30Abr/128

Capítulo 29 – Pienso, luego Dudo

8 Comentarios    

Publicado por:Elio Campitelli.

Archivado en: Podcast

Comprender las cosas que nos rodean es la mejor preparación para comprender las cosas que hay mas allá.

Hipatia

Pienso, luego dudoes el podcast oficial del Círculo Escéptico Argentino. Es una dosis quincenal de escepticismo y ciencia en donde conversamos sobre nuevos descubrimientos y desarrollos científicos; nuevos inventos y fraudes pseudocientíficos; y cualquier cosa que encontremos interesante.

Para escuchar online, hacer click en PLAY:

Descargar este capítulo en MP3

 

Temas:

Para comentarios, críticas, opiniones, sugerencias sobre este capítulo, o recomendar temas y compartir noticias para el próximo capítulo, pueden ir al foro o utilizar el formulario de contacto.

iVoox | RSS | iTunes

25Abr/1214

Sodoma y Gomorra descubiertas… otra vez

Destrucción de Sodoma y Gomorra (interpretación artística)

Destrucción de Sodoma y Gomorra (según una interpretación artística libre)

Sodoma y Gomorra son sólo dos de las cuatro ciudades que, según las biblias judías y cristianas, el dios tribal hebreo destruyó con “una lluvia de fuego y azufre” debido a las acciones inmorales de sus habitantes. (Las otras dos ciudades se llamaban Adma y Zeboim, nombres que no tienen la virtud, útil para el recuerdo de los mitos, de ser sonoras o rimar una con la otra.) Al igual que ocurre con el Arca de Noé, cada tanto tiempo algún “experto”, o bien un investigador serio, aparece diciendo que ha encontrado el emplazamiento de estos antiguos lugares y/o rastros de su destrucción. Luego puede ocurrir, y generalmente ocurre, que el mismo o algún otro, con intenciones que van desde la apologética religiosa hasta el marketing de un libro de pseudoarqueología o “misterios ancestrales”, propaga en los medios la afirmación de que se ha “probado” de esta manera la veracidad del texto bíblico.

Por ejemplo, en 2008 apareció un reporte —en medios de interés general, publicaciones cristianas y hasta en Muy Interesante— sobre el supuesto desciframiento de una tablilla cuneiforme asiria, copia del diario de un astrónomo sumerio, que detallaba con fecha exacta el impacto de un meteorito en el año 3123 a. C. Según los investigadores Mark Hempsell (profesor de aeronáutica en la Universidad de Bristol) y Alan Bond (director de una compañía aeroespacial), la trayectoria y la fecha coincidirían con un impacto que sería la causa del notable desplazamiento de tierras de Köfels (Umhausen, Austria). La reentrada de material proyectado hacia arriba a altísimas temperaturas habría caído, según dicen, sobre el Mediterráneo y Medio Oriente, y podría haber causado el efecto de una “lluvia de fuego” como la narrada en la Biblia, base de recuerdos que luego de generaciones serían puestos por escrito en forma de historia moralizante. Más allá de las especulaciones de Hempsell y Bond —factibles o no— los medios consistentemente publicaron el reporte con titulares del estilo de “Sodoma y Gomorra fueron destruidas por un meteorito, según expertos”.

Zona del Mar Muerto y la región donde estarían Sodoma y Gomorra

Región donde habrían estado Sodoma y Gomorra según la Biblia.

La última reedición de este tema (hasta hoy) la publica el portal evangélico NoticiaCristiana.com bajo el titular «La NASA afirma que Sodoma y Gomorra fueron arrasadas “por un bombardeo cósmico”». Dado que el público no tiene por qué saberlo, es importante señalar que generalmente la NASA “afirma” muy pocas cosas y que los que leemos y deploramos esta clase de noticias aprendemos rápidamente a dudar de esa atribución. El autor de la afirmación sobre Sodoma y Gomorra es en este caso John S. Lewis, un profesor retirado de la Universidad de Arizona, experto en asteroides y meteoritos, y co-director de un centro de investigación asociado a la NASA. Lewis es respetado en su campo y lo que dice tiene sentido, pero no razón de ser.

