29Ene/111

Challenger, el misterio que no fue (parte 2)

1 Comentario    

Publicado por:PabloDF.

Etiquetado con: , ,
Nostradamus y el transbordador espacial Challenger

Nostradamus y el transbordador espacial Challenger

En ocasión del 25° aniversario de la explosión del transbordador espacial Challenger, hablábamos en la primera parte de este artículo de los misterios inventados en torno a la tragedia y de cómo provienen, en último término, de la paranoia antigubernamental y de la prensa sensacionalista.

Con un halo de mayor respetabilidad —inmerecida— suelen ser recibidas las denominadas “profecías” de Nostradamus, el astrólogo francés del siglo XVI en cuyas centurias (conjuntos de cien versos de cuatro líneas) se suelen encontrar todo tipo de predicciones sobre eventos globales… aunque sólo después de que han ocurrido. Después de lo del Challenger, por supuesto, hubo quienes dijeron que Nostradamus lo había profetizado; están los que apuntan a la cuarteta I.LXXXI (es decir, la n° 81 de la primera centuria), que en castellano he visto traducida así:

Del rebaño humano nueve serán puestos aparte,
Del juicio y consejo separados,
Su fuerza será dividida al partir,
Kappa, Theta, Lambda muertos prohibidos dispersaos.

Esto no tiene mucho sentido. En inglés la han traducido aproximadamente, y yo retraduzco con mucha generosidad, como

Del rebaño humano nueve serán enviados lejos,
Apartados de juicio y consejo,
Su suerte estará sellada al partir,
Kappa, Theta, Lambda yerran los muertos expulsados.

En otras partes he visto traducido el tercer verso como “su suerte será ser divididos al partir”. El cuarto verso ni siquiera suena gramatical, aunque no sabría decir si lo es en el francés antiguo original. Las diferencias en todo caso son notables, aunque quizá explicables por el hecho de que diferentes autores de libros de misterio y profecía prefieren traducir según convenga más o menos a sus especulaciones (con frecuencia una cuarteta predice sucesos completamente diferentes según quién la interprete).

Los tripulantes del Challenger eran siete, no nueve (¡quizá había otros dos tripulantes secretos!). Aparentemente los creyentes vinculan las letras griegas kappathetalambda (Κ, Θ, Λ) con las consonantes de Thiokol, la empresa que fabricaba la pieza aislante que falló provocando la explosión. Es obvio que ni los números ni el orden de las letras importa.

Otros prefieren ver la predicción en la cuarteta VI.XXXIV:

De fuego volante la maquinación
Vendrá turbar al gran jefe asediado:
Dentro habrá tal sedición,
Que en desesperación estarán los vencidos.

Es difícil ver cómo esto puede tener que ver con el Challenger. La referencia al asedio, la sedición y la desesperación se vincula con el escándalo político y las pujas de poder dentro del gobierno estadounidense y la NASA luego de la explosión.

Dolores Cannon, autora de “Conversaciones con Nostradamus”

Dolores Cannon, autora de “Conversaciones con Nostradamus”

Dolores Cannon, la autora de Conversaciones con Nostradamus, salva esta profecía con el recurso (bastante sensato en principio) de preguntarle al autor qué quiso decir. Todo comenzó con Elena, una mujer de unos cuarenta años con diez hijos, con educación secundaria incompleta, que trabajaba en un restaurante. Elena, una ex-católica devenida en mormona, había sufrido una experiencia cercana a la muerte en la que había estado “fuera de su cuerpo” mientras trataban infructuosamente de revivirla, y había llegado a un grupo donde Cannon hablaba con sus seguidores sobre temas metafísicos y fenómenos psíquicos. Cannon, que como cosa de rutina realizaba regresiones de vidas pasadas con varios de sus pacientes/seguidores, le ofreció hipnotizarla. Elena aceptó y comenzaron las sesiones, con gran éxito, aunque muchas veces tenía que cancelarlas por cuestiones de trabajo o familiares.

Un día Elena llamó urgentemente a Cannon para contarle que le había pasado algo muy extraño. Un tal Andy, un “guía”, se le había aparecido y le había dicho que era importante que siguiera sus sesiones con Cannon y que tenía un mensaje importante para ella. Cannon le dijo que Andy era un ángel guardián. En la siguiente sesión Elena se rehusó a hablar porque tenía que “ver al maestro primero”. De pronto Andy apareció y le dijo a Cannon, a través de Elena, que todavía “no estaba lista”.

