27Feb/1151

¿Qué es la evolución?

51 Comentarios    

Publicado por:Malena.

Archivado en: Ciencia, Evolución

¿Qué es la evolución? Es el cambio que sufren los organismos a través del tiempo. Hay una evolución del organismo a través de su vida, u ontogenia, y una evolución de las especies o filogenia. La evolución no trata sobre el origen de la vida; de eso se ocupa la abiogénesis. La evolución es en sí misma un fenómeno y una teoría (es decir una explicación).

Pero vayamos más despacio. El registro fósil muestra que la vida ha cambiado a través del tiempo: los fósiles más antiguos son distintos de los más modernos. La anatomía nos muestra que organismos muy distintos en sus hábitos se parecen internamente y otros, muy similares en sus hábitos, son muy diferentes. La biogeografía, que animales cercanos de climas distintos se parecen más entre sí que animales de igual clima pero alejados geográficamente. La fisiología (y ahora, la genética y la biología molecular), que los organismos se parecen de tal manera que sus relaciones, representadas gráficamente, forman arbustos imbrincados (más que la imagen clásica del árbol). La embriología, que mientras más jóvenes los organismos más se parecen entre sí, etc. Podría invocar muchas disciplinas más con fenómenos similares.

¿Cómo explicar estos fenómenos? El creacionismo (y el diseño inteligente, que es una de sus formas modernas) no puede decir otra cosa que "Dios lo quiso así" (y con el conocimiento actual que tenemos de la naturaleza lo hacen quedar bastante mal parado). Ya desde mucho antes de Darwin se sospechaba que los organismos cambiaban, y ese único fenómeno podría explicar todo lo anterior. En principio, se pensó que los organismos iban surgiendo todo el tiempo e iban cambiando de simples a complejos por distintos mecanismos que los hacían pasar de una forma a otra de manera casi lineal (esta es la idea básica de Lamarck, pero también la de los griegos muchos siglos antes). Sería más o menos así: las bacterias actuales serían seres que acaban de aparecer; los humanos, seres que aparecieron hace mucho y ya pasaron por ese estadío. Esto no terminaba de convencer a nadie y dejaba mucho sin explicar, pero sin embargo era un rival importante del creacionismo en su momento.

Y ahí está la originalidad de Darwin: él propuso que nos parecemos porque somos parientes, tenemos ancestros en común, mientras más cercanos, mayor el parecido. Este común origen logra explicar todo lo que antes quedaba suelto, y todo lo que descubrimos después de Darwin, incluyendo muchas de nuestras de nuestras enfermedades y "defectos". Este origen común es el aspecto central de la teoría de la evolución, y no la selección natural, que es sólo uno de los mecanismos que impulsan el cambio.

Con el paso del tiempo, conocemos más mecanismos, tenemos diferencias de opinión en cuáles juegan un mayor o un menor papel, y eso ha llevado a que haya varias corrientes evolutivas, como el neoevolucionismo, el neutralismo, el equilibrio puntuado, el evo-devo, etc. Pero ninguna de estas corrientes cuestiona el aspecto central, la existencia de un ancestro común.

Margulis, por ejemplo, propone una teoría, hoy aceptada, del origen de la célula eucariota (la de los organismos como nosotros) a través de la simbiosis (colaboración) de varios organismos más sencillos. Esta teoría no refuta ni se opone a la idea original de Darwin, sólo la complementa, al encontrar un mecanismo nuevo de cambio evolutivo.

punto_ciegoHay quienes dicen que la complejidad de los órganos y los organismos (el ejemplo favorito es el ojo), es una prueba en contra de la evolución. "¿De qué sirve medio ojo?", preguntan, entendiendo que la evolución va ensamblando órganos por partes y el órgano sólo sirve si está "completo". Esta pregunta surge de entender mal la estructura y desarrollo del ojo (no es algo que se ensambla, es algo que crece), y mal la complejidad. Un buen ingeniero (un "diseñador inteligente"), cuando proyecta una máquina, busca que sea lo más simple y efectiva posible. El ojo humano en cambio es complejo, poco efectivo comparativamente hablando (hay ojos mejores en la naturaleza) y tiene un serio problema de estructura: una parte es ciega, de lo que no nos damos cuenta porque el ojo nos engaña y vemos una imagen completa donde no la hay. Esto sucede porque nuestros ojos (los de los moluscos o los de los insectos son diferentes), junto con la glándula pineal y la paraepífisis, se desarrollan como proyecciones desde el cerebro y nunca pierden la conexión. Podríamos decir que los ojos son la parte de nuestros cerebros que podemos ver.

