29Mar/112

Cómo funciona una central nuclear y por qué tiene que importarme.

2 Comentarios    

Publicado por:Elio Campitelli.

Etiquetado con: , , ,

El símolo de radiación tiene una historia interesante (click en la imagen).

Pablo y Bruno explicaron muy bien muchas dudas sobre el terremoto de Japón. Pablo trató de educar un poco a los periodistas que hablan de "la escala de Richter" y los efectos globales de un sismo y Bruno dio un poco de contexto a los niveles de radiación que vemos en  en las noticias. Por mi parte, creo que es importante saber un poco de la base de cómo funciona una central nuclear para entender mejor lo que está pasando en Fukushima Daiichi. No en vano hay más búsquedas de “nuclear” desde que Google empezó a tomar nota.

Es increíble que en el siglo XXI sigamos utilizando agua hirviendo para generar nuestra energía, pero así es. Una central nuclear no es más que una gran caldera de alta tecnología que, en vez de usar gas natural, se calienta con Uranio enriquecido. El principio básico es simple: el agua se calienta hasta el punto de ebullición y el vapor se hace pasar por una turbina conectada a un dínamo que genera electricidad.

El calor se obtiene rompiendo átomos de Uranio 235.  El núcleo del U-235 tiene 92 protones y 143 neutrones y es el único isótopo natural que es fisionable. Durante la fisión, un neutrón libre choca contra el átomo de U-235 que se fisiona en dos núcleos atómicos, energía y 3 neutrones rápidos. Para que estos neutrones puedan chocar contra otros átomos de Uranio repitiendo el proceso y creando una reacción nuclear autosostenida se debe llegar a una "masa crítica" de material fisionable. La masa crítica no sólo depende de la masa sino también de la densidad, la temperatura, la forma y el ambiente.

El mismo principio se utiliza en las bombas atómicas. Se toma una masa subcrítica de material fisionable y se la comprime rápidamente para tornarla súpercritica; las reacciones nucleares aumentan exponencialmente a una gran velocidad y ¡PUM!. Sin embargo, es imposible que un reactor nuclear explote de esa manera debido a que el Uranio no está suficientemente enriquecido y a que el proceso de derretimiento del núcleo es lento y no está contenido. En cuanto la masa y densidad del Uranio líquido llega a ser crítico, el calor producido disminuye la densidad del material, llevándolo a un estado subcritico; es un proceso de retroalimentación negativo que nos mantiene a salvo de las explosiones nucleares. (En La Pizarra de Yuri hay una explicación excelente de cómo funciona un arma nuclear)

Para controlar la reacción en cadena, en una central nuclear se utilizan "barras de control". Estas son varas de un material que absorbe neutrones, eliminándolos del ambiente e impidiendo que fisionen otros núcleos. El "combustible" en este tipo de núcleo se distribuye en finas varas del grosor de un lápiz y de casi 4 metros de alto; las varas de control, entonces, se introducen entre ellas efectivamente aislándolas de las demás.

Esquema de un Reactor de Agua a Ebullición. Click para agrandar.

También hay que utilizar un moderador nuclear, que es una substancia que le quita energía a los neutrones producidos por la fisión haciendo que puedan ser absorbidos por el Uranio con más facilidad (los neutrones rápidos no son eficientes para generar fisión). Los reactores en Fukushima son BWR (Reactor de Agua en Ebullición), tiene las barras hechas de Boro y el moderador nuclear es la misma agua que se utiliza como refrigerante y como vapor para producir energía. Esta es una de las ventajas de este diseño de gran simplicidad. También tiene la ventaja de ser muy estable ya que un aumento en el calor hace que aumente la cantidad de vapor, disminuyendo la cantidad de moderador nuclear, lo que finalmente disminuye la reacción en cadena. Viceversa, una disminución en la temperatura, aumenta la cantidad de moderador, que hace que genera más neutrones lentos que aumentan la reacción en cadena. ¿No les encantan estos sistemas con retroalimentación negativa que nos hacen la vida tanto más fácil?

