28Sep/1327

Los mitos de la paleodieta

Uno puede pensar que las personas son cada vez más consciente de la necesidad de cuidar su salud, las publicidades y los productos que son vendidos nos dan algún que otro indicio de ello. Otra señal son la gran cantidad de dietas que hay, un abanico enorme de opciones que se ajustan a tus necesidades basándose en nada. Como profesional de la salud, me alegra que esto ocurra, aunque parece ser que la principal motivación de seguir estas dietas es mas superficial y estético que un interés por mantener un organismo saludable.

Hace unos días el diario online Infobae publico una nota llamada "Dieta Paleolítica, una tendencia mundial que cada vez suma más adeptos entre los argentinos", donde comenta un poco sobre esta dieta, su historia, la apertura de un restaurante en Recoleta y, obviamente, los famosos que la siguen.

La-epoca-paleoliticaLa dieta paleolítica, del hombre de las cavernas o de la edad de piedra, es un régimen nutricional basado en los alimentos que fueron consumidos por los humanos del período Paleolítico (período que duró 2,5 millones de años y que terminó con el desarrollo de la agricultura hace unos 10.000 años). La dieta se centra en el uso de los alimentos disponibles en esa época y se compone principalmente de carne, pescado, frutas, verduras, frutos secos y raíces, así mismo excluye cereales, legumbres, productos lácteos, sal, azúcares refinados y aceites procesados. Básicamente rechaza todo lo derivado de la revolución agrícola

Su argumento es que la anatomofisiología y la genética del humano moderno no ha cambiado prácticamente nada desde el período Paleolítico, por lo que existe un conflicto entre nuestro organismo y la dieta que consumimos ahora, motivo de la obesidad, infarto de miocardio, diabetes, cáncer y otras enfermedades "modernas". Así lo afirma el Dr. Loren Cordain, especialista en fisiología del deporte y líder del movimiento paleo en sus artículos "Potenciales biológicos y clínicos de la dieta paleolítica" y "Orígenes y evolución de la dieta occidental: implicancias sanitarias para el siglo 21"

Esta dieta parecería intentar tener base científica, pero la lógica detrás de la paleodieta falla en varios puntos: diviniza un período de nuestra historia evolutiva, insiste que somos biológicamente iguales a los humanos de la edad de piedra, niega los beneficios de algunos métodos de alimentación moderno e incurre en la falacia naturalista de "volver a los orígenes" o "lo natural es mejor". Por lo que me animo a decir que es solo una dieta más de las que están de moda y que podríamos incluirla en la lista de pseudociencias.

Veamos porque.

No existe tal cosa como LA dieta paleolítica.

paleo-diet-half-baked_3

Este cuadro muestra las variaciones en la alimentación de 4 sociedades de acuerdo a la región.

Lo primero que se me vino a la mente fue, ¿realmente comían así nuestros antepasados durante el período paleolítico?

Esta afirmación es un poco problemática y ya de por sí causa muchas sospechas. Lo cierto es que poco se sabe sobre la alimentación de nuestros ancestros y lo que sabemos es por inferencias a partir de cambios en la morfología del cráneo, desgastes dentarios, herramientas, pictografías y paleobiogeografía. Lo que podemos decir con certeza es que la dieta humana variaba enormemente de acuerdo a la geografía, la estación, el clima y el oportunismo; es evidente que las fuentes de comida que hay en el Ártico no son las mismas que podemos hallar en la Selva. El antropólogo William Leonard de la Universidad de Northwestern menciona en un artículo del 2002 en Scientific American

Ahora sabemos que los humanos han evolucionado no por una única dieta paleolítica, sino por ser flexibles comedores, esto tiene importantes implicancias en el debate actual sobre lo que la gente debe comer para estar saludable...

En la conclusión de una revisión llamada "Una breve revisión de la evidencia arqueológica de la subsitencia en el Paleolítico y Neolítico" publicada en Nature se puede leer:

Para concluir, es difícil determinar con precisión la naturaleza de las dietas de los últimos homínidos o definir la dieta 'Paleolítica', debido a las limitaciones de los registros arqueológicos, un problema que se amplifica en el Paleolítico donde la supervivencia de los materiales orgánicos es muy rara.