Para evitarles el suspenso, y sobre todo la aburridísima historia, llena de lugares comunes como los de los dos anteriores párrafos, diré que Elena terminó sirviendo de canal de comunicación hacia el pasado con Dyonisus, un discípulo de Nostradamus. A través de éste, recibió instrucciones de estudiar las cuartetas. Cannon decidió estudiarlas también, pero encontró que cada libro las traducía al inglés de forma distinta. Entonces decidió (arbitrariamente) utilizar la interpretación de The Prophecies of Nostradamus de Erika Cheetham (quien por supuesto creía en las profecías). El proyecto de comunicación con el profeta sufrió un golpe cuando Elena eventualmente tuvo que abandonar el grupo para irse a vivir a otro estado, pero finalmente Cannon pudo hablar con el maestro a través de Brenda, una estudiante de música que también estaba en el tema de las regresiones hipnóticas.

Nostradamus le dijo a Cannon (a través de Brenda) que lo del Challenger no era la primera tragedia espacial, sino la más publicitada; que muchos vuelos espaciales supuestamente no tripulados habían sido misiones tripuladas fallidas en las que los tripulantes murieron pero sus muertes fueron encubiertas. La Unión Soviética, dijo Nostradamus, había mandado seres humanos a Venus pero la nave había explotado al entrar en la atmósfera. Sobre el Challenger, Nostradamus dijo que le resultaba difícil ver cuál fue la causa pero aparentemente fue “un error de computadora” (término que Brenda le sugirió), que la tragedia había causado una división entre los altos mandos, y que cuando el programa espacial estuviera por volver a funcionar sería detenido por una guerra.

El resto de las “profecías” y sus interpretaciones no son más coherentes. Lo único sorprendente en este caso es la capacidad de los creyentes para creerse las explicaciones que ellos mismos están inventando. Cannon enfatiza el hecho de que sus sujetos de estudio no son personas interesadas a priori en lo psíquico, ni han tenido contacto con libros sobre el tema, pero contra eso podemos señalar su obvia credulidad (más allá del dinero que sin duda ganaría publicando libros sobre estas tonterías), la tendencia a la sugestión de los sujetos hipnóticos y el hecho de que todo sea a fin de cuentas un montón de declaraciones anecdóticas imposibles de comprobar.

Por si faltara algo, la caída del Challenger ocurrió poco tiempo antes de las primeras “entrevistas” con Nostradamus; uno casi podría asegurar que cualquier otro suceso catastrófico (de los que suelen ocurrir un año sí y otro no) podría haber sido referenciado. Si en un libro sobre Nostradamus no hay una predicción sobre algo importantísimo que ocurrió justo después de su publicación, empíricamente podemos asegurar que el siguiente libro sí lo predecirá, reinterpretando alguna cuarteta poco notable para ese fin.

28Ene/115

Challenger, el misterio que no fue (parte 1)

5 Comentarios    

Publicado por:PabloDF.

Archivado en: Sensacionalismo, Teorías de conspiración
Explosión del cohete propulsor del transbordador espacial Challenger

Momento de la explosión del cohete propulsor del transbordador espacial Challenger

Hoy se cumple un cuarto de siglo del trágico vuelo final del transbordador espacial Challenger, que terminó en un catastrófico choque contra las aguas del Atlántico minutos luego de la explosión de su cohete propulsor.

Como cada vez que ocurre un evento trágico e inesperado, y más todavía cuando llega a todo el planeta, los vendedores de misterios y conspiraciones aprovecharon la oportunidad. La prensa sensacionalista (es decir, casi toda la prensa) sigue narrando el suceso en una forma que desdeña la verdad, enfatizando los elementos románticos y la sensación de injusticia cometida.