Como el agua está en contacto con los neutrones libres, es ligeramente radiactiva (la vida media de los neutrones libres es de unos 15 minutos). Otros diseños como el PWR (Reactor de Agua a Presión) tienen dos circuitos de agua separados, por lo que el agua que llega a la turbina no está contaminada. Esto destaca una de las desventajas de este diseño: las tuberías y turbinas tienen que estar especialmente protegidas y el mantenimiento es más complicado que en un PWR.

A medida que pasa el tiempo, la cantidad de material fisionable va disminuyendo y hay que renovarlo. Cada 12 - 18 meses se retira entre 1/4 y 1/3 de las barras de Uranio. El combustible usado a pesar de no producir fusión auto-sostenida, es radiactivo y sigue calentándose por ese proceso. Por esto se lo translada a una pileta de combustible usado donde se mantienen entre 10 y 20 años. Se trata de una pileta de unos 12 metros de profundidad en donde se acumulan las barras de combustible. Como las barras miden cerca de 4 metros, quedan más de 8 metros entre éstas y la superficie. Esto es más que suficiente para proteger contra la radiación (sólo hacen falta menos de 3 metros) y el agua además mantiene las barras frescas. Por la misma razón que hay que enfriar el combustible usado hay que hacerlo con el núcleo de reactor, aún cuando se hayan insertado las barras de control y se haya detenido la reacción en cadena. Actualmente se está desarrollando la cuarta generación de reactores nucleares que, entre otras ventajas, promete utilizar estos desechos como combustible.

Si ya repetí varias veces que no los reactores no explotan, ¿qué hay de las explosiones que se vieron por televisión y que algunos periodistas (en su mantra habitual de decir lo primero que se le viene a la mente) llamaron "explosión nuclear"? Eran explosiones de Hidrógeno. ¿De dónde salió el Hidrógeno? se preguntarán. El núcleo del reactor está muy bien protegido por varias capas de materiales. Al propio edificio hay que agregarle el concreto del reactor y, finalmente, un recubrimiento de Zirconio. Al estar tan caliente, el zirconio reacciona con el agua y se oxida formando óxido de zirconio e Hidrógeno libre. El Hidrógeno es liviano y muy combustible (el desastre del Hindenburg es testigo de ambas propiedades) y cuando los ingenieros liberaron el vapor que se estaba formando dentro del núcleo para disminuir la presión, éste reaccionó con el Oxígeno de la atmósfera formando agua, calor y explosiones.

Pero las explosiones de Hidrógeno no son el único problema. Existe la posibilidad de que las barras de Uranio se dañen y se derritan. Si cambian su forma, éstas pueden llegar a fusionarse entre sí. De esta manera dejan de estar 'aisladas' por las varas de control y pueden llegar a la masa crítica y reiniciar la reacción en cadena. Esto generaría más calor, derritiendo todo el reactor, el piso y eventualmente el suelo. Al llegar a las napas subterráneas crearía explosiones de vapor radioactivo que no son recomendables para la salud.

Finalmente, un consejo. Los medios generalistas son completamente incompetentes a la hora de cubrir noticias que requieren una mínima noción de ciencia. La mejor información, en mi opinión, está en lugares selectos de Internet. Para los que saben inglés, Wikipedia tiene un artículo muy completo que se actualiza todo el tiempo y el blog Cosmic Variance tiene una entrada muy buena. Y para los que sólo hablan la lengua de Cervantes, Amazings.es tiene una excelente lista de posts.

25Mar/112

Terremotos, tsunamis, apocalipsis nucleares y otras yerbas (parte 2)

2 Comentarios    

Publicado por:PabloDF.

Etiquetado con: ,

Como siempre que ocurre un terremoto imporante en algún lugar del mundo, lo primero que todo el mundo quiere saber es cuán intenso fue, y allí entra en escena la famosa (o infame) escala de Richter.