No somos nuestros ancestros.

Lo segundo que me pregunte fue, ¿realmente somos biológicamente iguales a los homínidos del Paleolítico?

La evidencia dice que no. La idea de que no hemos cambiado genéticamente no tiene en cuenta las teorías modernas de la evolución ni los nuevos estudios en genética. Existen varios ejemplos de la evolución humana reciente que se produjeron de manera relativamente rápida. Un ejemplo de esto es la tolerancia a la lactosa; normalmente el gen que codifica una enzima llamada lactasa (que descompone los azúcares de la leche) se "apaga" una vez pasada la infancia cuando la lactancia materna cede, causando en los adultos un cuadro llamado intolerancia a la lactosa cuando consumen productos lácteos. Pero algunos han desarrollado una mutación que mantuvo al gen de la lactasa encendido toda la vida, especialmente en las personas descendientes de pueblos europeos, fenómeno llamado persistencia de la lactasa.
Otro ejemplo es el la mutación del gen de los ojos azules, que pudo haberse originado entre 6000 y 10000 años atrás. Así también el sistema inmunológico y los glóbulos rojos de las personas que habitan en zonas de malaria endémica se han modificado de una manera que ayudan al organismo a combatir la enfermedad transmitida por los mosquitos, algunas de estas mutaciones se han originado hace unos 5000 o 10000 años.

Inclusive, los microorganismos con los que compartimos nuestros cuerpos han evolucionado más rápido aún, sobre todo las bacterias que habitan nuestros intestinos y que nos ayudan a digerir los alimentos, cuya disponibilidad y variedad hacen que cada microbioma sea diferente. Aunque no disponemos de evidencia directa de cuales son las especies bacterianas que habitaban nuestros intestinos en el Paleolítico, podemos estar bastante seguros que eran diferentes a las actuales.

Dieta paleolítica con productos modernos.

image002

La evolución del maíz de izquierda a derecha, desde la hierba teosinte hasta el maíz que conocemos hoy en día.

Y no solo eso, las plantas y los animales de los cuales nos alimentamos también han evolucionado, las fuentes de alimentos del Paleolítco son muy diferentes a las actuales. La mayoría modificadas por selección natural: el maíz era una hierba llamada teosinte, los tomates evolucionaron de simples bayas, las vacas fueron domesticadas y modificadasa partir de los uros salvajes hace unos 9000 años y el repollo, brócoli, coliflor, coles de Bruselas y la col rizada son todas diferentes variedades de una misma especie, la Brassica oleracea.

Nuestros ancestros no eran más saludables.

Los defensores de la dieta paleolítica no solo no entienden como nuestra propia especie, los microorganismos que nos habitan y las fuentes de comida han evolucionado en los últimos 10000 años, sino que también ignoran la evidencia sobre la salud de nuestros ancestros durante su breve vida. Los practicantes de esta dieta asumen que la aterosclerosis es un problema de salud ligado al estilo de vida moderno y que si los seres humanos emuláramos los estilos de vida preindustriales o incluso preagrícola, la aterosclerosis, o por lo menos sus manifestaciones clínicas, se evitarían. Sin embargo, un estudio reciente publicado en la revista The Lancet buscó signos de aterosclerosis y obstrucción de las arterias por colesterol y grasa en más de un centenar de momias de antiguas sociedades de agricultores, recolectores y cazadores-recolectores de todo el mundo, entre ellos Egipto, Perú, el suroeste de los EE.UU. y de la Islas Aleutianas; y encontraron pruebas de presencia de aterosclerosis en 47 de 137 momias de cada una de las diferentes regiones geográficas.

