6Ago/139

El aborto y el riesgo de suicidio, o la falsificación de un estudio científico

9 Comentarios    

Publicado por:PabloDF.

Etiquetado con: , , , ,

Hace bastante escribí un dossier en tres partes sobre la pseudociencia y las falacias pretendidamente científicas propagadas por Sexo Seguro, una organización anti-derechos reproductivos que no es más que una fachada de la Iglesia Católica. Sigo sus tuits, que son habitualmente consignas en un loop, sin fuente ni signo alguno de que tengan en cuenta lo que los demás les comentamos, y así llegué a ver esta rara gema:

sexoseguro-tw-alediener

Muy bien argumentada la respuesta de @AleDiener a un inconforme sobre el aborto http://www.animalpolitico.com/blogueros-blog… … …

La referencia es a una columna escrita por una tal Alejandra Diener en el portal noticioso mexicano Animal Político, en respuesta a alguien que la cuestionó por su postura antiabortista. Diener es Maestra en Ciencia de la Familia por la Universidad Anáhuac y licenciada en Economía por la Universidad Iberoamericana. (Ambas son instituciones católicas. La Anáhuac es regenteada por la Legión de Cristo, orden fundada por el sacerdote y pederasta serial Marcial Maciel. La Iberoamericana es propiedad de la Compañía de Jesús.)

El núcleo empíricamente chequeable de lo que dice Diener contra el aborto se encuentra en el párrafo siguiente:

El aborto está generando un verdadero problema de salud pública, ya que la mujer que aborta padece trastornos mentales que las lleva incluso hasta el suicidio (Association between parity and risk of suicide among parous women. Chun-Yuh Yang PhD MPH www.cmaj.ca), mujeres que no puedan hacerse cargo de sus familias o que ni siquiera puedan continuar con sus vidas a causa del trastorno ocasionado por este drama de la eliminación de un ser humano en su vientre.

Aunque no se habla del síndrome post-aborto, casi se da por sobreentendido. El SPA correspondería a un conjunto de problemas psicológicos que padecerían casi todas las mujeres luego de interrumpir un embarazo. El SPA es una invención, un mito de la academia “pro vida” (puede comprobarse fácilmente que casi las únicas referencias al mismo ocurren en páginas apologéticas católicas y publicaciones de instituciones académicas ligadas a la Iglesia); ninguna organización científica del mundo ha encontrado evidencia de que exista ni lo reconoce como diagnóstico (véase por ejemplo este paper de la Harvard Review of Psychiatry y este reporte de la APA, mencionados en este post de Médico crítico). Pero Diener, en vez de hablar en términos generales, señala específicamente un estudio sobre “la relación entre la paridad y el riesgo de suicidio en mujeres” (paridad es la cantidad de hijos que ha tenido una mujer).1

El estudio, que existió y fue realizado por investigadores independientes, observó registros de 1,3 millones de mujeres taiwanesas a lo largo de casi tres décadas y halló que, corrigiendo por otros factores, el riesgo de suicidio de una mujer disminuye al aumentar su número de hijos. Esto es muy interesante, pero el problema para el argumento de Diener es que el aborto ni se menciona.

Hay varios motivos por los cuales un mayor número de hijos podría correlacionarse con un menor riesgo de suicidio. La depresión se correlaciona tanto con el riesgo de suicidio como con una tendencia a tener menos hijos. Tener una gran familia a su alrededor puede hacer que una mujer se sienta más valorada. Las causalidades no están establecidas y los autores del estudio lo reconocen, así como la imposibilidad de controlar otras variables que posiblemente influyan en la decisión de tener hijos (por ejemplo, el desempleo).

Alejandra Diener, como todos los columnistas “expertos” que publican contenido pseudocientífico al servicio de una ideología o religión, sabe que la inmensa mayoría de sus lectores jamás buscará confirmación independiente de lo que ellos afirman, especialmente si se trata de una publicación con una línea editorial afín a su propia ideología. Lamentablemente el mismo caso se da cuando académicos de esta calaña son llamados a exponer ante quienes hacen las leyes que regulan temas fundamentales, como el derecho al matrimonio, al divorcio, al acceso a la anticoncepción o al aborto.

Si no fuera por esto último, este artículo no pasaría de ser una válvula de escape para mi síndrome de SIWOTI2. Como están las cosas, esto no es simplemente alguien que miente por internet, sino alguien que representa un modelo de académico falaz que puede influir de forma decisiva en las políticas de salud de un país entero. Dejo aquí, entonces, mi granito de arena.