El problema con la escala de Richter, o escala de magnitud local, es que no se utiliza más hace varios años, porque (entre otras cosas) a partir de cierto punto se produce un efecto de saturación por el cual el método de medición arroja valores similares para sismos de energías claramente diferentes. En la actualidad se utiliza la escala de magnitud de momento, la cual no se satura y genera mediciones más correctas. Esto no solo es ignorado por los medios, los cuales siguen informando magnitudes como “de la escala de Richter”, a modo de latiguillo, si no que además hacen informes sobre cómo se calcula esta magnitud a pesar de ser obsoleta. En el caso del terremoto del noreste de Japón, que midió 9 de magnitud, la escala de Richter es prácticamente inútil.

Mapa del terremoto de Tohoku, Japón, 2011, y algunas de sus réplicas

Mapa del terremoto de Japón y algunas de sus réplicas

Los medios también aportaron a la sensación general de catástrofe con los ya trillados anuncios de que el eje de la Tierra se había movido a causa del terremoto, y más tarde, que el día se había acortado o alargado. Nadie se pregunta de qué manera se pudo medir esto. Lo cierto es que la Tierra no es de ninguna manera un cuerpo geométricamente perfecto ni homogéneo, y su eje se mueve constantemente. Los desplazamientos más regulares, causados por la influencia gravitatoria de la Luna, el Sol y de otros planetas, son conocidos, especialmente la precesión y la nutación.

Esos escasos centímetros que nos movió el terremoto de Japón fueron suficientes para ser medidos por medio de GPS, pero en general esto no es posible, y siempre se requieren cálculos complementarios para corregirlos. Estos movimientos en realidad no significan nada de importancia para el planeta en su conjunto, aunque sí para algunas cuestiones muy específicas. En una entrevista, Richard Gross, del Jet Propulsion Lab de la NASA, explicaba a Popular Mechanics:

Los terremotos pueden cambiar la rotación de la Tierra al reacomodar la masa de la Tierra. Esto es lo que hace un patinador sobre hielo que gira para lograr girar más rápido: mueve sus brazos más cerca del cuerpo. () Este terremoto debe haber movido la masa en promedio un poco más cerca del eje de rotación de la Tierra haciendo que ésta rote más rápido y que la duración del día sea un poco más corta.

Hay tres factores importantes en esto. Uno, por supuesto, es el tamaño. Si todo lo demás es igual, entonces cuanto más grande el terremoto, mayor será su impacto en la rotación de la Tierra. El lugar también importa. Si el terremoto ocurre en el ecuador, va a tener un efecto mayor que si ocurre en el polo norte o en el polo sur. Si se mueve masa hacia arriba o hacia abajo en el polo norte o sur, no tiene ningún efecto sobre la rotación terrestre en absoluto. Y luego, los detalles de cómo la falla se movió durante el terremoto, el ángulo de deslizamiento de la falla y en qué dirección ocurrió el deslizamiento, también son importantes. El movimiento vertical es mucho más efectivo para cambiar la duración del día que el movimiento horizontal que se obtiene en una falla de desgarre. Una falla de cabalgamiento como la que causó el terremoto de Japón tiene movimiento vertical; es más efectiva para cambiar la longitud del día que, digamos, un terremoto como el que tendríamos en la falla de San Andrés en California.

El eje cambia todo el tiempo. Todo lo que reacomode la masa de la Tierra cambia la posición del eje. Y los cambios más grandes de hecho se deben a la circulación de la atmósfera y el océano. (…) En el transcurso de un año el eje puede variar de posición alrededor de un metro, unas seis veces más que lo que causó este terremoto.

… La mayoría de la gente no se da cuenta de estos cambios. Pero aquí en el JPL nos preocupamos porque afectan nuestra capacidad de enviar naves espaciales a objetos distantes como Marte. (…) Si no los tuviéramos en cuenta, si asumiéramos que la Tierra está rotando de manera uniforme, podríamos errarle completamente a Marte al enviar una nave.