En 1990 se publicó un estudio sobre la dieta de la tribu Hiwi que habita la sabanas neotropical del río Orinoco (Venezuela). Los Hiwi recogen y cazan un grupo diverso de plantas y animales que les provee la sabana, la selva, el pantano y los ríos. Sus principales fuentes de carne son carpinchos, pecaríes de collar, ciervos, osos hormigueros, armadillos, numerosas especies de peces, y al menos algunas especies de tortugas; consumen raíces (amargas y dulces), nueces de palma y palmito, varias clases de frutas, una leguminosa silvestre llamado Campsiandra comosa y miel producida por varias especies de abejas. Los autores calcularon que aproximadamente el 95% de las calorías provenían de la caza y recolección. El punto es que los Hiwi no eran particularmente saludables, solo el 50% de los niños vivía más allá de los 15 años y la mayoría de las personas de la tribu estaba infectada por parásitos.

Afirmaciones sin fundamento.

CordainLoren0736-512x640

El Dr. Loren Cordain, especialista en fisiología del ejercicio, conocimiento tangente al campo en el cual se lo aclama como experto mundial.

Pero personalmente, la parte que más me interesa porque esto es lo que le pone el cartel de pseudociencia, son algunas de sus afirmaciones sobre el funcionamiento del organismo que podemos encontrar en la página web oficial del movimiento PaleoEl punto 6 es el más interesante y que la términa de calificar como pseudociencia, dice "Carga neta de alcalis de la dieta y equilibrio de ácidos". Ellos asumen que ciertos tipos de alimentos producen acidificación del organismo y que los alimentos que recomiendan los alcalinizan, lo que lo hace más saludable. Además la acidificación del organismo lleva a perder calcio por orina y predispone a los cálculos renales. Ambas son falsas, son temas que ya hemos tratados en los artículos "El mito de las dietas ácidas y alcalinas" y "Las dietas ácidas, la leche y la osteoporosis".

Lo que me gustaría que quede claro, es que no estoy criticando a la dieta per se, ya que faltan estudios para sacar conclusiones sobre sus efectos. Lo que crítico y quise explayar en este artículo, es el marco teórico en la cual esta basada. Sus pilares no están apoyados por la evidencia y algunos de ellos son pseudocientíficos. Quizás algunos digan que funciona y que les va bien, pero de nuevo, no estoy criticando los resultados, ya que este régimen tiene varias cosas buenas como eliminar el consumo de alimentos procesados y refinados, aumentar el consumos de frutas y vegetales e inclusive las dietas ricas en proteínas y bajas en hidratos de carbono están demostrando ser alternativas válidas en algunos casos particulares, siempre y cuando la fuente de proteínas no sea exclusivamente de origen animal ya que los alimentos de donde provienen pueden producir un aumento en la mortalidad por enfermedad cardiovascular.

En resumen, podemos decir que cada uno de los fundamentos de la dieta paleolítica es falso. No somos como nuestros ancestros ni éstos eran más saludables. No existe una única dieta paleolítica sino que nos caracterizamos por nuestra flexibilidad al comer y para colmo ni siquiera podríamos emularla ya que las plantas y animales cambiaron completamente.

25Sep/139

El lado bizarro: “El Maravilloso Universo de la ¡MAGIA!”

El universo de las pseudociencias es enorme. Supersticiones como la astrología, pseudomedicinas como la homeopatía, diversos negacionismos (evolución, cambio climático, SIDA), conspiranoias que involucran a HAARP, estelas de condensación y terremotos, afirmaciones de visitas alienígenas, y un largo etcétera. La realidad es que no parecería haber fin para su diversidad y originalidad.

Pero si bien es cierto que se podría hacer una taxonomía muy detallada, a primera vista todos esos ejemplos tienen en común que son medianamente inteligibles. Sus defensores proponen afirmaciones factibles de ser analizadas y aunque muchas veces mantengan hipótesis mutuamente excluyentes, dentro de todo uno puede entender de qué se está hablando.

Pero existe otro lado de las pseudociencias -el lado bizarro, si se quiere- en el que toda pretensión de coherencia sale disparada por la ventana. Se dicen palabras pero uno no puede entender qué es lo que se está diciendo y es completamente ininteligible. Quizás más que transmitir información o argumentos, el interlocutor está más interesado en transmitir emociones. Uno de esos casos es el libro “El Maravilloso Universo de la ¡MAGIA!”.