Uno de los elementos más comunes del hambre de misterio es recurrir a las conspiraciones y a la desconfianza hacia las instituciones gubernamentales. Años después de la tragedia del Challenger, se propagaba por la recién estrenada Internet una supuesta transcripción de una grabación realizada por los astronautas en sus últimos momentos, que demostraría que al menos algunos de ellos sobrevivieron hasta el choque final de la cabina contra el océano. Esta grabación habría sido ocultada por la NASA, como así también el hecho de que algunos astronautas podrían haber sido rescatados y estar todavía vivos, aunque ocultos. Todo esto habría sido cubierto cuidadosamente porque la NASA habría querido preservar la imagen trágica pero segura de una muerte instantánea causada por una explosión imprevista, cuando la realidad sería que los astronautas sufrieron horriblemente a causa de un vehículo inseguro construido con materiales baratos.

Además, se dijo que el lanzamiento había sido apurado por razones políticas (luego de muchos retrasos y postergaciones embarazosas del programa espacial), que la NASA sabía que el equipamiento del propulsor era defectuoso, y que el compartimiento de combustible estaba sellado con un material menos eficaz de lo necesario porque el que debía usarse estaba prohibido por regulaciones ambientales. Como se ve, la culpa la tienen los políticos, los tecnócratas y los ambientalistas: blancos preferidos de una paranoia típicamente estadounidense.

Portada del Weekly World News

Portada del Weekly World News: "Últimas palabras de la tripulación del Challenger"

La verdad es que la NASA intentó preservar de la prensa muchos detalles de la investigación, y ese silencio alimentó los rumores y las exageraciones. La NASA no ocultó, aunque tardó un poco en reconocer, que los tripulantes del Challenger no habían muerto todos en la explosión; al menos tres de los siete lograron activar sus tanques de aire de emergencia antes de golpear contra el océano. Es absolutamente imposible que hayan sobrevivido al choque, que implicó una desaceleración súbita de 200 g. Los astronautas no llevaban grabadores personales y una cinta grabada no podría haber resistido el choque y la exposición a seis semanas en el agua del Atlántico (que es lo que se tardó en rescatar los restos). El aislante de las junturas del tanque propulsor era tan bueno como cualquier otro, y el diseño del tanque ya había sido utilizado muchas veces sin problemas en otros vehículos y en el mismo Challenger.

Pero la historia de la cinta y su transcripción no precisan desmentidas de esta clase, porque sabemos de dónde provino: la creó de la nada el periódico amarillista Weekly World News (uno de esos prototípicos “tabloides de supermercado”) en 1991. Una idea de su seriedad la dan algunos de sus temas habituales: el “Chico Murciélago”, los avistamientos de Elvis Presley, el hallazgo de reliquias bíblicas como el Arca de Noé o las sandalias de Jesús, y notas recurrentes sobre criptozoología.

Por supuesto que la tragedia del Challenger no podía dejar de caer también en manos de los profetas. En la segunda parte de este artículo hablaremos de una fuente de profecías a la cual acuden todos, o casi todos, los buscadores de misterio: Nostradamus.

Continuará…

26Ene/110

Breve introducción a la homeopatía

No hay comentarios    

Publicado por:Elio Campitelli.

Archivado en: Homeopatía, Pseudomedicinas

clip_image001Orígenes y fundamentos.

La homeopatía vio la luz en Alemania a principios del 1800 y su creador fue el médico Samuel Hahnemann. En esa época la práctica de la medicina era bastante brutal. El uso de venenos y toxinas era moneda corriente y era tan común que los pacientes murieran por sus enfermedades como por su tratamiento. Hahnemann comenzó utilizando estos venenos pero cada vez en menores dosis. No es de sorprender que sus pacientes mostraban mejores resultados que los tratados, por ejemplo, con 50g de antimonio. En otras palabras, confundió el dejar de envenenar a sus pacientes con curarlos.

La homeopatía se basa en 2 principios básicos: la ley de los similares y la ley de los infinitesimales. La primera dice que una substancia que causa un conjunto de síntomas en una persona sana, cura esos mismos síntomas en una persona enferma. La segunda dice que para que la curación tenga efecto, la substancia activa debe ser diluida y que cuando más se la diluye, más potente es. Los homeópatas rutinariamente utilizan preparados “30C” (1 parte en 1060), un grado de dilución tal que es virtualmente imposible encontrar siquiera una sola molécula de la substancia original. Hahnemann fue un contemporáneo de Avogadro (quien propuso su famoso número en 1811) y no parece que lo haya conocido. En cualquier caso, la teoría atómica no estaba tan en uso como actualmente por lo que no resultaba tan extraordinariamente imposible que una substancia diluida hasta tal punto pueda aún tener un efecto. Es curioso, sin embargo, que en una carta de 1829 Hahnemann reconoció este problema; en sus propias palabras “Tiene que que haber un límite; no puede seguir hasta el infinito”.