La glándula pineal es un órgano que sirve muy bien para mostrar hasta que punto nuestro "diseño" no es óptimo. Esta glándula, sensible a la luz, regula los ciclos de sueño y vigilia mediante la información que recibe de la luz exterior. Y sin embargo, en los mamíferos (y no en los reptiles)  se encuentra justo en el centro del cerebro, lejos de cualquier luz, en lugar más oscuro de nuestras cabezas. El crecimiento de la corteza cerebral es responsable de la que la glándula haya quedado escondida, lejos de su posición más primitiva cerca del cráneo. Otros sistemas perciben los cambios de luz y envían la información a la glándula, donde esta cumple las mismas funciones que los reptiles, que no necesitan intermediarios.

La complejidad y la diversidad son justamente las cosas que explica la evolución. ¿Por qué hay un mundo complicado dónde podría haber uno más simple? ¿Por qué los seres vivos no son como las máquinas? ¿Por qué tenemos el mismo ojo que un pez y un ave pero no el de un pulpo? ¿Y por qué el pulpo tiene algunas cosas como el caracol? ¿Por qué hay palomas moteadas, rayadas, marrones y grises, chiquitas y grandes, con manchas azules o rosadas, en una región pequeña como lo es la capital argentina? ¿Por qué algunas especies tienen tantos hijos? ¿Por qué la mayoría muere aún antes de nacer o durante sus primeros días? ¿Por qué hay órganos que cumplen muchas funciones y otros sólo una o ninguna? ¿Por qué hay "defectos" en los organismos? ¿Por qué nacen bebés humanos con cola o con pelo en todo el cuerpo o con los dos sexos? ¿Por qué los embriones humanos tienen cola y bolsas en la garganta? A estas y muchas otras preguntas responde la evolución. Porque hace mucho mucho tiempo, tuvimos un ancestro, nosotros y las aves, nosotros y los peces, los caracoles y los pulpos, y mucho más lejano, con las plantas, los hongos, las bacterias, que era el mismo.

La evolución nos destrona de la cúspide de la naturaleza, nos dice que podríamos no existir (ya no hay un camino que lleve inevitablemente hasta nosotros), que sólo somos uno más entre muchos seres vivientes, pero nos da humildad al contemplar el mundo y saber que estamos todos relacionados.

 

19Feb/112

Qué es la tropopausa

2 Comentarios    

Publicado por:Elio Campitelli.

Etiquetado con: ,
cúmlulo

Cumulonimbus fotografiado desde el espacio. Gracias NASA (click para ver el original)

Muchos deben haber visto imágenes como esta y se preguntaron, ¿por qué los cumulonimbus muchas veces tienen esa forma de yunque? Bueno, quizás no sean tantos, pero es una pregunta tan válida como cualquier otra. Es que si nos parece que estas nubes se topan con una pared invisible, no estamos tan lejos de la verdad.

Los cumulonimbos se producen cuando el aire se calentado por el suelo y se eleva como un globo aerostático. A medida que sube, va disminuyendo su temperatura y el vapor de agua se va condensando en forma de gotitas. Así como cuando transpiramos y la evaporación del sudor nos enfría, cuando las humedad se condensa calienta el aire, lo que le permite seguir elevándose aún más. Así se generan las llamadas nubes de convección. Desde los pequeños y simpáticos cúmulus en sus variedades humilis (más anchos que altos) y mediocris (igual de anchos que altos) que evolucionan en los cúmulos congestus (más altos que anchos) y los temidos cumulonimbus; ambos portadores de precipitación.

nubefuckyou

Este cúmulus congestus me parece que se enojó.