Este librito, escrito por un tal Enrique Barrios apareció en la biblioteca de la casa de mi madre hace varios años. Desconozco quién lo compró ni cuándo, pero es una esas cosas que lo dejan a uno sin palabras por su carencia total de sentido y abundancia de mala redacción.

guardian

Nuestro Guía nos recibe para el inicio de nuestra aventura.

Con 226 páginas y 32.000 palabras (que se pueden contar en su versión digital), logra tener un promedio de 140 palabras por página lo cual es aproximadamente la mitad de las que tiene este artículo hasta este párrafo. Esto se logra gracias a un original uso del espacio en el que cada oración es un punto y aparte y cada párrafo está separado por una línea en blanco. Efectos de sonido de puertas abriéndose también cuentan como oraciones. Además, como no podía ser de otra forma, frases COMPLETAMENTE EN MAYÚSCULAS acompañan al lector en su larga travesía.

Caben decir algunas palabras sobre su autor. Enrique Barrios tiene una página personal y artículos en Wikipedia (probablemente escritos por él mismo) de él mismo y uno de sus libros. Si habemos de creerle, Barrios es el orgulloso poseedor de dos bendiciones de Juan Pablo II por sus libros sobre Ami, el niño de las estrellas, que también fueron, aparentemente, declarados “Material Didáctico para la Educación Nacional por el Ministerio de Educación de Chile”. El libro que nos ocupa ahora, por otro lado, parece haber sido premiado por la Asociación Psicoanalítica Argentina en 1990.

Para ser justos, el libro desde el principio avisa que no va a tener ningún sentido. Antes de el primer capítulo ya nos habla de la koan que “consiste en una propuesta irracional que le es entregada al discípulo para que su intelecto trabaje con ella. Como la propuesta es irracional el intelecto comienza a desestabilizarse, enfrentando a un trabajo para el que no está concebido”. A quién no le gustaría poder escribir eso en la introducción de toda monografía para estar justificado en llenarla de incoherencias. ¡10 felicitado!

Pero lo mejor está por venir. En el primer capítulo nos recibe un “Guardián etéreo” que nos da la bienvenida al Templo. Con una antorcha nos muestra una inscripción escrita en “un antiguo lenguaje que proviene de los Templos de la Atlántida” y que “sólo los Hierofantes, los Sumos Sacerdotes, tienen la clave para interpretarlo…”.

magia

El sutil lenguaje que sólo los Sumos Sacerdotes pueden comprender.

Por suerte luego el Guardián nos muestra una traducción en nuestro idioma sino seguro que habría sido imposible de entender. El guardián, entonces, procede a abrir la puerta

¡CHIIIIIRRRRRI1IIIUUU !
Estas antiguas bisagras están bastante oxidadas.
Es falta de uso...

En el Primer Claustro nos recibirá un Gran Maestro que tiene enseñanzas muy profundas y, sobre todo, originales. “Dios es amor”, “Dios está en vos” y demás. La originalidad continúa con una descripción cosmológica:

El universo no tiene tres dimensiones, sino muchas más, pero nuestra conciencia nos permite percibir sólo tres.
Si nuestra conciencia subiera de nivel, percibiríamos otras dimensiones.
A la capacidad de percibir sólo tres dimensiones le llamaremos tercera dimensión de conciencia.
Esta Enseñanza está destinada a hacerte alcanzar la cuarta dimensión de conciencia.

En los siguientes claustros el gran maestro nos dice que, como Dios está en nosotros, nosotros somos magos y podemos hacer lo que queramos. Pero claro, como siempre pensamos en tener lo que era posible, obtuvimos lo que era posible.

Tu Mago Interior ha estado siempre obedeciendo tu voluntad.
Pero jamás le has ordenado, por ejemplo, "consígueme el trabajo, la situación o la pareja que necesito".
Naturalmente que no, porque, de acuerdo a tu condicionamiento mental, eso "no se puede"...
Jamás le has ordenado que obtenga lo que tú anhelas, porque crees que eso es "imposible".
Pero le ordenaste en cambio realizar todo aquello que tú creías que sí era posible, como enfermedades, miseria, soledad y accidentes...