… sigue en De Legos a Logos

20Ene/1163

Argentina se une al desafío 10:23

1023 con web  El año pasado, en Inglaterra ocurrió un ‘suicidio” homeopático en el contexto de la Campaña 10:23. Más de 400 personas tomaron una ‘sobredosis’ de preparados homeopáticos en protesta por su venta en farmacias y su financiación por parte del estado.  El evento, encabezado por la  Merseyside Skeptics Society, busca conscientizar a la población sobre qué es realmente la homeopatía: una industria multimillonaria basada en una práctica inventada en el 1800 que carece de fundamento científico o evidencia demostrable. Pero como el problema con la homeopatía es una preocupación que se extiende mucho más allá de ese país, este año la Campaña 10:23 toma un carácter internacional.

En 2011, el desafío es lograr protestas en 10 países y 23 ciudades y más de 1023 personas el 5 de febrero a las 10:23 de la mañana. El Círculo Escéptico Argentino invita a todos los interesados a participar de esta ‘sobredosis’ en los siguientes lugares:

  • Ciudad de Buenos Aires: Parque Centenario.
  • Rosario: Plaza Pringles.

Objetivos

  • No hay nada en ella: Muchas personas creen que la homeopatía es una forma de medicina herbal cuando esto no es así. Las plantas tienen químicos y es perfectamente posible que alguno de estos sea biológicamente activo y produzca efectos terapéuticos. Pero para que la homeopatía funcionase, deberíamos estar equivocados en todo lo que sabemos de biología, fisiología, química y física. Los preparados homeopáticos carecen por completo de substancia activa y se basan en principios incompatibles con nuestro conocimiento del mundo.
  • Es peligrosa: El daño directo producido por los preparados homeopáticos es insignificante. Ya que carecen de compuestos activos, no tienen efectos primarios ni secundarios. Pero el peligro radica cuando la homeopatía reemplaza a la medicina en un tratamiento o retrasa el acceso a la medicina convencional. En Inglaterra recomiendan vacunas homeopáticas contra la malaria para turistas en Áfricas, en Cuba se utilizó para tratar la leptospirosis y la Gripe A N1H1 y en Australia una beba murió de eccema porque sus padres la trataron con homeopatía. En nuestro país, existen sitios web que lo recomiendan para tratar el dengue, cuya variedad más grave (dengue hemorrágico) tiene una tasa de mortalidad que puede superar el 20%.
  • No debe ser legitimada: El Círculo Escéptico Argentino se opone a su enseñanza en establecimientos públicos y su venta como medicamento. La enseñanza de prácticas pseudocientíficas por parte de el estado no responde al bien público así como tampoco su venta bajo afirmaciones terapéuticas. En Argentina, los medicamentos homeopáticos se venden en las farmacias junto con los medicamentos verdaderos y la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UBA brinda cursos de homeopatía al igual que la Asociación Médica Argentina y un intento en la Universidad de Córdoba.
13Ene/1118

Abducciones extraterrestres

Una abducción extraterrestre es un “recuerdo subjetivamente real de haber sido aprehendido en secreto, contra la voluntad de uno, por parte de entes aparentemente no humanos, y sometido a procedimientos físicos y psicológicos complejos” (Appelle, Stuart. The Abduction Experience: A Critical Evaluation of Theory and Evidence. Journal of UFO Studies, n.s. 6, 1995/96, pp. 29–78).

Los “abducidos” suelen relatar experiencias similares. El folklorista Thomas E. Bullard realizó en 1987 un estudio sobre 309 casos, mostrando que siguen cierto orden y en el que destacan ocho episodios clave:

  • captura
  • examen
  • deliberación
  • excursión
  • viaje a otros mundos
  • teofanía
  • regreso y consecuencias.