Me explico. Casi siempre es posible inventar especulaciones que expliquen sucesos aparentemente sobrenaturales. A veces es posible ponerlas a prueba, con lo cual pasan a ser hipótesis científicas. Pero no vale ni siquiera la pena plantear una hipótesis cuando el suceso nunca ocurrió. Fuera de la Biblia no existe registro de Sodoma y Gomorra, ni mucho menos de su destrucción por medios que aparentarían ser sobrenaturales a los observadores de entonces. Lo mismo vale para las explicaciones “científicas” que se han querido ofrecer del Diluvio. Es posible, sí, que la historia del Diluvio o de la destrucción de Sodoma y Gomorra reflejen sucesos históricos exagerados y distorsionados. Pero no tiene sentido, y puede causar bastante daño a la ciencia, plantear estas hipótesis gratuitamente cuando la única fuente es un texto antiguo y manoseado… y más todavía cuando ni siquiera sabemos si existieron los lugares en cuestión.

Habrá quien sospeche que Lewis es un apologista cristiano que utiliza sus muy válidas credenciales científicas para apoyar una lectura literal de la Biblia. Que lo citen otros cristianos como prueba de la veracidad de sus escrituras sagradas sólo demuestra que no se han dado cuenta de lo obvio: si fue un meteorito, entonces fue un suceso natural, que podría haber ocurrido en cualquier otro momento y lugar. Por supuesto que según la teología más habitual, el dios hebreo dirige con su voluntad cada cosa que ocurre en el universo, y podría haber ordenado desde la eternidad ese meteorito para que cayera allí, sabiendo (porque es omnisciente) de antemano que debería destruir Sodoma y Gomorra por su iniquidad. Pero entonces las acciones de este dios se hacen indistinguibles de sucesos naturales, cosa que no sirve para los apologistas.

Sólo queda comentar que la “hipótesis” más creíble para explicar un suceso del estilo del de Sodoma y Gomorra es que un terremoto en la falla del Mar Muerto haya lanzado al aire grandes cantidades de polvo de azufre y/o gas natural, además de hacer surgir asfalto a la superficie, todo lo cual provocaría una conflagración catastrófica ante una mera chispa. No hay rastros de que algo así haya ocurrido, tampoco, pero al menos esta especulación se sustenta en la geología de la zona y no requiere un objeto extraterrestre apuntado precisamente por el dedo divino.

23Abr/128

Charla sobre homeopatía este miércoles en Rosario

8 Comentarios    

Publicado por:Ezequiel Del Bianco.

Archivado en: Encuentros, Homeopatía
Samuel Hahnemann, creador de la homeopatía

Samuel Hahnemann, creador de la homeopatía

En el marco de la campaña internacional de divulgación sobre la homeopatía, este miércoles 25 de abril a las 19 horas el CEA dará una charla en la ciudad de Rosario. El evento se llevará a cabo en el bar La Favrika (Tucumán 1816), y estará a cargo de Ezequiel Del Bianco.

En la disertación se hará un repaso por la historia de la medicina, y el contexto en el cual nació la homeopatía. Además de sus fundamentos, los estudios que se han hecho al respecto, los principales mitos alrededor de la misma, y su influencia en el mundo actual. La charla está dirigida a todo el público, sin importar si se cree o no en la misma, o si se tienen o no conocimientos previos de ciencias de la salud. A continuación habrá tiempo para un debate, preguntas y respuestas (siempre en el marco de las reglas del debate racional y respetuoso).

Quienes tengan Facebook y piensen asistir, pueden confirmar su participación en el evento. Así podremos estimar la cantidad de asistentes y organizarlo mejor. Por supuesto cada uno es libre de invitar a su vez a amigos y conocidos.

*La entrada al bar es libre y gratuita, pero lógicamente hay que consumir algo para poder ocupar una mesa.

16Abr/1283

“Sobredosis” de preparados homeopáticos en Buenos Aires

El 21 de abril, personas y organizaciones en varias ciudades del mundo participarán en una "sobredosis" homeopática con el fin de advertir al público sobre la ineficacia de la pseudociencia o “medicina alternativa” conocida como homeopatía. Australia, España, Estados Unidos, Hungría, Portugal, son algunos de los países que participarán del evento. En nuestro país este evento estará a cargo del Círculo Escéptico Argentino y se realizará en Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La homeopatía se basa en la creencia de que una sustancia que causa un síntoma indeseado puede servir para contrarrestar ese síntoma, si es diluida hasta proporciones muy pequeñas. En realidad los preparados homeopáticos diluyen tanto las sustancias que las mismas desaparecen. Los preparados homeopáticos líquidos son sólo agua. Las pastillas homeopáticas son píldoras inertes remojadas en agua. En otras palabras, se venden como medicamentos frascos o pastillas que no contienen absolutamente ningún principio activo. El efecto placebo y otros fenómenos biológicos y psicológicos hacen el resto, dándole a mucha gente la impresión de que se han curado gracias a la homeopatía.