Traduciendo: vos tenés la culpa de tus problemas. El Gran Maestro no lo dice así, pero esa parecería ser la conclusión inevitable. Si cada uno crea su propia realidad, entonces lo que le pasa es por completo responsabilidad suya, incluso “enfermedades, miseria, soledad y accidentes”. Más adelante el Gran Maestro será más directo:

Creas tu realidad de acuerdo a como crees que es Dios.
Si tu Dios es cruel, tu realidad no será muy agradable, pero no es culpa de Dios, sino tuya.
El te deja actuar como prefieras.
Con tu Poder creador, en base a tus creencias o condicionamientos mentales vas creando tu realidad.
Es por eso que la búsqueda de "culpables" es un sueño muy profundo.
Pero se utiliza a menudo para no descubrir al real causante: tú.
Todo está en tu mente. Tu situación actual es una elección tuya, una opción elegida por tu mente.
Cambia tu mente y cambiará tu mundo, tu destino, todo.

“Pero, Barrios, yo ya creo que soy un Mago pero sigo sin poder curar el cáncer de mi hijo”, podría argumentar alguien. Ah, pero el gran maestro ya tiene su “alegato especial” debajo de su manga:

Puede que "en teoría" aceptes ser un Mago, en el consciente, pero, ¿y en tu subconsciente?
Es allí donde debemos trabajar. Debemos hacer que nuestro subconsciente "escuche", conozca nuestros verdaderos deseos.

Leyendo estas cosas un puede entender por qué la APA premiaría un libro como este, ¿no?. Y es que además de usar el argumento de la negación y el inconsciente, la incoherencia de este libro poco tiene que envidiarle a Lacán:

Los físicos modernos no dejan de sorprenderse al observar la materia.
Ahora resulta que las cosas son y no son a la vez; que el tiempo y el espacio no tienen realidad absoluta y cosas por el estilo.
Por el estilo de esta Enseñanza...
Aquí, el tiempo y el espacio son sólo una forma de movimiento de tu conciencia.

¿Hay mucha más sabiduría en el resto de los Siete Claustros y demás enseñanzas? Honestamente no. Esencialmente el libro radica en repetir una y otra vez lo mismo pero de distintas maneras. Creamos nuestra realidad, pero estamos en la tercera dimensión de consciencia que no nos permite verlo. Ah, y Dios es amor. ¡Corte; Se imprime!

¿Qué se le puede decir a esto? Se trata de una noción tan transparentemente absurda y sin sentido que parecería ser inmune a la crítica. “El ridículo es la única arma que puede ser usada en contra de las posiciones ininteligibles. Las ideas tienen que ser distinguibles antes de que la razón pueda actuar sobre ellas” decía Thomas Jefferson.

14Sep/1363

El milagroso magnetismo – Parte 2: ¿Y la evidencia?

Este artículo es la continuación de El milagroso magnetismo - Parte 1: Un poco de historia.

En la primera parte de este recorrido por las curas magnéticas hablábamos de una larga historia de prácticas sin evidencia. ¿Cómo saber si realmente existe algún tipo de terapia con magnestimo que funcione?

Si la magnetoterapia funcionara, debería tener algún efecto biológico medible en el cuerpo humano. Debería, de alguna manera, influir en el tejido, células, sangre o líquido sobre el que se aplican. Los defensores de la magnetoterapia afirman que puede ser utilizado para el dolor y una gran variedad de patologías, y para ello han propuesto algunas maneras en las cuales funciona en nuestro cuerpo:

    • Flujo sanguíneo: se afirma que la sangre tiene hierro (cosa que es cierta) y que los imanes aumentan el flujo sanguíneo en el tejido que se aplica el campo magnético. El problema radica en que la sangre no contiene iones cargados eléctricamente, es diamagnética. Otro problema es que la superficie de los imanes es muy pequeña para afectar el flujo sanguíneo impulsado por la presión sanguínea normal. Un experimento sencillo de hacer es colocar un imán “terapéutico” en la palma de la mano: si el flujo sanguíneo aumentara, sería de esperar que la piel alrededor del imán se pusiera de color rosa y se calentara (eritema). Bueno, no lo hace. Esto fue demostrado por un estudio bien diseñado que utilizo láser-Doppler para medir el flujo sanguíneo.