También se dijo que la costa de Japón se había movido un par de metros, lo cual es ciertamente impresionante, pero no muy misterioso: a fin de cuentas estamos hablando de placas que se deslizan unas sobre otras (o por debajo de otras, o en direcciones opuestas una de otra). Es la brusquedad del movimiento lo que llama la atención. América y África se están apartando una de otra a razón de un par de centímetros por año; Japón se movió diez veces más que eso en pocos minutos. Ambos son procesos naturales y bastante sencillos de graficar. Es difícil entender por qué tantas personas adultas se sorprenden o buscan “explicaciones alternativas” para un mecanismo que un niño de cinco años con un mínimo de imaginación puede entender. Evidentemente la naturaleza humana es más complicada que la geología y la astronomía combinadas…

24Mar/112

Miembros del CEA postulados para el TEDxJoven@RíodelaPlata

2 Comentarios    

Publicado por:Ezequiel Del Bianco.

Archivado en: CEA

tedxjoven@ríodelaplata

Este año se realiza por primera vez en Argentina un TEDxJoven. Se trata de una edición especial de las charlas TED que todos conocemos, pero organizada por un grupo de profesionales que apuestan a los jóvenes. Como en todas las ediciones de TED, contará con la presencia de importantes científicos, artistas y deportistas que quieren compartir alguna idea, sólo que en esta ocasión con jóvenes de entre 16 y 21 años.

Además del interesante plantel que presentarán este 7 de mayo, prepararon también una especie de concurso para jóvenes de todo el país que quieran transmitir alguna idea. Y como es bastante claro que desde el Círculo Escéptico Argentino tenemos muchas cosas que decir, y sobre todo, como dos de nosotros no somos lo suficientemente viejos para quedar afuera, decidimos aplicar.

Desde este momento pueden entrar a ver los videos, comentar y votar a Bruno Bianchi y a Ezequiel Del Bianco. El resto de los videos, muchos de los cuales son muy interesantes, pueden verse aquí. Recuerden que votar a uno no excluye al otro. Los votos y comentarios sólo son una guía para los jueces, y ellos decidirán a quienes ceder el premio de dar una charla TED. Decidimos postularnos ambos porque entre el pensamiento crítico, escepticismo científico, pseudociencias y divulgación científica hay muchísima tela para cortar, y cada uno puede aportar como mejor sabe.

Para los interesados en participar del evento como espectador o expositor, tienen que saber que es un requisito excluyente la edad, es decir, tener entre 16 y 21 años.  Es gratuito como todos los TEDs, pero hay que anotarse aquí (hasta el 31 de marzo) porque los cupos son limitados. Y si querés participar como orador, sólo tenés que grabar un video, subirlo a Youtube y enviarles el link.

22Mar/111

Terremotos, tsunamis, apocalipsis nucleares y otras yerbas (parte 1)

1 Comentario    

Publicado por:Brunobian.

Etiquetado con: , , , ,

Que fue la “súper Luna”, que fue la contaminación, que fue el HAARP, que Gaia nos quiere decir algo, que se movió el eje de la Tierra… Estas frases fueron muy escuchadas en estos días en todos los medios de comunicación, y se pudieron leer en infinidad de lugares de la web, a partir del sismo y posterior tsunami que sufrió Japón el pasado 11 de marzo. De desmitificarlas e informarnos correctamente sobre ellas ya se encargó Ezequiel Del Bianco ese mismo día en Proyecto Sandía, por lo cual no vamos a repetir esa información; les recomiendo que se den una vuelta por ese post, que será la base de otros mitos que desmontaremos a lo largo de esta serie de posts.

Operación de enfriado del reactor 3 de Fukushima Daiichi

Operación de enfriado del reactor 3 de la central nuclear Fukushima Daiichi (video de NHK).