Como el lector agudo habrá podido notar, este proceso de convección depende de que la temperatura del aire descienda con la altura. ¿Cómo podría no ser así? Después de todo, cuanto más alto está el aire, está más lejos de la radiación del suelo, por lo que debe estar más frío. Y mientras estemos en la tropósfera (la capa más baja de la atmósfera) esto sucede sin problemas. Sin embargo, las cosas cambian cuando se llega a la estratósfera. La composición química del aire también varía según la altura y entre los 15 y 32 km (dependiendo de la latitud) se encuentra una concentración de ozono llamada Ozonosfera. Es ahí donde la famosa capa de ozono nos protege de la radiación ultravioleta en un proceso que libera radiación infrarroja calentando el aire circundante.

Esto quiere decir que entre los 11 y los 17 km (también dependiendo de la latitud), el aire deja de enfriarse con la altura. Ahí comienza la tropopausa. En esta zona, la temperatura del aire no varía con la altitud y se mantiene a unos cómodos –56 °C. Esto significa que nuestra nube ya no puede crecer en vertical. Una vez que llega a la tropopausa las corrientes de convección que la alimentaban dejan de subir y se topan con una pared de cristal. Ya no pueden seguir ‘flotando’ hacia arriba porque tiene la misma densidad que el aire circundante. Pero por debajo de la tropopausa, el aire sigue teniendo flotabilidad y sigue empujando la columna hacia arriba. Sólo la nube de tormenta más poderosa asoma su cabeza por encima de la tropopausa. La gran mayoría no puede seguir su desarrollo vertical y debe empezar a ocupar espacio horizontalmente lo que produce la apariencia de yunque o, en la jerga meteorológica, cumulonimbus incus.

incus

Acá debe ser donde Thor fabrica sus espadas.

La tropopausa se encuentra a menor altura en los polos que en el ecuador. Es simple ver por qué: Al tener temperaturas más altas, el aire a menor latitud se expande y ocupa más espacio. Todas las capas de la atmósfera se encuentran más altas a menores latitudes que en los polos. También existen variaciones estacionales relacionadas con la producción de ozono. Finalmente, se observa una variación a mayor largo plazo. Al aumentar las concentraciones de CO2 tiene dos efectos relacionados con la tropopausa.

hornycloud

Una nube en un "estado inestable de excitación".

Por un lado, al colisionar con otras moléculas (Nitrógeno, por ejemplo), el CO2 absorbe parte de la energía cinética y queda en un estado inestable de excitación. Al pasar del éste a un estado de menor energía, libera radiación infrarroja (calor). Si esto sucede en la tropósfera, el calor se transfiere fácilmente a otras moléculas, aumentando la temperatura. En la estratósfera, en cambio, la baja densidad del aire significa que la radiación tiene más posibilidad de escapar al espacio, dando como resultado, un enfriamiento neto de las capas altas de la atmósfera.

Por otro lado, el CO2 absorbe la radiación infrarroja proveniente del suelo calentándose y también aumentando la temperatura de la baja atmósfera y permitiendo que menos radiación llegue a las capas altas, dando un resultado neto negativo.

Ambos procesos resultan en un enfriamiento de la estratósfera y un calentamiento de la tropósfera, lo que tiene, como consecuencia que la primera se contraiga y la segunda se expanda, elevando la altura de la tropopausa.

El comportamiento de las nubes es algo fascinante. Están ahí y muy pocas veces reparamos en ellas, con ojos mirando hacia el suelo (al contrario de los laputanos que miraban siempre hacia arriba), pero tienen muchas cosas que contar. Y como no podía ser de otra manera, cuando más uno aprende sobre ellas, más bellas son. No puedo dejar de recomendar la Guía del Observador de Nubes; un libro excelente donde aprendí no sólo muchas de las cosas escritas acá, sino también el amor y la fascinación por las nubes.

13Feb/1110

Pienso, luego Dudo – Capítulo 05

10 Comentarios    

Publicado por:Elio Campitelli.

Archivado en: Podcast

Si una persona puede tener un celular con el cual puede usar internet, ¿por qué no puede haber una bola que lava la ropa sin jabón, con nanotecnología?
Ezequiel Del Bianco


Pienso, luego dudo es el podcast oficial del Círculo Escéptico Argentino. Es una dosis quincenal de escepticismo y ciencia en donde conversamos sobre nuevos descubrimientos y desarrollos científicos; nuevos inventos y fraudes pseudocientíficos; y cualquier cosa que encontremos interesante.