libro-magnetoterapia-biomagnetica-imanes-azul-camet_MLA-O-141885425_4530

  • Líquidos: también se afirma que la magnetoterapia produce la alineación de las moléculas de agua de nuestro cuerpo, y de esta manera logra disminuir la inflamación y promueve la cicatrización. Sin embargo, ni siquiera los imanes más grandes, como los que se utilizan en los scanners de resonancia magnética, producen alineación de las moléculas de agua. Un imán “terapéutico” tiene una densidad magnética de unos 800 gauss, mientras que un scanner de resonancia magnética genera entre 30 000 y 40 000 gauss y todavía no se ha demostrado que tenga un efecto biológico en los humanos. Si lo hiciera, tendría serias restricciones para su uso.
  • Conducción nerviosa: otros afirman que la magnetoterapia produce alteración en la forma en que los nervios y las células nerviosas conducen la electricidad. Pero se necesitaría un imán de 24 tesla para disminuir la conducción nerviosa en un 10%. Un scanner de resonancia magnética típico utiliza 1–1,5 tesla.

Entonces… ¿Por qué toda la emoción? ¿Es la magnetoterapia un placebo y todo es por el dinero? ¿O a la comunidad científica y escéptica se le está escapando algo?

Porque, seamos sinceros, todos conocemos a más de una persona que ha atribuído fantásticos beneficios de la magnetoterapia. Sin embargo, como ya sabemos, el “a mí me funciona” no es suficiente.

El problema es que tenemos muchos reportes de casos y anécdotas de beneficios terapéuticos con muy poca ciencia para respaldarlos. El de los primeros serios que se hizo, fue el estudio publicado en Archives of Physical Medicine and Rehabilitation en noviembre de 1997 por el Dr. Carlos Vallbona de la Escuela de Medicina de la Universidad Baylor, el cual afirma que “La aplicación de un dispositivo que entregue un campo magnético estático de entre 300 y 500 gauss sobre puntos dolorosos produjeron un alivio inmediato en pacientes postpolio”.

rodillaVallbona estudió 50 pacientes de postpolio con las articulaciones dolorosas. Dividió a los pacientes en dos grupos y les dio al azar imanes activos (grupo experimental) o inactivos (grupo control) para aplicar sobre los puntos gatillo (que despiertan el dolor) durante 45 minutos. Después de ese tiempo, el 76% del grupo experimental informó alivio del dolor, mientras que sólo el 19% del grupo control informó menos dolor. Vallbona no presenta ninguna explicación para este fenómeno, pero anima a seguir investigando utilizando doble ciego.

Pero se ha observado, en general, que los estudios que indican resultados positivos en estos casos están mal diseñados (como suele pasar con las medicinas alternativas) y usan tamaños de muestra demasiado pequeños, lo que dificulta mucho la extracción de datos y elaboración de conclusiones válidas.

Tal y como menciona un artículo de revisión elaborado por Centro Nacional para la Medicina Complementaria y Alternativa, de los Institutos Nacionales de Salud, llamado Magnets for Pain (“Imanes para el dolor”):

“La mayoría de los ensayos rigurosos no han encontrado ningún efecto sobre el dolor”.

Un ejemplo es un meta-análisis y revisión sistemática de estudios aleatorizados sobre el uso de imanes estáticos para reducir el dolor, que concluye que “La evidencia no apoya que el uso de imanes estáticos alivie el dolor, y por lo tanto los imanes no pueden ser recomendados como una terapia efectiva”.

Debido a que el cáncer es una de las condiciones patológicas que supuestamente “curan” los imanes, además de aliviar el dolor por artritis, dolores de cabeza, migraña, estrés, mejorar la circulación y revertir la evolución de las enfermedades degenerativas, la American Cancer Society publicó un artículo llamado Magnetic therapy (“Magnetoterapia”) donde menciona que no se conocen estudios para apoyar la idea de que la magnetoterapia es útil para tratar el cáncer.