El tema del que más se está hablando es el que resulta más alarmante, más propenso al tono apocalíptico, y el que obviamente vende más ejemplares de cualquier revista o diario amarillista: los problemas en los reactores de la central nuclear Fukushima Daiichi. Todos los informativos (por lo menos en Argentina) tuvieron como tema principal, durante la semana siguiente al terremoto, los problemas que ocasionaría la radiación en las personas que habitaban las cercanías de la central, pero fueron realmente pocos los medios que intentaron mantener la calma y la seriedad ante un tema tan delicado. Los mitos sobre la radiactivad tienden a promover la aparición de charlatanes, como los que a poco de comenzar la crisis aparecieron publicitando remedios homeopáticos contra la radiación. Estuve más de siete días viendo diferentes canales y leyendo diferentes diarios, pero entre tanta palabrería  no encontré en ningún lado una nota que explicara dos conceptos básicos no muy difíciles que podrían ayudar a minimizar el terror que tiene la gente ante un posible nuevo Chernobyl: qué es la radiación y qué es la la contaminación por radiactividad.

Recordemos que un reactor nuclear funciona a partir de la fisión de átomos radiactivos, lo que produce liberación de energía. La energía liberada es la que originalmente mantenía unido al núcleo (fuerza nuclear fuerte), éste, al romperse, produce ondas electromagnéticas de alta frecuencia (rayos gamma, rayos X y rayos ultravioleta) y liberación de neutrones y partículas alfa, los cuales colisionarán contra otros núcleos generando su fisión y la consiguiente reacción en cadena. Dentro de un reactor BWR como el de Fukushima, la energía liberada es absorbida por agua que entrará en ebullición, de la misma forma que lo haría dentro de un microondas, y se transformará en vapor en movimiento, que impulsará una turbina. Tanto los rayos de alta energía como las partículas alfa tienen suficiente energía para ionizar átomos; es por eso que si son liberadas del reactor (para lo cual tienen que superar varias barreras) corren riesgos las personas expuestas. Sin embargo, actualmente las únicas personas expuestas a índices de radiación significativos (además de los operarios que intentan disminuir la temperatura de los reactores) son los habitantes de un pueblo a 30 km donde la radiación es de 17 mSv/h (en promedio recibimos normalmente unos 0,3 mSv mensuales).

Tabletas de yoduro de potasio

Tabletas de yoduro de potasio, para reducir los efectos de la radiación sobre la glándula tiroides.

Además de la radiación ionizante, las fallas en el reactor están dejando escapar algunos elementos radiactivos, principalmente yodo-131, que pueden ingresar a los organismos vivos. El yodo-131 es especialmente peligroso porque el organismo lo concentra naturalmente en la glándula tiroides, pero por suerte —precisamente porque es muy radiactivo— se desintegra con rapidez (disminuye a la mitad en ocho días). En las cercanías de Fukushima se están entregando a la gente pastillas de yoduro de potasio para que la tiroides se sature y no incorpore yodo del ambiente por un cierto tiempo. Dentro de las recomendaciones hacia la población también se encuentran lavarse las manos con regularidad, deshacerse de la ropa que estuvo más expuesta a la radiación y no consumir alimentos que puedan contener yodo radiactivo.

Mucho más hay para criticarle a los medios de comunicación sobre el tratamiento de la información sobre los accidentes en Fukushima, pero para que este post no se haga demasiado largo, los dejamos con algunos sitios recomendados para informarse sobre este tema:

  • En este artículo de RTVE se responden de forma bastante clara estos y otros puntos sobre la radiactividad.
  • La gente de XKCD se pone seria y nos ofrece una hermosa e instructiva gráfica con detalles sobre distintos niveles de radiación.
  • En microsiervos nos recomiendan un mapa interactivo, con datos de particulares sobre la radiación en distintos lugares de Japón.
  • La carta que envió un jefe de sala de control de una central nuclear española a Amazings llevando un poco de tranquilidad a la gente.
  • Fabio nos cuenta cómo se trata la noticia en Estados Unidos y sobre el uso inapropiado de términos hollywoodenses como “fusión nuclear” (que existe, pero no es lo que ocurrió en Fukushima).