Para escuchar online, hacer click en PLAY:

Descargar este capítulo en MP3

Algunas cosas de las que hablamos:

Música que se escucha:

  • Clint Mansell - Pi r^2 (de la banda sonora de Pi)
  • Clint Mansell - 2 pi r

Para comentarios, críticas, opiniones, sugerencias sobre este capítulo, o recomendar temas y compartir noticias para el próximo capítulo, pueden ir al foro o utilizar el formulario de contacto.

Pienso, luego dudo – Capítulo 05 (link de descarga)
Canal en iVoox
Subscribirse por RSS

10Feb/110

Una multitud de nuevos planetas.

No hay comentarios    

Publicado por:Elio Campitelli.

Etiquetado con: , ,

A diferencia del Hubble, cuya versatilidad le permite observar las galaxias más lejanas conocidas,  tomar mapas de Plutón o capturar una colisión entre asteroides, el Telescopio Espacial Kepler fue diseñado específicamente para una única tarea: buscar Planetas. Y como un experto en su discreto campo de acción, es excelente en lo que hace. Tal es así que hace unos días y utilizando sólo datos obtenidos en sus primeros 4 meses de funcionamiento, tenemos más de 1200 candidatos a planetas extrasolares.

Eclipsing_binary_star_animation_2

Se puede usar el tránsito para detectar un planeta...

Kepler apunta constantemente a unas 150.000 estrellas en nuestra galaxia que representan 1/400 del cielo nocturno buscando pequeños parpadeos en la luminosidad. Ese parpadeo puedo significar que algo se interpuso entre la estrella y el detector; si puede observarse periódicamente, es muy probable que ese algo sea un planeta. A partir del período orbital luego se puede deducir la distancia al a estrella utilizando, justamente, las leyes de Kepler; el tamaño se deduce por la cantidad de luz bloqueada; y la masa puede estimarse midiendo el efecto gravitacional (bamboleo) de la estrella.

Este método tiene dos limitaciones principales. La primera es la sensibilidad de los detectores. Cuanto más sensibles y precisos, más pequeños son los cambios de luminosidad que pueden detectarse y, por lo tanto, más pequeños son los planetas que pueden descubrirse. Kepler es suficientemente sensible como para encontrar un planeta del tamaño de la Tierra y lo ha demostrado encontrando un planeta sólo un 40% más grande que el nuestro, así que por eso no hay que preocuparse. Sin embargo hay otra limitación mayor: sólo puede encontrar planetas que pasen frente a su estrella. Esto significa que aún si todas las estrellas observadas tuvieran planetas, sólo podríamos saber de su existencia en una pequeña porción de ellas. Por suerte, existen métodos estadísticos para estimar esa proporción y extrapolar los resultados con confianza.

Planet_reflex_200

... o su efecto en la velocidad radial de la estrella. Nótese que no es que el planeta rote al rededor de la estrella, sino que ambos rotan al rededor del centro de gravedad del sistema (que puede estar dentro de la estrella)

Todo esto nos lleva a los más de 1200 candidatos que anunció la NASA. Hasta ahora el número de planetas extrasolares era algo superior a 500. Voy a repetir esto para los que no estaban prestando atención allá en el fondo: en 2 años, usando datos recolectados sólo durante 4 meses, Kepler encontró más del doble de planetas que los descubiertos en 15 años de observación terrestre (el primer exo-planeta, Belerofonte, fue descubierto en 1995). La misión está diseñada para durar 3 años y medio, por lo que nuestro entendimiento del universo está a punto de explotar…

Quizás más sensacional sea que 68 de esos planetas tienen aproximadamente el tamaño de la Tierra, 56 están en la zona habitable de los cuales 5 tienen un tamaño terrestre. Pero no hay que descartar los 49 restantes ya que las llamadas “súper-tierras” no son necesariamente hostiles con la vida y los planetas jovianos pueden tener lunas habitables. Claro que, aún cuando un planeta esté en la zona habitable, no significa que tenga vida. Tanto Venus como Marte están a la distancia justa del Sol para tener agua líquida en la superficie; sin embargo por su características atmosféricas Venus es un horno con 400ºC a la sombra y Marte es un desierto helado con casquetes polares de hielo seco. La composición y masa de la atmósfera es un factor nada trivial que afecta la habitabilidad de un planeta. Pero al tener más datos, los astrónomos y astrobiólogos pueden darse una idea de cuán comunes son los planetas similares al nuestro, un factor que interviene en la famosa Ecuación de Drake y en las posibilidades de encontrar vida extraterrestre. También sirve para afinar los modelos de formación planetaria.