No todos los elementos aparecen en todos los casos, pero sí aparecen la mayoría y en ese orden en la mayoría de los casos. Para Bullard las historias de abducciones tenían puntos en común con las historias de hadas, de “experiencias cercanas a la muerte”, las iniciaciones chamánicas, etc. Además no había mucha diferencia entre los casos de distintas épocas, ni tampoco entre los que “recordaban” conscientemente y los que sólo recordaban bajo hipnosis. Cuando una historia es repetición de otra siempre hay modificaciones con el tiempo, pero las abducciones siempre eran parecidas. Los ufólogos tomaron el estudio como evidencia de que Bullard creía que la abducción era una experiencia real en algún sentido. Más adelante Bullard se volvió más escéptico.

Las abducciones y todo el fenómeno de la aparición de extraterrestres, en realidad, parece que provienen de nuestra cultura. Hay un ensayista, Martin Kottmeyer, que se puso a estudiar la cultura popular y se dio cuenta de que la estructura narrativa del relato de abducción ya está presente en la ciencia ficción de principios del siglo XX. Kottmeyer se ganó la bronca de muchos ufólogos cuando señaló que los extraterrestres descriptos por los esposos Barney y Betty Hill (uno de los primeros casos famosos de abducción, en 1961) eran idénticos a los que habían aparecido en la serie de ciencia ficción The Outer Limits en un capítulo emitido dos semanas antes.

Entre los puntos comunes a muchas abducciones están el hecho de que los abducidos dicen haberse sentido paralizados o haberse quedado inconscientes; los exámenes médicos invasivos, generalmente involucrando los genitales y el ano (lugares física y psicológicamente vulnerables); las advertencias de las entidades alienígenas sobre el destino de la Tierra (mensajes ecológicos o antinucleares); el “tiempo perdido”, no en el sentido de “desperdiciado” sino de que los abducidos dicen no recordar qué pasó durante horas o días; y al regresar, la idea de que los extraterrestres dejaron algo, una sonda, un instrumento de vigilancia, etc., dentro del cuerpo de los abducidos.

La forma en que se construyen estas historias es variable. Algunas personas las van “recordando” por su cuenta y otras, inquietas, terminan yendo a algún psicólogo (real o falso) que los somete a regresión hipnótica para que vuelvan los recuerdos supuestamente reprimidos de la experiencia. Lo que ocurre es que bajo hipnosis el sujeto es muy sugestionable y si bien no se le puede convencer de cualquier cosa, el hipnotista y el sujeto pueden incluso sin darse cuenta construir una historia a partir de casi nada, inventando detalles.

En todo caso lo curioso es que las personas que dicen haber sido abducidas son de lo más variadas y generalmente no son creyentes fervientes en los OVNIs, ni tampoco gente con bajo nivel intelectual o con pocos estudios.

La explicación científica más aceptada para el fenómeno, o por lo menos para lo que lo desencadena, es la parálisis del sueño y los sueños lúcidos no controlados. La parálisis del sueño es lo que nos ocurre cada noche mientras estamos en fase de sueño REM: el cuerpo literalmente está paralizado, no tenemos tono muscular. Si no fuera así querríamos movernos igual que en el sueño y nos lastimaríamos. Esta parálisis normal ocurre estando inconscientes. Pero por distintas razones a veces experimentamos parálisis mientras estamos conscientes. Aparece en algunas personas sanas espontáneamente, y en otras como síntoma de narcolepsia. Es muy angustiosa porque da la sensación de que no se puede respirar y de que hay una presencia cerca que no podemos ver. En culturas tradicionales se la conoce y se la asocia a fantasmas o demonios.

Fuentes consultadas:

Este artículo fue utilizado como base de la exposición sobre abducciones extraterrestres en el podcast Pienso, luego dudo, capítulo 3.

13Ene/119

Pienso, luego dudo – Capítulo 03

Hasta donde sabemos, los extraterrestres ya han tratado de comunicarse con nosotros e inconscientemente concluyeron que no hay vida inteligente en la Tierra.
Neil DeGrasse Tyson (1958-)

Pienso, luego dudo es el podcast oficial del Círculo Escéptico Argentino. Es una dosis quincenal de escepticismo y ciencia en donde conversamos sobre nuevos descubrimientos y desarrollos científicos; nuevos inventos y fraudes pseudocientíficos; y cualquier cosa que encontremos interesante.