En el próximo post hablaremos de los mitos sobre la magnitud del terremoto y sus efectos sobre la Tierra.

14Mar/1111

Por qué cuando viajamos envejecemos más lento

11 Comentarios    

Publicado por:Elio Campitelli y PabloDF.

Etiquetado con: ,

Hace hoy 132 años nacía en Ulm, Alemania, Albert Einstein. A los 21 años, recibido de profesor de matemáticas y física, nada le auguraba un gran futuro. Por eso resulta quizá sorprendente que apenas cinco años después, en 1905, Einstein (por entonces empleado administrativo en la oficina de patentes de Berna, Suiza) publicara un artículo científico que cambiaría radicalmente nuestra forma de entender el cosmos.

En este trabajo seminal sobre la relatividad especial, “Sobre la electrodinámica de los cuerpos en movimiento[PDF], Einstein demostró que la energía y la masa son distintas manifestaciones de lo mismo, que ningún objeto con masa puede viajar a la velocidad de la luz, que un cuerpo gana masa cuando es acelerado y que el tiempo y el espacio están interconectados formando un mismo ente: el espacio-tiempo.

relojes

Fig. 1

En realidad, todas estas conclusiones se desprenden de que la luz se mueve a la misma velocidad para todos los observadores, es decir, es una constante (designada por la letra c). Quizás uno de las consecuencias más contraintuitivas de esta teoría (aunque probablemente sea un podio muy peleado) son las nociones de la dilatación temporal y la contracción de la longitud. Estos dos efectos están íntimamente relacionados y la forma en la que lo están ayuda a entender el concepto de espacio-tiempo.

Supongamos un aparato consistente en dos espejos horizontales, separados por una distancia d, enfrentados de tal  manera que un haz de luz es reflejado de arriba hacia abajo y de vuelta arriba entre ellos (fig. 1).

Si estamos en reposo con respecto al aparato, vemos que la luz hace el trayecto en un tiempo determinado, t = d⁄c. Es decir, para ir de un espejo al otro tarda un tiempo que es igual a la distancia entre los espejos dividida por la velocidad de la luz. Ahora agreguemos un reloj que funciona contando las idas y vueltas (es decir, cada vez que el rayo de luz toca un espejo, el reloj hace tic y cuenta una unidad de tiempo).

relojesv

Fig. 2

Pero algo extraño pasa si metemos nuestro aparato (junto con el reloj) en un tren que se mueve mientras nosotros lo observamos desde afuera (en reposo con respecto al tren). Ahora, cada vez que la luz rebota, no lo hace en una línea vertical perpendicular al espejo, que se ha movido en el intervalo. En vez de eso hace una especie de zigzag, con un ángulo mayor cuando mayor sea la velocidad del tren. Desde nuestro punto de vista eso significa que la luz recorre una distancia más larga (fig. 2).

La luz del reloj que viaja en el tren, desde nuestro punto de vista, tarda más en ir y volver. Pero eso no puede ser porque la luz vaya más lenta, ya que la velocidad de la luz es una constante. La única solución, aceptado esto, es que el reloj, a causa del movimiento del tren, atrasa o, lo que es lo mismo, ¡el tiempo pasa más lentamente dentro del tren! Einstein razonó y demostró que una persona que esté adentro del tren va a ver que la luz se mueve de arriba hacia abajo igual que antes. De la misma manera que no notará el movimiento (si no mira hacia afuera), tampoco notará que el tiempo se ha hecho más lento para ella. Sólo lo notará si baja del tren y compara su reloj con uno que haya permanecido en reposo.