Kepler muy probablemente va a revolucionar nuestro entendimiento del universo - sólo hay que esperar. Para estar seguros de que la señal observada es un planeta, los astrónomos necesitan 3 tránsitos. Esto significa que si Kepler estuviera en un sistema solar alejado mirando hacia nosotros, tardaría más de 3 años en descubrir la Tierra. Cabe preguntarse si los astrólogos actualizarán sus cartas astrales para tener en cuenta todos estos nuevos cuerpos celestes o si se podría usar la diferencia entre éstas y los datos empíricos para encontrar nuevos planetas.

(Gracias a leox por postear esta noticia en el foro y gracias a la JREF por el millón de dólares que me gané por haber predicho esto –o algo parecido- en el episodio 3 de Pienso, luego Dudo)

10Feb/115

Pienso, luego Dudo – Capítulo 04

Tiene que que haber un límite; no puede seguir hasta el infinito.

Samuel Hahnemann (1755 - 1843)

Pienso, luego dudo es el podcast oficial del Círculo Escéptico Argentino. Es una dosis quincenal (o casi) de escepticismo y ciencia en donde conversamos sobre nuevos descubrimientos y desarrollos científicos; nuevos inventos y fraudes pseudocientíficos; y cualquier cosa que encontremos interesante.

En este capítulo algo atrasado (mi culpa!) hablamos principalmente sobre la homeopatía, qué es y cómo funciona. También hablamos de Betelgeuse, ya que estamos.

Para escuchar online, hacer click en PLAY:

Descargar este capítulo en MP3

Algunas cosas de las que hablamos:

  • Aritmética de los cuatro cuatros en El Hombre que Calculaba
  • Explosión de Betelgeuse
  • Homeopatía
    • Suicidio homeopático, en el CEA
    • Campaña 10:23
    • Buen artículo en Wikipedia (al menos por ahora)
    • Breve Introducción a la Homeopatía, vía De Legos a Logos
    • Qué es la Homeopatía y sus principios básicos, vía DrGEN.com.ar
    • Aclaración: El sistema CH (Diluciones Centesimales Hahnemannianias) es el que se expone en este video en el cual se usan varios vasos. En el sistema CK (Diluciones Centesimales Korsakovianas) se utiliza el mismo vaso una y otra vez vaciándolo hasta que quede 1 sola gota de la substancia y luego agregando 99 gotas del diluyente.
    • Este sitio (sección “Remedios”) recomienda diluciones de hasta 100.000 C es decir 1 parte en 10^200.000, un 1 seguido de 200.000 ceros.
    • Meta-análisis sobre homeopatía en The Lancet: “Estas conclusiones son compatibles con la noción de que los efectos clínicos de la homeopatía se deben al efecto placebo”.
    • Sobre Luc Montagnier, en De Legos a Logos
    • La ‘sobredosis’ homeopática no es un experimento científico, en el CEA

Música que se escucha:

Ozzy Osbourne – Suicide Solution

Para comentarios, críticas, opiniones, sugerencias sobre este capítulo, o recomendar temas y compartir noticias para el próximo capítulo, pueden ir al foro o utilizar el formulario de contacto.

Pienso, luego dudo – Capítulo 04 (link de descarga)

Canal en iVoox

Subscribirse por RSS

6Feb/1110

Desafío 10:23: hecho

10 Comentarios    

Publicado por:PabloDF.

Archivado en: 10:23, Homeopatía

Para tranquilidad de todos nuestros lectores queremos avisarles que no hemos podido suicidarnos con pastillas homeopáticas, ni hemos sentido siquiera mínimos efectos secundarios, a pesar de que todos los miembros del Círculo Escéptico Argentino, en Buenos Aires y Rosario, nos zampamos ayer una o dos docenas de pastillas homeopáticas de diferentes clases (cada uno). Las bajamos, para asegurarnos, con un par de vasos de la misma solución homeopática potente. Aquí están los videos:

Se pueden ver algunas fotos en nuestra galería de Flickr, recién inaugurada (y que pronto ampliaremos).