 

1 Association between parity and risk of suicide among parous women. Chun-Yuh Yang, PhD MPH. doi:10.1503/cmaj.090813

2 SIWOTI: Someone Is Wrong On The Internet (“Alguien Está Equivocado En Internet”), aunque en este caso debería más bien ser SILOTI: Someone Is Lying On The Internet (“Alguien Está Mintiendo En Internet”).

 

Nota: Este post es una versión revisada y aumentada de un artículo en mi blog, Alerta Religión, titulado “Aborto y riesgo de suicidio según la católica mentirosa Alejandra Diener”, publicado el día 3 de agosto de 2013.
3Ago/1365

¿Energía orgo qué?

Hace unos dos años, en mis épocas de pensamiento mágico, conocí algo llamado “reciclador de energía orgónica” a través de un personaje cordobés que transmitía con mucho entusiasmo sus conocimientos en varias pseudociencias. Admito que fue difícil no engancharse con tan acaloradas explicaciones.

Debido a que nos llevábamos muy bien y compartíamos un grupo de “personas mágicas” en común, este peculiar sujeto me regaló un orgonito, el cual acepté de muy buena gana y que aún conservo en mi departamento, lo cual constituye un motivo de burla de parte de mis amigos cada vez que nos juntamos allí, pero no puedo negar que es una artesanía muy bonita.

Con el paso del tiempo, leyendo y dejando de creer de a poco, me topé con la entrevista bizarra (que siempre me hace reír) que Lucho Áviles y Pinky le hicieron a Pedro Romaniuk en el programa El pueblo quiere saber, transmitido en Crónica TV, allá por el año 1988. En un momento de la entrevista, el “profesor” hace mención al Dr. Wilhelm Reich y la energía orgónica, lo que me hizo acordar de la artesanía que me había regalado mi compañero. Al tiempo me enteré que se estaba dedicando a vender orgonitos y le estaba yendo bastante bien.

¿Pero de donde salió todo esto?

El Dr. Wilhelm Reich fue un médico psiquiatra y psicoanalista freudiano que afirmaba que existía una energía primordial cósmica, una energía vital similar a las concebidas por las culturales orientales, que era creada por todos los seres vivos. A este energía la denominó orgón o energía orgónica, palabra que Reich tomó de la misma raíz que “organismo” y “orgasmo”. Afirmaba que el orgón era omnipresente y medible visual, térmica y electroscópicamente, además era responsable de cosas como el color del cielo, la gravedad, las galaxias e incluso del fracaso de la mayoría de las revoluciones políticas.

Con el fin de hacerlo visible, construyó en 1940 el primer acumulador de energía orgónica, una caja de madera u otro material orgánico con revestimiento interno de metal, “fundamentado” en que la primera capa absorbería la energía orgónica mientras que la segunda la atraería. El objetivo de Reich era hacer fluir la “energía” en el cuerpo de sus pacientes; llegó al punto de utilizar pacientes con cáncer pensando que podía ayudarlos. Tratando de dar peso a su teoría, pidió a Albert Einstein una cita para discutir sobre el descubrimiento científico que había hecho y Einstein estuvo de acuerdo en probar el acumulador de orgón. El resultado fue negativo. (Hasta ahora sólo los creyentes en la energía orgónica han sido capaces de encontrar éxito en las demostraciones, que nunca han podido ser validadas por medio de experimentos científicos ni ante un público escéptico.) Reich continuó con sus “investigaciones”, convencido de haber desarrollado una nueva rama de la ciencia, la orgonomía.

Este particular personaje murió el 3 de noviembre de 1957, en la Penitenciaría Federal de Lewisburg, Pennsylvania, donde fue enviado por desacato criminal. La acusación penal fue impuesta porque Reich se negó a obedecer una orden contra la venta de equipos médicos fraudulentos. Inclusive la FDA (Food and Drug Administration) levantó cargos contra él, y mandó a quemar sus libros.

Un grupo de personas considera a Wilhelm Reich como un genio perseguido y a sus críticos como unos ignorantes. Algunos de ellos se unieron y formaron el  American College of Orgonomy (A.C.O.) en 1968, con sede en Princeton, New Jersey. La A.C.O. está compuesta principalmente por psiquiatras que utilizan el método de Reich, llamado terapia orgónica, y publica una revista de aspecto profesional llamada Journal of Orgonomy, donde se publican los resultados de investigaciones en ciencias médicas, biológicas, sociales y físicas orgónicas (lo que sea que eso signifique).