Ahora supongamos que la persona que maneja el aparato que se encuentra adentro del tren quiere medir la distancia entre dos postes de luz. Como conoce la velocidad a la que viaja con respecto a ellos (la velocidad del tren) decide medir con su reloj el intervalo que hay entre el momento en el que pasa por al lado de un poste y otro. El cálculo es sencillo: si el reloj marca n ciclos y cada ciclo dura t segundos, el intervalo será n × t. Multiplicando esta cantidad por la velocidad del tren, puede calcular la distancia sin problemas. Nosotros, al costado de la vía, haremos lo mismo.

El lector avispado ya habrá detectado la falla con este sistema. Como la velocidad de la luz que marca el ritmo de los relojes no cambia, ambos contaremos la misma cantidad de ciclos (n), pero como desde nuestra perspectiva cada ciclo dura más tiempo, el intervalo medido será mayor, y la distancia será más larga que la medida por nuestro socio a bordo del tren. O, lo que es lo mismo, ¡él verá que la distancia es más corta!

La dilatación en el tiempo implica una contracción en la longitud porque tanto tiempo como longitud están relacionados por una constante, la velocidad de la luz, que es un poco menos que 300 000 000 m/s. Al alargar el tiempo hay que acortar la distancia, y viceversa, en esa proporción.

Parecería que estos fenómenos son esotéricos, bordeando lo metafísico, pero tienen amplia corroboración empírica. Si no se tomaran en cuenta los efectos relativistas, por ejemplo, el Sistema de Posicionamiento Global (GPS), que depende de satélites en órbita, daría resultados totalmente erróneos. Los relojes de los satélites GPS necesitan dos correcciones: una por estar moviéndose con respecto a los observadores en Tierra y otra por experimentar un campo gravitacional más débil (esto tiene que ver con la relatividad general).

Muchas personas les reprochan a los científicos y a los escépticos en general que tienen la mente cerrada a fenómenos nuevos o misteriosos, o que no quieren aceptar nada si no pueden verlo y medirlo. La relatividad debería ser un ejemplo en contrario de esta visión equivocada. Es cierto que la relatividad sólo fue aceptada porque, de hecho, podemos observar y medir sus efectos. Sin embargo, se requieren experimentos y equipo muy complicados para hacerlo, y si los científicos fueran realmente tan cerrados de mente, los resultados obtenidos los harían rechazar la teoría, puesto que contradice muchas de nuestras intuiciones sobre el mundo, lo que vulgarmente llamamos “sentido común”. De hecho, ni siquiera se hubieran hecho esos experimentos si los investigadores fueran cerrados, enemigos del misterio, o dogmáticos.

Los científicos  se alegran prudentemente cuando no encuentran errores en sus teorías, pero no por eso renuncian a seguir buscándolos, ya que ésa es la única forma de progresar en ciencia. Aplicar las herramientas del escepticismo no sólo requiere buscar evidencia para sustentar nuestras creencias, también nos obliga a aceptar lo que ésta nos dice, sin importar cuánto contradiga nuestras intuiciones o expectativas.

11Mar/114

Pienso, luego Dudo – Capítulo 06

4 Comentarios    

Publicado por:Elio Campitelli.

Archivado en: Podcast

Nada tiene sentido en biología sino es a la luz de la evolución.
Theodosius Dobzhansky (1900-1975)

Pienso, luego dudo es el podcast oficial del Círculo Escéptico Argentino. Es una dosis quincenal de escepticismo y ciencia en donde conversamos sobre nuevos descubrimientos y desarrollos científicos; nuevos inventos y fraudes pseudocientíficos; y cualquier cosa que encontremos interesante.

Para escuchar online, hacer click en PLAY:

Descargar este capítulo en MP3

Algunas cosas de las que hablamos:

Música que se escucha:

Para comentarios, críticas, opiniones, sugerencias sobre este capítulo, o recomendar temas y compartir noticias para el próximo capítulo, pueden ir al foro o utilizar el formulario de contacto.

Pienso, luego dudo – Capítulo 06 (link de descarga)
Canal en iVoox
Subscribirse por RSS