3Feb/118

Cómo fabricar un preparado homeopático

8 Comentarios    

Publicado por:Elio Campitelli.

Archivado en: 10:23, Homeopatía, Podcast, Pseudomedicinas

2Feb/117

Betelgeuse, o por qué no es cierto que vamos a tener dos soles en 2012

7 Comentarios    

Publicado por:PabloDF.

Etiquetado con: , , ,
Los dos soles de Tatooine

Así no se verá el cielo de la Tierra cuando Betelgeuse explote.

El 19 de enero de 2011 el portal de noticias australiano news.com.au publicó declaraciones de Brad Carter, físico de la Universidad de Queensland del Sur, bajo el título “Los soles gemelos de Tatooine, pronto en un planeta cerca de Ud., apenas Betelgeuse explote”. Decía que la “infame” estrella supergigante roja de la constelación de Orión explotaría muy probablemente en 2012 y la veríamos como “un segundo sol en el cielo”. El muy conocido The Huffington Post (éste sí infame por su apertura entusiasta a la pseudociencia de toda clase) lo republicó como “¿Dos soles? Estrellas gemelas podrían ser visibles desde la Tierra en 2012”. El tono de la noticia original era juguetón (estaba ilustrada con la inolvidable escena de Star Wars donde Luke Skywalker contempla ponerse los soles gemelos de su planeta natal); el otro era serio, casi preocupado.

Ni qué decir tiene que el disparate cundió enseguida. Hubo quien lo asoció con el famoso calendario maya y quien lo tachó de exageración debida a los “fanáticos de la astronomía”. Un diario informó que Betelgeuse es “la segunda estrella más grande del universo”, que esto de los soles gemelos ocurre cada millón de años, que el calendario maya predice “el Armagedón” para 2012 y que la palabra Betelgeuse “tiene fuertes asociaciones con el diablo”. Otro matizó, con risible cautela, que la explosión podría ocurrir en 2012 “o dentro de miles de años”. Si la desinformación y el amarillismo tuvieran masa, la cobertura mediática de este asunto ya hubiera colapsado sobre sí misma como agujero negro.

Luego llegaron las desmentidas. Phil Plait (de Bad Astronomy) empezó a escribirla apenas vio la noticia en el portal australiano (hay una traducción al castellano en Ciencia Kanija). De Betelgeuse ya se viene hablando hace un tiempo entre los astrónomos serios, y los profetas del apocalipsis maya también la tenían en la mira.

Pero basta de hablar de lo que dijeron otros. ¿Qué hay de cierto?

Para empezar, se trata verdaderamente de una estrella atípica. Es inmensa: unas 590 veces el diámetro de nuestro Sol y más de 20 millones de veces su volumen. Es sumamente poco densa, por lo cual la masa total es sólo unas 18–19 masas solares. Es tan grande que algunos telescopios han podido fotografiarla como un disco con detalles (mientras que la mayoría de las estrellas sólo pueden verse como puntos de luz indistintos). Y efectivamente, es casi seguro que está por explotar (o ya ha explotado pero el evento todavía no nos ha llegado, distinción que carece de importancia ahora) como una supernova de tipo II. La mayor parte de la radiación que emita será absorbida por la propia nube de gas expulsada. Es muy probable que también cause un estallido de rayos gamma, pero incluso aunque este se emitiera en nuestra dirección, estamos demasiado lejos para que cause efectos significativos. Sin duda ofrecerá un espectáculo magnífico: no será como un segundo sol en el cielo, pero sí se la podrá ver de noche o de día durante meses, con un brillo superior al de la Luna en cuarto creciente. Y además, como está cerca de la eclíptica, será visible desde casi todos los puntos de la Tierra.

Sin embargo, no sabemos cuándo sucederá todo esto. Creemos que va a ser pronto, pero en términos astronómicos eso puede ser mañana o dentro de cien mil años. Por lo tanto, la especulación de que este evento ocurrirá dentro de unos pocos meses es cuanto menos infundada, y sólo puede venir de gente ansiosa de ver profecías cumplidas.