Invitamos al público a informarse y charlar con nosotros sobre esta falsa alternativa a la medicina en nuestros stands callejeros, el día 21 de abril de  13:30 a 16:00 en Plaza Francia, en frente del Museo Participativo de Ciencias.

10Abr/126

Capítulo 28 – Pienso, luego Dudo

6 Comentarios    

Publicado por:Elio Campitelli.

Archivado en: Podcast

Según lo entiendo, lo que se afirma es que cuanto menos se usa la homeopatía, mejor funciona. Me parece plausible.

David Deutsch

¿Así serán las instalaciones de Boiron?

Pienso, luego dudoes el podcast oficial del Círculo Escéptico Argentino. Es una dosis quincenal de escepticismo y ciencia en donde conversamos sobre nuevos descubrimientos y desarrollos científicos; nuevos inventos y fraudes pseudocientíficos; y cualquier cosa que encontremos interesante.

Para escuchar online, hacer click en PLAY:

Descargar este capítulo en MP3

Temas:

Para comentarios, críticas, opiniones, sugerencias sobre este capítulo, o recomendar temas y compartir noticias para el próximo capítulo, pueden ir al foro o utilizar el formulario de contacto.

iVoox | RSS | iTunes

2Abr/122

Más amenazas legales de la homeopatía

2 Comentarios    

Publicado por:Elio Campitelli.

Archivado en: Homeopatía, Pseudomedicinas

La pseudociencia tiene una gran tendencia al litigio. En la memoria reciente de este blog se encuentran los casos del Dr. Burzynski amenazando legalmente a un blogger de 15 años y el de Boiron amenazando a un blogger italiano. El primero comercializa una supuesta cura para el cáncer sin evidencia alguna de efectividad (pese a los intentos de al menos uno de sus defensores en los comentarios) y la segunda es una empresa multinacional que se dedica a manufacturar preparados homeopáticos como el oscillococcinum.

Esta vez el litigante no es un individuo o empresa directamente involucrada con la fabricación de tratamientos pseudocientíficos, sino una farmacia que  los vende. El demandado es el blogger portugués Luis Grave Rodrigues, que en su blog Random Precision publicó en 2007 una entrada en la que critica a una farmacia local por vender “preparados misteriosos a precios astronómicos”. En realidad la mención a la Farmácia Homeopática de Sta. Justa es poco relevante y no ocupa más de un párrafo; el objetivo del artículo es explicar qué es la homeopatía y por qué no funciona.

Pero como toda buena acción tiene su justo castigo, en un post del 29 de marzo de 2012, Luis explica que la Farmácia Homeopática de Sta. Justa lo demandó por “difamación” debido a que su artículo ofendió su “honra y consideración”. Aparentemente, en Portugal los preparados homeopáticos deben tener una advertencia en el paquete: “Producto farmacéutico homeopático, sin indicaciones terapéuticas comprobadas”, y como bien apunta Luis, habrá que ver qué clase de “honra” tiene una farmacia que vende tan felizmente preparados inútiles.

Recordemos que los preparados homeopáticos carecen de sustancias activas, por lo que su efectividad para curar cualquier enfermedad es exactamente la misma que la del excipiente que contienen (sea alcohol, agua, lactosa, azúcar o lo que sea), es decir, ninguna.

Rodrigues es abogado y sabe que la ley está a su favor. No sólo tiene el recurso de libertad de expresión sino que nada de lo que dijo es objetivamente falso, por lo cual lo de la farmacia no es más que una táctica de  intimidación. Y como táctica de intimidación no deja de ser un fiasco. Como ya vimos, lo único que logran es que  más gente conozca sobre el caso y lo difunda (Efecto Streisand).

Es interesante constatar con qué frecuencia los defensores de la pseudociencia recurren a la intimidación legal en vez de presentar evidencias que sustancien sus afirmaciones. En vez de convencer a la comunidad científica presentando buena evidencia, modelos teóricos y pruebas de efectividad, les es más fácil simplemente demandar a quien se atreva a señalar que no hay nada en lo que venden.