Otro artículo de la American Cancer Society llamado Electromagnetic Therapy (“Terapia Electromagnética”) es más determinante en sus declaraciones sobre el tratamiento del cáncer:

“La evidencia científica disponible no apoya las afirmaciones de que los dispositivos electromagnéticos son efectivos en el diagnóstico y tratamiento del cáncer u otra enfermedad.”

Es fácil ser cínico cuando hay gente que está haciendo millones de dólares con dispositivos no probados. Por otro lado, es difícil pasar por alto todos los ejemplos en la historia donde los expertos han estado equivocados. ¿Quién hubiera creído que la aspirina podría ser una de las terapias de primera línea para prevenir enfermedades del corazón y derrame cerebral? Muchos se rieron antes de que se aceptara que una bacteria (Helicobacter pylori) desempeña un papel importante en la úlcera péptica, y muchos científicos han perdido la cabeza por estar adelantados a su tiempo. Pero aquí nos enfrentamos a un ejército empresarial cargado de pretensiones vagas y sin fundamento, pseudociencia y una caracterización errónea de lo que realmente sabemos como un hecho.

Siempre existe la posibilidad de que el magnetismo pueda producir beneficios reales en la salud. Esto no sería nada nuevo en el campo de la medicina. Pero hasta el momento, el mejor uso clínico establecido de un campo magnético pulsante (no estático) es en la curación de fracturas óseas, aunque este efecto es modesto. La evidencia hasta el momento apoya la conclusión de que hay una respuesta biológica relevante, aunque un solo estudio no confirma nada; se necesitan más.

Por ahora, de algunas cosas  estamos seguros:

  • La evidencia científica no apoya que el magnetismo tenga efectos sobre la salud.
  • No deberías reemplazar la terapia médica que estés utilizando por imanes.
  • No deberías usar imanes si tenés marcapasos o una bomba de insulina.
  • Tampoco deberías usar imanes si estás embarazada. A pesar de que los campos magnéticos producidos por los scanners de resonancia magnética son inocuos para el feto, aún no sabemos que es lo que hacen los imanes “terapéuticos” en el embarazo.
11Sep/133

El milagroso magnetismo – Parte 1: Un poco de historia

Como persona deportista y un poco osada, he tenido varias lesiones a lo largo de mis 25 años en varias partes del cuerpo, como tendinitis, distensiones ligamentarias y fracturas. Posterior a la recuperación, se suelen realizar algunas sesiones de kinesiología y fisioterapia para rehabilitar y quedar 10 puntos.

Hielo, masajes, luz infrarroja, ultrasonido, onda corta y ejercicios de fuerza son algunas de las terapias que me han realizado. Pero había una en particular que siempre me llamó la atención por lo fascinante que parecía: la magnetoterapia.

Recuerdo la primera vez que la usé. Estaba rehabilitando una tendinitis de Aquiles. El kinesiólogo me dijo que servía para disminuir la inflamación y aceleraba la recuperación de los tejidos gracias a los campos magnéticos. Obviamente me lo creí y hasta hace muy poco tiempo pensé que era verdad,  hasta que tuve un estímulo para comenzar a investigar.

La magnetoterapia es una práctica que consiste en la aplicación de campos magnéticos para producir (supuestamente) beneficios en la salud. También están los brazaletes magnéticos, collares, plantillas para zapatillas y hasta collares para perros. No es algo nuevo. Pero… ¿existe alguna evidencia que apoye los argumentos y la utilización de estas terapias?

Los efectos del magnetismo y otras “energías” han sido estudiados desde los tiempos de los imperios romanos y griegos. La medicina tradicional china utiliza uno de los sistemas de sanación mas viejos de este tipo, basado en el chi o qi, que no es sino el nombre dado a la energía o fuerza vital que (ellos dicen) circula por el cuerpo. El concepto de fuerza vital también se puede encontrar en la medicina hindú y en la naturopatía (Hipócrates).