Betelgeuse, con su brillo rojizo en la constelación de Orión (debajo y a la derecha de las Tres Marías, observando desde el Hemisferio Sur)

¿Y por qué estallará Betelgeuse? Ciertamente no para señalar el advenimiento de una nueva época en la Tierra. A las estrellas no les importamos. Betelgeuse estallará porque las estrellas, en esto sí parecidas a nosotros, tienen un ciclo de vida. A lo largo de su existencia, estas gigantescas esferas de gas sufren una lucha constante: la energía que se produce en su interior (producida por la fusión de elementos químicos) tiende a expandirlas hacia afuera, pero la gravedad de su propia masa tiende a comprimirlas hacia adentro. Mientras estas fuerzas se equilibran (lo cual típicamente sucede durante miles de millones de años) la estrella mantiene una forma estable, pero tarde o temprano los elementos de su núcleo terminan de fusionarse, y el equilibrio se acaba. Haciendo una burda analogía, estos elementos serían como la leña de una fogata. Pero a diferencia de la leña, a medida que los elementos se van fusionando, otros nuevos y más pesados se van generando en el mismo proceso. Cuando los primeros elementos (los más ligeros) se terminan, comienzan a fusionarse los segundos (más pesados), originando en consecuencia elementos a su vez aún más pesados… y así el ciclo se repite sucesivamente, generando en cada paso una cantidad menor de energía, hasta llegar a cierto punto límite.

Lo que sucede después depende de cada estrella en particular, según sus distintas características físicas. El abanico de posibilidades va desde apagarse discretamente hasta consumirse en una explosión espectacular. Y a partir sus restos pueden formarse todo tipo de nuevos cuerpos celestes: esferas de gas oscuras y apagadas, nebulosas de colores brillantes, púlsares o incluso agujeros negros.

Una estrella muy grande no puede autosostenerse mucho tiempo. Betelgeuse tiene unos diez millones de años y muestra signos de estar cerca del final: se contrae y expande, cambia de forma y brillo. En su núcleo probablemente ya no quede nada de hidrógeno para fusionar, y quizá incluso quede muy poco helio. Se calcula que una estrella grande puede fusionar helio en carbono durante algunos milenios; el siguiente paso (fusionar carbono en neón o magnesio) transcurre en cuestión de años, y para cuando la estrella comienza a fusionar silicio sólo le quedan días. La fusión de silicio produce una serie de elementos que lleva hasta el níquel, el cual se transforma rápidamente en hierro. La fusión del hierro no produce energía sino que la absorbe. Por lo tanto, éste es el punto donde la estrella pierde la batalla contra su propia gravedad. Su núcleo se derrumba sobre sí mismo a toda velocidad, dejando atrás las capas exteriores de la estrella. La energía liberada por el colapso (que está en el orden de lo que nuestro Sol producirá en toda su existencia, pero en pocos minutos) es lo que vemos como una supernova.

Si el cuerpo residual que queda de la estrella es relativamente ligero (no más de tres masas solares aproximadamente), este nuevo estado es estable; lo que veremos desde la Tierra será una nebulosa que se expande, formada por los restos gaseosos expulsados, con una estrella de neutrones en el centro que quizá veamos como un púlsar. Pero si el residuo es algo más pesado, la materia será comprimida por su propia gravedad hasta formar un agujero negro.

Cualquiera sea el caso, Betelgeuse dará a los astrónomos mucho material de estudio inédito sobre las supernovas: hace desde antes de la invención del telescopio que no vemos una tan cerca. Y a todos los demás nos permitirá ver una muestra directa de cómo se crearon y se siguen creando los elementos de los que estamos formados. Sin embargo, sólo será una decepción para los profetas del apocalipsis y sus crédulos seguidores.

Creer en mitologías pintorescas siempre resulta fácil y atractivo, pero una vez echamos un vistazo más profundo, la realidad resulta mucho más apasionante que la ficción.

1Feb/1137

La ‘sobredosis’ homeopática no es un experimento científico.

1023 con webA propósito del Desafío 10:23 (la “sobredosis homeopática”) encontré un link a una crítica escrita por un tal William Alderson (miembro fundador de una organización defensora de la homeopatía), quien nos acusa de realizar un “diseño experimental estúpido” y de que se trata de un “sinsentido a-científico”.

