Por otro lado, las plantas resistentes a los herbicidas (como la soja resistente al glifosato) no requieren menos pesticidas ya que no están diseñadas para eso. Sin embargo, el costo de los pesticidas es menor (un 25%). Esto puede ser que explique por qué algunos estudios no encuentran disminución del uso de pesticidas (o incluso aumento) por los transgénicos.

Es interesante que los (sustantivos) aumentos de las ganancias de los agricultores sean significativamente mayores en países en vías de desarrollo. Y, aunque parezca extraño, según los autores los estudios financiados por la industria no tienden a inflar los resultados.

Esto último es difícil de creer, pero es confirmado en cierta medida por un estudio publicado en 2011 que concluyó que la fuente de financiación no está relacionada con resultados favorables. Sin embargo, lo que sí está asociado con resutlados favorables es la afiliación de los autores con la industria, algo que este metaanálisis en particular no investigó.

De todas formas, aún considerando sólo los estudios sin conflictos de intereses, casi el 80% publicó resultados positivos.

Viendo este tipo de evidencia y dada la completa falta de estudios que demuestren daños a la salud, ¿cómo se puede negar que los transgénicos están en el futuro de la alimentación? La modificación genética está en el pasado, el presente y va a estar en el futuro, pero las técnicas han evolucionado. Podemos seleccionar genes específicos de funcionamiento conocido e insertarlo en las plantas para crear nuevas variedades. Es hora de dejar de irradiar semillas con material radiactivo para generar mutaciones a lo pavote.

Hay que cambiar la piedra filosa por el bisturí.

4Nov/143

Este post va a hacer que te rasques

piojoIlustración:  Matt Suarez Holze

Muchos de mis compañeros de trabajo creen en la homeopatía y tienen ideas muy elaboradas de cuánto hay que tomar de qué tintura y con cuánta dinamización. El otro día dos de ellos estaban charlando y la mujer (que llamaremos Graciela) dijo algo que me llamó la atención.

Ella comentó que siempre antes de tomar un remedio homeopático pone una cucharadita del remedio en un vaso de agua, “la dinamiza un poco”, agarra una cucharadita de esa dilución y repite el proceso un par de veces antes de tomarlo. Pero luego dijo, asombrada, que la hija de un conocido se pone gotitas del remedio directamente en la boca. Algo que, dice ella, “la haría pelota”. “Es increíble cómo cambia según el cuerpo de cada uno”, terminó.

Lo que es increíble es escuchar una discusión sobre la diferencia entre tomar agua directamente o tomar agua previamente diluía en agua. (Dejemos de lado que según los principios de la homeopatía la dilución extra debería potenciar el preparado haciendo que pegue aún más duro).

Pero más interesante es que yo le creo. Estoy seguro que si ella tomara el remedio homeopático sin diluir le ‘pegaría duro’, por decirlo de alguna forma. Pero no tiene nada que ver con el cuerpo de cada uno o, mejor dicho, sólo tiene que ver con una parte específica del cuerpo: la cabeza.

Así como las personas se pueden emborrachar tomando agua tónica siempre que crean que tiene vodka, no tengo la menor duda de que si Graciela tomara 10 gotitas de agua bajo la lengua creyendo que es un remedio homeopático “puro” sufriría efectos adversos.

Esto es lo que se llama “efecto nocebo”, que vendría a ser el lado oscuro del efecto placebo. Si el efecto placebo es la pluma que le daba confianza a Dumbo para poder volar, el efecto nocebo es el pelotudo que dice que las mujeres son malas en matemática, afectando su rendimiento en esta materia (y sí, tiene espada láser color roja y la cara desfigurada).

NOCEBO

El efecto nocebo está ampliamente documentado aunque, por desgracia, no tan estudiado como su contraparte del lado luminoso de la fuerza.

Por ejemplo, en ensayos clínicos los sujetos muestran más probabilidad de sufrir efectos secundarios de una medicación si el médico hace mucho hincapié en ellos. Los efectos secundarios afectan incluso a los sujetos en el grupo control que sólo reciben una píldora inocua.; hasta un 10% de los individuos en el grupo control deciden dejar el tratamiento a causa de efectos secundarios. En un ensayo un 80% del grupo control reportó sufrir insomnio, a pesar de no estar recibiendo el tratamiento.

Estúpidos sujetos experimentales, ¿no? No; esto nos pasa a todos y es menos esotérico de lo que parece. Me arriesgo a pensar que cualquiera sentiría náuseas y vómito si le dicen que un delicioso jugo de manzana que acaba de tomar era en realidad pis de elefante aún si fuera mentira (salvo a quién le guste el pis de elefante; en ese caso, las náuseas serán si se le dice que la deliciosa orina en realidad era jugo de manzana).

O sino, ¿te diste cuenta que cuando alguien habla sobre piojos, te empieza a picar la cabeza? ¿Y te diste cuenta que ahora mismo te estás rascando la cabeza?

Otro caso en el que el efecto nocebo aplica y tiene un fuerte efecto negativo sobre las personas es en el caso de la Sensitividad Química Múltiple. Las personas que sufren SQM sienten que son alérgicas a una multitud de químicos aún en muy bajas concentraciones. En algunos casos severos, las personas se desmayan con solo estar cerca una lata (hermética) que contenga un químico al que supuestamente son sensibles. Sin embargo, varios estudios encuentran que la exposición a los químicos no produce reacción alguna mientras la persona no sepa de qué químico se trate.

De la misma forma, tampoco los que sufren de Hipersensibiliad electromagnética. Personas que tienen síntomas que afectan negativamente su vida cuando creen estar expuestos a campos electromagnéticos aún muy por debajo de los límites permitidos. Sin embargo, este también es un caso de efecto nocebo ya que los estudios realizados hasta la fecha encuentran que los pacientes sólo presentan síntomas cuando creen que hay un campo electromagnético y no puede detectar la existencia de uno si no lo saben de antemano.

Pero que el origen de estas (y muchas otras) patologías esté entre las ojeras de quienes la padecen no desmerecen su sufrimiento y la necesidad de tratarlos para reducir su efecto negativo en su vida diaria. Después de todo, aunque uno no esté infestado de piojos, eso no quiere decir que quiera ir por la vida con picazón en la cabeza… ¡Dejá de rascarte!


Assefi, S., & Garry, M. (2003). Absolut(R) Memory Distortions: Alcohol Placebos Influence the Misinformation Effect Psychological Science, 14 (1), 77-80 DOI: 10.1111/1467-9280.01422

Schmader, T. (2002). Gender Identification Moderates Stereotype Threat Effects on Women's Math Performance Journal of Experimental Social Psychology, 38 (2), 194-201 DOI: 10.1006/jesp.2001.1500

Winfried Häuser, Ernil Hansen, Paul Enck (2012). Nocebo Phenomena in Medicine Dtsch Arztebl Int : 10.3238/arztebl.2012.0459

DASMUNSHI, J., RUBIN, G., & WESSELY, S. (2006). Multiple chemical sensitivities: A systematic review of provocation studies Journal of Allergy and Clinical Immunology, 118 (6), 1257-1264 DOI: 10.1016/j.jaci.2006.07.046

Röösli, M. (2008). Radiofrequency electromagnetic field exposure and non-specific symptoms of ill health: A systematic review Environmental Research, 107 (2), 277-287 DOI: 10.1016/j.envres.2008.02.003