Esta vez tenemos dos invitados. Guillermo Percoco y Gerardo Gaglio son pilotos de barriletes y miembros del grupo Rosario Vuela quienes nos hablan de su experiencia con los seres extraterrestres y otros que parecieran.

Para escuchar online, hacer click en PLAY:

Descargar este capítulo en MP3

Algunas cosas de las que hablamos:

Música que se escucha:

VangelisSpace Time Continuum (tema de Cosmos)

Para comentarios, críticas, opiniones, sugerencias sobre este capítulo, o recomendar temas y compartir noticias para el próximo capítulo, pueden ir al foro o utilizar el formulario de contacto.

Pienso, luego dudo – Capítulo 03 (link de descarga)
Canal en iVoox
Subscribirse por RSS

11Ene/116

Pienso, luego dudo – Capítulo 2

6 Comentarios    

Publicado por:Elio Campitelli.

Etiquetado con: , , ,

La mayor causa de los problemas del mundo de hoy es que los estúpidos estén tan seguros de las cosas, y los inteligentes tan llenos de dudas.
Bertrand Russell (1872–1970)

Pienso, luego dudo es el podcast oficial del Círculo Escéptico Argentino. Es una dosis quincenal de escepticismo y ciencia en donde conversamos sobre nuevos descubrimientos y desarrollos científicos; nuevos inventos y fraudes pseudocientíficos; y cualquier cosa que encontremos interesante.

Para escuchar online, hacer click en PLAY:

Descargar este capítulo en MP3

Algunas cosas de las que hablamos:

Música que se escucha:

Hellkistador – La Danse du Diable

Para comentarios, críticas, opiniones, sugerencias sobre este capítulo, o recomendar temas y compartir noticias para el próximo capítulo, pueden ir al foro o utilizar el formulario de contacto.

Pienso, luego dudo – Capítulo 2 (link de descarga)
Canal en iVoox
Subscribirse por RSS

11Ene/110

Qué es un debate, y cómo debatir

Debatir racionalmente es una excelente forma de aprender cosas nuevas, pero día a día nos encontramos con personas que no están dispuestas a debatir, sino que están convencidas de que lo que saben es cierto, y no aceptarán nunca cambiar de opinión.

Muchas veces estas personas somos nosotros, y no nos damos cuenta que el debate no va a llevar a nada útil y que es una pérdida de tiempo total. También puede pasar que además de ser una pérdida de tiempo se transforme en una pelea personal, en la que está en juego el orgullo de cada uno.

Si queremos que nuestros debates y discusiones sean provechosos, debemos saber cómo hacerlo correctamente, con ciertas reglas que están universalmente aceptadas y que sí, también se pueden cuestionar, pero han demostrado ser las más eficientes. En muchas ocasiones, cuando se debate con una persona que sostiene una postura religiosa o pseudocientífica, es probable que el debate esté condenado desde el principio, porque las dos partes prácticamente hablan en distintos idiomas.

… sigue en Alerta Pseudociencias

9Ene/110

Esta semana, en el Círculo Escéptico Argentino…

No hay comentarios    

Publicado por:Elio Campitelli.

Archivado en: CEA
6Ene/115

Pienso, luego dudo – Capítulo 1

No sólo como científicos, sino también como ciudadanos, es nuestro deber crear una sociedad en la cual todos tengan un kit de detección de tonterías en la cabeza.
Ann Druyan (1949–)

Pienso, luego dudo es el podcast oficial del Círculo Escéptico Argentino. Es una dosis quincenal de escepticismo y ciencia en donde conversamos sobre nuevos descubrimientos y desarrollos científicos; nuevos inventos y fraudes pseudocientíficos; y cualquier cosa que encontremos interesante.

Para escuchar online, hacer click en PLAY:

Descargar este capítulo en MP3

Algunas cosas de las que hablamos:

Música que se escucha:

Para comentarios, críticas, opiniones o sugerencias sobre este capítulo, o para recomendar temas y compartir noticias para el próximo, pueden ir al foro o utilizar el formulario de contacto.

Pienso, luego dudo, Capítulo 1 (link de descarga)
Canal en iVoox
Subscribirse por RSS