Parece mentira que haya que aclarar esto pero nadie afirma que la sobredosis homeopática sea un experimento científico. No hay doble ciego , control de placebo, medidas objetivas ni una predicción que se quiere corroborar. Además, nos vemos obligados a usar preparados homeopáticos caseros porque es imposible conseguir los "reales" en grandes cantidades ya que en Argentina  son considerados recetas magistrales y sólo se venden bajo receta.

Como correctamente señala Alderson en su conclusión, “esta payasada de la ‘sobredosis’ es simplemente un ejercicio propagandístico sin ningún fundamento científico”. ¡Precisamente! Se trata de un evento para llamar la atención de la gente e informar sobre qué es la homeopatía. No es más que una performance para atraer oídos y miradas. Quien crea que se trata de un experimento que busca demostrar que la homeopatía no funciona, tiene una idea profundamente distorsionada de cómo se hace ciencia.

Pero eso no quiere decir que el mensaje sea falso o que carezca de fundamento científico. Es una realidad que los preparados homeopáticos (o “sustancias potenciadas” como los llama Alderson) no contienen ni una sola molécula del supuesto compuesto activo, que la homeopatía ha matado personas indirectamente, y que se está enseñando pseudociencia en las universidades y vendiéndose en las farmacias. Su falta de efectividad ya fue demostrada incontables veces en la literatura científica, hasta el punto en que incluso sus defensores se han visto obligados a admitirlo.

Aunque, si bien nosotros tenemos claro qué es lo que caracteriza un buen estudio, esto no ocurre con los investigadores homeopátios (si se me permite llamarlos así). Al parecer, en el ámbito de la ciencia ellos también aplican la ley de los infinitesimales y creen que los estudios son más potentes cuanto más diluida esté su calidad.

El año pasado, por ejemplo, se publicó un paper que los promotores de la homeopatía estaban inflando desde 2007 cuando empezó el protocolo. Se trataba de un ensayo clínico del poder de los homeoprofilácticos (los preservativos más finitos del mundo, supongo) en la prevención de la leptospirosis. Se publicitaba como “el mayor estudio homeopático jamás realizado, basado en los datos de más de 11 millones de personas (toda la población de Cuba)”. Yo leí el paper y publiqué un artículo en mi blog y, para resumir, es difícil creer que alguien haya aprobado un estudio como éste, sin doble ciego ni control de placebo. Definitivamente, un “diseño experimental estúpido”.

Este mismo es el caso de los estudios sobre la eficacia de la homeopatía en el tratamiento del dengue. De los que encontré, los dos que mostraron efecto positivo carecían por completo de controles. Por otro lado, un pequeño estudio de mayor calidad (con doble ciego y control de placebo) no encontró diferencia alguna entre la homeopatía y el placebo. Esto es típico de la homeopatía y de otros tratamientos inefectivos: el efecto disminuye a medida que aumenta la calidad del diseño experimental. Es por eso que muchos defensores de la homeopatía promueven ensayos clínicos “pragmáticos”, es decir, sin controles.

La costumbre de realizar mala ciencia es ilustrada perfectamente por el caso de Jacques Benveniste. Tratando de dar un fundamento científico a la homeopatía, realizó varios experimentos que, según él, demostraban que el agua tiene memoria. Luego de que el paper fuera publicado en Nature, un grupo de investigadores que incluía a James Randi, trató de replicar los resultados con la asistencia de Benveniste. Notaron que no había doble ciego. Luego de que Randi y los otros tomaran precauciones para asegurar el doble ciego, por primera vez en la historia del laboratorio, llegaron a resultados negativos.

Otra gran celebridad es Masaru Emoto, quien supuestamente demostró que los cristales de agua “sienten” y “escuchan” y lucen “feos” si se le proyectan emociones negativas y “lindos” si las emociones son positivas. Esto también es usado por algunos como evidencia de que el agua tiene memoria. Pero no sólo sus críticos advierten, sino que el propio Emoto admite, que en sus trabajos no hay ningún control ni doble ciego.

A juzgar por la calidad de los estudios que los defensores de la homeopatía consideran convincentes, uno esperaría que la sobredosis homeopática convirtiera en detractores a todos los actuales creyentes. Si esta campaña no es más que “un ejercicio propagandístico sin ningún fundamento científico”, ¿qué decir de la investigación en homeopatía?