Esta institución  tiene un programa muy activo de divulgación: disponen de programas de suscripción gratuita para universidades, tienen oradores que dan conferencias en varias partes del mundo (Alemania, Francia y Argentina principalmente) y ofrecen capacitaciones. Además, casi todas las personas que se involucran han experimentado personalmente la terapia orgónica y, de hecho, se afirma que no se puede hacer un trabajo exitoso en orgonomía sin haber pasado por una “reestructuración psiquiátrica”.

Las teorías de la A.C.O. sobre la medicina, la psiquiatría, la microbiología, la física, la biología, la sociología, la política, la meteorología, la astronomía, la crianza de los hijos, la historia antigua y casi cualquier otro tema imaginable están totalmente en desacuerdo con las de la ciencia establecida. A pesar de ello (o debido a ello) reiteran una y otra vez que Reich fue el genio más grande de la historia y que fue perseguido como Cristo, además de considerarse poseedores de un gran conocimiento y sabiduría desconocida para el resto de la humanidad, que aquéllos que no han hecho la terapia no pueden entender ni apreciar.

Nos fuimos por las ramas, pero hemos dejado un terreno fértil para entender mejor a que vamos con esto.

Captura de pantalla de 2013-07-30 22:11:29

Buscando en la web, me encontré con la página web oficial de los orgonitos de mi conocido cordobés, en la cual podemos encontrar interesantes explicaciones sobre el funcionamiento de este extraño artefacto que utilizan terminología científica (“efecto piezoeléctrico”) mezclada con pseudociencia (“energía etérica”), lo cual es típico de la New Age y el misticisimo cuántico.

Dentro de la sección ORGONITE - Información hay múltiples pestañas que pasan a explicar qué es el orgonito, su historia, características, sus muchísimas funciones y aplicaciones, más un poco de geometría, y finaliza con un diccionario sobre términos utilizados por diferentes culturas para nombrar la “energía de la vida”. Invito a que lo lean ustedes mismos… Aunque voy a dejarles a mano la definición de orgonito:

“Es un generador de orgón, ideal para la purificación y armonización del medio ambiente. Recicla la contaminación electromagnética, absorbiendo y transformando la energí­a DOR (death orgon) Orgón Mortal que se produce con la conglomeración de Torres Transmisoras, que incluyen, las torres de antenas Celulares, de TV, de Radio, y WiFi; transformando la energí­a resultante de las emisiones electromagnéticas en energía orgónica limpia y armónica (POR).

Los orgonitos no son más que una versión 2.0 de los acumuladores de orgón de Reich, un poco más bonitos quizás. Son cuerpos geométricos compuestos por virutas de metal (aluminio y bronce) y resina poliéster en proporciones aproximadamente iguales, con un cristal de cuarzo en el vértice.

Si no entendiste la explicación de qué es un orgonito voy a tratar de aclarártelo.

Básicamente es así: existe una energía llamada orgón que fue inventada por un señor que coqueteaba con el delirio hace unos 70 años y que nadie más que él y sus seguidores han podido comprobar, a pesar de los múltiples experimentos realizados. Esta energía es producida por los seres vivos y es la responsable de todo lo que sucede en el universo y su estado es un factor determinante en los sucesos, por lo que existe una forma positiva (POR) y una energía negativa (MOR). Resulta que la vida moderna, llena de aparatos electrónicos y ondas electromagnéticas del demonio, transforma estas energías copadas (POR) en energías con mala vibra que causan un montón de cosas negativas (MOR), cáncer entre ellas (¡obviamente!). Los orgonitos no son nada más ni nada menos que los aparatos que van a absorber, equilibrar y restaurar las energías electromagnéticas del entorno para que sean favorables a nuestra existencia.

Además, los orgonitos funcionan muy bien contra los chemtrails

Sí, hacen de todo, y podés encontrar el que más te guste en este bello catálogo, con unos precios y una variedad a tu medida, desde los orgonitos para bloquear las ondas magnéticas de los celulares por $8 (aproximadamente un dólar), hasta un Cloudbuster para despejar las estelas químicas que dejan los chemtrails y hacer llover cuando quieras por tan solo $7000 (más o menos US$830). Una ganga.

Orgonito_0040

Orgonito. Se puede observar el cuarzo en el vértice.

En la realidad, el orgonito no es más que una artesanía vendida como panacea. La ecuación parece ser la misma de siempre:

Pensamiento mágico + Miedos infundados = Negocio asegurado