Para reencontrarnos con el magnetismo curativo, podemos viajar a Suiza del sigo XVI y encontrarnos con el alquimista Paracelso, que utilizaba un imán “mágico”, un tipo de mineral que atraía al hierro, para sanar todo tipo de enfermedades. Lo molía y colocaba en bálsamos que aplicaba a los enfermos con resultados milagrosos. A pesar de que William Gilbert (médico de la reina Isabel, conocido por sus estudios en magnetismo) advirtiera que moler el imán hacía que éste perdiera su magnetismo y por lo tanto sus supuestas propiedades milagrosas, Paracelso siguió fabricando bálsamos para una gran cantidad de enfermedades.

En los tiempos modernos, el descubrimiento de la electricidad trajo consigo los tratamientos electromagnéticos. El uso de diferentes formas de dispositivos eléctricos y generadores de frecuencia en medicina ha intrigado tanto a pacientes como a sus practicantes durante generaciones.

Alrededor del 1800, un médico austríaco llamado Franz Anton Mesmer, conocido por su uso de la hipnosis y la astrología, experimentó con el magnetismo al hacer que una paciente bebiera un fluido con hierro para luego colocarle imanes en diferentes partes del cuerpo. La paciente refirió una sensación de corriente circulando por su cuerpo y alivio de los síntomas. Mesmer sugirió que se debía al magnetismo animal, también llamado mesmerismo. Como era de suponer, Mesmer abrió una clínica en París y dejó de utilizar los imanes para pasar a usar las manos.

Albert Abrams

Albert Abrams, el Decano de los charlatanes del siglo XX.

A fines del siglo XIX el Dr. Daniel Palmer abrió su Escuela de Curación Magnética. Pronto descubrió que sus pacientes reportaban mejoría sin necesidad de imanes, con sólo una “imposición de manos” (otra vez). Más tarde Palmer creó también la Escuela Palmer de Terapia Quiropráctica.

A principios del siglo XX, el Dr. Albert Abrams afirmaba que cada órgano se ajusta a una longitud de onda electromagnética en particular. Fue demasiado lejos; la Asociación Médica de Estados Unidos lo nombró “Decano de los Charlatanes del Siglo XX”. Eso calmó los ánimos por casi cien años, pero hoy están resurgiendo toda clase de aparatos magnéticos “mágicos”.

Los imanes son generalmente hechos de metales (tales como el hierro) o aleaciones (mezclas de metales, o de un metal y un no metal) y tienen la capacidad de producir una fuerza medible llamada campo magnético. Es importante reconocer que no todos los imanes o campos magnéticos son iguales. La diferencia más significativa es entre los campos magnéticos pulsantes y los campos magnéticos estáticos: los imanes estáticos tienen campos magnéticos que no cambian, a diferencia de los electroimanes, que generan campos magnéticos sólo cuando la corriente eléctrica fluye a través de ellos. Esto se debe a que la electricidad y el magnetismo son en realidad manifestaciones de la misma fuerza fundamental, el electromagnetismo, reconocido por primera vez cuando se descubrió que un campo magnético cambiante puede generar corriente eléctrica y una corriente eléctrica cambiante puede generar un campo magnético.

Los campos magnéticos de los imanes se miden en unidades llamadas gauss (G) o, alternativamente, unidades llamadas tesla (T); 1 T = 10 000 G aproximadamente. Los imanes comercializados para el alivio del dolor por lo general poseen una densidad de campo magnético de 300 a 5 000 G, muchas veces más fuerte que el campo magnético de la Tierra (alrededor de 0,5 G), pero mucho más débil que los imanes usados ​​para máquinas de resonancia magnética (15 000 G o más).

Desde mediados del 1800, gran cantidad de máquinas electrónicas han sido aplicadas a una larga lista de enfermedades. Nunca se ha demostrado la efectividad de la mayoría de estos dispositivos y, en algunos casos, su uso ha resultado en serias lesiones e incluso la muerte. Sin embargo, algunas tecnologías eléctricas y electromagnéticas se han convertido en pilares de las prácticas médicas modernas, como los rayos X, la radioterapia, la resonancia magnética y los marcapasos.

Continuará…